TODA LA CARNE DE CHEROKKE PÚRPURA. 2015

20150822_125604Se confirman las expectativas sobre algunas variedades de tomate sembradas en El huerto de la oca. He reservado, para obtener semilla más adaptada a este entorno, una de las primeras y más hermosas bayas, que ha superado el medio kilo de peso,  de cherokee púrpura,

Es un tomate de buen tamaño, regordete y libidinosamente carnal; en el paladar muestra, entre otras cosas, notas ahumadas; pesa en la mano este tomate teta,  tomate culo…

20150822_125631 (1)

El ejemplar de marras empieza a degradarse.

Me agacho, rebusco, abro paso entre la maraña  de hojas con las manos amarillas, negras ya, tanteo las piezas que vierten el rojo hacia la base.  Cuando la piel  del tomate cherokee ofrece su traza más cerosa y necesariamente encarnada está maduro.  No hay que perder tiempo con ellos.  Se precipita su madurez. En cuanto pierdan el calor que han acumulado en el huerto durante semanas es conveniente hacerlos filetes o procesarlos en un gazpacho sanguino, de tan finísimo paladar.   Toda su carne es vino jugoso, suave, agradable y compacto.

Está, en mi humilde opinión, en lo alto de la pirámide de las variedades tradicionales que he probado.  El rendimiento de las ocho matas puestas en la tierra es muy aceptable. Seguro que repito en próximas temporadas con este fruto tan equilibrado y completo.

2015-08-05 20.01.36

Algunos cherokee entre otros…

Salud.

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

A LA SOMBRA DE LA TOMATERA.

Todas las variedades de tomate sembradas este año en El huerto de la oca son de carácter indeterminado y sus marañas de hojas y ramas, al paso que llevan, ofrecerán  pronto una sombra cerrada y aromática al hortelano que les escribe.

Voy reforzando el tutorado. Tras la primera tanda de tomates algunas plantas están a punto de secarse. No afloja la insolación.  Los tallos principales se muestran  leñosos y las hojas más bajas quedan hechas ceniza.  No obstante el declive de alguna variedad contrasta con la exuberancia de otras. Son tantos los factores que inciden en la producción… y según avanza la temporada voy dejando, escéptico, de atender la mayor parte de ellos.

20150730_203608 (1)_opt

Una de las galerías formadas por las plantas.

Las plantas de la variedad ananás negro están casi defenestradas  quizás por la falta de agua. Hace un par de semanas que la presión del riego deja mucho que desear y no dispongo de depósito para mantener un remanente y reforzar el aporte de agua.  El único aspecto positivo es que los tomates están madurando antes. El tomate ananás tiende a la acidez y se aprecian sensaciones cítricas si se come solo.  Muy rico.  Es, junto con el pera moteado,  el que está abasteciendo en estas semanas  la cocina familiar.

Me he dejado embaucar de nuevo por el que denomino síndrome del tomate rojo y maduran gran parte de las piezas en las matas. Hay que estar muy pendiente de palpar y tantear cada  uno de los frutos de las variedades que no son de este color al madurar para comprobar si están en sazón y pueden recolectarse.

20150802_102350 (1)_optSe pueden ir completando las fichas abiertas esta primavera a la espera de mejores instantáneas.

20150802_102526 (1)_opt

Picoteo los pequeños amarillos en forma de bombilla y aprovecho ya alguna pieza algo deformada de cherokee púrpura. Madura también algún tomate negro francés.2015-08-05 20_opt (1)

Recolecto ya unos pies de mostaza blanca y sigo deleitándome con las berenjenas.

20150627_120407Estas entradas en el blog tienen sentido si muestran cómo se puede conseguir  que una buena cantidad de hortalizas acaben en la cocina.  Quiero alejarme de cualquier prurito exhibicionista y por eso publico  fotos de tomates, pepinos, pimientos blancos o berenjenas a punto de ser trasformados en gazpacho, tortillas, en hortalizas horneadas, pasadas por el fuego con sencillez; en la comida de cada día.

A pesar de las exiguas finanzas hortelanas puedo permitirme, por supuesto, experimentar con nuevas texturas y rastrear otros sabores. Una mata de alficoz es suficiente para compartir alguno de sus frutos asombrosos, darlos a probar u observar la reacción de los comensales más cercanos.

2015-08-05 20_opt

Casi seguro que este año también me desayuno cada día hasta bien entrado el otoño un tomate con pan, aceite y unos cristales de sal rosa del Himalaya.

Salud.

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado | 1 Comentario

MAS APUNTES SOBRE TOMATES. ROMA MOTEADO 2015

20150717_184057_opt

 

En primavera inicié una serie de entradas dedicadas a las diferentes variedades de tomate que están presentes esta temporada en El huerto de la oca.   Con la idea de completar y  confirmar las aseveraciones vertidas en aquellas fichas es probable que vaya abriendo, si los detalles y enmiendas son muy relevantes,  algunas adendas que incluyan documentos gráficos y experiencias de cata u observaciones culinarias propias.

Gran parte de los primeros tomates roma moteado se han ido perdiendo. He desechado prácticamente el doble de los que llegan a la cocina, pero es muy posible que se compense la merma  por la abundancia de frutos.  Estaba sobre aviso. De esta misma tanda  inaugural son los primeros tomates que cosecho este año.

Las altas temperaturas han propiciado la maduración relativamente temprana: en torno a setenta y cinco días.

Aparecen estos tomates  en racimos con piezas de discreto tamaño, pero también como versos sueltos.  Se confirma la propensión a la podredumbre apical.   Son muchos los frutos que he desechado

En efecto, este tomate rallado  tan vistoso  tiene una piel bastante gruesa y además dura por lo que habrá que destinarlo a procesar en gazpachos o para embotar.   El sabor es  impecable y  la carne tiene una textura  jugosa y algo harinosa; es algo más que un bonito casco. En lo sucesivo -y hasta que haya suficientes para conserva- habrá que pelarlo si llega el caso de  consumirlo en crudo.Es casi seguro que, si lo permito, las plantas puedan pasar de los dos metros y a juzgar por el vigor que manifiesta y la proliferación de flores pueda ser una de las variedades más productiva esta temporada.

20150718_182326_opt

 

Salud.

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado | 1 Comentario

BROTES Y FLORES.

La dinámica de algunas mañanas plenamente estivales en el  Huerto de la oca va destinada a revisar los cultivares de tomate para comprobar que están sanos y proceder a quitar chupones  y podar algunas ramas mas bajas.  Las primeras tandas de frutos van engordando a la sombra y apenas se dejan ver.

20150627_120546

Racimo de tomate  tipo roma moteado o rayado.

Al mismo tiempo voy  sujetando a las cañas  las ramas más vivaces con trozos de cuerda del rollo que llevo en el bolsillo. Un repaso  preceptivo a todos los bancales es estimulante porque ya hay frutos. Las cosas van bien.

Las plantas de tomate negro japonés han prosperado sustancialmente y muestran más claramente  algunos de los elementos que las  distingue de otras variedades, como la forma redondeada de la hoja o el tamaño y el tipo de flor.   Tiene toda la pinta de que el grueso de la producción se va a desencadenar en septiembre. 20150627_131804 (1)

Cuando llego a los pies de berenjena quito hojas secas  y selecciono las flores que voy a dejar que cuajen  para intentar que los frutos sean un poco más grandes. Miro de reojo a los pepinos  -a mi espalda- y siguen amarilleando las hojas.

20150627_120407

Hay ya en El huerto de la Oca berenjenas moradas de pequeño tamaño.  Tengo especial interés en que llegue a buen fin la variedad blanca, que he sembrado este año por primera vez, para corroborar sus excelencias,  recuperar semilla y volver a enviarla a los vecinos hortelanos que no obtuvieron buenos resultados al reproducirla esta primavera pasada. Algunos la llaman “la trufa de las berenjenas” por la finura y suavidad de sus carnes.

Me gusta pasar las manos por las solanáceas revisando las axilas, la superposición de ramas, zarandearlas, pellizcar los brotes indeseados que puedan escamotear savia a los frutos  y revisar los siguientes niveles de grupos florales.   Los dedos se pringan de tierra. Se llenan las pequeñas llagas abiertas de las manos, de verde.

Siempre se escapan  del examen brotes que se hacen grandes en un par de días. Si están por debajo de los frutos no hay que dejar nunca que se desarrollen.  No van a dar nunca una flor que  interese.

20150627_120354 (1)

Restos de poda y flor de berenjena.

Mucho me temo que algunos rodales del  huerto donde no hice una limpieza en profundidad  y apenas pasé la moto-azada a toda prisa,  se me van de las manos y están  proliferando las adventicias  más especialmente vivaces.

20150627_131651

Bajo la maraña hay algunos pies de cebolla.  No debiera preocuparme porque  estas “manchas”  tan espesas están muy localizadas.  Es muy probable que intente controlar su crecimiento tapándolas con una lona para que se ahoguen con el calor  y la humedad procedente de los goteros.  Si  recupero y trasplanto las cebollas puedo segar todo más adelante con la hoz y levantar el suelo ya para el otoño.

20150627_123245

Va siendo tiempo ya de ir poniendo las especies de invierno.  Plantones de coliflor de Sicilia y berza gallega van a acompañar al brócoli presentado en la tierra la semana pasada.  Apenas queda nada en el vivero de casa. Pongo también  las cuatro últimas plantas de tomate negro francés con la idea de que fructifiquen más tardíamente.

El tupinambo no es exigente con el terreno y, como se aprecia en la foto inferior, lleva camino de que la inflorescencia final vaya a superar  los dos metros.  De vez en cuando le doy una cava a cierta distancia para facilitar el desarrollo  de los tubérculos. 20150627_131708He sembrado, de forma más bien testimonial para intentar sacar semilla, rábano blanco y portugués.  El terreno no tiene las mejores condiciones para este tipo de plantas.

Creo que la mostaza blanca ha florecido antes de tiempo.  La mostaza es una opción muy válida de abono verde y se utiliza  frecuentemente para mejorar el suelo, pero su ciclo vegetativo coincide con las hortalizas más codiciadas y no sobra terreno en el huerto como para dejar que sea una opción prioritaria.

F46bPilEQMuF7ERNRZVga_j0G8Tad_gp4o37sdgfi7wDespués de las tormentas el suelo aparece compactado. No cuesta mucho trabajo levantar la capa superficial endurecida.  Espero ir mejorando en sucesivas campañas la textura del suelo y deje de ser esta una tarea habitual.

Pero será ya otro día, que aprieta el calor en la meseta.

Salud.

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Deja un comentario

EL HUERTO BIEN, GRACIAS.

“Cuántas cosas importantes vamos perdiendo cada vez que decidimos no apartarnos de nuestro proyecto”.
Estrella de Diego.

La semana pasada anduve alarmado ante la posibilidad de que las plantas estuvieran siendo atacadas por todas y cada una de las enfermedades y fisiopatías  habidas y por haber.  Me trasformo en el hipocondríaco que busca desesperado soluciones a un deterioro físico inexorable o remedios para todos los males y que sólo obtiene acritud al mismo tiempo que se dispara toda una suerte de desarreglos con repercusiones tan  fatídicas e incurables como imaginarias; un monomaníaco que  busca, extraviado, por libros, manuales  o en la red de redes remedios imposibles para problemas menos graves o inexistentes.

Respuesta al calor_opt

¿Adaptación de las hojas al exceso de insolación?

Todo me estaba ocurriendo a mí.  Moscas, hongos, podredumbre apical en los tomates,  desnutrición, falta  de calcio, araña roja,  plagas en general…

Es natural que las hojas se sequen, que no todas se desarrollen con igual vigor,  incluso que se pierdan algunas, que las hojas manifiesten su disconformidad con las elevadísimas  y prolongadas temperaturas de estas semanas y se abarquillen. Es muy probable que la tierra no esté en su mejor estadio o que en unos años ni siquiera se pueda sembrar aquí tal y como se viene haciendo tradicionalmente. Se pierden piezas en las primeras tandas de frutos.

Más bajas_opt (1)

Planta de pimiento segada por un topo.

No es sano un exceso de control.   La ansiedad, el miedo a que se malogren los cultivares y la incertidumbre son primos hermanos del desconocimiento y  la torpeza.  En el huerto se desata muy a menudo una pelotera entre la mente frenética  y las decisiones muy meditadas o conscientes.

La apariencia de los cultivos  retratada por el terminal telefónico – fotografías semiveladas por la canícula-  no ayuda a mejorar estos sobresaltos.

Los pasillos_opt (1)

Hoy he observado con detenimiento hojas y tallos, he paseado entre las plantas buscando frutos ocultos. No hay muestras alarmantes de enfermedades aniquiladoras.  Los purines, decocciones y macerados elaborados con prisas días atrás  se pueden ir aplicando paulatinamente.  Hay poco que hacer contra la intemperie adversa.

En el huerto no es fácil terminar cosas.  Puedo suspender las tareas  para continuar en otro momento o ensimismarme con un bancal hasta perder la noción del tiempo en una suerte de regodeo vegetal. Desde las renuncias, como las del libro que se deja a un lado sin  terminar de leer, al mimo con que se ciñe un tallo a su tutor con un cordel.  Empiezo a comprender la inconveniencia de intentar obtener plantas utópicas, como los  paradigmas de los frutos convencionales para exponer como trofeos.  Pretendo comer  lo que siembro, pero hay que esperar aún.   Los pepinos amargan, las acelgas se espigan,  las judías de verdeo crecen tiernas pero ganchudas por el calor, los calabacines se deforman y endurecen de un día para otro.

Ya se pueden quitar las cañas más bajas e ir colocándolas más arriba.

Ya se pueden quitar las cañas más bajas e ir colocándolas más arriba.

Estamos  demasiado acostumbrados a vivir tramas recorridas por la ansiedad. Es adictivo mantenerse en vilo.  Dice el cineasta Ken Jakobs:   “El hilo narrativo trata siempre de la ansiedad: ¿qué va a pasar?, ¿quién se enamora de quién?” Como a el  “A mí no me interesa la ansiedad, quiero disfrutar de la ilusión.”

Lo cierto es que vivo un huerto feraz que me arrulla cuando cae el sol.De modo que el huerto bien, gracias. Se trata de una marcha en libertad (el trabajo, independiente y sin patronos, siempre se resuelve terapéutico y redentor) por un paisaje que se crea  tanto mejor cuanto más se frecuenta. Pasillos, vanos, intensidad del color,  arquitectura efímera de caña y pita, niveles en flor, verdor, autosuficiencia, sudor y sombras. Siempre indagando sobre lo que significa cultivar .

Es suficiente.  Salud.

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | 9 comentarios

TROMPIRRAMAS EN EL JARDÍN DE HORTALIZAS.

Comienzan a preguntarme si tengo tomates cuando me ven llegando a casa con  lechugas y pencas del vistoso ruibarbo. No sé qué contestar para no generar falsas expectativas sobre la puesta en la mesa de algunas variedades promocionadas en entradas anteriores o en charlas familiares.

Lo que va más avanzado está es el tomate ananas negro pero han cuajado -ya tenía constancia de ello- pocos frutos por ahora.  Es cierto que esta tanda se localiza en contenedores en el jardín de hortícolas  y han estado expuestos al sol quizá menos de lo deseable. Estos factores pueden influir, pero algo hay . La planta como ya he comentado en otra ocasión es sorprendente vigorosa  y he puesto mucho cuidado  en que no se desmandara  por medio de los cuidadosas podas.
20150619_191711_optLos ejemplares de tomate pera moteado parece que se van a echar a llorar de un  momento a otro. Es llamativo porque se desarrollan por medio de lo que yo denominaría unas “trompirramas” que en principio aparecen apretadas y con los días se sueltan en torno a las cuerdas y tutores.

20150621_104001_opt

Planta de tomate pera moteado a pleno sol desplegando ramas.

 

Están perfectamente desmejoradas pero sanas.  Han aparecido algunos frutos de las primeras flores y ya están entrando en escena los del segundo nivel.  Los tomates que van cuajando muestran el rayado característico.

20150619_191827_opt

Es la avanzadilla de este -a decir de los franceses- potager cercano.  Se salvan por fin de las incursiones selectivas de las aves el ruibarbo,  la remolacha chata de Egipto o lechugas, porque  a las cebollas y chalotas ni las tocan.  He reservado ya dos ejemplares de lechuga aceitosa para recuperar simiente.

Tendría que ir entresacando ya alguna cosa.  Este pequeño rincón improvisado en primavera  y  protegida por la malla,  con cama elevada incluida, al final no va a defraudar. Por ahora algún pie de acelga se lo meriendan las gallinas.  Pronto se dejarán ver las guías del pepino blanco y las sandías.

20150619_191758Ya van estando a punto los ramilletes de repollos y lombardas que puse en navidad.  Agua buen sustrato y algo de sombra. No salen demasiado grandes tan apretadas. Ideal.

20150619_191747_opt

Las hojas del ruibarbo van también al corral. Debe haber algún procedimiento para que las pencas no pierdan todo el color al cocerse.
20150619_200919

El huerto es un  asunto de toma de decisiones, más o menos acertadas, en el tiempo.    El blog, alejado de la faramalla twitera, proclama la convergencia de palabras y miradas, en petit comité.

Salud.

Publicado en La huerta, MACETOHUERTO | Etiquetado | 2 comentarios

DE TOPILLOS Y CULEBRAS.

Por fin he podido rebañar un hueco para acercarme temprano al huerto a primera hora de la mañana y comprobar si se han producido daños tras las tormentas de estos días.  Nada que objetar a la climatología más belicosa que amenaza a las plantas alineadas.   La noche alimenta un leve temor a que el pedrisco lo haya arrasado todo.   A toro pasado  va aumentando progresivamente la inquietud en tanto observo caminando ente los bancales, al pensar en  la posibilidad de que una nube acabe con tantas horas de dedicación. Una pérdida es una perdida. Los casos de algunas comarcas, que muestras los informativos        -cuando de ello dependen muchas familias- son sangrantes.

cañizo y cebolla_opt

De izquierda a derecha, juncia y cebollino. ¿Cual está mejor adaptada?

Todos los días de huerto, tras la primera ojeada a las sutiles trasformaciones , dedico un buen rato a retirar adventicias, cuando los brotes tiernos van dando la cara. Con la orca busco las raíces profundas de juncias y verdolagas .  Es un trabajo pesado e ingrato pero no hay que cejar en el empeño. Es muy probable que no pueda eliminarlo todo pero al menos estará controlado y apenas interferirá en el crecimiento de las plantas. La tarea tiene sus ventajas; nunca he tenido entre manos una tierra con tendencia a compactarse, tan ahuecada y suelta.Al mismo tiempo se elimina la superficie endurecida del suelo  que se forma tras los aguaceros.   Lo más complicado para el caso es sacar los tallos con sus raíces sin desenterrar los cebollinos.

La mayor parte de las plantas  de tomate tienen  muy buen tono después de un enraizamiento abundante y profundo.  A los plantones de algunas variedades que se sembraron más pequeños les está costando más pero eso garantiza, si no surgen otros problemas,  una producción más escalonada y tardía.  Los ramas se achicharran con el calor de estas semanas atrás, las hojas se abarquillan para resistir la insolación.Quizá van ya  manifestando carencias. Cuando las hojas de la tomatera se muestran descoloridas o retorcidas algo pasa.

ananas_opt

Planta de tomate ananas negro.

Afortunadamente casi todas las plantas  están ya atadas con hilo de cáñamo a los tutores y apenas han notado las rachas de viento y agua.   No puedo más que alegrarme de la mejoría  generalizada del aspecto de los bancales, del colorido y el vigor que muestran las plantas.

la tanda de pera moteado_opt

La tarea fundamental de esta semana entrante era hacer mejunjes a base de carbonato potásico que es muy soluble en agua e intentar subir in extremis el pH del suelo y facilitar la absorción de micronutrientes.   Pero, visto lo visto, esperaré a que  las  nuevas plantas acaben de  manifestar sus características y preferencias. Soy consciente de que no todas las verduras que he puesto este año van a funcionar  igual, ya sea por el estado del terreno, las exigencias de las plantas o por  prácticas poco eficientes.

No tengo medios por ahora para incorporar en el precario sistema de riego por goteo la solución de carbonato de potasio, de tal manera que habrá que hacerlo a mano más adelante y planta a planta vertiendo pequeñas cantidades con el tan socorrido  bote.  Es posible al menos que se estimulen las reacciones químicas en la zona de las raíces. Y a esperar un par de semanas.  También debe estar a punto el purín de gallinaza que he preparado como alternativa, pero no me atrevo a destapar el bidón si no voy a utilizarlo.

las perchas de los pepinos_opt

Este año voy a colgar los pepinos  en la estructura -que muestra la foto superior -para controlar mejor la poda e intentar aumentar la producción. Las cañas en verde son muy flexibles y me permite inclinar la trama. Los zarcillos se enredan en una cuerda y avanzan e incorporo peldaños progresivamente.  La producción del pepino baja mucho cuando aprieta el sol modo que voy a probar a darles sombra  durante unas horas a algunos pares de plantas.  El espacio de sombra que  genere la pantalla verde al trepar será muy propicia  para el crecimiento unas lechugas o más adelante espinacas.

arranque del pepino_opt

En el morral  que llevo al huerto  cabe algo más que un lápiz, un trozo de papel y una navaja.  Hoy he comprado media sandía para el almuerzo de media mañana; me mantiene hidratado y no paso sed. No quedará mucha.

Sandía_opt

No es concebible una sandía sin pipas… pero es lo que nos venden.

Un rato a la sombra permite trazar otras  labores y parar mientes en la evolución de este espacio para la agricultura familiar. Tampoco se pueden pedir peras al olmo.  Poner en marcha un huerto en apenas dos meses no es tarea fácil y los resultados pueden ser,  en depende qué casos,  algo decepcionantes.

Las pocas lechugas que puse al iniciar está historia  las va segando  noche a noche un topillo y el cabreo puede que me lleve a desmontar sin contemplaciones las galerías y capturarlos aun teniendo que sacrificar unas tandas de cebollas. Ahora los topillos se están reproduciendo y pronto seremos multitud.

salida topo_opt

La mejor manera de combatir a los topillos cuando se resuelven en plaga  es excavar las galerías y matarlos, pero si el terreno está ya cultivado y las plantas están muy juntas, no hay más remedio que poner en marcha al mismo tiempo todos y cada uno de los demás procedimientos conocidos: molinos ruidosos, estacas de saúco, disoluciones a base de aceite de ricino.  No ha sido posible por razones obvias colocar barreras subterráneas,  a modo de cebo, con plantas ornamentales bulbosas como lirios, jacintos, dalias, tulipanes, gladiolos…     Nunca he utilizado rodenticidas pero cuando los daños dejan de ser anecdóticos es viable emplear de forma rigurosa el más apropiado.  Se marca bien su situación y se retiran  los restos cuando hayan cumplido su cometido.  La aureola romántica que rodea estas actividades  hortelanas no es pretexto para dejar de ser un tanto pragmático para evitar, de forma razonable, que los animales se coman los alimentos que cultivamos.

La vega donde se sitúan estos huertos del sur de Madrid presenta evidentes signos de desequilibrio.  No es preciso ser ecólogo para llegar a esta conclusión. Se manifiesta por ejemplo en la fauna menuda, que en entornos tan propicios, se convierte en un suplicio.  Los hortelanos, neófitos las más veces, aunque lleven muchos años cultivando,   arremeten de forma peregrina contra los pocos depredadores  o enemigos naturales  de los roedores que van quedando.  Hay en el Parque Fluvial aguiluchos laguneros, cigüeñas…

No hace mucho un vecino, alarmado y exultante, me contaba que había matado una culebra de metro y medio que salía de una topera.  De-u-na-to-pe-ra.

-No es siquiera que las culebras sean inofensivas –le digo-  es que te están ayudando a solucionar  el problema crónico de los roedores.

Me da la impresión de que va a servir de poco el gesto, para darle la vuelta a estos comportamientos atávicos.  El problema debiera abordarse conjunta, integralmente  como la mejora el sistema de riego, el cumplimiento de las normas establecidas, la retirada  de malezas del entorno, erradicación de los pesticidas y herbicidas de síntesis de la comunidad…

Se trata de una plaga y es ilusorio deshacerse de los topillos en un entorno que dejó de ser  eminentemente “agrario”  hace bastantes años.  El espacio que dejan los grupos expulsados  o capturados va a ser ocupado bien pronto por otros individuos.

Tengo  localizadas  al menos tres toperas y entre tanto consigo las trampas de que he hablado en alguna ocasión e insisto aquellos  procedimientos caseros de dudosa efectividad,  intentaré minimizar el daño colocando estratégicamente  unos pellets de rodenticida  recomendados en las prácticas convencionales para el cultivo del azafrán y que por supuesto no son definitivos.  Los topos han catado las lechugas antes que yo.

La clave, intuyo,  está en mantener a los topillos alejados por todos los medios conocidos y si consigo capturar en el momento alguno,  mejor.  Hasta el otoño no voy a levantar galerías en busca de los habitáculos principales.  Tan ahuecado,   húmedo y esponjoso como está el bancal, y la despensa a mano, se presenta como el hábitat ideal. Excavan las galerías a lo largo de los bancales eludiendo las zonas compactadas, no cultivadas.

Ni una va a dejar_opt

Un pequeño espacio bajo la sombra de la malla en el que aparece habitualmente la tierra removida.

Buen paso lleva. Si no se le corta el paso no deja ni una planta.

Cherokee_opt

El huerto mancha, se hace de momentos que ensucian la ropa y las manos. El huerto está recorrido de contradicciones que no siempre se encajan bien pero este, hoy por hoy, avanza.

Otra vez desde el espacio en blanco de la pantalla, con el cursor a la espera,  me empleo en producir otros alimentos no menos provechosos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | 2 comentarios

MIMO, OJO Y TEMPLANZA.

Cuando hablamos de tomates autóctonos, no podemos eludir  la importancia de las variedades de otros países que a lo largo de los  últimos años se han popularizado  y lentamente se van implantando en la Península con el resultado que muchos conocemos: pasión por el tomate.

Tanto valor  intrínseco tiene un tomate ucraniano o de Pensilvania, como uno de Las Hurdes, extremeño, francés o catalán, si se conservan las características que se alcanzaron a lo largo del tiempo por la insistencia de los agricultores o por azar y  si, por supuesto,  cumplen su misión: alimentar a la gente y satisfacer sus requerimientos gastronómicos.

No puedo resistirme a poner alguna mata de este tomate híbrido  en algún macetón pegado a una  pared soleada y que voy a intentar describir a continuación, unos frutos intensamente  dulces y más resistentes a las enfermedades. Dos o tres matas.

Un racimo de Campari en ciernes.

Un racimo de Campari en ciernes. Foto: Shelley Moore.

Es prioritario asegurar mínimamente  la producción combatiendo  las enfermedades pero -tampoco puede ser de otro modo- eligiendo sin prejuicios las variedades más adecuadas dentro del arco de cruces naturales o de los tipos que se prefieran entre los llamados tradicionales.

Desde hace tiempo tengo justificadas reservas -como la mayoría de consumidores habituales de hortalizas- hacia los tomates comerciales y los cruces que se realizan para crear nuevas variedades utilizando genes de distintos reinos.  El común de los mortales urbanos  e incluso los habitantes de las áreas rurales  ya, comen hortalizas híbridas a diario.  Cada año alguna novedad.

Algunos estudios reflejan que  el hombre porta genes de hongos… y que el intercambio genético es algo relativamente normal en la naturaleza,  muestran que no hay que sacar el “asunto genético” de quicio ni alarmarnos más de lo necesario. Tenemos tan pocos datos del origen y la forma de cultivo de las hortalizas que comemos en las ciudades…  ¿En qué condiciones está el agua de riego…?  Cada lobby o grupo de presión utiliza sus instrumentos de “promoción”  o propaganda y luego están los científicos que transitan por el filo de la navaja.

Somos objeto  -más que nunca- de experimentación,  una oportunidad evolutiva hacia “quíen sabe qué”.    No me preocupa compartir genes con un protozoo, pero que en unas décadas el hombre precipite tanta componenda en todos los reinos animales y vegetales  … no deja de ser, al menos, inquietante.

Estoy persuadido -volviendo a las prácticas hortelanas- de que no se pueden soslayar las labores culturales  ni la capacidad de adaptación de las plantas en el proceso de conseguir plantas sanas y sabrosas. Por otro lado, conocer de forma precisa la respuesta de las mismas, documentarse e informarse -si son cultivos que desconocemos- nos evita sorpresas poco agradables.  Pero esta actitud requiere esfuerzo y tiempo.  Es por eso que muchos pequeños hortelanos  que trabajan en convencional  evitan problemas o riesgos  comprando siempre los mismos plantones en un vivero.

Algunas labores como la poda de las tomateras de tipo indeterminado suscitan siempre polémica. Unos a favor de dejar a las plantas que se desarrollen de forma natural y sin intervenciones y otros partidarios de un riguroso y casi maniático plan de  descartes de hojas y ramas.

En el caso que nos ocupa –Montaña Mágica– se cultiva con  garantías de éxito si se utilizan espalderas o enrejados de alambre y si se poda  al llegar al límite superior o si se  parte con  un solo tallo, pero también  funcionará, seguro, con el sistema tradicional de tutores entrecruzados de diversos materiales, tan populares en las regiones mediterráneas.   Una labor ésta,  casi de carácter quirúrgico a juzgar por el empeño de algunos.  Un experto diría con buen juicio que se deben podar las plantas para eliminar todos los brotes laterales  y ramas de la base, excepto los que están inmediatamente por debajo de la primera inflorescencia y sin intervenir a partir  de ahí.

Pero cada escuela, repito,  tiene sus prédicas y no creo que si se retiran los chupones a lo largo de todo el ciclo vegetativo,  suficientes ramas  y dejamos las plantas sujetas pero más asilvestradas, podamos causar un daño irremediable.

Soy partidario de revisar -cuando es posible, claro- todas las plantas cada tres o cuatro días,  observar su marcha y no dar tiempo a que puedan producirse desequilibrios.

Mimo, ojo y templanza.

Con los temas hortelanos nunca deja de ser uno novato  y este tipo de tomates como  aquel Santiam  de la pasada temporada puede que contribuya  a diversificar la apuesta y mejorar la producción.  Los tomates resistentes más comerciales  cumplen, por ejemplo, una función esencial para los que empiezan: no dan muchos problemas, se consiguen tomates.

Mountain_Magic Foto rutgers_opt

Foto rutgers.

 Nombre común.  Campari. Montaña Mágica.

Origen. Desarrollado en Europa (Holanda) e importados a la EE.UU en la década de 1990.  Otro caso de este tipo de tomate comercial y muy de moda en los mercados americanos  fue creado  por Randy Gardner empeñado en sacar adelante cruces resistentes que puedan competir con las variedades tradicionales de polinización abierta en lo que tiene que ver con  las propiedades gustativas.

Semilla.  Tomates orgánicos procedentes de cultivo hidropónico, en orgánico, en ambiente controlado de viveros.  Ante la duda sobre la viabilidad de la semilla he indagando en varios foros.  Algún hortelano comenta  que  los tomates  Campari han salido adelante, sin cambios significativos en sus características, sembrados en los jardines de  su casa. Dicho esto no hay más que probar y confiar en el proceso de aclimatación.

Color: Rojo brillante

Forma/ tamaño.   Globo.  De mediano tamaño. 50 a 55 gramos de peso. Piel firme.  Un poco más grande que el cherry y menor que el tomate tipo ciruela.

Interior: Rojo.  Cuatro lóculos. Pocas semillas de buen tamaño.

Maduración.  Entre 70 y 80 días

Tipo genético.  Híbrido.

Tipo de hoja: Regular

Crecimiento.  Indeterminado. Planta vigorosa. Los frutos aparecen en racimos.

Rendimiento: Buen rendimiento

Fisiopatías/ enfermedades.  Resistente al agrietamiento y al tizón tardío.

Características organolépticas.  Jugoso. Más dulce que ácido. Aromático y de sabor intenso. Características  semejantes a Brandiwine rojo

Información complementaria.   Se cosechan en rama con el cáliz o el tallo incluido. Maduran progresivamente desde el arranque del tallo hacia el extremo.  Frutos pesados.  Para que alcancen ese color rojo tan característico deben dejarse madurar en la rama. Tiene una vida larga una vez recolectado. Mountain magic es sensible a los cambios de temperatura entre el día y la noche.

El procedimiento  práctico de podar los tomates en rama es dejar los tres o cuatro primeros retoños o tallos; deben tener tiempo para florecer y producir tomates maduros. Pero los posteriores deben ser eliminados. No pueden crecer descontroladamante.

En su genética está la resistencia a enfermedades por hongos.

Montaña mágica es un tomate  tipo coctel creado por el profesor mencionado más arriba y  que se retiró en 2008 después de 32 años. Al parecer aún trabajaba en  su colección  de 22 variedades de tomate con alta resistencia a las enfermedades. Todas llevan el marchamo  ‘Mountain’. Fue uno de los primeros en asumir el reto  de  la calidad  que suponen, con mucha ventaja,  los tomates de polinización abierta o tradicional, y en  intentar dotar a sus híbridos de sabor con un aspecto inmaculado. Hablamos de un tomate comercial.  Al parecer consiguió integrar el gen inhibidor de la maduración lo que hace que aguante sin degradarse una vez cosechado.

Por el momento una buena parte de las semillas sembradas tienen un crecimiento normal.

Foto: Yvonne Berg.

Foto: Yvonne Berg.

 

Publicado en La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

PRIMERA FASE DE TUTORADO DE TOMATERAS. 2015

Tengo para mi que el replanteo de las distintas  variedades y especies de plantas es la primera medida de higiene en el huerto.  El huerto de la oca se empieza a saturar y es posible que me tenga que arrepentir de colocar calabazas y otras cucurbitáceas tan cerca de los tomates.  Aquellas son muy propensas a las enfermedades fúngicas y  es una de las principales causas de la disminución de la producción tb en el tomate.  El traspaso de esporas  podría ser más que probable. En cuanto las los plantones tengan unas semanas más -en torno a los primeros días de junio- antes de que comience la floración comenzaré con los tratamientos preventivos.

20150527_185450

Me siguen sorprendiendo las primeras evoluciones de algunas variedades nuevas de tomate. Ya desde bien pronto apuntan maneras muy vigorosas. Sin aportes de compost.  Sólo tierra y agua.

He puesto ya algunas cañas a los tomates para ir armando los tutores en los que deben sujetarse las plantas y que no me coja el toro.   Afortunadamente las cañas no tienen más coste que ir a cortarlas, limpiarlas y llevarlas al huerto. En casi todas las regiones hay cañaverales en baldíos, cunetas,  etc.   Es por eso que no escatimo y procuro no  dejar ninguna parte de la tomatera o  después los frutos sin sujetar y alejados del suelo.  La caña ya en el huerto es un “material” ligero que se trabaja bien, es suficientemente resistente y versátil. El único problema  que plantea es que deben guardarse bajo techo y procurar que no se moje,  se cubra de hongos  y para que aguanten  dos o tres temporadas.

Prefiero poner las plantas  de tomate en los bordes de las camas  dejando  la tubería del riego por el exterior para poder retirarla en caso de que hubiera que ahuecar el terreno, aporcar o retirar adventicias.

En cuanto la tierra vaya cogiendo temperatura es preceptivo acolchar los bancales, pero no hay que precipitarse.  No me atrevo aún a cubrir los bancales con paja o similar.  No sé lo que me espera.  Están brotando -con la fuerza proverbial de estas plantas de rivera-  nuevos  tallos de cañizo. Cualquier raíz  o trozo de rizoma  por pequeño que sea que haya quedado en la tierra -esponjosa  y húmeda ya- va  a seguir dando problemas. Hay que retirarlas sin contemplaciones y no cejar por el momento y a  pesar de que requiere un gran esfuerzo porque salen desde niveles muy profundos. No sirve con tirar o raspar con un rastrillo. Hay que tirar de azada y llegar hasta el núcleo principal de la planta.  Creo poder dejar al menos los bancales limpios y a la espera de  que no se reproduzca por semillas.

20150527_185428

Habitualmente formo  tutores  a modo de espalderas a lo largo de la fila de plantas  en detrimento de los más populares en forma de tipi.  Hay que evitar las marañas de ramas  y hojas en todo el ciclo vegetativo  y por supuesto mucho más donde hay tallos florales. Tiene que circular el aire para que sequen las hojas si se mojaran  por las noches a causa del rocío.

En la medida  en que van creciendo las tomateras coloco cañas en horizontal uniendo postes a modo de peldaños de escalera y apoyando  o atando algunas ramas. Esto me da margen para ir armando la estructura al ritmo de la planta. Siempre se pueden poner cañas de una a otra linea de  pilotes para reforzar el  entramado. La estructura final es un túnel ancho de al menos  1 metro.  Pero también,  si el espacio me lo permite, preparo una sola  hilera de tomates a  lo largo del bancal y  dejo la otra hilera en la parte más iluminada para cebollas o incluso  pies de otras solanáceas como pimientos o berenjenas.   No hay que complicarse apurando mucho el terreno con estas plantas porque puede ir en detrimento de la producción.

Si conozco el ritmo vegetativo de la  variedad de tomate y su porte  es determinado establezco para el tutorado  una altura  en torno a metro y medio;  para las de crecimiento indeterminado al menos dos metros. Eso no es óbice para que,  una vez que la rama principal llega arriba,  la despunte en favor del crecimiento de los frutos.

20150527_185558

Creo que el paso de la luz es fundamental.  Los bancales están orientados  en dirección este-oeste y es posible que algunas plantas queden un poco a la sombra de las otras. No obstante he procurado establecer un orden decreciente  en el conjunto teniendo en cuenta la estimación del crecimiento  y la procedencia  de la luz del sol.  No tiene por qué haber más problemas que un déficit de producción en aquellas plantas que reciban menos luz solar directa. Debe quedar espacio  (sacrificando maíz, mijo, girasoles este año) para trasladar  aún dos variedades  más de tomates muy interesantes:  Marmande y Negro japonés.

qxpK9JZF46Rg-q5EEwHD2VbAF1DyiGl4lytL_rpjTIg

Planta de tomate pera moteado en el arranque del bancal, apoyada en la caña y atada

Este es el lamentable estado en que ha quedado la ayudante en su  primer día de huerto.

20150531_105746Salud.

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

PRUEBAS SENCILLAS EN EL HUERTO.

Hay técnicas sencillas que  pueden ofrecer indicios respecto a las características del suelo que cultivamos.

Los resultados obtenidos no son rigurosamente científicos pero permiten tomar algunas decisiones en relación al tratamiento que necesita el suelo o a las posibles enmiendas que se pudieran realizar a lo largo de los años.

Podemos, al mismo tiempo, sin necesidad de acudir a laboratorios, testar cada año los posibles cambios, hacer un seguimiento de  la evolución del suelo y comprobar  la presencia de determinados macro-nutrientes o  el porcentaje de materia orgánica, la acidez…

Para el caso de la presencia  de materia orgánica -al margen de las comprobaciones visuales de color o de textura-  podemos, por ejemplo,  tomar algunas muestras de tierra en distintos lugares de la huerta y a diferentes niveles, verter  a continuación un puñado, no muy húmedo, sobre un plato o un tarro de cristal y echar un  chorro de agua oxigenada. El peróxido de hidrógeno reacciona con los componentes orgánicos y produce burbujas. Si el contenido de materia orgánica es alto la muestra de tierra “hierve” con más fuerza.

20150521_131039_opt_opt

Con las muestras de El Huerto de la Oca apenas se genera una leve espuma. Cuando las muestras son de niveles más profundos la reacción es aún menor.  Entre tanto se termina la temporada habrá que hacer acolchados e incorporaciones de purines de compost o de gallinaza. Será suficiente por ahora.

También me gusta testar el pH y obtener una idea aproximada del grado de acidez del terreno que manejo.  Algunas plantas tienen necesidades terrenales especiales pero sabemos que el nivel más idóneo para la mayoría de las hortalizas que se cultivan está entre el 6 y el 7, es decir un entorno neutro.

Adjunto un pequeña chuleta que nunca consigo aprenderme  con la clasificación de los suelos teniendo en cuenta el valor del pH.

        pH          Evaluación           Efectos en el cultivo.
Menor de          4,5 Extremadamente ácido Condiciones muy desfavorables
       4,5-5 Muy fuertemente ácido Posibles efectos de toxicidad
      5,1-5,5 Fuertemente ácido Deficiente asimilación de algunos elementos
       5,6-6 Medianamente ácido Adecuado para la mayoría de los cultivos.
       6,1-6,6 Ligeramente ácido El más adecuado para la asimilación de nutrientes.
       6,6-7,3 Neutro Efectos tóxicos mínimos.
       7,4-7,8 Medianamente básico Presencia de carbonato cálcico.
       7,9-8,4 Básico Deficiente asimilación de algunos nutrientes.
       8,5-9 Ligeramente alcalino Problemas de clorosis
      9,1-10 Alcalino Presencia de carbonato sódico
Mayor de           10 Fuertemente alcalino Poca asimilación de algunos nutrientes.
Fuente: Fundación Biodiversidad y Junta de Andalucía.

Se echa en un bote de cristal dos dedos de tierra y  se le añade otro tanto de agua de lluvia o destilada.  (Tierra y agua al 50%)

20150521_140948_opt_opt (1)

Se cierra  y agita para disolver bien  la muestra y se deja unas horas hasta que los materiales se vayan al fondo.

20150522_130153_opt

Una vez posado el mejunje se introduce una tira reactiva y se comprueba el nivel que nos indica comparándola con la tabla que suele incorporar el envase de los reactivos.

Repito un par de veces más.

20150522_130307_opt_optA pesar del entorno calizo en que se encuentra El Huerto de la Oca la prueba indica un nivel de ph entre el 5 y el 6. Es un muy aceptable punto de partida.  Es relativamente fácil realizar algún aporte de materiales a base de calcio en sus distintas presentaciones, desde la cal viva al yeso si se quieren obtener resultados de forma relativamente rápida o a base de dolomita  con la que se consiguen integraciones a más largo plazo pero más enriquecido por la presencia de magnesio.

Normalmente incorporo cien gramos por metro cuadrado para unos bancales que no son más profundos de treinta cms.  En espacios tan controlados como los macetohuertos o los bancales de una huerta urbana es relativamente fácil hacer enmiendas, pero no hay que precipitarse.

Ya no hay tiempo para integrar estos aportes cuando están las plantas en su sitio. Lo ideal es hacerlo a principios de la primavera  al dar los primeros pases a la tierra o luego en otoño. En todo caso para ir trabajando el proceso siempre se pueden espolvorear unos puñados en torno a los pies de las plantas y que se vaya filtrando la caliza con los riegos.

20150524_122224_opt

Es sorprendente el vigor y la fuerza con que están desarrollándose algunas plantas de tomate como este Ananas negro. Quizá sean las primeras, tan mimadas, en dar fruto.

Esta técnica le viene muy bien al tomate cuando se cultiva en contenedores o macetas para estimular la floración y la asimilación de algunos micro-nutrientes.

Que uds lo prueben bien…

Salud.

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | 3 comentarios