DINÁMICA DE SEMILLAS. INVENTARIO ENERO 2016

 

“Uno de los aspectos más complicados para “regresar a una vida en el campo” es la falta de apoyo social. El hábitat del género humano podría ser una pequeña granja, pero su nicho es la cultura. Necesitamos crear nuevas tradiciones para acentuar y enriquecer nuestras vidas. Un grupo de intercambio de semillas podría ser el inicio de este proceso y a la vez una organización social amistosa”
                                                                                                                                                                                                                                                               P Donelan
CIMG2998

Brásica en flor.  Foto: Lahuertadelosrobles

Semillas, más semillas.

Ésta entrada no tiene más excusa que hacer una llamada de atención sobre el nuevo inventario del BANCO DE SEMILLAS de Lahuertadelosrobles. El trasiego de estas últimas semanas y el aumento del ritmo de siembra, incorporando a los almácigos variedades para esta la estación cálida, exige sin dilación dedicarle unos ratos a las simientes.

Al paso que van estas confabulaciones con los vecinos de la red voy a tener que reorganizar el banco de semillas en función del horticultor que las cede.

Sería una forma de agradecer a todas las personas que engordan este banco de semillas su interés, pero también el empeño que ponen en los trueques, en la diversificación y promoción de cultivos no comerciales, como se viene haciendo, modestamente, desde hace unos años en Lahuertadelosrobles.  El caso es que debería cambiar el sistema de almacenaje porque resulta más fácil encontrar las simientes -en este berenjenal de cajas y botes peregrinos- buscando en el paquete o sobre en que llegaron. Esto no es organización hortelano, no.

20160122_114903_opt

 

Es palmaria la necesidad de crear un fichero básico donde incorporar acaso una foto, el lugar de origen…su precursor.

Aun así, no pierdo una semilla, mantengo un listado regularmente actualizado en ese espacio virtual y rotulo con precisión los contenedores con  el nombre común y ya, para las etiquetas de las semillas de producción propia- el lugar de plantación y fecha de recolección.

En ocasiones siento cierto pudor a la hora hacer públicas las incorporaciones porque no quisiera dar la impresión de que les doy poco valor al ofrecerlas para el intercambio; habitualmente para que algunos “vecinos de la red” colaboren en la reproducción.

Es incuestionable que no puedo sembrar todo lo que recibo por motivos climáticos, de características del suelo etc,  o simplemente de espacio u organización del huerto. No quisiera tampoco pavonearme con esta relación,  mostrando una supuesta e improbable excelencia seminal.

IMG_2538_opt

Semilla de berenjena lista para secar. Foto: Lahuertadelosrobles

Estoy convencido, como otros hortelanos minuciosos y tenaces, en la necesidad de potenciar estas tramas verdes, e intervenir  pacientemente en la conservación y diversificación de las hortalizas que comemos, en la exigencia de escamotear con estos pequeños apaños, casi invisibles, la creación de patentes para algunos integrantes del reino vegetal o la privatización de semillas, en fortalecer el derecho a decidir las siembras y las variedades que ponemos en nuestros huertos, a conservar lo que nos han transmitido  y, por supuesto, a beneficiarse de cruces e hibridaciones locales  ya sea por obra y gracia del paisano más obstinado, del aislamiento o porque se producen de forma espontánea  a pesar de los propios agricultores… ¿Quién controla el viento? ¿y la pureza de las variedades? Es sólo cuestión de tiempo que se descontrolen. En la naturaleza, refería el autor de la cita inicial,  hay una creatividad muy dinámica que genera diversidad sin parar.

Hace ya mucho que arrebataron a gran parte de los campesinos la operación rutinaria de seleccionar algunas plantas y recoger  sus semillas. Pero eso está empezando a cambiar.

Un factor determinante para organizar las distintas referencias del banco, es el contenedor donde las coloco; porque en unos casos las semillas van a sobres de plástico, o de papel en menor cuantía, y en otros a envases de cristal recuperados.  No es fácil conseguir botes de cristal del mismo tamaño pero incluso en ocasiones deben variar en función de la cantidad que se guarda. Un follón.

Tampoco deben estorbar mucho y es sabido que las semillas requieren un lugar apropiado para su conservación óptima, lejos de la luz y a una temperatura estable y adecuada.  Es evidente que se va haciendo necesaria una alacena, un mueble o un espacio dedicado a fin tan inspirador. El modelo de cajones por familias de planta y luego por variedades parece el más pertinente. Todo se andará.

Me envían  siempre una cantidad suficiente para probar en este pequeño Huerto De la Oca -donde siembro por el momento- y las más veces también para poder enviarlas de nuevo o trocarlas con otras gentes. No puedo cuestionar la cantidad, porque cada uno ofrece lo que puede y hay una norma no escrita, que regula el sentido común, de mandar suficientes para reproducir.  Tampoco he tenido reparo en dar los últimos granos de alguna variedad en vías de que al destinatario le sea de utilidad y las  aproveche con más conocimiento y medios que yo.

Al hacer inventario me doy cuenta de que una gran parte de las semillas no están disponibles a la espera de poder reproducir y quizás no tendría sentido reflejarlas si no las puedo trocar. Dado que no es una actividad comercial, no dedico más tiempo al asunto que el necesario para mantener con vida el depósito. Tengo medio kilo de pipas de girasol gigante de Aragón pero apenas seis semillas de tomate cojón de fraile.  Trato de mantener las referencias pero es imposible, como muchos conocen,  reproducir todo cada temporada.   En tanto me quede alguna semilla seguirá apareciendo en el listado.

En los encuentros  de intercambio  de Intermediae (Matadero Madrid), donde participo regularmente,  hacemos en ocasiones sobres con no más de una docena de semillas para que puedan llegar a un buen número de hortelanos. Todo depende de la cantidad cedida. No es lo mismo manejar habas que semillas de lechuga, tan prolífica como sabemos.

La bandeja del correo electrónico donde archivo los intercambios tiene varias páginas con los remitentes y comentarios de Antonio, de David, de Encarnación, de Elena, de Jesús, de Guillem, de José y de José Javier, de Juanjo, de Luis, pero tb de Machaco,  Fran, de Marcos, María, de María Jesús, de Miguel, de Nevenka,  de Juan, de Mika… (con el trueque en tránsito). Gracias a todos a los que han reproducido semillas de LahuertadelosRobles y a los que me han permitido reproducir, cultivar y degustar frutos y hortalizas increíbles de múltiples orígenes.

Jesús,  desde un pueblecito de Salamanca me envía Poti marrón,  calabaza digo. Y calabaza cacahuete y unas semillas de acelga con un aspecto extraordinario que ya están en unos pequeños tiestos. Algunas semillas como las de acelga -que he conservado durante varios años- habían perdido cualidades y características. También incluye Cebolla eco, que aprecio especialmente porque ya no tenía. (Para reducir los trabajos de reproducir algunas especies como cebollas y puerros que necesitan mucho tiempo y unas condiciones especiales, compro plantones híbridos de buen tamaño ya en plena temporada).  Pero  también me envía lechuga romana y armuelle rojo (atriplex hortensis), que no conocía en absoluto, aunque me resulta bastante familiar por la semejanza que tiene con el cenizo.

atriplex-hortensis3 espinaca de montaña jpg - copia

Espinaca de montaña o armuelle. Foto: V. Leo.

Y pack Choy y unos “ganchitos” germinales de caléndulas, que no pueden faltar en el huerto.

Estoy especialmente atento estos días a las conversaciones con Luis, de Ciudad Real, que cultiva atendiendo al modelo biointensivo, para poder cederle algunas simientes en las que está interesado.

Vuelta a estudiar y preparar documentación para cultivar nuevas plantas y a volcar todo lo que me permita el caletre en el blog.

Este trasiego de semillas me hace retomar la idea de empezar a trabajar en el desarrollo de una página con dominio propio, donde el banco de semillas adquiera una nueva dimensión, sea más limpia y accesible la información o llegue a más gente.  Pero eso es ya harina de otro costal.

Dedico mucho tiempo a poner en práctica las más diversas prácticas de germinación y a observar. Algún día seré capaz de establecer un plan, una programación para el huerto en que las semillas ocupen un espacio mucho más relevante.

Salud.

 

 

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

PATATA AZUL.

22.   Si la naturaleza es la respuesta, ¿cuál es la pregunta?
                                                                 Jorge Wasensberg.

Pues depende, respondería al autor del aforismo.

Hace tiempo que quería hacerme con unas patatas azules para reproducir y volver a sembrar. Es una variedad de pequeño tamaño,  ya no poco común en Europa y con cualidades culinarias más que apreciables.

Este otoño compré un kilo de este llamativo tubérculo en un mercado local a unos agricultores que trabajan en eco.

Tenía la peregrina impresión de que aguantarían sin echar brotes hasta San José.  De modo que preparé un sustrato con serrín y arena al 50%  en un bote de plástico con drenaje y en él las  coloqué para que no se deshidrataran, pero tampoco se pudrieran. Este es un sistema que se utiliza con algunas semillas forestales, como bellotas y castañas,  para que conserven su capacidad de germinar hasta el momento de plantar en febrero, aproximadamente. Son suficientes riegos esporádicos, que mantengan un nivel de humedad óptimo, para conservar frutos y semillas grandes en buenas condiciones. Pero, a pesar de que las patatas han estado en el exterior y a cubierto, han empezado a germinar.  Las temperaturas cálidas de este invierno han precipitado el suceso siempre sorprendente de la reproducción vegetativa antes de tiempo y me ha descolocado.

wp-1453039830342.jpeg

Todos sabemos que las patatas echan brotes en las despensas o los cajones de casa, incluso las de origen comercial, si  no se ponen los medios para  inhibir esta contingencia natural.

Pero claro, tengo algunas dudas  Hay unas cuantas rutinas, un puñado de trabajos culturales que se deben contemplar. Es habitual entre los agricultores en convencional quitar todos los brotes cuando salen, dejar que se arruguen un poco y sembrar troceadas dejando al menos un ojo en cada pedazo.  Son sólo patatas,  pero el acto de llevarse un trozo de tubérculo u otra hortaliza a la boca está sujeto a variables imprevisibles.

¿Probaré las patatas azules esta temporada? Pues, de nuevo depende. He aprendido que es recomendable empaparse en temas genéricos en horticultura, pero me decanto con cada temporada por afinar, por conocer en profundidad un puñado cultivos determinados.

La estabilidad de los cultivos precisa adaptación y equivocarse lo menos posible en la toma de decisiones. Trabajo con una cruel paradoja. Natural puede definirse en oposición a cultural, por la ausencia de intervención humana. De modo que cultivo en orgánico o eco y cosecho productos naturales, pero sólo un poco. Para denominar una berenjena como “natural”, sensu stricto, no sirve tener en cuenta unas serie de medidas y actuaciones predeterminadas, cuando la yerba canónica sería aquella que descubriera algún paisano hindú, birmano -o chino hambriento- hace dos mil años.

Pero no voy a ser más papista que El Papa. Me sirve esta hipérbole para asumir que trato de imitar culturalmente (observación, domesticación, evidencias científicas, manejos…) a la naturaleza cuando cultivo, en una escala respetuosa con el  medio, sin biocidas o fertilizantes de síntesis, pero estoy convencido  de que para dar pábulo a mi humilde y saludable conveniencia de intentar conseguir unas hortalizas más limpias y saludables.

Pero hablaba de patatas azules y de cómo aprender a cultivarlas.

Aunque me decanto por dejar el tinglado como está, a la espera de que no vaya a mas el proceso iniciado y en unas semanas poder sembrarlas en alguna grada, también podría ser viable colocarlas en contenedores grandes con un sustrato equilibrado y estimular ya su desarrollo a cubierto,  bajo un vivero construido ad oc, por ejemplo y adelantar el ciclo.  Un pre-germinado a la fuerza, vamos.

Espero sacar algunos tubérculos para resembrar la próxima temporada y poder probar alguna receta.

Papas aliñas de Anna Moreno

Foto: Mundo cocina

Supongo que se trata, en estas cuestiones  de la naturaleza y hortelanas, de adaptarse y enmendar o pulir las destrezas, hacer variaciones en los trabajos poniendo mucha atención  a las variables que se presentan, ya sean climatológicas, de disponibilidad de tiempo, del estado del suelo… como comentaba más arriba.

No me atrevo a plantar patatas a mediados de enero en el huerto por muy desordenado  que esté mostrándose el tiempo. Queda aún invierno como muestran los termómetros estos días y Febrero tiene mucho peligro.

No quisiera entrar de nuevo en la cuestión de los múltiples -y en ocasiones enjundiosos- nombres que reciben las hortalizas en función de su origen o desentrañar  ocurrencias comerciales inclinadas al exotismo y a comparar todo con las trufas, pero aún queda averiguar de qué variedad se trata.  Creo que es necesario conocer las peculiaridades de un nuevo cultivo -si las tuviera- y seguir aprendiendo a sembrar, cuidar y cosechar patatas.

La rareza de la solanácea de marras quizá se deba, como en otros casos, (recuerdo ahora, por cercanía en su estudio, la berenjena blanca) al abandono de su cultivo por su baja productividad o escaso valor comercial tiempo atrás. Son los cocineros en busca de la excelencia (las búsquedas en San Google remiten casi exclusivamente a referentes gastronómicos), los que  han rescatado para el disfrute de los ojos y de los paladares, al menos en España, este peculiar tubérculo.

No obstante, en esta fase de documentación sobre la patata violette he observado  que existen variedades que se distinguen por la cantidad de ojos y la forma alargada o más redondeada, como es el caso que me ocupa. Espero abundar más en la cuestión rebuscando en la documentación académica.

Entre tanto, creo tener claro que la patata que compré es una variedad algo tardía de origen alemán, a juzgar por lo que se comentó hace algún  tiempo el autor de La huerta de Otiñar. Patata azul oliva.  Si se trata de la subespecie Andigena precisa una respuesta  precisa al fotoperíodo para tuberizar. Esto es, necesita días cortos y  prospera mejor como tardía.  Pero soy optimista.

Patata azul oliva_opt

Foto: Huerta de otiñar.

Espero no tener muchos problemas si las coloco algo tempranas  en contenedores grandes, si selecciono un sustrato suficientemente ácido, con la materia orgánica bien integrada y  si consigo evitar que se malogren por la viruela como ya ha sucedido en alguna ocasión en que me he metido a patatero. El sistema me permite acolchar de forma eficaz, cubrir progresivamente las plantas, ahuecar la tierra, vigilar los riegos, aportar el agua justa, sin encharcar, en el periodo de germinación y crecimiento vegetativo inicial, pero sobre todo que no le falte tras la floración. Estas prácticas  están suficientemente contrastadas y deben contribuir de forma sustancial a que la patata adquiera buen tamaño.  Hay que estar vigilante,  pero no viene mal tampoco algo de tino hortelano.

Salud.

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Detrás de los números hay personas.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon el informe sobre el año 2015 de este blog. Se atreven incluso a aconsejar que publique más sobre temas relacionados con la arquitectura y la construcción. Parece que erré el tiro temático de esta gaceta. A mayor gloria de los tomates. Mucha gente quiere saber cómo se amasa el yeso.

Toca disfrutar de los frutos de temporada.

Ayer me dió a probar un amigo una naranja cultivada en la vertiente sur de Gredos. Me fui comiendo por la calle un fruto inigualable, de una acidez inusitada y estimulante.

Las manos son las mejores herramientas de que  dispone el hombre y después de pelarla  desgajé con los dedos  la esfera prieta.  Apenas quité el albelo. Pensaba, intentando retener sensaciones, en  el privilegio que implica cultivar tus propios frutos y disfrutar de tan amplio espectro de texturas, sabores, aromas y  colores que caracterizan a las plantas domesticadas en entornos tan fecundos

Llevé durante toda la tarde la misma impresión cítrica en las manos que aquellos días en que, de chaval, salía corriendo de casa después de comer en dirección al colegio -los bolsillos llenos de canicas- con una naranja a medio pelar, para aprovechar al máximo el tiempo de juego. Cómo se mantenía toda la tarde los dedos levemente teñidos de amarillo mezclado con  el aroma dulce, en el ambiente más cercano, de gomas de borrar y de lapiceros.

Ayer me cambió el estado de ánimo en un instante. Seguro. El día ya no sería igual a los demás. Andar entre huertos, tomates y naranjas…

Recuerdo cómo hacíamos arder el gas inflamable del ácido de la naranja y cómo intentábamos en casa dejar de una pieza, en una larga tira,  la piel al pelarla y recomponer con ella una ilusión del fruto.

Pero yo no cultivo frutales. Sigo , no obstante, haciendo cosas con las casas aunque no me prodigue virtualmente.

señora y tomate

lynn-pollock-marsh-super-marmande_

Aquí hay un extracto del informe.

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 31.000 veces en 2015. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 11 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Salud.

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

CULTIVO DE OXALIS PÚRPURA.

Ayer estuve plantando esquejes de jazmín y abelia grandiflora más por curiosidad que por interés botánico. Me pregunto si “agarrarán” las estaquillas de estos arbustos.

Muchos de los esquejes que intento reproducir proceden de los parterres, de parques y jardines de la ciudad. Otros arbustos, como la rosa de siria o el arándano  salen adelante sin grandes exigencias, si se preparan en otoño sustratos y contenedores o se colocan en lugares apropiados -donde no incidan las heladas o se puedan deshidratar los esquejes- hasta la primavera. No está mal el tiempo para reproducir algunas plantas de estas características.

IMG_2766

En invierno presto algo más de atención a las plantas de casa, como esta oxalis triangularis que muestro en la imagen y de la que creo ya he hablado en alguna ocasión, una variedad rara de trébol que no lo es y  que no deja de sorprenderme.  Es muy curioso observar cómo se distribuyen hojas y flores en la planta en pleno desarrollo. Las reacciones a la intemperie me desconcertaban  porque creía estar tratando con  una planta anual y asumía las reprimendas  por su aparente abandono cuando se mostraba menos lozana.

Diagrama floral. Oxalis. Fuente: wiki

Diagrama floral. Oxalis. Fuente: wiki

De especial interés resulta ese decaimiento periódico de las hojas que tanto me preocupaba y que no es más que es una respuesta a los estímulos luminosos.

Originaria de Brasil este oxalis púrpura es de carácter perenne y rizomatoso; parece que se adapta meridianamente a los ambientes mesetarios, se resuelve rústica y,  si las estaciones son benignas,  testaruda en la floración.  Lo pasa mal en el más duro invierno, pero acaso peor con los periodos de calor extremo. Algún verano quedó arrasada pero siempre volvió a brotar con la bonanza del otoño y la continuidad de los riegos.  Esta planta permanece desde hace años en un contenedor cerámico con un sustrato arenoso y más bien pobre en el alfeizar de una ventana dando flores casi todo el año.

Ahora esta planta adquiere una nueva dimensión hortelana. Sergio Bastard, un joven cocinero empeñado en trabajar con vegetales, emplea hojas y flores de oxalis triangularis para elaborar una cebolleta glaseada.

Es probable que, dada la relevancia que ha adquirido tras el nuevo proceso de documentación, este invierno proceda a realizar alguna división de mata  o entresaque  rizomas para intentar ponerlo en el huerto, en buena compaña, junto a caléndulas o capuchinas.  Sustrato ligero y  adecuado, que no se encharque,  sombra algunas horas,  resguardada del mas duro invierno…

Sería interesante ver cómo reacciona ante los insectos.

IMG_2768

Nunca me ha gustado fertilizar las plantas ornamentales con productos de síntesis de tal manera que podría plantearme usar por el momento las flores para decorar algún plato.  No parece que vaya a intoxicar a nadie.

De modo que puedo afirmar con rotundidad que he pasado de cuidar una planta ornamental, para regocijo de la vista, a cultivar un “trébol rojo” que se come.

Por supuesto que estos exotismos no procuran alimentos per se y, aunque está documentada una larguísima tradición de comedores de flores, ya sea como condimento, aderezo, alivio en periodos de carencias nutricionales de algunas comunidades o con aplicaciones modernas muy conocidas  (flores de calabaza, cantueso,  romero…), no parece que vayan a formar parte de mi dieta habitual.  Aun así, como están disponibles casi todo el año, estas delicadas florecillas pueden, además,  sorprender a algún invitado a comer y aprovechar sus cualidades amargas o  ser utilizada como cualquier otra planta condimentaria.

Salud.

Publicado en Bueno para comer. | 2 comentarios

UN NUEVO PARADIGMA. Notas sobre el encuentro con miembros de Kokopelli.

IMG_3204

Panochas de maíz blanco. Alguna ya hibridada. Foto: lahuertadelosrobles.

Me presento en la charla que organiza Ecosecha con la colaboración de Intermediae, un espacio en el entorno del centro MATADERO en Madrid, donde, entre otras actividades, se ha creado un banco de semillas y se vienen realizando, además, jornadas de intercambio periódicas.

Me interesa conocer de primera mano la situación de las semillas en Europa y en el mundo, las tendencias de opinión sobre la privatización e industrialización de entidades vivas que arranca con  la Revolución Verde.

Acuden entre sesenta y ochenta personas con una media de edad aproximada de 35 años.

Para introducir la charla hablan durante algunos minutos representantes de organismos oficiales que trabajan en el ámbito de las semillas, desde el punto de vista de la conservación y la investigación. Son dos funcionarias que acuden a la charla fuera de su horario laboral: el INIA a nivel nacional y el IMIDRA en la Comunidad de Madrid.

El IMIDRA ante la abrumadora demanda de semillas por parte de hortelanos particulares ha decidido reproducir árboles frutales y hortícolas, preparar plantones y repartirlo todo entre los ciudadanos que lo demanden.

A lo largo de la charla queda patente la importante distancia que existe en los modos y maneras de trabajo de estos organismos, colaboradores y relativamente abiertos a los ciudadanos en España y los homólogos franceses muy restrictivos y beligerantes con asociaciones como Kokopelli, que han sufrido demandas interpuestas por las empresas agroalimentarias que se han resuelto con sentencias salomónicas o difusas. La difusión de los casos, la notoriedad y la publicidad gratuita a la Organización, ha hecho que aquellas olviden por el momento esta actividad de difusión libre de variedades de plantas destinadas a la alimentación de las personas o los animales. Queda patente el estrecho vínculo de las empresas con los grandes productores en Francia. Una buena parte de los directivos de estos organismos engordan los consejos de dirección de las multinacionales.

Habla durante algunos minutos un representante de la Sierra del Rincón  Reserva de la biosfera, en Madrid.

Presenta un proyecto de recuperación de variedades locales en colaboración con el IMIDRA que implica animar a jóvenes agricultores a que se instalen en la zona de influencia para producir legumbre y otras variedades locales en los huertos periurbanos. Han elegido cuatro tipos y están terminando de legalizar una comunidad de regantes.

A continuación habla un miembro de La Troje.

Según propone su propia web La Troje “Es una asociación que surge con el fin de recuperar y revalorizar las variedades locales y el saber agrario tradicional de la Sierra Norte de Madrid. Entre las actividades que desarrollamos están: producción de plantel y semillas bajo criterios ecológicos, trabajos de investigación en los campos de la etnobotánica y la agroecología, cultivo de huertas, y cursos y talleres de agroecología y etnobotánica.”

IMG_2333

Pequeño almácigo con escarola. Foto: lahuertadelosrobles.

Buscan colaboradores y animan a participar en un proyecto en ciernes. Colaborar con el proyecto no tiene coste alguno. La alternativa, en su opinión, a la problemática de las semillas, pasa por promover un registro de semillas participativo, una suerte de Wikiseed, para que los agricultores puedan custodiar las semillas a través de una comunidad amplia. Promueven un catálogo o registro abierto, participativo y accesible a todo el mundo.

Guillet Ananda, es director técnico de la asociación Kokopelli Un hombre muy joven que se toma un tiempo antes de responder a las cuestiones que le plantean los asistentes. Piensa bien lo que va a decir. Ha vivido en la India, donde la organización ha promovido proyectos a lo largo de doce años. En otros países, sobre todo África, han tenido que abandonar por los problemas culturales que se presentan. Una representante de una ONG que trabaja en Mauritania corrobora este estado de las cosas. Son las mujeres quienes cultivan.

Ananda hace referencia a algunas cuestiones organizativas y ofrece datos de la actividad de Kokopelli. Gran parte de la información puede verse en su web. Su actividad fundamental es recuperar y producir semillas recogidas a lo largo de veinte años para distribuirlas por correo ordinario vía internet. Es al mismo tiempo el medio de financiación y subsistencia. Entre 400 y 600 envíos diarios con importantes picos en temporada.

Quinientos agricultores custodian las semillas que figuran en el catálogo.El destino más importante es Francia pero la organización envía importantes cantidades de semillas a España y al resto del mundo. Trabajan con 15 reproductores, tb en Francia y tres en Estados Unidos.

Nuestro hombre  hace hincapié en la relevancia de la red de pequeños agricultores, en la necesidad de impulsar la horticultura familiar, urbana y periurbana para recuperar la soberanía alimentaria.

El orador incide en que el modelo actual de agricultura ecológica está prostituido, han entrado a saco en el modelo las grandes corporaciones que han puesto en marcha plantaciones extensivas en “eco” pirateando semillas locales y tradicionales, patentando semillas libres. Es necesario, en su opinión, afrontar un nuevo paradigma para Europa.

Somos testigos de la presencia de cantidades ingentes de productos certificados en ecológico producidas con variedades híbridas, que ofrecen un aspecto impecable dispuestos en el mercado al gusto del consumidor. Gran parte de Europa consume las verduras y hortalizas que se producen en España a partir de semillas híbridas. En la India, comenta, se producen y consumen solo dos tipos de arroz, cuando hay docenas de variedades locales. Los agricultores han perdido la semilla y los conocimientos para reproducirla y cultivarla.

Comenta el caso de una variedad muy popular por su vistosidad y sus características organolépticas: el tomate Green zebra, de carácter tradicional (a pesar de que se estabilizó hace unas décadas) pero que ha sido patentada e incluida en los catálogos comerciales.

wpid-wp-1446408028686.jpeg

Tomate verde cebra. Foto: lahuertadelosrobles.

En principio la ley prohíbe reproducir o cultivar a nivel extensivo nada que no esté en los catálogos oficiales, semillas que no figuren en las ofertas comerciales, pero a nivel particular, entre aficionados no hay problemas con los pequeños trueques o envíos. Aún así para el pequeño agricultor o para los nuevos hortelanos el capítulo de las semillas es el más difícil de manejar porque requiere cuidados y labores muy delicadas y una infraestructura básica pero también ocuparse de la consecución de variedades adaptadas, de germinar,  de la reproducción, de una correcta manipulación y conservación para mantener las características por la que han sido elegidas…

Kokopelli ofrece un catálogo amateur o para aficionados y en este sentido no suelen plantearse problemas legales a la hora de cultivar en Europa. Otra cuestión es el envío a otros países a mayor escala. Casi todos los paquetes que ha enviado la organización con semillas y que son localizados en las fronteras o aduanas son destruidos, de modo que tienen que recurrir a improvisar para “pasarlos” en carteras, los bolsillos, doble fondo de las maletas… Manifiesta cierto entusiasmo al comentar cómo se han reproducido en las zonas andinas de Sudamérica variedades a tres mil metros de altitud y con apenas seis horas de sol.

Kokopelli ha recuperado en EEUU una importante cantidad de variedades que estaban perdidas en Europa. Los agricultores norteamericanos tienen una gran tradición de conservación y reproducción de variedades tradicionales.

alguien pregunta por la bóveda de Svalbard y quedan en el aire, después de varias intervenciones, las contradicciones en que incurren este tipo de proyectos financiados en su mayor parte por las multinacionales causantes de la erosión genética; guardan la memoria de miles de plantas que no se pueden cultivar.

Cierra el acto el representante y moderador de Ecosecha, empresa que cultiva  en ecológico en la provincia de Madrid. Un grupo de agricultores consciente de la importancia de defender una semilla sin propiedad, no comercial.

En tanto ordeno las notas recuerdo el tono amable y el buen ambiente del encuentro. Es comprensible que estos proyectos ofrezcan una imagen radical del problema causada por su forma de trabajar “al margen de la ley” y  la distancia que hay entre los pequeños agricultores y la industria.  Algo se sigue moviendo en el mundo de la agricultura no intensiva  El problema de las semillas, ( se puede ver en las redes sociales)  genera gran inquietud en muchas comunidades y en colectivos urbanos  -cada día más amplios y organizados-, porque está en juego la alimentación del planeta.

Copio simplemente en esta humilde crónica los subrayados del papel.

Es difícil entender desde el punto de vista urbano la devastación que supone la erosión genética,  pero es esencial ir hacia un nuevo modelo, profundizar en la custodia de las semillas que nos proporcionan alimentos y biodiversidad, a nivel local, e intentar recuperar y garantizar la soberanía alimentaria.

IMG_3208

Grano de maíz blanco cultivado con éxito en Almería y Toledo. Foto: lahuertadelosrobles.

Un hombre de mediana edad, que se declara neófito en estos temas, se lleva del encuentro la idea de la necesidad un nuevo paradigma, un sistema que recoja lo mejor de la tradición campesina, tan amenazada e impulsar y promocionar la custodia, la reproducción y el cultivo de las variedades tradicionales o autóctonas (es conocido el proceso incontrolado la deshibridación natural de las semillas que se utilizan en extensivo ) pero también crear nuevas variedades.

El logotipo de la asociación Kokopelli está tomada de un diosecillo con forma humana desposeído de alguno de  sus atributos. El personaje, una figura recurrente -representada en la cerámica o en la roca de los abrigos- en el sur de Estados unidos y Mesoamérica representa la fertilidad.

Petroglyph Kokopelli, from WikiMedia.

Petroglyph Kokopelli, from WikiMedia.

Otras fuentes antropológicas sobre Kokopelli:

dimensionantropologica.

 

 

Publicado en Semillas, Visto lo visto... | 2 comentarios

EL AJAR.

Tarde de ajos.  Sobre la tierra removida con la horca de pinchos recortados y donde han estado los tomates pera amarillos, (es una rotación habitual poner el ajo donde ha estado el tomate) he puesto  la cuerda para sembrar  un kilo de ajos en un marco de 0,15X0,15 cms, aproximadamente. El ajo no plantea, en principio, muchas complicaciones de cultivo

20151025_164149_optEl trabajo es abrumador en los bancales de El huerto de la oca y aquellos de 14 metros preparados sin apenas tiempo en primavera van quedando en otros más pequeños y ligeramente elevados con tablas de madera, en la medida en que encuentro los materiales.

Voy a separar las siembras y  a procurar que las labores sean más cómodas. Me planteo tajos más cortos,  más adaptados a la nueva estación y al cambio incongruente de la hora. Es estimulante ver que se terminan algunas tareas. Alterno en un mismo periodo de trabajo la retirada de cultivos de verano, el desherbado ligado a las cavas y alguna mejora en las sencillas infraestructuras.

Las herramientas se embazan. A la pesadez del terreno se suma la presencia de algunas adventicias como la juncia o el cardo mariano que no dan tregua y brotan a pesar de unos acolchados, que se resuelven en un problema cuando hay que sacar las plantas de raíz. Muy lentamente voy haciendo una doble cava para llegar a las raíces más profundas del cañizo y la correruela.

Tengo la costumbre de sembrar el ajo en lomos pequeños y al tresbolillo por no sé qué idea tradicional y estética, para intentar separar el ámbito de influencia de cada planta. Es lo que he visto. Pero hay que evolucionar y adaptarse al huerto periurbano.

Se trata, en todo caso, de no pisar,  de no compactar el terreno y hacer las escardas, desde los pasillos con rastrillo, trinche o similar. Bastante dificultad presenta la textura arcillosa del terreno como para andar pisando entre los ajos.  Es posible cultivar de forma más intensiva y hacer que todas las tandas de plantas hagan suelo.

Los ajos tienen raíces más bien cortas y es fácil levantar la capa superficial de tierra arcillosa y endurecida sin dañarlas. Al ajo le gusta el terreno franco-arcilloso y bien abonados pero no en exceso.    He cultivado ajos en todo tipo de terrenos con resultados aceptables siempre, salvo en lahuertadelosrobles donde se hielan y se pudren sistemáticamente.

No hay tiempo para hacer en el espacio del huerto destinado a estos bulbos ninguna incorporación de compost. No lo voy a echar fresco. Los ajos son muy sensibles a los microorganismos presentes en la materia orgánica y no me gustaría que se infestaran con hongos en cuanto llueva cuatro día seguidos. Soy confiado y pienso que no me va a surgir ningún problema,  pero  hay tratamientos preventivos  eficaces para zonas muy húmedas o terrenos que se encharcan, como el que trabajo hoy por hoy.

La eficacia relativa del sulfato de cobre está contrastada y si se emplea con moderación no se plantean problemas de salud o de contaminación. Se pueden hacer desinfecciones previas a la siembra con una disolución de sulfato de cobre al 0,5 % sumergiendo los dientes y luego dejándolos secar. Con cobre se puede preparar, así mismo, un caldo añadiendo además un poco de amoniaco (5 g de sulfato de cobre y 7,5 cc de amoniaco para un litro de agua). Está sobradamente popularizado entre los hortelanos el uso de infusiones o macerados a base de ajo para repeler y controlar algunas plagas. Funciona también con los caracoles, pero hay que ser persistente.

Los bancales de ajo deben estar suficientemente limpios de hierbas a lo largo de los siete u ocho meses que van a estar en la tabla. Es el trabajo fundamental de este cultivo. Si el marco de plantación se establece en paralelo, en los dos ejes, se puede pasar entre lineas  la herramienta elegida sin interrupción y que la tarea sea más llevadera. Cada sesión de huerto debe incluir un rato destinado a retirar los brotes de adventicias.

En España se han sembrado tradicionalmente tres tipos de ajo, porque no se puede hablar en puridad de variedades sino de ecotipos: blanco, morado y castaño y en función de su distribución geográfica. Pero el mercado ha sido inundado por ajos procedentes del “gigante asiático”

20151025_164312_optChino es precisamente el ajo spring que he comprado.  Su nombre ya nos ofrece indicios de su carácter precoz; en primavera estará listo. Sea lo que fuere, su aspecto es excelente y sano, con tonos ligeramente rosados. Todo lo que “el consumidor más exigente” pudiera desear. Unas cabezas abiertas con entre seis y ocho dientes regordetes, de buen tamaño, lo que facilita su manejo en la cocina. No es probable que llegue bien para siguientes temporadas para volver a sembrar, pero haré algún ensayo procurando conservar en buenas condiciones algunas cabezas.

Me preocupan sobre todo, en el manejo del huerto, los procedimientos y pautas con que se cultivan las hortalizas . Las prácticas en orgánico garantizan una cosecha abundante y limpia. No siempre es posible obtener semillas y plantones certificados o con todos que  los parabienes eco. Tengo que obtener resultados, hortalizas saludables.

No me conformo. Para algunos platos prefiero el ajo morado, más pequeño, alargado y con forma de media luna. Las cabezas de este ajo, hasta hace poco muy común, están mas apretadas y la conforman más dientes. Estoy convencido de que es más fino y de mejor gusto. Cuando se saltean verduras es de obligado cumplimiento echar los dientes más pequeñitos, freírlos bien y sin pelar para que no se quemen y poder comerlos bien tostados. En ocasiones sólo se necesita una pequeña cantidad de ajo y fastidia tirar los sobrantes de dientes muy grandes. El sabor del ajo rojo de Las Pedroñeras que he sembrado otras veces es más intenso. Hay tiempo hasta enero de encontrar la simiente adecuada.

El ajo contiene mucílago azufre, azúcar, sales y un aceite -todos lo sabemos- amarillo y acre, fuerte que impregna los dedos cuando lo manipulamos. A mejorar estas características contribuye el que no suelo hacer abonados después de la siembra, a excepción de algún espolvoreado de ceniza y no riego el ajar salvo extrema necesidad. Dientes más pequeños y de sabor más intenso (contrariamente a lo que se pudiera suponer el ajo adquiere un sabor más picante en climas fríos) que atribuyo a las mencionadas condiciones ambientales. Este tipo de ajo morado es más tardío y no está listo hasta bien entrada la primavera.

Sólo queda tapar los dientes  y esperar. En un par de semanas empezarán a brotar.

20151025_164303_optHabitualmente empleo para sembrar los dientes exteriores de la cabeza, más grandes y mejor formados; el resto los pongo aparte, muy juntos, para ir sacando ajetes, pero creo que en el caso de este spring todos valen.

Procuro asegurarme de que no hayan sido tratados con inhibidores de la germinación (hidracida maleica) Es ya una práctica tan habitual que roza lo criminal. Me empeño en comprobar el origen de las cabezas y no exclusivamente desde el punto de vista geográfico, sino también atendiendo al tipo de cultivo o si han sido seleccionadas para la siembra.

Estos que pongo en la tierra, y que he visto a varios proveedores de la zona, proceden de una comercializadora de la localidad madrileña de Chinchón, pero la etiqueta no ofrece datos sobre su procedencia.

El cultivo del ajo es siempre rentable porque su empleo está asegurado en un número de platos de complicada estimación. ¿Qué precio alcanza en el mercado un kilo de ajos? Es una planta que se conserva muy bien y nos puede solucionar el abastecimiento para gran parte del año. Crudo o guisado, al gusto.

El ajo forma parte de la “salsa española” o  del sofrito base que se emplea para otros platos de cuchara o estofados, pero siempre lo prefiero crudo. No está considerado un alimento  per se, pero muchas comidas y salsas  no tienen sentido sin su presencia: Ali-oli, ajoarriero, atascaburras, gazpachos o ajoblanco…  a los que soy tan aficionado.  Picar o machacar ajos… Sus componentes  organosulfurados tan volátiles…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Deja un comentario

CÓMO SON Y CÓMO SUCEDEN AÚN ALGUNAS COSAS.

El aire un poco grandilocuente del título no deja de hacer justicia al contenido, suficiente por otro lado, de una obra relacionada con las plantas y los hombres. El Ministerio de Agricultura ha colgado en su web el enlace para descargar El Inventario Español de Conocimientos Tradicionales Relativos a la Biodiversidad. IECTB, obra que significa un importante esfuerzo par acercarse a la etnobotánica en España.

iect_imagenportada_tcm7-364293Todo “agronauta” que se precie debe conocer los recursos que ofrece el MAGRAMA -como lo vienen haciendo otros países de habla hispana con poblaciones eminentemente campesinas- para informarse, formarse y tomar decisiones o completar los cursos y talleres al uso.

Los campesinos conocen su entorno y no son ajenos a la información que se recopila en esta obra. A ellos no va destinada. Pero la sistematización y puesta en limpio despeja confusiones, prejuicios,  sapiencias atávicas poco atinadas…

Sí es un documento, por tanto,  interesante para los nuevos horticultores que desean buscar información sobre determinadas plantas adventicias, arbustos… familiarizarse con el entorno  silvestre o con descampados, solares excluidos de la especulación, interbloques en los que ocasionalmente aparecen y donde se instalan en ocasiones los huertos urbanos etc.  La obra ofrece perspectivas interesantes.  Pero también es útil  para los curiosos, los viajeros, los modernos druidas… Todos podremos acceder a nuevos usos de los “objetos” de estudio aquí recopilados y a costumbres con ellos relacionadas. No está todo pero está muy bien lo que está.

Las fichas  del recopilatorio son amplias, rigurosas y muy claras. La bibliografía, los anexos y la documentación que aportan sus autores es abrumadora y nos permite abundar en  las fuentes y profundizar en temas concretos.

Estas obras no verían la luz sin el empeño y el trabajo de los funcionarios y científicos  del ramo.  La derivada económica  es esencial  para comprender la edición de estos estudios, porque sin voluntad política -siempre rácana en mi opinión- para “enchufar” dinero y desarrollarlos, no podríamos disfrutar de obras de esta envergadura.

Salud.

 

 

Publicado en Blogografía, Los libros | Deja un comentario

Maíz azul de los indios Hopi.

Un camino de ida y vuelta, y viceversa. Excelente cosecha y mejor custodia en la Castilla profunda. Huerto 2.0

Algunas mazorcas largas

Salud.

El Huerto 2.0

Maiz azul Maíz azul

Este año llegó al huerto un nuevo tipo de maíz. Un maíz del que se dice que está en el origen del resto de maíces del mundo. Es el maíz azul de los indios Hopi, un pueblo de nativos americanos de la zona de Arizona. Este maíz se lo debemos a Paco, al que queremos darle las gracias desde aquí.

Quitando la panocha Quitando la panocha

Cuando se siembran maíces diferentes uno tiene que tener presente las posibilidades de hibridación que se puede dar entre ellos y sembrarlo de modo que esto se minimice en la manera de lo posible. Se sembró en dos  zonas distintas, alejadas del resto de maíces. Hasta ahora en el huerto  teníamos   cuatro tipos diferentes, a los que se suma este nuevo.

El maíz azul en su lugar de origen, el desierto de Arizona,  produce pequeñas mazorcas. No ha sido así aquí, donde  han resultado mucho…

Ver la entrada original 183 palabras más

Publicado en Blogografía | 1 Comentario

TOMATES DE OCTUBRE. EL HUERTO EN TRANSICIÓN.

No son tardíos estos tomates montaña mágica. Las plantas son de porte indeterminado  y no parece que vayan a parar de dar en tanto no bajen drásticamente las temperaturas.   Hacia mediados de agosto estuvieron prácticamente secas las dos matas de esta variedad por falta de agua  y por las deficiencias del suelo; la idea era conseguir semilla.  Los tallos, entonces pura leña, resistieron y  prosigue a estas alturas del otoño el ciclo vegetativo. Nuevas ramas produciendo flores y tomates, muchos más tomates.  

Las plantas, sobrias y sin exceso de hojarasca, tienen ya casi dos metros de altura  y están  ahora coronadas por un par de docenas de nuevos tomatillos -que aparecen en rama- en distintos estadios de maduración.  Se han vuelto a quedar cortas las cañas que los sujetan.   Las copas de estas tomateras-arbolillo han estado un poco abandonadas, he descuidado la limpieza de las hojas y ramas secas.

20150915_185742

Estos tomates tipo  campari no han sido atacados  por las rosquillas. Es un fruto compacto y pequeño; habiendo en el huerto otros más grandes, jugosos y de piel fina estarán siempre más limpios.  Es grato poder cosechar muy rojos y enteros  algunos tomatillos, en su punto sabor y maduración.  Es previsible, si no ando atento, que el frío en una sola noche acabe con todo lo que queda de la plantación  esta temporada.

20150818_112449 (1)_opt

Hay vida de estío en el primer otoño. Cuajan algunos calabacines, recojo un par de pequeños pepinos blancos. Repuntan las berenjenas sin engordar en demasía y acaban por dar la cara algunos pimientos algo desmejorados y de pequeño tamaño.

20151004_122024 (1)

No se pueden adelantar acontecimientos ni tareas . El huerto marca su ritmo compadreando  aún con una estación cálida. No es posible levantar la mayor parte de plantas porque cargan frutos. Otras tandas de crucíferas tendrán que esperar en las macetas al menos una semana más, pero ya he abierto  hueco en zonas enriquecidas con humus para un puñado de zanahorias,  los guisantes, las cebollas rojas sembraderas, las acelgas o espinacas de invierno.

20151004_121905 (3)_opt (1)En la periferia los agricultores preparan los campos para la siembra de cereal.  Espera el centeno a que se retiren solanáceas y adventicias para alguno de los bancales de El huerto de la oca. Hay que buscar buenos ajos, habas…

He dejado el goteo abierto  estos días y ha llovido. Con el cese del riego regular por parte de la mayoría de los hortelanos la presión del agua es mayor;  el suelo está calado y muy pesado. Es complicado trabajar esta tierra limosa en estas condiciones. Puedo esperar.

De similares características es el tomate uva verde.  Un tomatillo globo, perfecto,  del tamaño de una ciruela Claudia  y que dura en casa muchos días sin necesidad de medidas especiales de conservación.   Lo mismo da que se queden algunos  en la mata; en pocos días toma colores un  poco más dorados.  Son los dedos los que ven la maduración.  Estas pequeñas bayas, de entre la serie de este año,  son quizás las menos atractivas para cultivar porque están lejos de la idea canónica generalizada de un tomate, pero cumplen su función, están muy ricos y son un buena “escuela” para hortelanos, como yo, que  siempre están empezando.  Sus posibilidades gastronómicas, junto con el pera amarillo, montaña mágica  o  los cherrys son variadas y sugerentes.

uva verde

Espero poder encontrar el momento preciso para recolectar los tomates  que van quedando verdes e inmaduros, antes de que se pierdan, para preparar -incorporando pimientos y especias- alguna conserva.  No son pocos y es necesario aprovechar todos estos alimentos.

Esta temporada han prosperado en el huerto dos  variedades de tomates de los  llamados negros. Negro francés, negro japonés y otras tantas de un verde  muy oscuro. La planta de este último japonés es de porte también indeterminado y más tardío que el resto de variedades sembradas esta temporada. Ya desde su fase de plantón ha mostrado cierta demora en el crecimiento y es ahora  en otoño cuando han empezado a cuajar un número importante de frutos.   Las ramas se descuelgan de unos tutores no muy bien preparados y muchos  frutos engordan en el suelo si no se vuelven a colocar sobre los soportes.

Es muy probable que no se vuelvan a repetir todas estas variedades juntas. Sus características son muy semejantes, al margen de la forma y el tamaño y hay que diversificar. Hechos quedan los ensayos y recuperada  la semilla.

IMG_2761_opt

Los tomates cultivados a la intemperie acusan los efectos del sol, el agua o el viento y se aprecia, como en este caso, en la textura de la piel, menos vistosa.  No obstante tiene menos tendencia a abrirse. Cuando está maduro se aprecia un toque ahumado y su carne es compacta,  muy oscura, sedosa. Habrá para unos días más.

Debiera dedicar una entrada a esta planta emparentada con la alcachofa  aún cuando ya he hablado de ella en otras ocasiones. Pero sirvan estas anotaciones como coda exótica.

20151004_123838 (1)

Duro como el cantueso, el tupinambo (Helianthus tuberosus) ha superado en El huerto de la oca todas las adversidades y carencias de agua y del suelo.  Afortunadamente ha llovido en este periodo de floración en que tiene más necesidades hídricas y han engordado las raíces.  En cuanto termine su ciclo es probable que saque los tubérculos, consuma unos pocos y trasplante el resto a otro sitio mejor abonado.   No hay problema de reproducción;  es una planta muy invasiva, pero se  puede dar salida a los excedentes. En ocasiones he tenido que utilizar estas patacas como forraje para las gallinas; cocidas y envueltas con triguillo, sobre todo cuando aprieta el frío.

Salud.

 

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado | 2 comentarios

SEMILLAS DE BERENJENA BLANCA.

“Tomen simientes ocho o diez días antes que la vayan a sembrar, y a las mañanas y noches tengan al fuego un puchero de a gua a calentar, y esta agua tibia, como no escalde la simiente, que la pueda bien sufrir la mano, y métanla allí un poquito, y sáquenla, tráiganla entre las manos al calor del fuego, y esto hagan un rato, y que tengan un pellejo de alguna oveja, y caliéntenlo bien, y en la mañana ponerla a  mojar más veces en agua tibia, y hagan ni más ni menos que la otra vez, y tórnenla a volver en sus pellejos calientes y trapos, y así la envuelvan entre los colchones de la cama, o dejen tras el fuego bien arropadas, de suerte que no se resfríe, y esto hagan tantos días, hasta que comience a brotar la simiente.”
Agricultura general. Libro cuarto capítulo XXXVI. Alonso de Herrera.

No puedo estar más satisfecho con el cultivo de la berenjena o albeginia blanca. Conseguí las semillas a través de unos productores catalanes.  Tras varias temporadas intentando germinar las semillas y sacar adelante las plantas al pie de Gredos sin éxito, he conseguido este verano de 2015 completar uno de los ciclos vegetativos más satisfactorios del Huerto de la oca.

A las solanáceas les gusta el calor y los buenos suelos.

IMG_2529_opt

Así de amarillo ha quedado el fruto después de varias semanas en la mata.

Es muy probable que la semilla que se guardaba en el banco de semillas -que en el mejor de los casos y bien conservada debe ser de cinco o seis años- hubiera perdido cierta capacidad para germinar. Los pequeños granulos aparecían ya muy secos o “desmejorados”.  Pero sobre todo el problema de base de estas plantas  es que llevan muy mal el clima de la Meseta Norte.

No obstante media docena de plantas, que tienen su origen en la primavera tardía, ha conseguido ayudar a saturar la cocina con bayas blancas de especial singularidad por su belleza y por sus cualidades gastronómicas.

Mi madre, como ya hicieran nazaríes y sefarditas en la Edad Media curaba el ligero sabor amargo de las berenjenas introduciendo sus rodajas en agua con sal y después secándolas con un paño, pero no es este el caso ;  es este un fruto misterioso de piel fina y carne muy suave, mantecosa, dulce.

La planta es de porte bajo, por no decir  rastrero, y sus frutos cuelgan tocando las más veces el suelo. A pesar de las carencias relacionadas con la nutrición que han padecido algunas plantas y que se manifestaba en aspecto amarillento y jaspeado de las hojas, el plantel no ha dejado de dar berenjenas blancas hasta hace un par de semanas. Los insectos masticadores y caracoles se han reservado una planta de las seis.

20150711_201438

Planta joven.

Quiero pensar en lo que hubiera ocurrido si no hubiera faltado el agua en momentos críticos (parece que tolera mejor que otras plantas el déficit de humedad merced,  quizá, a su potente sistema radicular y la profundidad que puede alcanzar) o bien hubiera podido restringir el agua durante la floración o la tierra  estuviera más equilibrada y abonada, más suelta y arenosa.    Vendrán tiempos mejores y los transitaré más experimentado.

IMG_2532En fin, no hizo falta complicarse mucho para reservar pronto de entre los primeros frutos una pieza uniforme y limpia (perdón por la redundancia: todas las berenjenas blancas aparecen asombrosamente albas y bien formadas). Le tocó a una más crecida, escondida bajo las  hojas, menos apta ya para el consumo y que duplicaba el tamaño habitual con que he estado cosechando. Es una variedad pequeña que no debe dejarse crecer en la mata más allá de un huevo un poco grande (eggplant la llaman los ingleses) esperando a que alcance el tamaño de los tipos más comerciales y así evitar que engorden las semillas o se ponga dura la carne.

20150722_193723

De la huerta a la terraza para hacer una fotografía con poca luz.

En la humilde opinión de este hortelano  una tortilla deberenjena con cebolla no tiene parangón en la cocina familiar del verano, pero ha llegado a trasformarse en aperitivo frecuente frita en bastones o como  espléndidas y sutiles bases para cocas “vegetas”.

El fruto de la solanácea de marras acaba dando mucho juego.  Estas variedades tradicionales (su cultivo quedó reducido a la comarca Barcelonesa del Bages donde estuvo, incluso, a punto de desaparecer)  tienen una corta vida después de cosecharse y la nevera tampoco mejora una circunstancia  que, sumada a los excedentes, ha propiciado una interesantísima investigación relacionada con otras formas de cocinarla y preservarla para su mejor aprovechamiento.

El aspecto de su interior sigue siendo, mucho después del  momento óptimo  en que se cosecha, muy atractivo aunque ya está algo deshidratada y blanda.

IMG_2535_opt

Esta variedad exige para su comercialización unos parámetros de calidad más rigurosos porque no se pueden camuflar las taras, los golpes o un manejo inadecuado; no “pasan el corte” con facilidad  piezas atrasadas como en el caso de las negras o ralladas, de modo que ha quedado recluida en el ámbito de la restauración o la horticultura familiar. Pero eso ha empezado a cambiar y creo que se viene cultivando por otros lares desde hace algún tiempo y aparece  descrita, por ejemplo, en la relación de variedades tradicionales de la Red andaluza de semillas .Me confirma su cultivo algún hortelano de Almería…

No ha resultado complicado obtener la simiente, pero sí entretenido.  Quizás debiera dejar el fruto mas tiempo, para otra selección, en un lugar seco hasta que esté más deshidratado y evitar que se pegue en los dedos que han sido,  junto con las uñas, las herramientas utilizadas a tal efecto. Semillas parecidas a una pipa pequeña, abigarradas y muy localizadas en el extremo más oblongo y alejado del rabo. No es necesario llevar las berenjenas a la putrefacción.

IMG_2538_optSólo queda desecar las numerosísimas pepitas que aparecen en este único ejemplar -y sin exponerlas al sol- para poder guardarlas.

Habrá que contribuir a que deje de ser esta “verejena” blanca un exotismo en nuestra propia tierra, ¿no? Salud.

berenjena3.jpg Cobarruvias

De Sebastián de Covarrubias y Horozco en su Tesoro de la lengua castellana o española.

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | 2 comentarios