HASTA SIETE.

La mañana de abril cunde para fumigar con bioisecticidas y demás repelentes las plantas más sensibles de la huerta.. La huerta está espléndida y con la tierra mojada es muy fácil retirar de raíz las adventicias…pero también para deambular por los pasillos sin orden ni concierto.
Empiezan a dar la cara  plantaciones de semanas atrás.
Voy a intentar dar un sucinto repaso fotográfico, a falta de  tino y seso estos dias para  escrituras mas afinadas. Con no más de siete pasos.

image

Uno.
Estallan las acelgas y van alcanzando un buen tamaño para cosechar.

image

Esta es una variedad  de acelga de penca roja con buen muy  tono; la amarilla y la blanca que completan el trío multicolor van más atrasadas.

La lluvia limpia los principios activos pero no menos malolientes del tabaco, el ajo y la guindilla, pero son suficientes, por ahora, para que no se ceben los caracoles.   Sólo es preciso repetir cada tres o cuatro días. En efecto, apenas hay pulgón y los caracoles se mantienen a raya.

image

Dos.
En este bancal comparten espacio lechugas, una mano de rúcula florecida -que no he llegado a probar- y otra de arvejas a las que ya voy preparando  tutores.

No debiera poner en semilleros algunas variedades de plantas en pleno invierno.  Las más veces el frío retiene el crecimiento de las pequeñas plantas durante meses, cuando en circunstancias ambientales más propicias en unas semanas estarían para recolectar.  En cuanto pongo los plantones en la tierra, a cielo abierto, con agua y sol, tienden a espigarse y florecer en pocos días.  Algunos brócolis y no pocas  coles de Bruselas se han malogrado, pero también achicorias… Es muy probable que la semilla tenga  parte de responsabilidad en este proceso. En modo alguno recojo las semillas que  pudieran obtenerse de estas plantas para volver a sembrar por la predisposición genética-claro, muy evidente- a florecer muy pronto.
También habrá que desechar algunos lotes más viejos de semilla.
En todo caso cuando ocurre esto que describo más arriba dejo que continúen su marcha hasta que necesito el espacio para otras plantas y más adelante las empleo para obtener materia orgánica. Mejor terreno sembrado que desnudo.

image

Tres.
En algunas tandas, como la que muestra la imagen superior, las escarolas  acaban premeditadamente bien apretadas para que no den respiro a las hierbas; algo pequeñas porque no están dopadas, pero escandalosamente tiernas. Cada hoja se aprovecha.Tengo que buscar una variedad de hoja algo más fina.
El caso es, para ser riguroso, que las lechugas negras no tienen uniformidad y reconozco en cada tanda dos tipos bien definidos dentro de los parámetros  de  negritud y rusticidad. Uno con predominio de hojas más alargadas y otro, que tiende a hacerse repollo, como resultado, quizás,  de algún cruce en el lugar de procedencia (la Sierra de Francia) o posterior, si alguna vez estuvieron cerca de la  variedad reina del hielo,  que es de tipo iceberg.    En esos siempre oscuros ombligos acaban verdeando hojas tiernas, sabrosas.

image

Cuatro
Una buena mañana también para seguir desherbando los ajos rojos, que se están desarrollando con vigorosos fustes y sin rastro de hongos.
Las cebollas rojas sembraderas tambien han quedado despejadas.

image

Cinco
Dejo en los márgenes del huerto el “chatarrerio” siempre necesario de pertrechos, utensilios varios, vallas y mallas,  maderas y contenedores de todos los tamaños.

image

Cinco
He retirado parte de la cobertura de paja para ver mejor el aspecto de aquellas patatas azules que se sembraran hace unas semanas. No ha hecho calor para que se pudieran cocer en la tierra.  Llega el momento de que entren en escena.

image

Seis.
Esta imagen viene a desmantelar la idea muy reiterada de que las plantas de raíz no se pueden/deben trasplantar y que su cultivo debe arrancar con la siembra directa.
Tras el “traslado” realizado a esta pequeña tabla, la remolacha chata no puede tener un aspecto más brillante y lozano, separados los pies lo suficiente para que engorden.  Para la próxima temporada voy a consolidar la práctica con rábanos gigantes y zanahoria púrpura. Y…

Siete
Antes de recoger para regresar a casa con algunas verduras crujientes he vuelto a echar un vistazo a uno de los arriates de ornamentales y me sorprenden algunos tulipanes que han florecido algo mas tarde que los de tonos claros.  He preparado otros espacios con azucenas,  clavel chino gigante,  piretros…

image

Ya hay aroma de tomate en el ambiente…

Salud.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pequeñas fealdades.

Estos días han repuntado en algunos medios de comunicación las noticias sobre la necesidad de introducir en el mercado los descartes de la producción hortofrutícola que no pasan los patrones que imponen la industria de la alimentación  y que, al parecer, desprecian los consumidores.
Son piezas con pequeñas taras, golpeadas o deformadas que nadie quiere que le echen en la cesta de la compra o que quedan en las estanterías de los  autoservicios y grandes superficies donde se desata  desde no hace poco tiempo el “rebusqueo”

Se han creado incluso asociaciones que inciden en la necesidad de poner en el mercado esas miles, millones de toneladas de frutos tarados por no hablar de los excedentes.

Ya conocerán los lectores más fieles a este sitio la tendencia del gacetillero y argonauta a mostrar pifias -cuando no fracasos manifiestos- y borrones en las actividades que se desarrollan en la franquicia periurbana de lahuertadeloslobles

image

No tengo intención de perseguir a ultranza la fealdad de los cultivos que alguna vez fueron sembrados con tiralíneas, ni hortalizas que parecieran fotoshopeadas para una revista de moda. No voy  a renegar a estas alturas de las pequeñas fealdades que sobreviven al  invierno y a los insectos más tenaces. En ocasiones parece tener más sentido aquella teoría agronómica que incide en las mejoras organolépticas que se producen en algunas plantas y frutos estresados por el medio.

Entra todo en el cesto que cosecha. Ya habrá tiempo de depurar los más perjudicados por las inclemencias del tiempo, la fauna, el azar o los desatinos del hortelano.

Estos días también  rondando nervioso alrededor de las zanahorias moradas  acabé rebuscando en torno a los pies que parecían más gruesos y por fin me he decidí a tirar. Como en el sistema de sorteo tan popular de los palillos de distinto tamaño y como único jugador me ha tocado de todo.

Ni siquiera sirve guiarse por el follaje porque cada una es-según se ejemplifica el cliché popular- de su padre y de su madre.
image

A la vista está en ésta poco meritoria imagen la diversidad de tamaños y apariencias de estas zanahorias moradas sembradas el mismo dia.
Cabe especular que la resistencia que ofrece el terreno de la pequeña tabla que escogí en su día en la huerta no estaba bien preparada. Para la siguiente tanda, con mejor y más tiempo, hay que asegurarse de que el suelo donde caiga la lluvia de semillas esté más suelto y  que pueda mantenerse -en profundidad- más esponjoso, más disponibles agregados y nutrientes.

Es  agradable reconocer el intenso aroma de estas zanahorias púrpura de corazón blanco, repartirlas, limpias, hechas viruta en la ensalada de escarolaimage

Pero ahí no queda el relato. De entre los pies verdes arrinconados recuperé una mata de coles de Bruselas avasalladas por el pulgón.
Un par de platos de colecillas achatadas para sendas cenas frugales.
image

No hay más que retirar las primeras capas y lavar.

No quedan tampoco muy aparentes estas bandejas de alvéolos olvidadas a la intemperie una tarde ventosa. Tandas de variedades de tomate que tendrán que esperar una mejor ocasión para prosperar.
image

Flores de habas ennegrecidas por las heladas que son superadas por vainas tiernas, pero limpias de pulgones y de comedores de hoja.La semana que viene comienza, seguro, la cosecha de habas luz de otoño.

 

20160409_140715

Las plántulas de tomate que muestra la imagen inferior son el principio de una nueva fealdad: el tomate más feo y deslucido del mundo.  (En breve podré demostrarlo). Una muy cordial llamada de atención desde  Mendoza, Argentina, me alerta para no dejar atrás tomates (apenas conservaba ya una docena de semillas y las  comparto con cierta emoción) como este Malacara de colgar, tan ceniciento como exquisito que volverá a darme sombra a finales de verano. Van progresando adecuadamente media docena de estas plantas para reconciliarme con el pan restregado con tomate y aceite y recuperar semilla.
image

Queda, pues,  un hueco para este tomate feo, muy feo, de hoja de patata que habrá que estudiar para catalogarlo con rigor y conocer algo más de su difuso origen.

Algunos días en la mesa más de la mitad de lo que se ha preparado procede de la huerta, sean o no pequeñas fealdades.
A la espera de los filetes de tomate y las delicias de berenjena, sigo plantando ornamentales y plantas auxiliares para compensar tanto despropósito visual y a la  espera del pimiento milagro, de la madre de todas las lechugas, del racimo de tomatillos cereza más radiante, digno del mejor y muy renombrado restaurante de moda.

Retorcidas, desteñidas, rotas u “ocupadas”, (muchas hortalizas que reparto entre familiares y amigos van con algún caracolillo de regalo)  mordidas, algunas hortalizas solo precisan buenos utensilios de cocina y mejor boca.

Salud.

Les dejo con otras oscuras deformidades.

edward_weston_7

Foto: Edward Weston.

 

weston pepper1930

Weston. De Pepper 1930

“Para la gente de campo, la distancia es una noción relativa que depende de su modo de cultivar la tierra. Si cultivan melones entre los cerezos, quinientos metros es una distancia considerable, si apacientan el ganado en un paso de montaña cinco kilómetros no es nada.

Puerca tierra. J. Berger.

 

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

PLAGA-DITAS

14. Los patrones originales de la belleza están en el escenario de nuestra evolución ancestral: la naturaleza. Jorge Wagensberg. Aforismos.

 

Algunos días de horticultura virtual son especialmente esclarecedores. El agronauta llegó a pensar  que las hojas de las habas eran así de originales.

2016-02-13 13_opt (2)

Ni  candidez  ni presunción son buenos aliados  para volcar determinados argumentos en un lugar sujeto a  la observación -acaso un puntito más técnica y experta- de los vecinos en la red.

Observar el huerto con algo más que escozor pintoresco y prestar atención a las plantas es relativamente fácil,  pero diagnosticar es otra cosa, tanto como averiguar qué les ocurre cuando en la medida en que van acometiendo los procesos y tareas culturales habituales.  Atravesar las  penurias de las hortalizas cuando vienen mal dadas no es, por supuesto, seductor.  La confianza tampoco es buena secretaria. No parece probable que las contrariedades se vayan a superar por ciencia infusa…

Acaso no se deban eludir las  medidas necesarias para que no se malogren  definitivamente los cultivos o se frustren las expectativas de cosecha. Aún así no se va a atragantar con la toma de  decisiones

Un interlocutor,  entre los  resueltos y aguerridos tomatistas que ha tenido a bien orientar al principiante y  ha identificado enseguida las correrías de unos escarabajo que se agazapan, bajo tierra, al pie de los tallos, hasta que encuentra las condiciones ambientales favorables para trepar  y dejar las hojas festoneadas como un vestido de faralaes.;no se esperan ni al verano, como se diagnostica en  alguna fichas técnica.  Al parecer las habas están plagaditas de sitona.

La presencia de pequeños  caracoles durante casi todo el invierno había hecho pensar al huertero  que era cosa normal. Habida cuenta de que no se han aplicado medidas sanitarias de ningún tipo.  Pero los caracoles tienen por costumbre abrir ojales en el interior de las hojas de otras familias de plantas.

Sitona_lineatus_opt

 

En alguna de sus fases  litona sineatus  , devora los nódulos radiculares pero la planta se muestra vigorosa y sin  muestras de debilidad, salvo por la incidencia de las bajas temperaturas.  Deseando estallar…

No he llegado a ver ningún ejemplar, pero  todos los datos delatan al sospechoso.   Gran parte de las imágenes profesionales  localizadas son nocturnas.

El agronauta ha  tenido suerte al cultivar los últimos años  en un entorno privilegiado en la ladera norte de Gredos. No ha conocido plagas porque lo que pudiera afectar  a las plantas, ya fuera con o sin patas, era asumible como parte del paisaje. Nunca llegó a convertirse la presencia de insectos o artrópodos en plaga. Unos escarabajos de la patata retirados a mano,  pulgones negros que desaparecen de las puntas de las guías de las leguminosas antes de acercar siquiera  algún preparado.  Quizás haya sido  lo más relevante la pérdida de algunos cormos de azafrán por la presencia de nematodos  o el paso esporádico de los  jabalíes en su camino hacia el río.

El problema es complejo porque no está por la labor de aplicar insecticidas de síntesis o “fitos”.   Empieza toda una tarea de investigación y repaso de la bibliografía  para atajar o controlar la depredación. Si  se dejan a su suerte  lo más probable es que las plantas mueran.

Las habas han perdido la primera tanda de flores por el hielo, pero están apareciendo nuevos brotes vigorosos y se vislumbran otras nuevas.

2016-02-13 13_opt (1)

Foto: lahuertadelosrobles.

Espera  que no sea ya un caso perdido y pueda recoger algunas habas esta primavera.

El año pasado ya advirtió la presencia de algún depredador en los rábanos pero no le dio mayor importancia. Ya estaba rondando algún escarabajo al que no le gustaban especialmente los tomates.

Ahora, en un entorno complicado por la cercanía de huertos de similares características en los que se aplican muy dispares técnicas y procedimientos de cultivo, están presentes plantas de muy distintos orígenes e incluso la convivencia con explotaciones más o menos extensivas, el esfuerzo se multiplica, pero  sobre todo debe afianzarse la vía de la prevención. No cabe esperar a que aparezcan los primeros síntomas. Está latente, seguro, una buena carga  las patologías y “contingencias” en forma de  insectos, hongos y demás fauna menuda chupadora minadora, comedora… que aún queda por conocer.

Y es que va a resultar que las plantas consiguen fructificar o completar su ciclo de puro milagro. Se pasa mal por la intranquilidad  y la sensación de zozobra que genera la presencia de plagas y la dificultad de su manejo sin recurrir a pesticidas industriales.

Hay que asumir nuevos  hábitos sanitarios  y no caben descuidos, al menos para los cultivos más sensibles.

Por el momento dará alguna pasada con repelentes usando los mejunjes habituales a base de tabaco, ajo, guindilla, neen… Removerá la tierra para molestar un poco.  Pero no descarta, más adelante, dar a las plantas un baño de arcilla o emplear aceites esenciales  de uso frecuente en agricultura eco, como cantueso…

Es viable ya empezar a elaborar  un inventario de  insectos y animales  presentes en  este huerto periurbano del centro peninsular, sobre todo para configurar un chuletario que discipline los hábitos  de aprendizaje del hortelano y no se deje llevar por la molicie.

Conejos, caracoles, topillos, escarabajos,  orugas y minadores… Sujetos de estudio para el control integrado de plagas…

Arriba y abajo por los pasillos buscando una pala, el cordel para atar las lechugas y escarolas , repartiendo cartones para tapar adventicias… desyerbando (¿se puede decir así?) los ajos, fijando las últimas tablas…

2016-02-13 13_opt (3)

Foto: lahuertadelosrobles.

Un “no parar” de finales de otoño.

 

 

 

 

 

Le va tocando ya a la tuta absoluta.

 

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

POSTUREO DE REMOLACHA.

2016-02-23 15_opt (1)

Entiendo  que no es habitual repicar o -para ser más preciso- replantar las hortalizas de raíz. Este otoño sembré al chorrillo un retal de semillas de remolacha chata. Como no me he preocupado de aclarar las plántulas en su momento han prosperado endureciendo las hojas y clavando profundamente la raíz. Es este lugar del huerto un bancal variopinto para intentar que progresen unas zanahorias rojas, unas acelgas de penca ancha, las primeras escarolas sembradas en otoño…

2016-02-23 15_opt (3)

Estando excesivamente juntas las plantas compiten innecesariamente y tienen pocas posibilidades de desarrollarse y que engorden las raíces  como sería de desear cuando, además, han proliferado las adventicias formando una maraña multicolor; es complicado retirarlas sin daño para la hortaliza. De modo que prefiero sacarlas todas y volver a sembrarlas en otro lugar recercado ya con madera  y  con buen sustrato.

 

2016-02-23 15_opt

Cepellón misceláneo 

Algunas plantas adventicias desarrollan una raíz fusiforme para intentar perpetuarse. (En muchas ocasiones al tirar de las hojas queda enterrada, con viabilidad para poder rebrotar). Una de las acciones más efectivas al retirar estas hierbas es ahuecar la tierra o hincar la pala para sacarla completa. Ya empiezo a plantearme poner nombre a unas  correhuelas que clavan en el suelo unas raíces como cabos más allá de donde mi paciencia tiene por costumbre llegar, y siempre reaparecen. No es especialmente esquilmante ni abundante pero si no se controla puede proliferar con facilidad.
image

Se me dan bien este tipo de labores menudas de reorganización y recuperación de plantas supervivientes.  Hinco bien una pequeña laya de mano en profundidad  y levanto los distintos mazos o mojones  de plantas procurando no romper las raíces pivotantes. Postureo de jardín.

Con una estaca  o  similar hago un agujero suficientemente profundo  en el terreno ya preparado para que entren sin doblarse o quebrarse las raíces y aprieto sucesivamente la tierra alrededor de la hortaliza, hasta componer un nuevo modelo geométrico.

Son apenas veinte cms los que se  elevan los bancales sobre el piso del huerto pero, ¡cuánto se agradece!  La función primera de estos recercados es ganar profundidad y evitar pisar innecesariamente, controlar  las hierbas, pero también asegurar los acolchados.

2016-02-23 16.11.49

No hay que olvidar regar generosamente lo sembrado para restaurar el entorno de minerales, aire y agua que precisan las hortalizas para anclarse y volver a ponerse en marcha. Estas remolachas lo pasarán unos días mal. Soy optimista.

2016-02-23 16_opt

¿Se puede trabajar sin un cubo y un bote? Foto: 

Ha sobrado espacio…  Con una tabla cualquiera procedo a igualar la superficie del terreno para emplazar unas semillas de rábano gigante (Daikon) que me envían gentilmente desde Biosfera 2030 y otra tanda de zanahorias.

2016-02-23 15_opt (2)

Salud.

Fotos: lahuertadelosrobles.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 2 comentarios

DE CAMPAÑAS HORTELANAS Y ALGO MÁS QUE TOMATES

Sería una presunción hablar de campañas en el huerto.  Las prácticas  para este verano deben estar comprometidas -como en cualquier otra época del año- con la alimentación de las plantas y su salud, con la generación de un espacio amable para las hortalizas .  Es una cuestión de aportes,  vigilancia y  prevención, de labores más minuciosas y atentas a la proliferación de microorganismos en el suelo.

Las tareas del huerto no son compartimentos estanco y no conozco otra forma de hacer las cosas que superponiendo y solapando plantas. (Tengo que plantearme algún día abordar el tema de las proverbiales asociaciones). Voy amontonando cultivos  o pre-cocinando purines o dando la vuelta a la compostera y arrancar con otra, levantando arriates para algunas ornamentales. Ya está terminada la mesa de cultivo. Quiero llevar el agua eficazmente a más zonas.   Los márgenes  temporales son imprecisos, cuando no difusos y los ciclos vegetativos desbordan  habitualmente el calendario canónico:  que si  esto temprano, que  si algo más tardío…

La actividad  del  huerto va tomando otro ritmo; tiene ahora  autonomía y apenas hace falta inmiscuirse salvo para sembrar o retirar adventicias un poco más pintonas.  Algo más claros los aspectos fundamentales de  las distintas labores, adquiere cierta relevancia  aquella asunción programática del policultivo, pero sin renunciar a seguir trabajando para  aumentar el nivel de carbono orgánico en el suelo de que dispongo,  que sea más fértil y retenga el agua necesaria sin encharcarse.

He podido cercar algunos bancales con madera para retener los acolchados e intentar elevar  el suelo con sucesivas incorporaciones de materia orgánica y, de forma eventual, caliza para que pueda ser asimilada por las plantas  este verano. Las enmiendas calizas contribuirán  a mejorar las propiedades mecánicas y físicas de esta tierra ligeramente ácida y arcillosa.

Tengo problemas con la compactación y el drenaje.  El ph bajo dificulta la descomposición e integración de la materia orgánica. El verano pasado  -con la incidencia también de las altas temperaturas-las hojas  de los tomates se retorcían como ganchos.  Vendrá bien  una somera capa de hidróxido de cal  -y sólo en algunos  bancales-  para no modificar de forma drástica  la estructura del suelo.

20160219_161244

Es vivificante seguir el delicado proceso de los semilleros de solanáceas. A pesar de la severidad del final de invierno castellano no debieran tener problemas al resguardo de la casa  u ocasionalmente  al sol, en el alféizar de una ventana bien orientada.

Han germinado normalmente las todas variedades de tomate y unos días después las de berenjena. Las plantas a lo largo de todo el ciclo vegetativo (son casi seis meses) están expuestas a múltiples incidencias y accidentes.

Sigo teniendo problemas -como es tradicional- con los pimientos.   He probado con una variedad  “blanca”,  pero después de dos semanas parece poco probable que asomen los cotiledones. No consigo en estas fechas el equilibrio pertinente entre la humedad del sustrato y la temperatura.  En unos días  pondré otra tanda. No obstante  intentaré hacer un test de germinado “entre algodones” para comprobar la viabilidad de las semillas.

Sosiegan  el paso otras especies como lechugas aceitosas, cebollas,  rúcula y achicoria roja. Ya he sembrado armuelle y pack choi o acelga china.  Aguantan otras -a cubierto o no-  las bajas temperaturas de finales de febrero. Acelgas y zanahorias de distintos colores…

Creo haber completado la nómina de tomates para el período más explosivo y espectacular – es justo reconocerlo- del huerto.

Santiam buscando la uniformidad del fruto y trabajar menos con los tutores; de porte bajo y robusto dan menos sombra a los otros bancales.

CIMG2345

Foto: lahuertadelosrobles

Tomate  verde cebra  un clásico ya inexcusable.  Equilibrado y versátil en la cocina.

CIMG2336

Foto: lahuertadelosrobles.

Tomate ozu negro.  Resistente a las enfermedades y las plagas.  Fructifica arracimado. Duradero  tras la recolección y turgente siempre.

1409960693883_opt

Foto: lahuertadelosrobles

Tomate “pata negra” de Béjar. Un oscuro capricho para los sentidos.

1409960692284_opt

Tomates de Béjar, ligeramente acostillados, entre verde cebra. Foto: lahuertadelosrobles

Cojón de fraile. El tomate de batalla para la ensalada nuestra de cada día, en combinación con cherry pera amarillo, mas que agradecido y de más que aceptable productividad.    Caramelos para conserva.

1409960688167_opt

Cojón de fraile Foto: lahuertadelosrobles

2015-08-05 20_opt (1)

Tomatillo lágrimas de oro. Foto: lahuertadelosrobles

Campari, para intentar  confirmar si es viable en el centro peninsular, sembrando algo más que las dos matas del verano pasado; golosina con forma de ciruela perfecta.

20150818_112449 (1)_opt

Tomate campari o magic mountain fructifica en racimos. Foto: lahuertadelosrobles.

Y por fin Negro trifele o japonés porque no se merece las malas condiciones en que ha sido cultivado y peor atendido. Debo darme una oportunidad para restituir esta hortaliza al lugar que se merece  y recuperar semillas.

1409571101080

 Tomate negro japonés Imagen: Google.

Pero esa es otra cuestión: la semilla e iniciar adaptaciones. Termino de acomodar unas docenas de Pera de Girona, Liguria y Sugar argentino que me llegan, siempre cordialmente, desde tierras zamoranas.

tomate pera de Girona_opt

Pera de Girona. Foto: El huerto 2.0

tomate sugary_opt

Sugary. Un cherry ovalado.  Foto: El huerto 2.0

Al parecer este pequeño tomate que muestra la imágen superior, es muy común en Sudamérica (Argentina y Brasil) y  lo cultivan como Cherry grappe

tomates liguria3

Tomate liguria. Foto. El huerto 2.0

Van muy bien las berenjenas listadas procedentes de un vergel en la alcarria y la siempre especial variedad blanca.

Todo se andará y anotará. Salud.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

POLÍTICA DE SEMENTERAS.

                                   Sementera:   5f. Origen o principio del que nacen o se propagan algunas cosas. DRALE

Comienza uno de los periodos más estimulantes del año en la huerta, pero también de los más delicados y exigentes.

Es en febrero cuando muchos hortelanos comienzan a poner las semillas de solanáceas  y otras especies de plantas a germinar. Cada cual tiene su método pero hay algunos principios básicos esenciales que no se deben obviar para completar con éxito el proceso. Destinamos una zona resguardada en el huerto,  repartimos bandejas con recipientes reciclados por la casa, disponemos en solanas, balcones o terrazas cajones de madera.

Las cuatro reglas, ¡vaya!… en la idea previa de que se dispone de Simiente con capacidad germinativa contrastada.  Es habitual hacer un test de germinación si la semilla tiene algunos años o se desconoce su procedencia. Habitualmente se colocan dos o tres semillas en cada alveolo o contenedor y luego  se repican las que lleguen a brotar con más fuerza. O se distribuyen de forma homogénea sobre latas,  botes y botellas de plástico….   La finalidad última de toda esta actividad oculta es  adelantar lo más posible el desarrollo de las plantas para que lleguen fuertes, vigorosas y bien conformadas a la huerta.  Unas semillas surgen rápidamente, otras no tanto y es conveniente conocer estos tiempos para cada caso y no impacientarse.

20160213_102530_opt

Sustrato apropiado. Habitualmente utilizo humus de lombriz mezclado al cincuenta por ciento con fibra de coco, pero también  tengo reservado para estos apaños medio metro cúbico de compost muy curado que contiene algo de tierra del lugar (con la que sello las composteras) y  que aderezo también con fibra. Hay quien compra sustratos enriquecidos con la trinca N, P, K o realiza otras formulaciones orgánicas, quien emplea turbas, etc.

La fibra de coco tarda en absorber la humedad pero una vez empapada retiene el agua de forma muy eficaz. De ahí que  antes de echar las semillas haya que asegurarse de que el sustrato esté  bien calado.

20160213_101257_opt

Humedad. Los semilleros no permiten descuidos y una sobreexposición a los rayos del sol o el encharcamiento continuado puede  retrasar el proceso e incluso echar a perder el trabajo de semanas.   La combinación agua más calor es igual a hongos, por lo que es fundamental buscar el equilibrio entre estos factores. Si el sustrato está húmedo no se riega.

20160213_101719_opt

Temperatura. Casi todas las semillas germinan entre 16 y 21 grados. El ambiente templado se consigue por medio de pequeños invernaderos  o coberturas trasparentes caseras. Las semillas brotan  estimuladas por  camas calientes naturales o artificiales, pero también sobre el alfeizar de una ventana bien orientada…  No es día para que  el hortelano saque la  lata repleta de lechugas a la puerta de la calle, ni permite el tiempo abrir el invernadero casero…

20160213_102109_opt (4)

Luz.  Las semillas necesitan al germinar una intensidad distinta de luz, en función de la especie de que se trate. Hay incluso quien fuerza la germinación tapando  bandejas o recipiente con bolsas, papel o cartón durante algunos días. Es normal la verdina, ese primer color de las plantas nacientes; no tienen porqué  tener en los primeros estadios un intenso color de vivero intensivo; ya irá  verdeando con la luz sesgada de la mañana o la tarde.

2015-09-19 14_opt

Ventilación. Los semilleros aireados permanecen más asépticos.  Se tapan si es perentorio pero les beneficia más unas horas de sol al aire libre que la acción aislante de los plásticos durante semanas.

El vocablo castellano, en plural, con que arranca esta entrada es muy significante y se refiere al mismo tiempo a un lugar, a una acción y una  consecuencia,  a un tiempo, a la duración de los días,  al soporte físico que alberga al grano mismo.  Es una palabra extensa. Pero ya no es sólo un bucolismo,  una “cosa de campo”.  Habla con propiedad de una forma de hacer las cosas, de un ambiente o situación relacionada con las plantas que nacen  y de la modulación más acompasada del trabajo con las semillas. La sementera compone pequeños goces continuados -y decepciones- igual de relevantes en cada fase. Expectación, mirada  paciente en no importa ya qué lugar…en soledad o no.

Pronto levantarán los cotiledones dos milímetros de sustrato y se abrirán paso. Duda el hortelano entre mirar a cada momento que le deja libre el día o esperar para recrearse y complacerse con los avances de las plántulas,  tímidas, frágiles, esforzadas…

Las semillas sembradas serán pronto otro huerto.

Salud.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

POR UN PUÑADO DE HABAS (Y unas flores en la ensalada).

“Y denme de comer, o si no, tómense su gobierno, que oficio que no da de comer a su dueño no vale dos habas”.
                                                                                               Cervantes. Don Quijote de la Mancha. 2ª parte cap. XLVII.

image

Algún bocadito le ha pegado la fauna local. Foto: lahuertadelosrobles.

Ahora que las habas han cogido cierta altura puede apreciarse el aspecto de las hojas  en realidad no sé si son los caracoles y demás fauna hortelana la que esté dando cuenta de las plantas dando mordisquitos a lo largo de todos y cada uno de los contornos foliares. Parece que es una característica fisiológica de la variedad, pero no es así. El caso es que no encuentro documentación ni imágenes suficientemente claras para describir lo que cultivo.

Hoy, con la helada, los tallos estaban por el suelo pero en cuanto les ha dado un poco el sol han recuperado el tono. He sembrado varias tandas de vicia faba,  alguna sin catalogar de forma rigurosa. ¿Se trata acaso de algún tipo de la tan exitosa y popular variedad super-mega-macro Aguadulce?

Parece un cultivo intrascendente. No da más castigo que hacer algún tratamiento preventivo para el pulgón al principio de la primavera a base de ajo o purín de ortigas (o ¡de tónica! según me han comentado por la presencia en la bebida gaseosa de extractos de quassia amaraplanta con interesantes efectos insecticidas). Y luego, no hay más que insistir durante los días más propensos a la presencia del pulgón.

Es, a todas luces, un cultivo agradecido.  Hay zonas donde las habas  no son muy apreciadas para el consumo humano, pero ya son muchos los que elevan sus semillas a los altares gastronómicos. Es habitual utilizarla como forrajera  y, por supuesto, como otras leguminosas, para mejorar la estructura del suelo.  Puede uno permitirse el lujo de cosechar las vainas in medias rex, cuando aún no han llegado a la plena maduración, porque efectivamente están más tiernas.

Cada especie de planta produce un aroma único que comprende una mezcla compleja de compuestos volátiles orgánicos y en vicia faba se amontonan peculiaridades organolépticas muy singulares.  La cosecha escalonada está asegurada,  pero entre vaina y vaina podemos cosechar un cestillo de flores para la ensalada. De nuevo acabo mentando la florifagia

flores de haba_opt

Flores listas para mandar a los establecimientos gourmet. Foto: I. Butrón.

Otra de las ventajas de su cultivo es la obtención, una vez terminado el ciclo, de una buena cantidad de biomasa o materia seca para recuperar carbono en la compostera  y reintroducirlo en el suelo,  accesible a las raíces.

Alimento de pobres. Y ahora ¿porque no? objeto de deseo para comeflores. Parece que cuesta desmontar el tabú que vincula esta planta a la falta de recursos, aunque no sean en absoluto ya baratas.  No es fácil encontrar habas de calidad en el mercado, siempre atrasadas, blandas …  Hasta el siglo pasado era  imprescindible, junto a los cereales y las patatas, en la alimentación campesina.

Después de algunos años cultivando puedo apuntar que, por fin, es la huerta y no la renta la que determina la calidad de la despensa en lo que a hortalizas y otros verdes se refiere. Fabes indulcat fames decían en la antigua Roma para llamar a cada cosa por su nombre.  ¡Claro que las fabes endulzan el hambre…! Al pan, pan…

Es tan parco el valor que  tradicionalmente se le concede a las habas y tan generosa su producción que se comprende la tendencia de muchos hortelanos a compartirlas con mas prodigalidad que si se tratara de hortalizas más nobles o incluso de su misma familia.

¿Comida para ganado al fin,  sin tener animales que alimentar?  Ya formaba parte de la dieta de la plebe, de esclavos, gladiadores y ermitaños que conocían el alto rendimiento nutritivo de las semillas; ahora son muy apreciadas las flores como aderezo  para paladares postmodernos.

Todo se aprovecha: la vaina, el grano, la planta…  De alegoría  del inframundo a excelencia gastronómica.

A favor de  su consumo, no obstante, se documenta en la tradición grecolatina la propensión a alimentarse frugalmente,  pero también en otras latitudes que se apartan de los fastos gastronómicos y que abogan por  consumir los alimentos rasos que proporciona el huerto próximo y demás yerbas del campo.

ensalada-de-habas-foto Ines Butrón_opt

Ensalada. Foto: I Butrón.

Las flores -ya lo he mencionado otras veces-  no sólo contribuyen a mejorar el aspecto de algunos platos sino que se acabarán convirtiendo en un elemento funcional en la nutrición humana.  Los pequeños hortelanos pueden tenerla a mano muy fresca ya en la cada día más cercana floración primaveral, como otras hierbas aromáticas y condimentarias..

Cultivar habas muestra que no se resuelve poco en la huerta, que cunde el trabajo en otoño e  invierno, que hay vida más allá de los ajos y los cardos.

Trabajar con especies rústicas da mucha confianza al hortelano que empieza y le permite ir dejando atrás la horticultura de sofá.

Es una buena escuela, ésta de  la vicia faba, para ir superando las improvisaciones y adentrarse en los altos estudios hortelanos.  Quiero recordar que fueron las habas, hace ya muchos años, las  primeras plantas hortícolas a las que pude asistir hasta que completaron su ciclo.  Un puñado de granos oblongos, planos, remojados la víspera,  y sembrados sin conocimiento. El tamaño de estas semillas y su forma ofrecen un retrato germinal muy acusado, de aspecto abiertamente sensual.

Y todo a cuento de que un plantel de habas tiene las hojas melladas y no encontraba el continente de las semillas de origen, algún sobre de envío…

No he localizado en la red imágenes de estas habas para justificar fehacientemente los argumentos que aquí se vierten.  La información se repite de forma  viciada, de forma tan poco precisa como insuficiente. He encontrado por fin, en el proceso de redacción de la entrada  y de pesquisas, un sobre con algunas semillas   (con certificación ecológica) de esta luz de otoño; al momento recuerdo su origen y la historia de su incorporación.  Con lo fácil que es colocar un cartelito en la cabecera con la planta de marras…

Parece que otra vez he sembrado a contrapié.  Es una planta que puede fructificar en los días más cortos del otoño en climas templados. Este hecho implica que prácticamente no habrá pulgón.

20160131_134513_opt

Detalle de las hojas. Variedad luz de otoño. Foto: lahuertadelosrobles

 

 

 

 

Como muestran las imágenes  sus foliolos son un poco más estrechos pero a diferencia de otras variedades se conforman dentados. Este perfil no es relevante para la finalidad del cultivo, que no es más que producir habas para verdeo, de pequeño tamaño. El plantel lleva buen ritmo y  no muestra signos de debilidad o de carencias nutricionales. Ya sabemos lo medianamente exigentes que son las leguminosas.

Estoy seguro de que las vainas aparecerán pronto, por parejas y desde los primeros nudos. La planta no se desarrolla mucho por lo que es previsible que no  sea necesario  entutorar.

Si esta luz de otoño termina su ciclo vegetativo a contracorriente, y además con éxito, es muy probable que pueda volver a sembrar en un periodo más óptimo para sus requerimientos, hacia el final del verano y cosechar en noviembre.

20160129_125850_opt

Luz de otoño, en la cama. Foto: lahuertadelosrobles

Como tendré que volver a este tema, es probable que indague sobre el origen de la variedad y la curiosa forma de las hojas. Si consigo completar su ciclo podré poner estas habas en el Banco de semillas.  Salud.

 

Publicado en Bueno para comer., EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Deja un comentario

DINÁMICA DE SEMILLAS. INVENTARIO ENERO 2016

“Uno de los aspectos más complicados para “regresar a una vida en el campo” es la falta de apoyo social. El hábitat del género humano podría ser una pequeña granja, pero su nicho es la cultura. Necesitamos crear nuevas tradiciones para acentuar y enriquecer nuestras vidas. Un grupo de intercambio de semillas podría ser el inicio de este proceso y a la vez una organización social amistosa”

                                                                                                                                                                                                                                                               P Donelan
CIMG2998

Brásica en flor.  Foto: Lahuertadelosrobles

Semillas, más semillas.

Ésta entrada no tiene más excusa que hacer una llamada de atención sobre el nuevo inventario del BANCO DE SEMILLAS de Lahuertadelosrobles. El trasiego de estas últimas semanas y el aumento del ritmo de siembra, incorporando a los almácigos variedades para esta la estación cálida, exige sin dilación dedicarle unos ratos a las simientes.

Al paso que van estas confabulaciones con los vecinos de la red voy a tener que reorganizar el banco de semillas en función del horticultor que las cede.

Sería una forma de agradecer a todas las personas que engordan este banco de semillas su interés, pero también el empeño que ponen en los trueques, en la diversificación y promoción de cultivos no comerciales, como se viene haciendo, modestamente, desde hace unos años en Lahuertadelosrobles.  El caso es que debería cambiar el sistema de almacenaje porque resulta más fácil encontrar las simientes -en este berenjenal de cajas y botes peregrinos- buscando en el paquete o sobre en que llegaron. Esto no es organización hortelano, no.

20160122_114903_opt

 

Es palmaria la necesidad de crear un fichero básico donde incorporar acaso una foto, el lugar de origen…su precursor.

Aun así, no pierdo una semilla, mantengo un listado regularmente actualizado en ese espacio virtual y rotulo con precisión los contenedores con  el nombre común y ya, para las etiquetas de las semillas de producción propia- el lugar de plantación y fecha de recolección.

En ocasiones siento cierto pudor a la hora hacer públicas las incorporaciones porque no quisiera dar la impresión de que les doy poco valor al ofrecerlas para el intercambio; habitualmente para que algunos “vecinos de la red” colaboren en la reproducción.

Es incuestionable que no puedo sembrar todo lo que recibo por motivos climáticos, de características del suelo etc,  o simplemente de espacio u organización del huerto. No quisiera tampoco pavonearme con esta relación,  mostrando una supuesta e improbable excelencia seminal.

IMG_2538_opt

Semilla de berenjena lista para secar. Foto: Lahuertadelosrobles

Estoy convencido, como otros hortelanos minuciosos y tenaces, en la necesidad de potenciar estas tramas verdes, e intervenir  pacientemente en la conservación y diversificación de las hortalizas que comemos, en la exigencia de escamotear con estos pequeños apaños, casi invisibles, la creación de patentes para algunos integrantes del reino vegetal o la privatización de semillas, en fortalecer el derecho a decidir las siembras y las variedades que ponemos en nuestros huertos, a conservar lo que nos han transmitido  y, por supuesto, a beneficiarse de cruces e hibridaciones locales  ya sea por obra y gracia del paisano más obstinado, del aislamiento o porque se producen de forma espontánea  a pesar de los propios agricultores… ¿Quién controla el viento? ¿y la pureza de las variedades? Es sólo cuestión de tiempo que se descontrolen. En la naturaleza, refería el autor de la cita inicial,  hay una creatividad muy dinámica que genera diversidad sin parar.

Hace ya mucho que arrebataron a gran parte de los campesinos la operación rutinaria de seleccionar algunas plantas y recoger  sus semillas. Pero eso está empezando a cambiar.

Un factor determinante para organizar las distintas referencias del banco, es el contenedor donde las coloco; porque en unos casos las semillas van a sobres de plástico, o de papel en menor cuantía, y en otros a envases de cristal recuperados.  No es fácil conseguir botes de cristal del mismo tamaño pero incluso en ocasiones deben variar en función de la cantidad que se guarda. Un follón.

Tampoco deben estorbar mucho y es sabido que las semillas requieren un lugar apropiado para su conservación óptima, lejos de la luz y a una temperatura estable y adecuada.  Es evidente que se va haciendo necesaria una alacena, un mueble o un espacio dedicado a fin tan inspirador. El modelo de cajones por familias de planta y luego por variedades parece el más pertinente. Todo se andará.

Me envían  siempre una cantidad suficiente para probar en este pequeño Huerto De la Oca -donde siembro por el momento- y las más veces también para poder enviarlas de nuevo o trocarlas con otras gentes. No puedo cuestionar la cantidad, porque cada uno ofrece lo que puede y hay una norma no escrita, que regula el sentido común, de mandar suficientes para reproducir.  Tampoco he tenido reparo en dar los últimos granos de alguna variedad en vías de que al destinatario le sea de utilidad y las  aproveche con más conocimiento y medios que yo.

Al hacer inventario me doy cuenta de que una gran parte de las semillas no están disponibles a la espera de poder reproducir y quizás no tendría sentido reflejarlas si no las puedo trocar. Dado que no es una actividad comercial, no dedico más tiempo al asunto que el necesario para mantener con vida el depósito. Tengo medio kilo de pipas de girasol gigante de Aragón pero apenas seis semillas de tomate cojón de fraile.  Trato de mantener las referencias pero es imposible, como muchos conocen,  reproducir todo cada temporada.   En tanto me quede alguna semilla seguirá apareciendo en el listado.

En los encuentros  de intercambio  de Intermediae (Matadero Madrid), donde participo regularmente,  hacemos en ocasiones sobres con no más de una docena de semillas para que puedan llegar a un buen número de hortelanos. Todo depende de la cantidad cedida. No es lo mismo manejar habas que semillas de lechuga, tan prolífica como sabemos.

La bandeja del correo electrónico donde archivo los intercambios tiene varias páginas con los remitentes y comentarios de Antonio, de David, de Encarnación, de Elena, de Jesús, de Guillem, de José y de José Javier, de Juanjo, de Luis, pero tb de Machaco,  Fran, de Marcos, María, de María Jesús, de Miguel, de Nevenka,  de Juan, de Mika… (con el trueque en tránsito). Gracias a todos a los que han reproducido semillas de LahuertadelosRobles y a los que me han permitido reproducir, cultivar y degustar frutos y hortalizas increíbles de múltiples orígenes.

Jesús,  desde un pueblecito de Salamanca me envía Poti marrón,  calabaza digo. Y calabaza cacahuete y unas semillas de acelga con un aspecto extraordinario que ya están en unos pequeños tiestos. Algunas semillas como las de acelga -que he conservado durante varios años- habían perdido cualidades y características. También incluye Cebolla eco, que aprecio especialmente porque ya no tenía. (Para reducir los trabajos de reproducir algunas especies como cebollas y puerros que necesitan mucho tiempo y unas condiciones especiales, compro plantones híbridos de buen tamaño ya en plena temporada).  Pero  también me envía lechuga romana y armuelle rojo (atriplex hortensis), que no conocía en absoluto, aunque me resulta bastante familiar por la semejanza que tiene con el cenizo.

atriplex-hortensis3 espinaca de montaña jpg - copia

Espinaca de montaña o armuelle. Foto: V. Leo.

Y pack Choy y unos “ganchitos” germinales de caléndulas, que no pueden faltar en el huerto.

Estoy especialmente atento estos días a las conversaciones con Luis, de Ciudad Real, que cultiva atendiendo al modelo biointensivo, para poder cederle algunas simientes en las que está interesado.

Vuelta a estudiar y preparar documentación para cultivar nuevas plantas y a volcar todo lo que me permita el caletre en el blog.

Este trasiego de semillas me hace retomar la idea de empezar a trabajar en el desarrollo de una página con dominio propio, donde el banco de semillas adquiera una nueva dimensión, sea más limpia y accesible la información o llegue a más gente.  Pero eso es ya harina de otro costal.

Dedico mucho tiempo a poner en práctica las más diversas prácticas de germinación y a observar. Algún día seré capaz de establecer un plan, una programación para el huerto en que las semillas ocupen un espacio mucho más relevante.

Salud.

 

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

PATATA AZUL.

22.   Si la naturaleza es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?
                                                                 Jorge Wasensberg.

Pues depende, respondería al autor del aforismo.

Hace tiempo que quería hacerme con unas patatas azules para reproducir y volver a sembrar. Es una variedad de pequeño tamaño,  ya no poco común en Europa y con cualidades culinarias más que apreciables.

Este otoño compré un kilo de este llamativo tubérculo en un mercado local a unos agricultores que trabajan en eco.

Tenía la peregrina impresión de que aguantarían sin echar brotes hasta San José.  De modo que preparé un sustrato con serrín y arena al 50%  en un bote de plástico con drenaje y en él las  coloqué para que no se deshidrataran, pero tampoco se pudrieran. Este es un sistema que se utiliza con algunas semillas forestales, como bellotas y castañas,  para que conserven su capacidad de germinar hasta el momento de plantar en febrero, aproximadamente. Son suficientes riegos esporádicos, que mantengan un nivel de humedad óptimo, para conservar frutos y semillas grandes en buenas condiciones. Pero, a pesar de que las patatas han estado en el exterior y a cubierto, han empezado a germinar.  Las temperaturas cálidas de este invierno han precipitado el suceso siempre sorprendente de la reproducción vegetativa antes de tiempo y me ha descolocado.

wp-1453039830342.jpeg

Todos sabemos que las patatas echan brotes en las despensas o los cajones de casa, incluso las de origen comercial, si  no se ponen los medios para  inhibir esta contingencia natural.

Pero claro, tengo algunas dudas  Hay unas cuantas rutinas, un puñado de trabajos culturales que se deben contemplar. Es habitual entre los agricultores en convencional quitar todos los brotes cuando salen, dejar que se arruguen un poco y sembrar troceadas dejando al menos un ojo en cada pedazo.  Son sólo patatas,  pero el acto de llevarse un trozo de tubérculo u otra hortaliza a la boca está sujeto a variables imprevisibles.

¿Probaré las patatas azules esta temporada? Pues, de nuevo depende. He aprendido que es recomendable empaparse en temas genéricos en horticultura, pero me decanto con cada temporada por afinar, por conocer en profundidad un puñado cultivos determinados.

La estabilidad de los cultivos precisa adaptación y equivocarse lo menos posible en la toma de decisiones. Trabajo con una cruel paradoja. Natural puede definirse en oposición a cultural, por la ausencia de intervención humana. De modo que cultivo en orgánico o eco y cosecho productos naturales, pero sólo un poco. Para denominar una berenjena como “natural”, sensu stricto, no sirve tener en cuenta unas serie de medidas y actuaciones predeterminadas, cuando la yerba canónica sería aquella que descubriera algún paisano hindú, birmano -o chino hambriento- hace dos mil años.

Pero no voy a ser más papista que El Papa. Me sirve esta hipérbole para asumir que trato de imitar culturalmente (observación, domesticación, evidencias científicas, manejos…) a la naturaleza cuando cultivo, en una escala respetuosa con el  medio, sin biocidas o fertilizantes de síntesis, pero estoy convencido  de que para dar pábulo a mi humilde y saludable conveniencia de intentar conseguir unas hortalizas más limpias y saludables.

Pero hablaba de patatas azules y de cómo aprender a cultivarlas.

Aunque me decanto por dejar el tinglado como está, a la espera de que no vaya a mas el proceso iniciado y en unas semanas poder sembrarlas en alguna grada, también podría ser viable colocarlas en contenedores grandes con un sustrato equilibrado y estimular ya su desarrollo a cubierto,  bajo un vivero construido ad oc, por ejemplo y adelantar el ciclo.  Un pre-germinado a la fuerza, vamos.

Espero sacar algunos tubérculos para resembrar la próxima temporada y poder probar alguna receta.

Papas aliñas de Anna Moreno

Foto: Mundo cocina

Supongo que se trata, en estas cuestiones  de la naturaleza y hortelanas, de adaptarse y enmendar o pulir las destrezas, hacer variaciones en los trabajos poniendo mucha atención  a las variables que se presentan, ya sean climatológicas, de disponibilidad de tiempo, del estado del suelo… como comentaba más arriba.

No me atrevo a plantar patatas a mediados de enero en el huerto por muy desordenado  que esté mostrándose el tiempo. Queda aún invierno como muestran los termómetros estos días y Febrero tiene mucho peligro.

No quisiera entrar de nuevo en la cuestión de los múltiples -y en ocasiones enjundiosos- nombres que reciben las hortalizas en función de su origen o desentrañar  ocurrencias comerciales inclinadas al exotismo y a comparar todo con las trufas, pero aún queda averiguar de qué variedad se trata.  Creo que es necesario conocer las peculiaridades de un nuevo cultivo -si las tuviera- y seguir aprendiendo a sembrar, cuidar y cosechar patatas.

La rareza de la solanácea de marras quizá se deba, como en otros casos, (recuerdo ahora, por cercanía en su estudio, la berenjena blanca) al abandono de su cultivo por su baja productividad o escaso valor comercial tiempo atrás. Son los cocineros en busca de la excelencia (las búsquedas en San Google remiten casi exclusivamente a referentes gastronómicos), los que  han rescatado para el disfrute de los ojos y de los paladares, al menos en España, este peculiar tubérculo.

No obstante, en esta fase de documentación sobre la patata violette he observado  que existen variedades que se distinguen por la cantidad de ojos y la forma alargada o más redondeada, como es el caso que me ocupa. Espero abundar más en la cuestión rebuscando en la documentación académica.

Entre tanto, creo tener claro que la patata que compré es una variedad algo tardía de origen alemán, a juzgar por lo que se comentó hace algún  tiempo el autor de La huerta de Otiñar. Patata azul oliva.  Si se trata de la subespecie Andigena precisa una respuesta  precisa al fotoperíodo para tuberizar. Esto es, necesita días cortos y  prospera mejor como tardía.  Pero soy optimista.

Patata azul oliva_opt

Foto: Huerta de otiñar.

Espero no tener muchos problemas si las coloco algo tempranas  en contenedores grandes, si selecciono un sustrato suficientemente ácido, con la materia orgánica bien integrada y  si consigo evitar que se malogren por la viruela como ya ha sucedido en alguna ocasión en que me he metido a patatero. El sistema me permite acolchar de forma eficaz, cubrir progresivamente las plantas, ahuecar la tierra, vigilar los riegos, aportar el agua justa, sin encharcar, en el periodo de germinación y crecimiento vegetativo inicial, pero sobre todo que no le falte tras la floración. Estas prácticas  están suficientemente contrastadas y deben contribuir de forma sustancial a que la patata adquiera buen tamaño.  Hay que estar vigilante,  pero no viene mal tampoco algo de tino hortelano.

Salud.

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Detrás de los números hay personas.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon el informe sobre el año 2015 de este blog. Se atreven incluso a aconsejar que publique más sobre temas relacionados con la arquitectura y la construcción. Parece que erré el tiro temático de esta gaceta. A mayor gloria de los tomates. Mucha gente quiere saber cómo se amasa el yeso.

Toca disfrutar de los frutos de temporada.

Ayer me dió a probar un amigo una naranja cultivada en la vertiente sur de Gredos. Me fui comiendo por la calle un fruto inigualable, de una acidez inusitada y estimulante.

Las manos son las mejores herramientas de que  dispone el hombre y después de pelarla  desgajé con los dedos  la esfera prieta.  Apenas quité el albelo. Pensaba, intentando retener sensaciones, en  el privilegio que implica cultivar tus propios frutos y disfrutar de tan amplio espectro de texturas, sabores, aromas y  colores que caracterizan a las plantas domesticadas en entornos tan fecundos

Llevé durante toda la tarde la misma impresión cítrica en las manos que aquellos días en que, de chaval, salía corriendo de casa después de comer en dirección al colegio -los bolsillos llenos de canicas- con una naranja a medio pelar, para aprovechar al máximo el tiempo de juego. Cómo se mantenía toda la tarde los dedos levemente teñidos de amarillo mezclado con  el aroma dulce, en el ambiente más cercano, de gomas de borrar y de lapiceros.

Ayer me cambió el estado de ánimo en un instante. Seguro. El día ya no sería igual a los demás. Andar entre huertos, tomates y naranjas…

Recuerdo cómo hacíamos arder el gas inflamable del ácido de la naranja y cómo intentábamos en casa dejar de una pieza, en una larga tira,  la piel al pelarla y recomponer con ella una ilusión del fruto.

Pero yo no cultivo frutales. Sigo , no obstante, haciendo cosas con las casas aunque no me prodigue virtualmente.

señora y tomate

lynn-pollock-marsh-super-marmande_

Aquí hay un extracto del informe.

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 31.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 11 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Salud.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario