BREVES EPISODIOS DE SOL Y SOMBRA.

El huerto hay que madrugarlo cuando se alcanza este largo verano de Castilla, cada año más largo. Poco se puede hacer con treinta y cinco grados al medio día salvo dejar que las plantas se manejen con la intemperie que les ha tocado en suerte.

Algunos vecinos y compañeros de lances hortelanos utilizan redes o tramas para controlar el exceso de sol y las altas temperaturas.  No es nuevo, claro.  Tengo para mi que tendremos que ir incorporando esta técnica para mejorar el rendimiento de las plantas y moderar las secuelas de tantas horas de estrés térmico. Filtrar la luz quemante  durante las horas centrales del día permite mantener algunas horas más la humedad en la tierra, evita la perdida de frutos por quemaduras, mejora las condiciones de trabajo del hortelano. El coste vinculado a huertos familiares o de autoconsumo, para colocarlo sobre determinados cultivos más sensibles, no debería ser un inconveniente. Guardo desde hace tiempo una red apatente de al menos cuarenta m cuadrados y los vientos, tirantes y soportes tampoco van a ser un problema.

No son, me temo, las técnicas más habituales o normalizadas para una horticultura natural,  pero tampoco han sido documentadas hasta ahora estas sacudidas inesperadas del calor.

Viene a cuento esta digresión porque pongo al resguardo del sombrajo limítrofe una planta de cuca melón en la idea de que no es una cucurbitácea adaptada al pleno sol de Madrid; no conozco en absoluto su cultivo, ni su comportamiento pero la delicadeza de tallos y unas hojas livianas me vienen advirtiendo que va a ser complicado que pase el corte de esta primera ola de calor.  Unos finísimos y escrutadores zarcillos abrazan a ojos vista el alambre para trepar.

Resulta amable dedicarle ratos a esta cucurbitacea, menor por ese aspecto tan vulnerable; me he permitido el dispendio de sembrarla con un cubo de tierra vegetal para colaborar un tanto con  su alimentación y la retención del agua.  Quizá deje de ser esta temporada  Melothria Scabra  una planta singular.

                           *******

Las plantas de tomate parecen apocadas y enfermas en comparación con las vigorosas y verdesísimas variedades híbridas de mis vecinos.  Pero a este lado de la verja van apareciendo los pomos florales normalmente;  son ejemplares  de follaje parco, limpio y  cargan ya las más precoces algún ramo de tomatillos ovalados.
Aquellas carecen, hasta donde he podido observar,  de los tricomas característicos de tallos y hojas  de estas plantas de polinización abierta, más rústicas.

Las plantas de berenjena de la mayoría de mis vecinos triplican el tamaño de las que vegetan de mi mano.

El tutorado proyectado esta temporada requiere más tiempo y materiales, pero  las tareas no son en absoluto ingratas y me permiten  merodear en el entorno de los bancales de solanaceas, para zarandear de forma también más metódica las plantas en las que van cuajando los primeros niveles de flores o quitar los brotes, tirar de alguna hierba pajarera o retirar alguna hoja seca.

Es otra forma de contar, otra cultura agronómica.

                          *******

El lindero natural, improvisado con girasoles gallegos de pipa negra y maíz, con aguaturma a la cabeza, va tomando forma pero me temo que en poco tiempo, cuando las piñas y mazorcas  se desarrollen, acabará invadiendo el espacio de mis vecinos.  Espero no dar mal ejemplo de correlindes porque esta intervención efímera está pactada y hay correspondencia en la buena vecindad.

                           *******

Eltomatillo negro es una planta agradecida, apunta ya maneras un poco alocadas y excéntricas; esperamos su pudorosa fructificación.

                            *******

Tras dos buenas pasadas de recolección de arvejas hay que ir cortando las matas secas. Las vainas que han quedado  son rescatadas para  obtener simiente después de que acaben de secarse en el pasillo.  No he arrancado la raíz pensando en la incierta marcha de los hongos inoculados este tiempo atrás.

Ya he probado la tortilla de guisantes que me recomendara mi buen vecino virtual de Viña Lagar y han quedado unos puñados aún para trabar un estimable paté de guisantes eludiendo el tahine en beneficio de un aguacate maduro.  Vamos aliñando todo con aceite, ajo y una lima par ir untando el pan y pringarse hasta la muñeca.

Salud.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

POR UN PLATO DE ARVEJAS

Están listos para cosechar los primeros guisantes en apenas sesenta días.
No se parecen  a las variedades brillantes, planas y caras  que adornan  los comercios del ramo.

Las arvejas pueden consumirse crudas o con apenas un hervor,  solas o compuestas, a la manera canaria,  en ensalada o estofadas con alcachofas y espárragos… pongamos por caso.

Entra en escena como protagonista indiscutible esta leguminosa para una comida frugal y sencilla, pero delicadamente sensual. Nada de acompañamientos ni procesados que oculten y distraigan la textura, el sabor de un fruto  -hace un instante tan intimo- que se presenta crugiente y se despide sedoso. Acaso una cebolla caramelizada para que pueda el tenedor cargar algo mas.

Es suficiente, para empezar, abrir una tras otra todas las vainas escogidas de entre las más llenas  e introducir el dedo índice para sacar los botones alineados, gordezuelos, limpios. Tienen estos estuches verdes apretadas canicas que estallan suaves en la boca, con el nivel justo de acidez.

Es uno de esos productos hortelanos de absoluta temporalidad, que se consumen frescos unos días al año, como los higos o la ciruela Claudia y no hay que perder la oportunidad de cultivarlo.

Para la siguiente tanda sopa o humus.

Sorprenden estos frutos  frescos y no defraudan porque no hay vaina vana, pero no dejaré de recoger  para otra ocasión algunas flores, esta vez sí, para acompañar y condimentar alguna ensalada.

Quedan al menos otras dos pasadas -y el escote para recuperar semilla-  entre las mejores matas.

Parece que he conseguido no desvariar sobre  aquel cuento de todos conocido sobre un guisante y  la hipersensibilidad femenina, ni incordiar con el recuerdo del señor de los guisantes y sus genes.
Pero callo, que está todo listo ya… Ha llegado el momento.

Salud.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

EL HUERTO FLACO.

Es éste un huerto flaco por el momento porque el ambiente empieza a seducir. Sin reparo  tiende uno a exhibirse de nuevo.  Debiera desaparecer detrás de este proceso de obtención de hortalizas, ocultarme bajo su más amable rendimiento.

IMG_20170520_123353781

Abrigo ciertas dudas sobre la necesidad de generar contenidos en Internet, pero si algo celebran estas proposiciones  -no sé si superando el sentido del ridículo y  un tono sospechosamente chusco- es la posibilidad de dar cuenta, sin presunciones,  de unos ciclos terrenales  y de lo que le me ocurre durante el proceso.

Al parecer la “galaxia bloguera” se apaga en poco más de una década, superada por otros medios más urgentes e inmediatos, donde las escrituras y las buenas representaciones están más relajadas. No obstante sigue siendo interesante “navegar” para conocer otras propuestas…y me engancho sin pudor a todo lo que chisporrotea en pantallas de no importa qué tamaño. Y a ratos cultivo hortalizas.

Gran parte de las pequeñas plantas de tomate ya están intercaladas entre las cebollas. Un nuevo repertorio se pone en marcha a distintas velocidades. Tomate huevo amarillo, verde cebra, tomate pera de Girona, tomate criollo (tipo bistec) chocolito, un híbrido obtenido a partir de una variedad de polinización abierta y muy popular en Argentina. Quiero volver a probar Brandy Whine después de cuatro años y, por supuesto, un clásico ya en lahuertadelosrobles: negro de Crimea,  tomate equilibrado donde los haya.  Parece que van a ser nueve, o diez, si incluimos en el conteo un par de matas de tomatillo negro, consagrado a la reproducción.

Tomo nuevos derroteros en el aprendizaje del cultivo del tomate, itinerarios que llevan a la nutrición de la planta o la prevención de los problemas fisiológicos, al suelo donde mejor prosperan o  a las distintas escuelas que pontifican sobre las  intervenciones durante el ciclo vegetativo.

El tomate es una planta vivaz plurianual en sus zonas de origen, pero en las regiones en que se cultiva como anual, en un corto periodo de tiempo que dan de sí los meses más benignos es necesario realizar distintas prácticas, tomar decisiones  para conseguir un rendimiento aceptable. Es evidente que una planta de tomate se cultiva más que una lechuga.

Las berenjenas listadas de Gandía ya están acomodadas sin que apenas hayan notado el cambio​ a la tierra. ¡Cómo remolonean estás plantas tan exigentes, tan necesitadas del calor de pleno verano!.

 

IMG_20170513_102708764

Es estimulante observar la marcha de los guisantes para el tiempo en que estamos. Estos días borrascosos han sido providenciales para su evolución, pero antes de segarlos van a formar parte de un plan intensivo.  Al atardecer el sol radiografía las vainas planas de arvejas y muestran granos  incipientes; en una semana estarán muchas de ellas pomposas y  bien llenas.

Aun cediendo y repartiendo mucho plantón, (en la idea de poder visitar durante el verano a los vecinos y disfrutar de su marcha en otros huertos según otros apaños y estrategias), se repiten por estas fechas las dificultades, casi proverbiales ya, para repartir  todo esta  materia viva que ha resistido a la intemperie y a la impericia del hortelano. Siempre tengo la impresión de que se van a suceder fallos, errores que arruinaran todo el plantel. Aun así  se vuelve a dar bien y otra vez me costará encontrar sitio para unas cuantas plantas.

 

No quiero volver a comprimir el marco de plantación de las tomateras. Para evitar cualquier conato de instalar más plantas de lo que sería deseable para los planes de este año, he preparado un escantillón de setenta cms y señalo escrupulosamente el lugar donde  voy a colocar los pies de solanáceas;  esta decisión me lleva a intentar organizar un sistema de tutores más abierto.

Tengo apalabrada con algunos vecinos de la red una entrada sobre tutores y los distintos sistemas de emparrado, en su caso, de la tomatera. Para cosechar algunas variedades como campari o verde cebra hay que estirar bien los brazos al final del estiaje. Aprovecho cualquier cosa como soporte. Entre cañas y barras, hierro corrugado…

IMG_20170514_131428488

Por ahora pruebo una instalación con soportes metálicos cruzados y sujetos a un metro de altura, complementados con cañas hincadas al pie de las dos patas y atados en el extremo superior para ir añadiendo después otras horizontales, a modo de  peldaños, según demanda. Se trata de abrir la planta en copa para que circule el aire y llegue  la luz o se sujeten convenientemente las bayas de mayor peso.

En los bancales más largos dispongo  líneas de  plantas de porte indeterminado o tipo vid  para luego a sus pies, orientadas todas al mediodía,  añadir  otra paralela con tiras más bajas de pimientos y berenjenas. Un decir, porque a la postre el huerto  -y a pesar del sesgo ceremonial que  toman  algunas  series de intervenciones sobre las plantas- se ensancha menos como un jardín de hortalizas ordenadas,  que como un vergel difuso, de tiempos caprichosos, donde arrancan  hermosas y sorprendentes trasformaciones.  En ocasiones se  cosecha algo.

Quedan aún por acarrear al huerto las berenjenas blancas y unas turcas,  el pimiento italiano, alguno tipo manzana y las piparras, que tanta buenas vibraciones están generando, pero  también más tomate canestrino y liguria, que van más atrasados. Y aún habrá que buscar sitio para unas matas de tabaco mapacho. 

IMG-20170521-WA0002

No parece que pueda plantar muchos  pies de pepino limón y alficoz. Les corresponde crecer en vertical,  pegados a la valla, a una celosía de madera, sobre algún viejo somier rescatado de una escombrera, o para que trepen por una espaldera de cañas habilitada a tal efecto. No hay lugar para más cucurbitáceas, pero quizá pueda completar un ensayo con minimelancias, quizá la cucurbitacea más delicada que pueda haber sembrado hasta el momento y de la desconozco todo. Hace apenas tres días ha empezado a parecerse a algo.

IMG_20170521_154808700

Planta de Melothria scabra o minisandía.

Van a salir ya zumbando las acelgas arco iris que han completado su ciclo y muestran tallos pelados, tras la cosecha de hojas tiernas y  que voy destinado a las ensaladas más delicadas de lo que va de temporada.

IMG_20170513_140019355

Planta joven de tomate negro de Crimea

La paja limpia aún  refleja la luz y el estiércol  de caballo desbarata la apariencia de un huerto estético; una forma inocente, cambiante y efímera  de hacer paisaje local. Pronto será pasto todo de los gusanos.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

HACIENDO SUELO.

“Cuando veo algo tan sumamente perfecto que solo podría convertirse  en una foto (o un cuadro, un poema, un relato, o una canción…) de belleza total, me revuelvo y me vuelvo hacia la ruina, lo roto o  quemado, en resumidas cuentas, lo vivido.
          Laura Caneda.

 

Los hongos y las plantas vienen compadreando desde hace más de cuatrocientos millones de años. Parece que les va bien.

Hace algún tiempo un hortelano amigo me obsequió con una muestra de micorrizas. Era la finalidad primera esperar a que los tomates estuvieran bien acomodados en los bancales para incorporar cerca del tallo, una vez diluido en agua,  el contenido del sobre. Pero me he adelantado y -aprovechando que están creciendo con buen tono unas manos de arvejas- he planeado probar si es posible infestar la leguminosa, una de las familias de plantas que mejor asume la simbiosis.  De modo que el destino inicial de esta pizca de esporas,  vinculadas recientemente en horticultura a mejorar el rendimiento de las tomateras y otras plantas como si de un abono se tratase, va camino de resolverse dando prioridad a la reproducción del hongo para contribuir a la vivificación del suelo. Aun así, no deberían verse afectadas todas las plantas de guisantes porque han quedado algunas en otra tabla, al margen de la aplicación, para observar las evoluciones de unas y otras.IMG_20170513_102708764

Comentan los que saben que Glomus intrarradices es uno de los hongos endomicorrícicos más comunes por estos andurriales hispanos y estos últimos años algunos agricultores lo vienen utilizando como “fertilizante biológico”.  Atendiendo a las presentaciones comerciales, el inóculo está formado por esporas, partículas de micelio y arcillas inertes…  En puridad esta mixtura no es un fertilizante; más bien el uso más recto se derivaría de una técnica, un procedimiento integrado en un conjunto de trabajos destinados  reintroducir organismos vivos en el medio y que actúan directamente, en comandita con las raíces, para incrementarlos agregados del suelo y  la salud de la planta, la resistencia a los ataques de enfermedades y plagas y, por consiguiente, el rendimiento. (No olvido nunca la finalidad primera y cabal de este huerto: producir alimentos limpios y saludables.) Estas experiencias son, hoy por hoy, alternativas desarrolladas, con rigor científico, a la fertilización convencional de NPK, mas biocidas  y que tan aciagas consecuencias está generando en las últimas décadas para el agro a nivel mundial.

En esencia el hongo de marras, pionero en suelos pobres en nutrientes, estimula el desarrollo de las diferentes especies de plantas con las que se hermana; sus hifas penetran las células de la raíz donde forman unos órganos característicos, organizados para el intercambio de azúcares y nutrientes con la planta huésped.   La mayoría de ellos también forman pequeños nódulos en y entre las células de la raíz. Desde las raíces colonizadas los micelios crecen en la tierra hacia fuera y actúan a modo de extensión del sistema radicular.Se empieza a conocer mejor el proceso por el cual las plantas avisan al cultivar, a través de este íntimo vínculo, de la amenaza de una plaga o una enfermedad.

Muchas especies Glomus pueden producir esporas dentro de la raíz, (como por ejemplo, el organismo al que vengo haciendo referencia) y generalmente se propagan a través de los animales del subsuelo. Las micorrizas arbusculares  no pueden sobrevivir ni reproducirse fuera de la raíz viva de una planta huésped;  rápidamente coloniza especies importantes como maíz, trigo, alfalfa, vicia faba… u otras y eso puede ser determinante para lo que me interesa a la hora de planificar “cultivos” específicos del hongo con cereales u otras leguminosas y  ampliar su presencia.

wp-1494449749078.

En otras ocasiones cuando el entorno, el tiempo y los recursos me lo han permitido, he buscado hongos y otros microorganismos en el sotobosque de media montaña, al pie de Gredos, bajo encinas centenarias o campas arbustivas.  No era complicado para lo que pretendía en ese momento, bastaba recoger en zonas umbrías esa primera capa de suelo fértil, incluyendo hojas, raicillas e hilos claros, excrementos, materia orgánica e inorgánica y que funciona como precursor del humus.  Estas operaciones repetidas con asiduidad pueden conseguir mejoras sustanciales en la estructura  de los suelos empobrecidos o sin apenas vida microbiana, como es el caso del huerto periurbano en el que estoy metido.

Es ésta una actitud encaminada a mejorar los procesos que se organizan en la pila de compost y, sin ser del todo desatinada esta tendencia, el proceso de aproximación a las micorrizas me ha permitido abordar estas nuevas prácticas culturales de forma más meticulosa.

La pretensión de esta entrada es, por tanto, dar cuenta de un paso, más allá de la discreta y proverbial incorporación de estiércol,  en el  proceso que inicié al levantar los bancales para generar suelo  y mostrar las primeras actuaciones, pero sin descuidar ningún procedimiento contrastado que contribuya a obtener un soporte vivo,  fértil, para las hortalizas.

Son diversas las fuentes  consultadas, de mayor o menor rigor y  extensión, que pueden consultarse para acercarse a este sorprendente mundo tan espectacular regido por la colaboración, el trueque o el intercambio.

De a aquí para allá  tengo  que  adaptarme  a escenarios diferentes y por ello  organizo este ensayo sin mayores expectativas, por ahora, que introducir el hongo en un cultivo, pero también la multiplicación de esporas en un contexto de modales orgánicos incipiente. Léase: laboreo proporcionado,  cuidado de la vida macro y micro-orgánica, abonados, humificación continua, siembra cercana y superposición de cultivos, rotaciones, cultivos mixtos y otras conductas destinadas a generar con más tino y de forma integrada materia orgánica y agregados que sujeten la humedad en los primeros veinticinco cms de tierra.

Ratifico, según ligo  la solución, esta idea de ir  plantando intercaladas en los próximos días  las solanáceas, (no arrancar las plantas de guisantes) y esperar el contagio a través del contacto de las raíces o animales. La tierra a estas alturas del año  va tomando  la temperatura apropiada para trasplantar.  En todo caso, cuando las primeras plantas hospederas se fueran agostando (si tuviera éxito la simbiosis), podría ser viable cosechar esporas sacando las raíces, para después procesarlas y  convertirlas en un nuevo soporte que se pueda guardar, o sencillamente segar las plantas y dejarlas en el terreno.

IMG_20170422_111508690

Es habitual  en este procedimiento mezclar el polvo con el agua que se utiliza para regar si está libre de cloro o, en su defecto, agua destilada o de lluvia.  Una vez aplicado el jugo al pie de las plantas he abierto el sistema de riego para facilitar el proceso.

 

IMG_20170422_111209385

No debiera perder de vista el sembrador curtido este proceder mutualista de algunos organismos que tan importante papel desempeña  en el ecosistema de las huertas. Para los más no son más que monsergas.

Queda pendiente ilustrarse y  forjarse un criterio sobre las condiciones en que mejor se desarrollan estos conspicuos organismos -que tanto darán que hablar por estos pagos- y sus ciclos… temperaturas, estaciones más propicias para su activación. Estoy medianamente convencido de los resultados, pero tampoco será un drama si en el próximo semestre no hay evidencias de su propagación, porque nunca se parte del absoluto cero.

Completados, grosso modo, los trabajos  de diseño  y organización del huerto es probable que, abundando en estas resoluciones orgánicas, pueda dedicar algunos ratos a capturar los microorganismos con  más presencia en el entorno y conocer, siquiera de forma genérica, aquellos que más van a dar la cara.

IMG_20170426_122937069

Es este huerto hirsuto cada día un poco más amable y comestible.  Todo suma: una pequeña acumulación de hojas, un brote descartado, los meteoros… (El viento también cultiva). Para su buena marcha de los cultivos debe seguir el hortelano el mismo protocolo sobre y bajo tierra aunque las velocidades sean bien distintas.   La memoria de un huerto habita en el suelo.

Salud

micorriza

Algunas referencias:

http://www.monografias.com/trabajos-pdf2/tipos-micorrizas/tipos-micorrizas.pdf

rjb.revistas.csic.es/index.php/rjb/article/download/334/328

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

INCENTIDUBRES y QUEBRANTOS.

Una cosa es la información,  el saber que ha helado y mucho, …  y otra muy distinta llegar al huerto  y  ver el daño que el hielo ha hecho. 

                        Encarnación en El Huerto 2.0

Intercambio argumentos y comento situaciones con algunos vecinos de la red que trabajan en muy distintos lugares de la Península y en otros países del Subcontinente Americano. 
Queremos plantar de todo, tener de todo. Anhelamos adelantarnos cada año unos días a las diembras y cosechas del año anterior. Nos confabulamos con el cambio climático para cultivar sandias donde, hasta hace bien poco, era impensable.  Nos ponemos con los semilleros para los cultivos de invierno al terminar de colocar los plantones del verano. Plantamos árboles como mandan los cánones. Hay hortelanos que tienen la posibilidad de cultivar en varios lugares a la vez, incluso, con climas bien distintos y es una buena oportunidad para tomar perspectiva.

Comento en algún hilo que siempre hay que mirar por el rabillo del ojo  a lo que hacen los demás en el campo. La tradicion. Pero no hay que perder de vista la hoja de ruta de la tecnología, las certezas de la ciencia agronómica o las experiencias contrastadas en proyectos concretos  y según escuelas.

Los semilleros sembrados en la montaña pueden viajar sin problemas a la meseta y colocarse por ejemplo en un huerto urbano, escolar… Hay huertas  familiares o de autoconsumo en Siberia y en el Sáhara produciendo más y mejor.

Foto: Bengt Andven. En algun lugar de Noruega

Por lo demás, es muy interesante conocer lo que le ocurre a una hortaliza de invierno cuando se suceden los días de temperaturas bajo cero y el suelo está congelado en sus cinco o diez primeros cms y  otros muchos no se superan los ocho. No puedes ni clavar una azadilla. Hielo sobre hielo.

 Se siembran frutales conociendo los riesgos y en la idea, por supuesto, de  que si cuajan se van a obtener unos frutos sin parangón.El hortelano aprende a cogerle el punto a las hortalizas con el tiempo y asume los retos y las pruebas más sugerentes con estas o con los árboles. Siempre hay incidentes, situaciones que se llevan por delante el trabajo y las espectativas de todo un año, o varios.

Es horticultura de montaña, mesetaria. Una buena escuela.
Sabemos que con acolchados, mantas térmicas, invernaderos, etc,  se puede regatear  a la naturaleza, pero en un descuido te “trinca” y se lleva por delante alimentos e ilusiones.

Estos días se lamenta la artífice de El Huerto 2.0  de los estragos de una helada    -no por previsible menos dolorosa- que ha quemado casi toda la flor de los frutales, brotes; las imágenes son sangrantes pero no va a dejar de cultivar su huerta.  Dollus de fatiga, afliccion, trabajo.

Legumbre en Lahuertadelosrobles.

 Témporas y cabañuelas, calendarios zaragozanos, paseos al Santo. A cada uno le gusta su método de predicción metereológica y se fía y lo observa porque se ha hecho siempre.  

Siempre desde el respeto mas sincero me resulta pintoresco, pero no menos descriptivo, entiendo, valerse de referencias religiosas y litúrgicas, astronomicas, mágicas o sobrenaturales para facilitar cálculos o el día de una siembra. 

Otros agricultores humildes  observan los indicios y señales de la naturaleza en su entorno. Los hay más perspicaces, pacientes y seguro que un puñado con más suerte o buen tino. 

Debe saber el hortelano dónde cultiva, los tempos de su entorno, el paso de los vientos dominantes, estar  al tanto de los ciclos circadianos para afinar en los márgenes  de error. Pero sobretodo, en los tiempos modernos, echarle un ojo al último tramo del telediario.

No debiéramos minusvalorar a los hortelanos que siembran y cultivan observando poco más que el suelo de los bancales, cuando disponen de  unos ratos y obtienen respetables cosechas.
Pero incluso a pesar de disponer de una prestigiosa agencia metereológica que nos ofrece con bastante exactitud tendencias, imágenes por satélite, estadísticas, datos y predicciones suficientemente fiables con una semana de antelación, es muy complicado eludir los daños de una tormenta o un frente frío.

Me temo que todas las herramientas nos valen.

Seguimos cometiendo errores, (hablamos poco de ellos) pero lo fundamental siempre es que siempre habrá imponderables.

No puedo por menos que apoyar a Encarnación  comentando estás incidencias y recordardo que  en algunas zonas el huerto vive por la tenacidad de sus operadores, y a pesar de las observaciones  de los gurús o los dioses del ramo.

El hortelano pasa el duelo (dollus: aflicción, pero fatiga, trabajo) en la idea de que el azar o la ley de la naturaleza pueden volver a liarla, sin compasión, pero fortalecido y otorgando a la fatalidad…a los destrozos la importancia justa y  relativa que sólo enseñan las sucesivas campañas en el tajo.

Salud.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

PRELUDIO.

 “Sólo hay dos cosas que el dinero no puede comprar: el verdadero amor, y los tomates cultivados en casa.” .

                                  Un hortelano.

No voy a perdonar, siempre que atienda un huerto, la oportunidad de solazarme con alguna planta ornamental, pero tampoco la ocasión de deleitarme cuidando de aromáticas y condimentarias. 

A la espera de que se asiente el tiempo y temple el suelo para sembrar, saco los plantones a que les de un poco el aire y se vayan endureciendo, a la intemperie.

Las acelgas arco iris  de segundo año se espigan pero aún pueden aprovecharse algunas hojas.

 La borrasca, nada infrecuente en estas fechas, no va ser un problema para las arvejas que quieren empezar a florecer…

…ni para las lechugas que en cuatro días alguna se podrá cosechar.

Los rabanitos sembrados apenas hace veinticinco días en una tierra francamente propicia para las plantas de raíz pueden ir pasando a la endalada. Se escarba un poco al pié del tallo antes de tirar. El tamaño de las hojas no es siempre directamente proporcional al tamaño del rabanito.

Voy repasando los chupetes de las gomas de riego para compensar el flujo, abriendo nuevos puntos de goteo, colocando un trozo de rafia para dar sombra al hortelano, repicando y entresacado los brotes de girasol, replanteando las tablas, (todas disponibles ya), para tomates, pimientos y berenjenas. Mas pepinos y otras cucurbitáceas, en las verjas. 

Salud.

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

DE PANES Y LETRAS.

Tenía estos días la firme convicción de afear todo lo que fuera posible la decisión política  de acabar con la literatura en el bachillerato, resolviendo cada una de las apariciones de este agronauta en las redes sociales de forma manifiesta y descaradamente  pedante, quería revelarme y citar, por ejemplo, a Lupercio Leonardo de Argensola a cuento de una nueva variedad de solanáceas o a Stasiuk   -tan poco propenso a contar sucesos- en tanto me interesaba por las previsiones meteorológicas; al menos por manifestar dudas severas  respecto a que se deba erradicar,  y con tan afinando tino, la tradición escrita y a sus protagonistas de los planes de estudio, en esas fases de formación de los ciudadanos tan importantes. Siempre pierde la lectura.
 No sé si se entendiera unos días después.

Pero los tiempos cambian y no se debería sacralizar este mundo de las letras olvidando otros que andan también en el disparadero.

Recuerda  Eduardo Mendoza la mañana en que recoge el premio Cervantes que “la vanidad es una forma de llegar a necio dando un rodeo.”
Corre el agronauta peligro de ser siempre el protagonista de esta gaceta sin conocer a ciencia cierta si lo pretende. Valen más las cosas que pasan en este cultivar.

De modo que voy a deslindarme un tanto (y escribir con brevedad) para dar cuenta de un gesto cotidiano, lo necesario para comentar que tengo pan para unos días; un ‘pan negro”, con una tercera parte de harina  de espelta y una cucharada de azúcar de caña, para más señas.

Ahora solo faltan los tomates…

Habrá que esperar y hornear algún que otro pan antes de poder cruzar harinas cocidas y hortaliza en un plato, con sal y un chorrito de aceite.

Ya quisiera yo hacer buenos panes o intuir un suspiro de la sintaxis limpia que Eduardo Mendoza aprendió de Cervantes…

Salud.

Publicado en BREVES, Bueno para comer., Uncategorized | Deja un comentario

TAN CAMPANTE.

Van por delante estas fotos de algunos momentos en el huerto y la mención  de otras tantas plantas que están tomando algún protagonismo ya, con casi todo por hacer y antes de mostrar planos generales.

No sólo con verde se construye el huerto. Mas que sucesos azarosos,  estos repartos  premeditados de siembras, estrategias de riego, planificación de  tablas o la intermediación incipiente de los colores y los aromas  podrían animar en breve este ministerio hortelano en el que me desenvuelvo.

Parece que, como estratega indolente, llegaré a poner las bases de un espacio para cultivar. He puesto en marcha el huerto de Los Molinos en un lapso de tiempo más que aceptable.

IMG_20170417_190814

Las condiciones previas del terreno han sido favorables y he logrado acomodar casi toda la impedimenta. Bidones y otros cacharros para el agua y los sustratos, quince metros de verja en módulos, herramienta de diversos palos, mangueras del sistema de riego y dos cajones de piezas y utensilios varios; cuatro brazadas de cañas, hierros, estacas y madera para alzar los bancales o los elementos  para instalar una estructura donde protegerse del sol…

Las pipas negras de girasol  cayeron de tres en tres a lo largo de la linde con el huerto vecino y apenas en una semana  empujan rompiendo la superficie endurecida de la tierra;  un riego a tiempo facilita sobre manera este proceso.
Desde hace unos días vienen brotando algunas plantas que no he podido dejar de poner en cuanto los primeros replanteos lo han permitido. Ya están dispuestas las semillas de maíz rojo, amarillo rosetero y negro de los indios Hopi para recuperar simiente, entre otras cosas. El verano pasado comencé a plantearme la posibilidad de embotar maíz a sabiendas de que estos granos son poco agradecidos para la conseva, esencialmente  por el bajo nivel de acidez, pero también por los costes del proceso.

IMG_20170412_115842499

Rábanos y rabanitos, bulbos ornamentales, orégano,  un pie de consuelda y medio contenedor de cuarto litro con unos hilos apretados de manzanilla dulce toman la iniciativa.

La semana que viene podré  a cosechar alguna lechuga negra o aceitosa. Están bien agarradas las cebollas babosas en los bordes de los bancales más grandes y tienen buen tono las jóvenes plantas de arvejas fuera ya, me temo, de su periodo más benigno de crecimiento; lo más probable es que no lleguen a dar vainas si continúan estás temperaturas casi veraniegas, pero tengo confianza de que con la ayuda de unos tutores puedan formar pantalla para dar sombra a tomates y berenjenas hasta que arraiguen, cojan fuerza y se adapten al emplazamiento donde completarán su ciclo.
  Las leguminosas pueden ir haciendo otras tareas en el suelo. En unos dias podré incorporar una disolución con el inoculo del hongo que junto a las raíces dan formas  a esa simbiosis milenaria llamada micorriza. Los guisantes son excelentes hospederos para la proliferación de los hongos y más adelante, a partir de las raíces  infestadas, pueden recuperase otras tandas de microorganismos.

Tajetes, capuchinas enanas -cedidas por un vecino- pero también aromáticas como un pie de hierba luisa  o la planta del curri  (Helichrysum italicum) No confundir con el árbol del que se extrae la especia) o un pie de tomillo salsero, silvestre.

Las patatas azules guardadas en una caja de zapatos para reproducir echaron brotes muy largos desde primeros de año  y, tras poner bajo tierra in extremis unas pocas, las menos desatadas, solo han aparecido tres hermosas plantas. A duras penas podría reproducir está vistosa, aunque poco productiva, solanácea.

No hay rastro de adventicias y en unos días se puede hacer una primera labor de aporcado sobre estas patateras solitarias.

He preparado un bidón de cien litros para hacer purín de estiércol; en unos días puedo empezar a repartir el caldo sobre la paja de cobertura. Tengo para mi  que va a ser  éste el procedimiento de fertilización preferente, sin perjuicio de darle a las plantas  algún  riego con diatomea u otros caldos, si detectara alguna carencia.

Ha quedado montado el sistema de riego, a falta de apretar algunos codos y testar el programador….  Qué ingratas son las tareas de fontanería -u otras- si  no se dispone en el momento  de todas las piezas y  la herramienta necesarias.   Rebuscando en los  desarreglados cajones entre juntas, entronques, llaves, manguitos, reducciones, mordazas, racores de distintas medidas, goteros compensados o regulables,  llaves de paso…y otras cosas inútiles, que se guardan durante años por si acaso, he completado el circuito básico con tubo de veinticinco y las derivaciones de dieciocho, con llave de paso individual, como es costumbre- en la cabecera de cada bancal. Habrá tiempo de intercambiar goteros y hacer las correcciones necesarias para que el agua llegue a todas las plantas.

No van a ser pocos los problemas derivados de un suelo poco estructurado, donde el complejo húmico-arcilloso es menos que incipiente.  El viento y el sol endurecen muy rápidamente las zonas del terreno sin cobertura de paja y cualquier resquicio entre las tablas que sujetan el bancal  permite que se vierta a los pasillos este aluvión, arrastrado por el agua, en el que hay que cultivar.   

Siempre es posible intervenir para mejorar esta situación que vengo describiendo. Espero poder trasladar al huerto en dos o tres semanas,  si las predicciones meteorológicas son favorables,  los plantones de tomate y demás especies hortícolas  de verano. 

Planta joven de tomate pera de Girona

Alficoz, calabacín redondominimelancia y kiwano…  tendrán que pasar el verano vegetando a costa de la valla perimetral.

Plantones de clavel chino gigante.

Soy más que optimista y continuo, (atendiendo al manco que  exhortaba a confiar en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades) en trámites con la tierra, tan campante.

Siempre salud.

Fotos: lahuertadelosrobles. 

 

 

 

 

Publicado en El comienzo, HUERTO DE LOS MOLINOS | Deja un comentario

UN GUSANO GORDO. IPOMEAS BATATA

Continúo plantando  algunas hortalizas que toleran de forma meridiana las temperaturas alternantes de este inicio de primavera. Esta vez una de las distintas plantas elevadas a los altares de las hortalizas milagro.

Plantón en lahuertadelosrobles

En efecto nutricionistas, herboristas  de pro indican que la batata es una hortaliza con “propiedades funcionales” y milagrosas, de modo y manera que contiene compuestos y principios activos de vital importancia para prevenir y curar enfermedades, como otras cuantas docenas de hortalizas, pongamos por caso.

Arduo trabajo  éste, el  del consumidor aplicado y sensibilizado,  de atender a las excelencias de todas y cada una de  plantas y alimentos imprescindibles en la mesa para cada uno de los sistemas y órganos corpóreos.

El  factor primario para la prevención de las dolencias y de la salud humanas es comer; es interesante, a la postre, comer bien. Si además, comer tres veces al día batata redunda en la deflación de las inflamaciones prostáticas, tanto mejor.

Foto: lahuertadelosrobles

La batata y sus cultivares, junto con los tubérculos cumplen un papel esencial en sustento de la humanidad y representa en algunos países un alimento tan importante como el pan en Europa… el arroz en  Asía o  el camote y la patata del sub-continente americano.

Tengo la impresión de que en los últimos años no ha sido  frecuente en algunos mercados urbanos; más bien una rareza en algunos puestos de verdura, (desprestigiada, quizás, por ser cosa de pobres) en beneficio de otras hortalizas con más enjundia y también, cómo no, más funcionales.  Quiero deducir, no obstante, que no ha dejado de ser un referente en algunas comarcas españolas donde su cultivo en huertos familiares ha sido y es frecuente.

La batata representa, junto con otras convolvuláceas o la legumbre, una hortaliza saciante  y redentora en los difíciles años de la posguerra Española, cuando acceder a las verduras, la carne o el pan en no importa qué regiones  era una quimera ¡Cuántos boniatos y castañas se habrán asado en el rescoldo del hogar! ¡Cuántos homenajes  de barata dulce!…  Guardo el testimonio de mi madre, pero hay  otros  bien documentados. En Andalucía   era común cocinarla con unos palitos de canela  y azúcar.

He descubierto al intentar documentar esta entrada que en África se conoce como Cilera abana, esto es,  protector de los niños, incidiendo en el papel que cumple en el intento de erradicar del hambre.

Es paradójico, al mismo tiempo, que un engrosamiento de raíz tan humilde y de tan bajo coste de producción pueda alcanzar, hoy por hoy, precios tan sensibles para los bolsillos en algunas épocas del año  y para el común de los consumidores; su cultivo es, por otro lado, proverbialmente sencillo. El boniato no ha sido ajeno, es de suponer,  a los manejos de la agroindustria.

En los comercios del ramo es más frecuente la batata de California, normalmente de mayor tamaño, de aspecto rugoso, acostillado, pero de carne manifiestamente más dura y basta, menos aromática y de inferior gusto.

Los ejemplares que tan liberalmente me cediera el Huerto 2.0,  plantados en tierras abulenses y después de alguna peripecia de tipo logístico,  fueron presa de alguna bacteria, nematodos u otros accidentes desencadenados por las prisas, la tosquedad del hortelano (que no conocía, o no supo ver bien, qué ni cómo los maltrataban) o la siembra directa temprana quizás, de modo que hubo que intentar de nuevo su cultivo a partir de unas piezas procedentes de unos productores insulares.

La batatera es una planta que no solía presentar problemas fitosanitarios, sin embargo en los  últimos años las plagas introducidas en la península desde los  años setenta, y que afectan a las hortícolas más comunes, han infestado también este cultivo por lo que no será raro encontrar pulgones en los tallos tiernos o  la mosca que trasmite algunos virus…

Me interesa sobre manera, cuando pretendo conocer una planta para cultivarla -por delante de anécdotas o curiosidades- toda la información que pueda recabar referida a las tareas culturales, a lo que hacen los horticultores para llevar a buen fin todo su ciclo vegetativo y poder cosecharla y consumirla.   En Lanzarote, por ejemplo, se suele hacer la labor a mano. Se realizan hoyos de 50 cm de largo,  30 cms de ancho y 50 de fondo, donde se colocan unos puñados de estiércol o compost y se tapa con tierra hasta formar un pequeño caballón; en éstos  se colocará un esqueje de batata  largo sin arraigar acodado.  Para proteger el cultivo de los vientos dominantes suelen los hortelanos establecer bandas de cereales. Una técnica de bordura que asumiría cualquier permacultor  u hortelano que trabaje en eco.

Aunque la batatera aguanta bien la escasez de agua, dosificarla con tino  es fundamental porque puede duplicar el rendimiento de la planta. Al final del ciclo, cerca ya de la cosecha, es muy recomendable retirar el riego para evitar que la calidad de las raíces pueda verse afectada con la aparición de pudriciones y una mayor presencia de fibra.

Estas plantas gustan de la materia orgánica aun estando fresca. Es un cultivo anual  que tiende a echar largas ramas y deben cortarse, en beneficio de los grandes nódulos. Este falso tubérculo, tan dulce y aromático como  poco exigente,  puede ser toda una conquista en este terreno de la Cañada de los Molinos -en principio poco preparado- en el que se reconfigura la huerta familiar. No parece que vaya a ser un problema asociarla, en esta ocasión, con los tomates.

Sólo poniendo la batata en el terreno con buena industria podrá confirmar su rusticidad de rendimiento.

 Batatatera en el Jable de Lanzarote. Foto: Agrolanzarote.

 

Durante este lapso invernal he mimado la progresión de dos batatas, atesoradas durante algunos meses en una caja de zapatos. En un recipiente trasparente, con unos puñados de compost he podido examinar la aparición de las raíces o fiscalizar el avance de unos brotes, que  se estiraban  hacia un verde bermejo muy  llamativo.

La batata dulce, conservada en condiciones apropiadas, tiene una larga post-cosecha y soluciona muchas cenas con poco más que un golpe de horno, endulza y suaviza alguna crema o ennoblece algún postre.  Voy a continuar  poniendo esta comida de pobres en el lugar que le corresponde, entre las preferencias de las bocas más cercanas, acaso  porque no siembro apenas patatas, pero sobre todo por su excelente sabor. Debería recordar hacer alguna cata con las hojas más tiernas, un tanto suculentas , escaldadas, como se hace con espinacas o acelgas

Procuro averiguar el  nombre del tipo o variedad de las plantas que empiezo a cultivar, pero no quiero aburrir a los lectores, ni equivocarme aventurando descripciones de las que no estoy seguro se ajusten a la realidad.  Lo que me interesa es comprobar en otoño que los frutos se puedan comer, estén tiernos y tengan ese color característico  que proporcionan los pigmentos anaranjados y rojos,  pero también las formas que caracterizan a este cultivar de carne muy fina, piel lisa y menos fibrosa que otras; tampoco tiene  arrugas o irregularidades importantes y se aprovechará mejor.

En la cabecera de un bancal anejo al de las  patatas azules he practicado un hoyo detrás de otro para después mezclar con la tierra extraída un cubo de compost y poder tapar, hasta casi en gollete, los dos plantones.

Acurela Rosa Prat.

Estos tubérculos necesitan suelos frescos y profundos. He colocado los dos ejemplares con brotes e incipientes raíces separados sesenta cms y rehundidos, procurando que las hojas no superen, por ahora, el nivel del suelo. En unas semanas  se pueden acabar de arropar o aporcar las plantas y evitar tener que levantar los caballones triangulares del cultivo convencional. Las hojas tiernas están más protegidas del viento seco de estos días en el fondo del alcorque, en tanto que se van arreglando con la intemperie. Las batatas van a vegetar en un suelo arenoso muy favorable.

No es, con seguridad , la forma canónica de sembrar la batata, pero quisiera asegurar la reproducción utilizando los métodos de otros tubérculos para en otras campañas atender con más experiencia la siembra por medio de esquejes. No me he atrevido a trocear estos falsos tubérculos  para conseguir más pies. Al  a fin y al  cabo van a permanecer bajo tierra un buen número de yemas u ojuelos de donde, necesariamente, surgirán las raíces susceptibles de engrosar.

No debería olvidar el despunte o la poda del ramaje más alto, cuando la planta se acerque al metro y medio de altitud, para evitar mermas en la tuberización.

Es ésta una opción más de diversificar los cultivos,  otra alternativa en las rotaciones a las liliáceas, y solanáceas, pero también en los acompañamientos.

Flores como un suspiro. Foto ros prt.

Seguiré dando cuenta de las evoluciones de este gusano gordo. Unos puñados de paja mantienen el suelo cercano más freso. Esprermos que no esté entre las preferencias alimenticias de las aves.

 

Algunas fuentes de interés.

http://www.agrolanzarote.com/actualidad/publicacion/que-beneficios-para-salud-tienen-batatas

http://www.cabildodelanzarote.com/areas/agricultura/tripticos/batatas.pdf

http://m.siembra.webnode.es/news/informacion-general-de-el-boniato/

http://eraseunblogrecetario.blogspot.com.es/2011/12/erase-un-boniato.html?m=1

http://historiacasasviejas.blogspot.com.es/2012/05/los-boniatos-de-la-postguerra-1.html

http://losfogonesdemimemoria.blogspot.com.es/2011/02/dulce-de-boniato.html

https://historiasypinturas.blogspot.com.es/2012/09/boniato-bonito.html

Fotos Rosa Prat.

 

Publicado en Los cultivos | Deja un comentario

 PLANTONES A CUCHARDAS. Breves.

Es improbable que llegue a tener la paciencia de la naturaleza.

 Estas semanas de ajetreo  a este editor de sucesos hortelanos no le queda mucho tiempo para generar contenidos virtuales que atrapen  al lector mas de tres minutos; andarán todos mas atentos a sus propias tribulaciones y a sus trasiegos veraniegos.
Algunas entradas andan aún en construcción e irán cayendo, como fruta madura, cuando acaben de ser pertinentes.

Planta joven de tomate negro de Crimea

En ocasiones una noticia, un gesto,  un cabreo, un acto premeditado, una palabra, serán suficientes para dar cuerpo  a una pequeña nota. Entiende para esto el que escribe  una discrera llamada de atención, no por breve menos reflexiva,  sobre este espacio y lo que ocurre en el entorno cuando mira, como es habitual. 

Es un formato  con el que está muy familiarizado por en trasteo en el Caralibro pero se encuentra en esta  gaceta de lahuertadelosrobles menos expuesto y disponge de  más y  mejores herramientas para editar. No parece que vaya a ser un prurito pasajero.

Podrán ofrecerse  a partir de ahora una perspectiva, un plano secuencia, un ordenamiento, una sensacion, una sorpresa, un recuerdo, lo que hace un vecino de la red, una dirección, el penúltimo acto de resistencia…

Unas cucharadas de caléndula

O, por ejemplo, un  gesto muy consciente de coger una cuchara vieja para hacer trasplantes, reorganizar planteles…separar plantas procurando no desarraigarlas en los traspasos. Los dedos no son suficientemente precisos para colocar unas briznas en los alvéolos y siempre se pueden tener  a mano unas pinzas. Pero además pueden  utilizarse otros adminiculos menores y caseros.

Valdrá un momento capturado por el terminal móvil.

Pimientos manzana.

Las plantas auxiliares y solanáceas, esta mañana, salen de los contenedores primeros  como  porciones  de un nutritivo pastel humico para colocarse en tiestos de cuarto litro individualizados; la progresión con luz es vertiginosa en este nuevo estadio.

Plantas del maloliente clavel chino gigante.

Tímidas minimelancias

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios