EL HUERTO SUCINTO.

Inauguro con esta entrada una serie -que empieza ya a ser tradicional llegadas estas fechas- dedicada al cultivo del tomate y otras hortalizas veraniegas. Un recorrido, cada temporada más lacónico que conciso, por las mudanzas vegetativas y el rendimiento de un puñado de plantas domesticadas.

Una sencilla organización basada siempre en los esfuerzos y resultados de otros años permite ajustar el tiempo que se le dedica al huerto y afinar en las podas, la sujeción de los ramajes, la retirada de las adventicias mas cercanas a los tallos, la vigilancia de los riegos o simplemente a demorarse en volver al huerto para disfrutar de los avances que muestran cada semana.

20160703_092742

Los racimos de tomate que cuajaron mirando al norte cuentan con menos piezas que los situados a pleno sol.

Sólo en un bancal  he vuelto a sembrar  tomates en dos filas apenas separadas setenta cms de modo que vuelve a ser muy complicado aclarar la maraña de ramas y hojas; hay, consecuentemente, caras menos accesibles al escrutinio del hortelano y su navaja.  Se libran muchos brotes innecesarios y en pocos días aparecen en ellos nuevas flores; tampoco es bueno que la planta cargue demasiados frutos.

Los demás bancales se han constituido con una sola línea de vegetales domesticados dotados de tallos fuertes  pero también  limpios de  hojas -cuando la variedad lo permite- de al menos  cuarenta cms desde las primeras ramas hasta la tierra. El acompañamiento se resuelve esta vez con los pies de pimiento o berenjenas,  éstas últimas apenas con cuatro hojas aún.

Queda sitio pata intercalar flores en una huerta sucinta que se recompone adaptándose, hoy por hoy, a pocos cultivos.

Calabacines redondos, cuatro cuerdas por las que trepan unos pepinos (por que ya saqué hace unos días las patatas azules) los restos de remolacha chata,  hortalizas que giran en torno al gazpacho y la fritada.

Me traigo a casa, para arrancar con la cosecha, los tomates que cogen en los bolsillos. Verde cebra y las piezas mas maduras de los racimos de Campari.20160702_125630

Los  pequeños pepinos que vengo recogiendo y unas hojillas de menta dan cuerpo y sabor casi cada noche a finísimas cremas frías.

Debidamente elevados sobre el nivel del suelo estos negros de Francia no tardarán en madurar. wp-image-2008022898jpg.jpeg

En un rincón apenas visible por el cañizo prosperan visiblemente tres pies de judión negro. Las lianas alcanzan ya los tres metros y se disponen a caer de nuevo hasta el suelo.Hortelano de poca fe el que les habla que no ha podido sospechar  los beneficios del rigor veraniego de la meseta  sobre el ayocote.  Apenas esperaba alguna flor con fines ornamentales pero hay que esperar al otoño para confirmar si cuajan las vainas.

20160703_092759

Casi inaccesibles están las matas bajas de la variedad amarilla. Entre sol y sombra, escudriñando, una buena mañana aparecen buenas cargas de estuches alargados llenos de semillas que pronto tornarán negras.

wp-image-1292930458jpg.jpeg

Echo de menos en estos sembradíos urbanos el olor de la oscuridad serrana.

Salud

Publicado en La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

SOLO COSER Y PODAR.

Al pleno sol castellano la luz se refleja en el suelo ceniciento y seco y pone en evidencia las características aún poco favorables de la tierra. Hay algún tramo muy mejorado y empieza a estar más suelto y graso. La siembra de ajos, cebollas  y leguminosas de este invierno resultará sin duda providencial para la formación de un suelo más fértil.

Echo de menos el frescor subterráneo.  Sólo cabe la posibilidad de escucharse haciendo cosas , confiar en las posibilidades del huerto, porque forman parte de esta vida como tal…

Soy más proclive a trabajar en el equilibrio del  suelo que en la cara  incorporación de  aditamentos alimenticios. Unos puñados de humus o estiércol al pié de cada planta durante la floración pueden ser más que suficientes si se hace bien el trabajo de abonado en invierno, algunos botes de purín…

2016-06-11 11.55.47

Este de la foto superior es un buen plantón de tomate negro trifele. Una planta hermosa por su rareza, por el porte robusto…, por la forma de las hojas; aún aguanta tersa y estirada los treinta grados de estas primeras semanas de primavera. Creo que debería decir ahora aquello de que ese aspecto se debe (las ganas que tenía de decir esto…) a un gen recesivo. Sin saber muy bien lo que significa este enredo genético de alelos y monocigóticos recuerdo otros empeños, no por olvidados o secretos menos evidentes como en el caso del tomaquet malacara de penjar, una variedad antigua, de planta trunfera (así llaman en algunas regiones peninsulares a la planta de la patata) resistente al frío y que puede llegar a los dos metros de altura. Todos estos aspectos parecen poco relevantes, me temo, para el lucimiento en las redes sociales, pero permiten disponer de tomates bien terminada la temporada. Alguna vez me han preguntado cómo es que tengo albaricoques en octubre. Si llega a buen fin habrá que completar la ficha preceptiva.

image

Foto: hortapobla. Malacara.

Las matas de tomate de la Sierra de Béjar están en vías de fructificar y parece que son las mejor adaptadas a este entorno, limpias y vigorosas.

2016-06-11 11.56.18

En la zonas perimetrales ha cuajado un apaño de calabacín redondo con cebollas, que prosperan a la sombra de estos parasoles naturales. Apenas intervengo para tirar de algún cenizo o escarbar entre las hojas en busca de la sprimeras flores. No va a faltar pepino, alficoz ni dos matas de calabaza gigante, creo.
2016-06-11 11.56.51

La solanera de junio es implacable y transforma el suelo húmedo de hace unos días en puro adobe. Apenas puedo clavar la pala en las zonas que no se han trabajado  y cuesta encontrar dónde sacar tierra para sellar la compostera.

2016-06-11 11.56.35

Este año no habrá, sosegados lectores -como creo que había adelantado- apenas plantas  formando altas galerías. Parece mucho más cómodo  emparejar los tomates con pimientos o berenjenas blancas de porte, estas últimas, mucho más bajo y que además pueden proporcionarán sombra a la tierra donde se asientan las primeras. Algo menos agotadoras serán las labores de limpieza de juncias u otras adventicias.  Tomates en espaldera hasta que se  terminen los soportes.

Comienza a erigirse de  nuevo el armazón de cañas al mismo tiempo que se van haciendo las primeras podas.  Solo coser y podar, por ahora.  Con la misma navaja que se van retirando  algunos tallos axilares y ramas bajas  de las tomateras o se saca punta a las cañas se cortan los trozos de cabo que sujetan los tramos.

20160611_115706 (1)Terminan de abrir las umbelas de las zanahorias arco iris  y a casi dos metros de altura las rojas. Es imposible evitar el estrés ambiental que sufren algunos cultivos y las plantas, que se ven en las últimas tienden a semillar. El suelo compactado acelera el ciclo vegetativo de la planta y las raíces se ponen duras como estacas en muy poco tiempo.  He dejado suficientes para semillas, pero no estoy muy seguro de que sea lo más acertado.

20160611_115751.

Lo mismo ha ocurrido con las remolachas, aunque algo voy sacando.

 

A la vera de este ejemplar espontáneo de girasol gigante de Aragón aparecido al final del invierno he sembrado un puñado de pipas. Dejémosle en paz  que va solito.

2016-06-11 11.56.55

No dispongo de herramientas para captar algunos sucesos de la huerta. Los tricomas del tomate, por ejemplo,  van capturando los insectos más menudos desde el  tallo hasta las hojas. La tuta absoluta es otro cantar.  Las polillas brotan de la tierra o de la misma compostera. La única posibilidad de reducir la incidencia de la plaga en este entorno tan desequilibrado va en la línea de los tratamientos locales que tienden a repeler y ahuyentar.

Creo que han germinado satisfactoriamente algunas semillas de sandía de pulpa amarilla pero no tengo claro que vayan a tener espacio sin el esfuerzo que requiere despejar de cañizo y cardos  algún otro tramo del huerto.
image

Hay ya puestas algunas matas de tomate gordo de Cuenca en el bancal y voy completando con pimiento del Bierzo, pero además  queda por insertar algunas cebollas rojas.

image

Las plantas con cepellón grande apenas notan el cambio a.

Va siendo hora de plantarse y cerrar ya la siembra de hortalizas. No habrá muchas más plantas en el huerto hasta el otoño.

 

Salud.

 

Publicado en Los cultivos, Uncategorized | 3 comentarios

AJOS DE LECHE.

Es ajo es uno de esos placeres elementales.  Tome cuenta el lector que la cocina del ajo en España es inabarcable. Es, junto al perejil, el aderezo base de buena parte de los guisos peninsulares y, si se tiene oportunidad y entorno propicio, no se deben olvidar a la hora de planificar las siembrar. Como diría mi abuela “no dan guerra, la verdad”.
De aroma siempre amable alliun sativum es esencial, como el pan o el aceite, en la liturgia culinaria de las gentes sencillas.

No se terminan las labores culturales del ajo cuando se cosechan.  Una vez desenterrados hay que limpiar los restos de tierra y retirar la primera camisa del bulbo para que vaya secándose a cubierto y  pueda mantenerse sin germinar el mayor tiempo que sea posible. Atados y colgados aguantan al  menos tres meses.
Nunca cuantifico el rendimiento económico de las hortalizas pero si hay alguna especialmente  relevante, por su conservación tras la cosecha,  es el ajo. Aun así cinco o seis kilos de ajos…

La estructura del terreno que trabajo,  manifiestamente arcillosa y  la incidencia de la roya han influido de forma evidente en el desarrollo del cultivo, pero el calibre que han alcanzado satisface con creces las necesidades, pero sobretodo los gustos, de este hortelano novato.

Prefiero siempre los dientes de ajo de pequeño tamaño. Creo que son más finos al paladar, más aromáticos, aunque claro está no muy preciados en la cocina rápida de poco pelar.

Hay que ir despejando, no obstante, las dos tablas para algunos plantones de tomate…

Los ajos de siembra, en convencional, costaron  cuatro euros y medio el kilo. En otoño puse dos kilos en la tierra y se han transformado en poco menos de seis meses en dos buenos cestos colmados. No está nada mal para un cultivo de secano.  1:6 es un buen desarrollo, pero lo fundamental es que puedo disponer de ajos para casi todo el año si se conservan de forma apropiada y no germinan.

Hay quien guarda los ajos en la nevera y es habitual en la industria agroalimentaria conservarlos en cámaras para evitar que broten.  Una vez secos me vale un lugar fresco, ventilado y  ambiente no muy seco.
Me regañan los vecinos porque, al parecer, me precipito al sacarlos de la tierra sin haber dejado que se sequen bien los tallos. Si es que no hacen carrera de este hortelano inexperto…

-Pero si hasta San Juan no se cosechan…Aún pueden engordar…
-Pero no le quites las raíces, que se conservan mejor…

Allá cada cual con su saber convencional, como diría el maestro Vázquez Montalban.  Si son de ciclo corto habrá que cosecharlos pronto, ¿no?. Voy a procurar que  se curen bien.

image

image

image

 
Tienen estos ajos de leche camisas gruesas aún cabezas que se abren si se cortan los tallos, en cuanto van secando.

Una de las tareas para el próximo otoño es intentar conseguir ajo rojo de diente alargado.  Ajo autóctono que  al parecer aguanta mucho tras la cosecha y no se deshidrata con facilidad. Un decir porque las condiciones ambientales -de temperatura y contaminación- tampoco son las más propicias para alargar la vida poscosecha de cualquier fruto en ambientes urbanos.

Me cuentan que gran parte de los agricultores en extensivo han sucumbido al ajo chino, más grande, precoz y atractivo en su comercialización, pero no hay que dejar de indagar ni ensayar.
Voy a abordar un ajoblanco… Salud.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 3 comentarios

AL TOMATE DESCONOCIDO.

 
En ocasiones surgen de forma espontánea entre sustratos, contenedores y terrones algunas plantas de tomate malandrinas. Que si se sacude uno las últimas semillas de las manos, que si vuelan o se vierten de algún sobre… Aguantan varios meses agazapadas, latentes y encuentran entre las ornamentales y los plantones de invierno, a cubierto,   las condiciones para desarrollarse al margen del cuidado y la atención del hortelano. El mejor semillero es el olvidarse de que hay que hacerlo.

Un día comienzan a ser viables, de modo que  se van trasplantando sucesivamente a contenedores más grandes hasta que exhiben toda su lozanía, cargadas de flores a mediados de mayo. Plantones espléndidos, adelantados a su tiempo. Hoy toca trasplantar algunos ejemplares “macetarios”de tomate.

20160521_111943

Un tomate desconocido, por tanto, que sobrevive, que tolera el trasplante más que aceptablemente y que es muy probable que produzca bayas antes de lo habitual. Precocidad imprevista y sin premeditación.  Son esta vez tres plantas que pongo un poco apartadas en el huerto, lejos de las galerías acostumbradas para este año.  Sin saber la identidad de la variedad podemos jugar a vislumbrar por el tipo de hoja, el color del tallo  o su vigor cómo va a fructificar.

20160521_112040

Va siendo hora ya de ir arrancando algunas hileras de habas. Los ajos ya poco van a hacer en la tierra y se sacan para exponerlos al sol de mayo. Va haciendo falta también espacio para colocar en un par de semanas las siguientes promociones de tomates, berenjenas y pimientos.

20160521_111752

Este año voy a establecer una siembra escalonada en función de los tamaños que alcanzan las plantas y atendiendo a las asociaciones más o menos canónicas. Es preciso buscar la mayor incidencia del sol en las plantas y que la luz pueda repartirse más horas sin hacerse sombra unas a otras.

20160521_111725 (1)

Para cada bancal una primera línea trasera con referencia al paso del sol de tomate de porte indeterminado y delante otra calle con pies de pimientos y berenjenas o cebollas intercaladas… No me acaba de convencer la siembra más intensiva en hileras separadas apenas por medio metro. El año pasado las plantas que recibía menos luz a la sombra de otras hermanas fueron mucho menos productivas.  Es más difícil acceder a las plantas, los goteros quedan abandonados a su suerte y la maraña de ramas, hojas y tutores, a la postre, dificulta el trabajo. Mucho forraje y poca carne roja y verde.  Pensemos pues mejor en pies más exentos, separados y al pie otras solanáceas o plantas auxiliares, aliáceas.

Algunos bancales pueden organizarse a la inversa y que las matas que llegan a dos metros de altura cobijen lechugas de verano o plantas de hoja.  El sol implacable en Castilla no perdona una mala gestión de los cultivos en pleno verano. La huerta representa una buena ocasión para jugar con los espacios disímiles.

Por el momento voy a remover la mitad del bancal donde estaban las habas pero manteniendo algunos pies, buscando que éstos den sombra a las plantas un poco tiernas de tomate lágrimas de oro. En cuanto se adapten salen por pies estas pantallas vegetales y se instalan otras especies.  Apenas es necesario hincar un poco la orca y levantar el bocado. No está la tierra hecha adobe como la temporada pasada.

20160521_111741

Refiere algún experto bien informado que se manejan al menos treinta mil variedades de tomate en todo el mundo.   Es quizás la planta hortícola más popular y una de las que más y mejor se ha comercializado.

Ese año se han perdido en lahuertadelosrobles una decena de planteles y no parece que vaya a repetir con muchos tipos respecto al año pasado.
¡Cuántos tomates ignorados y desconocidos en todo el planeta! En los patios traseros, el valles recónditos, en los laboratorios de las facultades del ramo o en las granjas de Sudamérica, en la aldea centroeuropea, en las comunidades alpinas,  en las colecciones de los más obcecados por un color…

De modo que no voy a repudiar ninguno que llegue de pura casta, los inmaculados,  pero tampoco   los espontáneos  que puedan venir de los más que probables cruces, condenados a no llegar  ningún sitio y que  se generan en esta confabulación hortelana de principios de siglo.

Ha florecido el sauco del vecino ;voy a pedirle unos capítulos para hacer un poco de vino….Salud.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 2 comentarios

HUERTAS COMO LIBROS.

He pasado toda la mañana solo en la huerta. Por fin un día para madrugarla y observar todos los rincones, el estado de los cultivos, la disponibilidad de terreno para los nuevos inquilinos, pero también para adelantar algunos trabajos ineludibles como la limpieza de goteros y hacer inventario de tubo, cañas,  modificar una acometida, liquidar una compostera…

20160501_114056

He ido retirando escarolas que se van espigando.  Las lechugas aguantan bien y se van llenando de hojas tiernas escalonadamente. Las espinacas también se alzan con los picos de calor y hay que terminar de aprovecharlas.

20160501_114626_opt.jpg

Plantas de tomate de Béjar.

Los primeros trasplantes de solanáceas suponen siempre cierto riesgo. En  estos días primaverales la fuerza del agua de una tormenta puede  llegar a segar los plantones tiernos. La brusca subida de temperaturas quema las hojas aún tiernas. Una bajada del termómetro por debajo de cinco grados corta radicalmente el ciclo vegetativo de las plantas…  Esta fase en que se ponen los plantones en la tierra siempre es turbadora. Hay una emoción inaugural en el empeño del hortelano por afinar en los replanteos, en repartir nuevas variedades de aromáticas, en retocar las distancias canónicas entre plantas o estimar las necesidades hídricas a la hora de colocar los tubos de riego…  Arquitectura efímera de cañas,  aromas  y ramajes.

Van primero los tomates pata negra de Béjar, la principal apuesta tomatera de este año por en número de pies. Hay sitio despejado por ahora para  colocar una decena de plantas de tomate gordo de Cuenca de buen tamaño.

Prefiero insistir ahora en el  abonado  repartiendo y envolviendo con la tierra el compost más curado para que  al menos en esta etapa inicial haya nitrógeno disponible.  Como ya es tradicional  entierro los plantones hasta el segundo nivel de inserción de hojas.  Un tercio del tallo al menos.

En estas condiciones están menos expuestos al viento hasta que se fortalezcan y puedan atarse al tutor; es más improbable también  que se deshidraten.

Llevo al huerto esta primera tanda de tomateras cuando llegan a un tamaño -en mi opinión, óptimo- de al menos veinte o veinticinco cms,  adquieren  un verde luminoso, un tallo ligeramente troncocónico  de color azulado donde proliferan los  tricomas.

20160501_192649

Tomates malacara aún en el cobertizo

Ya tengo preparados dos pequeños barriles de caldos y  purines verdes. La semana que viene abordaré un ensayo incorporado al pie de cada planta una pequeña cantidad de inóculos de  inóculo micorriza que me han cedido y que se aplica diluido en agua.

El suelo no ofrece aún las mejores condiciones estructurales para que prolifere y sobreviva el hongo. Parece poco probable que pueda mantenerse  una simbiosis  que contribuya a una alimentación más eficaz de las plantas y por lo tanto a una mayor resistencia a enfermedades. Es complicado que sobrevivan los hongos, pero mal no le va a hacer al entorno de los bancales.

En otras ocasiones he recogido de los montes cercanos a lahuertadelosrobles esa primera capa de materia vegetal  en descomposición  que se forma bajo las encinas, rica en hongos, humus y microorganismos, a sabiendas de que estos aportes continuados  mejorarían significativamente las condiciones  estructurales y vitales del  compost y, por ende, del suelo donde se fuera a distribuir.

Van adaptándose algunas plantas de plantas auxiliares y ornamentales para poder reproducir más adelante.

Los ajos han acabado infestados de roya de modo que ya poco van a prosperar. En este entorno las esporas permanecen latentes en la tierra  de modo que  habrá que trabajar en el aspecto preventivo en próximas temporadas.  Antes de intentar mejorar, a estas alturas, la salud de las  aliáceas con intervenciones fungicidas de dudoso efecto, me he decantado por adelantar el fin del cultivo que es,  por lo demás,  de ciclo contrastadamente corto.  El bulbo  está prácticamente formado y solo cabe ayudar un poco a que engorden tronchando los tallos, según recomiendan algunas tradiciones hortelanas, pero que no he podido contrastar.  En ocasiones damos por infalibles algunos trabajos culturales en el huerto sin haber hecho comprobaciones  mínimas.  Entre tanto me planteo si debiera  acaso calibrar algunas piezas antes y después de haberlas pisado para verificar el engorde proverbial, en unos días  se puede dar otro paseo por el ajar a la espera de que las plantas se vayan secando.  Es posible que  levante  el tinglado antes de S. Juan y pueda preparar el terreno para colocar los pimientos.20160501_125550_opt

He plantado tres líneas de judía a amarilla manteca Roquencourt, calabacines redondos y alficoz.

cocinando con lola.

Foto: Cocinando con Lola.

Sigo teniendo serias dudas sobre la viabilidad de las calabazas y otras cucurbitáceas por estos pagos; los resultados pueden no ser los deseados debido a la abundancia de variedades en el entorno más cercano y la casi segura hibridación de los frutos.  Espero poder eludir la deformación o pudrición apical de los frutos hasta que la tierra esté.

Las acelgas arco iris van cogiendo tono a duras penas.

20160501_114650

Las patatas azules han quedado limpias de adventicias y el terreno donde prosperan más suelto.

La carga de habas es estimable y a la postre  el acoso de los insectos masticadores no ha afectado a la producción; he despuntado los tallos más largos  para controlar el crecimiento de la leguminosa y eliminar las pequeñas colonias negras de pulgón. Está demostrado que las intervenciones preventivas  con caldos y macerados orgánicos son efectivas cuando se realizan con frecuencia y tenacidad.     Voy dejando  también ya vainas de habas en los tallos para que empiecen a granar. Tampoco es necesario que se hagan demasiado grandes, salvo las que se van a guardar para re-senbrar en otoño. Quizás pueda poner en conserva los excedentes. Embotar estas verduritas requiere algo más de atención porque no alcanzan el alto grado de acidez, tan recomendable para embotar, de los tomates y  pueden estropearse con más facilidad.  Recuerdo ahora una buena opción de la huerta del oeste. Pero también pueden conservarse los granos en el congelador una vez escaldados.

He conseguido sacar adelante una decena de plantas de arvejas, para intentar probarlas y, al final de la primavera,  conseguir semilla suficiente para próximas  siembras. Ya están tutoradas estas leguminosas y en flor.

20160501_125628

Dice el crítico Calvo Serraller  a propósito del poema “Fuera” del poeta estadunidense Gary Snyder (Los Ángeles, 1930) que observar la naturaleza exterior no es solo una amena acción ecolátrica, sino la mejor manera de contemplarse a uno mismo.  ¿Difícil matrimonio de libros y plantas?

¿Es una paradoja de manual? Me hace pensar en la  intimidad que se construye en estos pequeños espacios abiertos. La huerta se vive, las más veces, con idéntica privacidad que  el “ecosistema casero”.   Si bien es cierto que desde los años setenta se viene produciendo una  reactivación social y comunitaria más que apreciable de la cultura hortelana  tanto en el campo como en las ciudades  -e incluso  muy reivindicativa- y a pesar de los avances “tecnoindustriales” o de los cambios atropellados de usos y costumbres, seguimos construyendo  el mismo vínculo que hace miles de años con ese trozo de terreno; en soledad,  normalmente en soledad, como con los libros.

No ha cambiado en lo fundamental esa ligadura íntima con el  entorno en el que se cultivan hortalizas (tan intensa como la que puede establecerse con el sofá o el jergón, desde su invención, o los libros), y en el que se emplean todas y cada una de las mejores cualidades humanas.sale la semana del agua y el fin de semana pinta ideal para sembrar. Primavera canónica ¿no?

Salud.

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

HASTA SIETE.

La mañana de abril cunde para fumigar con bioisecticidas y demás repelentes las plantas más sensibles de la huerta.. La huerta está espléndida y con la tierra mojada es muy fácil retirar de raíz las adventicias…pero también para deambular por los pasillos sin orden ni concierto.
Empiezan a dar la cara  plantaciones de semanas atrás.
Voy a intentar dar un sucinto repaso fotográfico, a falta de  tino y seso estos dias para  escrituras mas afinadas. Con no más de siete pasos.

image

Uno.
Estallan las acelgas y van alcanzando un buen tamaño para cosechar.

image

Esta es una variedad  de acelga de penca roja con buen muy  tono; la amarilla y la blanca que completan el trío multicolor van más atrasadas.

La lluvia limpia los principios activos pero no menos malolientes del tabaco, el ajo y la guindilla, pero son suficientes, por ahora, para que no se ceben los caracoles.   Sólo es preciso repetir cada tres o cuatro días. En efecto, apenas hay pulgón y los caracoles se mantienen a raya.

image

Dos.
En este bancal comparten espacio lechugas, una mano de rúcula florecida -que no he llegado a probar- y otra de arvejas a las que ya voy preparando  tutores.

No debiera poner en semilleros algunas variedades de plantas en pleno invierno.  Las más veces el frío retiene el crecimiento de las pequeñas plantas durante meses, cuando en circunstancias ambientales más propicias en unas semanas estarían para recolectar.  En cuanto pongo los plantones en la tierra, a cielo abierto, con agua y sol, tienden a espigarse y florecer en pocos días.  Algunos brócolis y no pocas  coles de Bruselas se han malogrado, pero también achicorias… Es muy probable que la semilla tenga  parte de responsabilidad en este proceso. En modo alguno recojo las semillas que  pudieran obtenerse de estas plantas para volver a sembrar por la predisposición genética-claro, muy evidente- a florecer muy pronto.
También habrá que desechar algunos lotes más viejos de semilla.
En todo caso cuando ocurre esto que describo más arriba dejo que continúen su marcha hasta que necesito el espacio para otras plantas y más adelante las empleo para obtener materia orgánica. Mejor terreno sembrado que desnudo.

image

Tres.
En algunas tandas, como la que muestra la imagen superior, las escarolas  acaban premeditadamente bien apretadas para que no den respiro a las hierbas; algo pequeñas porque no están dopadas, pero escandalosamente tiernas. Cada hoja se aprovecha.Tengo que buscar una variedad de hoja algo más fina.
El caso es, para ser riguroso, que las lechugas negras no tienen uniformidad y reconozco en cada tanda dos tipos bien definidos dentro de los parámetros  de  negritud y rusticidad. Uno con predominio de hojas más alargadas y otro, que tiende a hacerse repollo, como resultado, quizás,  de algún cruce en el lugar de procedencia (la Sierra de Francia) o posterior, si alguna vez estuvieron cerca de la  variedad reina del hielo,  que es de tipo iceberg.    En esos siempre oscuros ombligos acaban verdeando hojas tiernas, sabrosas.

image

Cuatro
Una buena mañana también para seguir desherbando los ajos rojos, que se están desarrollando con vigorosos fustes y sin rastro de hongos.
Las cebollas rojas sembraderas tambien han quedado despejadas.

image

Cinco
Dejo en los márgenes del huerto el “chatarrerio” siempre necesario de pertrechos, utensilios varios, vallas y mallas,  maderas y contenedores de todos los tamaños.

image

Cinco
He retirado parte de la cobertura de paja para ver mejor el aspecto de aquellas patatas azules que se sembraran hace unas semanas. No ha hecho calor para que se pudieran cocer en la tierra.  Llega el momento de que entren en escena.

image

Seis.
Esta imagen viene a desmantelar la idea muy reiterada de que las plantas de raíz no se pueden/deben trasplantar y que su cultivo debe arrancar con la siembra directa.
Tras el “traslado” realizado a esta pequeña tabla, la remolacha chata no puede tener un aspecto más brillante y lozano, separados los pies lo suficiente para que engorden.  Para la próxima temporada voy a consolidar la práctica con rábanos gigantes y zanahoria púrpura. Y…

Siete
Antes de recoger para regresar a casa con algunas verduras crujientes he vuelto a echar un vistazo a uno de los arriates de ornamentales y me sorprenden algunos tulipanes que han florecido algo mas tarde que los de tonos claros.  He preparado otros espacios con azucenas,  clavel chino gigante,  piretros…

image

Ya hay aroma de tomate en el ambiente…

Salud.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pequeñas fealdades.

Estos días han repuntado en algunos medios de comunicación las noticias sobre la necesidad de introducir en el mercado los descartes de la producción hortofrutícola que no pasan los patrones que imponen la industria de la alimentación  y que, al parecer, desprecian los consumidores.
Son piezas con pequeñas taras, golpeadas o deformadas que nadie quiere que le echen en la cesta de la compra o que quedan en las estanterías de los  autoservicios y grandes superficies donde se desata  desde no hace poco tiempo el “rebusqueo”

Se han creado incluso asociaciones que inciden en la necesidad de poner en el mercado esas miles, millones de toneladas de frutos tarados por no hablar de los excedentes.

Ya conocerán los lectores más fieles a este sitio la tendencia del gacetillero y argonauta a mostrar pifias -cuando no fracasos manifiestos- y borrones en las actividades que se desarrollan en la franquicia periurbana de lahuertadeloslobles

image

No tengo intención de perseguir a ultranza la fealdad de los cultivos que alguna vez fueron sembrados con tiralíneas, ni hortalizas que parecieran fotoshopeadas para una revista de moda. No voy  a renegar a estas alturas de las pequeñas fealdades que sobreviven al  invierno y a los insectos más tenaces. En ocasiones parece tener más sentido aquella teoría agronómica que incide en las mejoras organolépticas que se producen en algunas plantas y frutos estresados por el medio.

Entra todo en el cesto que cosecha. Ya habrá tiempo de depurar los más perjudicados por las inclemencias del tiempo, la fauna, el azar o los desatinos del hortelano.

Estos días también  rondando nervioso alrededor de las zanahorias moradas  acabé rebuscando en torno a los pies que parecían más gruesos y por fin me he decidí a tirar. Como en el sistema de sorteo tan popular de los palillos de distinto tamaño y como único jugador me ha tocado de todo.

Ni siquiera sirve guiarse por el follaje porque cada una es-según se ejemplifica el cliché popular- de su padre y de su madre.
image

A la vista está en ésta poco meritoria imagen la diversidad de tamaños y apariencias de estas zanahorias moradas sembradas el mismo dia.
Cabe especular que la resistencia que ofrece el terreno de la pequeña tabla que escogí en su día en la huerta no estaba bien preparada. Para la siguiente tanda, con mejor y más tiempo, hay que asegurarse de que el suelo donde caiga la lluvia de semillas esté más suelto y  que pueda mantenerse -en profundidad- más esponjoso, más disponibles agregados y nutrientes.

Es  agradable reconocer el intenso aroma de estas zanahorias púrpura de corazón blanco, repartirlas, limpias, hechas viruta en la ensalada de escarolaimage

Pero ahí no queda el relato. De entre los pies verdes arrinconados recuperé una mata de coles de Bruselas avasalladas por el pulgón.
Un par de platos de colecillas achatadas para sendas cenas frugales.
image

No hay más que retirar las primeras capas y lavar.

No quedan tampoco muy aparentes estas bandejas de alvéolos olvidadas a la intemperie una tarde ventosa. Tandas de variedades de tomate que tendrán que esperar una mejor ocasión para prosperar.
image

Flores de habas ennegrecidas por las heladas que son superadas por vainas tiernas, pero limpias de pulgones y de comedores de hoja.La semana que viene comienza, seguro, la cosecha de habas luz de otoño.

 

20160409_140715

Las plántulas de tomate que muestra la imagen inferior son el principio de una nueva fealdad: el tomate más feo y deslucido del mundo.  (En breve podré demostrarlo). Una muy cordial llamada de atención desde  Mendoza, Argentina, me alerta para no dejar atrás tomates (apenas conservaba ya una docena de semillas y las  comparto con cierta emoción) como este Malacara de colgar, tan ceniciento como exquisito que volverá a darme sombra a finales de verano. Van progresando adecuadamente media docena de estas plantas para reconciliarme con el pan restregado con tomate y aceite y recuperar semilla.
image

Queda, pues,  un hueco para este tomate feo, muy feo, de hoja de patata que habrá que estudiar para catalogarlo con rigor y conocer algo más de su difuso origen.

Algunos días en la mesa más de la mitad de lo que se ha preparado procede de la huerta, sean o no pequeñas fealdades.
A la espera de los filetes de tomate y las delicias de berenjena, sigo plantando ornamentales y plantas auxiliares para compensar tanto despropósito visual y a la  espera del pimiento milagro, de la madre de todas las lechugas, del racimo de tomatillos cereza más radiante, digno del mejor y muy renombrado restaurante de moda.

Retorcidas, desteñidas, rotas u “ocupadas”, (muchas hortalizas que reparto entre familiares y amigos van con algún caracolillo de regalo)  mordidas, algunas hortalizas solo precisan buenos utensilios de cocina y mejor boca.

Salud.

Les dejo con otras oscuras deformidades.

edward_weston_7

Foto: Edward Weston.

 

weston pepper1930

Weston. De Pepper 1930

“Para la gente de campo, la distancia es una noción relativa que depende de su modo de cultivar la tierra. Si cultivan melones entre los cerezos, quinientos metros es una distancia considerable, si apacientan el ganado en un paso de montaña cinco kilómetros no es nada.

Puerca tierra. J. Berger.

 

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

PLAGA-DITAS

14. Los patrones originales de la belleza están en el escenario de nuestra evolución ancestral: la naturaleza. Jorge Wagensberg. Aforismos.

 

Algunos días de horticultura virtual son especialmente esclarecedores. El agronauta llegó a pensar  que las hojas de las habas eran así de originales.

2016-02-13 13_opt (2)

Ni  candidez  ni presunción son buenos aliados  para volcar determinados argumentos en un lugar sujeto a  la observación -acaso un puntito más técnica y experta- de los vecinos en la red.

Observar el huerto con algo más que escozor pintoresco y prestar atención a las plantas es relativamente fácil,  pero diagnosticar es otra cosa, tanto como averiguar qué les ocurre cuando en la medida en que van acometiendo los procesos y tareas culturales habituales.  Atravesar las  penurias de las hortalizas cuando vienen mal dadas no es, por supuesto, seductor.  La confianza tampoco es buena secretaria. No parece probable que las contrariedades se vayan a superar por ciencia infusa…

Acaso no se deban eludir las  medidas necesarias para que no se malogren  definitivamente los cultivos o se frustren las expectativas de cosecha. Aún así no se va a atragantar con la toma de  decisiones

Un interlocutor,  entre los  resueltos y aguerridos tomatistas que ha tenido a bien orientar al principiante y  ha identificado enseguida las correrías de unos escarabajo que se agazapan, bajo tierra, al pie de los tallos, hasta que encuentra las condiciones ambientales favorables para trepar  y dejar las hojas festoneadas como un vestido de faralaes.;no se esperan ni al verano, como se diagnostica en  alguna fichas técnica.  Al parecer las habas están plagaditas de sitona.

La presencia de pequeños  caracoles durante casi todo el invierno había hecho pensar al huertero  que era cosa normal. Habida cuenta de que no se han aplicado medidas sanitarias de ningún tipo.  Pero los caracoles tienen por costumbre abrir ojales en el interior de las hojas de otras familias de plantas.

Sitona_lineatus_opt

 

En alguna de sus fases  litona sineatus  , devora los nódulos radiculares pero la planta se muestra vigorosa y sin  muestras de debilidad, salvo por la incidencia de las bajas temperaturas.  Deseando estallar…

No he llegado a ver ningún ejemplar, pero  todos los datos delatan al sospechoso.   Gran parte de las imágenes profesionales  localizadas son nocturnas.

El agronauta ha  tenido suerte al cultivar los últimos años  en un entorno privilegiado en la ladera norte de Gredos. No ha conocido plagas porque lo que pudiera afectar  a las plantas, ya fuera con o sin patas, era asumible como parte del paisaje. Nunca llegó a convertirse la presencia de insectos o artrópodos en plaga. Unos escarabajos de la patata retirados a mano,  pulgones negros que desaparecen de las puntas de las guías de las leguminosas antes de acercar siquiera  algún preparado.  Quizás haya sido  lo más relevante la pérdida de algunos cormos de azafrán por la presencia de nematodos  o el paso esporádico de los  jabalíes en su camino hacia el río.

El problema es complejo porque no está por la labor de aplicar insecticidas de síntesis o “fitos”.   Empieza toda una tarea de investigación y repaso de la bibliografía  para atajar o controlar la depredación. Si  se dejan a su suerte  lo más probable es que las plantas mueran.

Las habas han perdido la primera tanda de flores por el hielo, pero están apareciendo nuevos brotes vigorosos y se vislumbran otras nuevas.

2016-02-13 13_opt (1)

Foto: lahuertadelosrobles.

Espera  que no sea ya un caso perdido y pueda recoger algunas habas esta primavera.

El año pasado ya advirtió la presencia de algún depredador en los rábanos pero no le dio mayor importancia. Ya estaba rondando algún escarabajo al que no le gustaban especialmente los tomates.

Ahora, en un entorno complicado por la cercanía de huertos de similares características en los que se aplican muy dispares técnicas y procedimientos de cultivo, están presentes plantas de muy distintos orígenes e incluso la convivencia con explotaciones más o menos extensivas, el esfuerzo se multiplica, pero  sobre todo debe afianzarse la vía de la prevención. No cabe esperar a que aparezcan los primeros síntomas. Está latente, seguro, una buena carga  las patologías y “contingencias” en forma de  insectos, hongos y demás fauna menuda chupadora minadora, comedora… que aún queda por conocer.

Y es que va a resultar que las plantas consiguen fructificar o completar su ciclo de puro milagro. Se pasa mal por la intranquilidad  y la sensación de zozobra que genera la presencia de plagas y la dificultad de su manejo sin recurrir a pesticidas industriales.

Hay que asumir nuevos  hábitos sanitarios  y no caben descuidos, al menos para los cultivos más sensibles.

Por el momento dará alguna pasada con repelentes usando los mejunjes habituales a base de tabaco, ajo, guindilla, neen… Removerá la tierra para molestar un poco.  Pero no descarta, más adelante, dar a las plantas un baño de arcilla o emplear aceites esenciales  de uso frecuente en agricultura eco, como cantueso…

Es viable ya empezar a elaborar  un inventario de  insectos y animales  presentes en  este huerto periurbano del centro peninsular, sobre todo para configurar un chuletario que discipline los hábitos  de aprendizaje del hortelano y no se deje llevar por la molicie.

Conejos, caracoles, topillos, escarabajos,  orugas y minadores… Sujetos de estudio para el control integrado de plagas…

Arriba y abajo por los pasillos buscando una pala, el cordel para atar las lechugas y escarolas , repartiendo cartones para tapar adventicias… desyerbando (¿se puede decir así?) los ajos, fijando las últimas tablas…

2016-02-13 13_opt (3)

Foto: lahuertadelosrobles.

Un “no parar” de finales de otoño.

 

 

 

 

 

Le va tocando ya a la tuta absoluta.

 

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

POSTUREO DE REMOLACHA.

2016-02-23 15_opt (1)

Entiendo  que no es habitual repicar o -para ser más preciso- replantar las hortalizas de raíz. Este otoño sembré al chorrillo un retal de semillas de remolacha chata. Como no me he preocupado de aclarar las plántulas en su momento han prosperado endureciendo las hojas y clavando profundamente la raíz. Es este lugar del huerto un bancal variopinto para intentar que progresen unas zanahorias rojas, unas acelgas de penca ancha, las primeras escarolas sembradas en otoño…

2016-02-23 15_opt (3)

Estando excesivamente juntas las plantas compiten innecesariamente y tienen pocas posibilidades de desarrollarse y que engorden las raíces  como sería de desear cuando, además, han proliferado las adventicias formando una maraña multicolor; es complicado retirarlas sin daño para la hortaliza. De modo que prefiero sacarlas todas y volver a sembrarlas en otro lugar recercado ya con madera  y  con buen sustrato.

 

2016-02-23 15_opt

Cepellón misceláneo 

Algunas plantas adventicias desarrollan una raíz fusiforme para intentar perpetuarse. (En muchas ocasiones al tirar de las hojas queda enterrada, con viabilidad para poder rebrotar). Una de las acciones más efectivas al retirar estas hierbas es ahuecar la tierra o hincar la pala para sacarla completa. Ya empiezo a plantearme poner nombre a unas  correhuelas que clavan en el suelo unas raíces como cabos más allá de donde mi paciencia tiene por costumbre llegar, y siempre reaparecen. No es especialmente esquilmante ni abundante pero si no se controla puede proliferar con facilidad.
image

Se me dan bien este tipo de labores menudas de reorganización y recuperación de plantas supervivientes.  Hinco bien una pequeña laya de mano en profundidad  y levanto los distintos mazos o mojones  de plantas procurando no romper las raíces pivotantes. Postureo de jardín.

Con una estaca  o  similar hago un agujero suficientemente profundo  en el terreno ya preparado para que entren sin doblarse o quebrarse las raíces y aprieto sucesivamente la tierra alrededor de la hortaliza, hasta componer un nuevo modelo geométrico.

Son apenas veinte cms los que se  elevan los bancales sobre el piso del huerto pero, ¡cuánto se agradece!  La función primera de estos recercados es ganar profundidad y evitar pisar innecesariamente, controlar  las hierbas, pero también asegurar los acolchados.

2016-02-23 16.11.49

No hay que olvidar regar generosamente lo sembrado para restaurar el entorno de minerales, aire y agua que precisan las hortalizas para anclarse y volver a ponerse en marcha. Estas remolachas lo pasarán unos días mal. Soy optimista.

2016-02-23 16_opt

¿Se puede trabajar sin un cubo y un bote? Foto: 

Ha sobrado espacio…  Con una tabla cualquiera procedo a igualar la superficie del terreno para emplazar unas semillas de rábano gigante (Daikon) que me envían gentilmente desde Biosfera 2030 y otra tanda de zanahorias.

2016-02-23 15_opt (2)

Salud.

Fotos: lahuertadelosrobles.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 2 comentarios

DE CAMPAÑAS HORTELANAS Y ALGO MÁS QUE TOMATES

Sería una presunción hablar de campañas en el huerto.  Las prácticas  para este verano deben estar comprometidas -como en cualquier otra época del año- con la alimentación de las plantas y su salud, con la generación de un espacio amable para las hortalizas .  Es una cuestión de aportes,  vigilancia y  prevención, de labores más minuciosas y atentas a la proliferación de microorganismos en el suelo.

Las tareas del huerto no son compartimentos estanco y no conozco otra forma de hacer las cosas que superponiendo y solapando plantas. (Tengo que plantearme algún día abordar el tema de las proverbiales asociaciones). Voy amontonando cultivos  o pre-cocinando purines o dando la vuelta a la compostera y arrancar con otra, levantando arriates para algunas ornamentales. Ya está terminada la mesa de cultivo. Quiero llevar el agua eficazmente a más zonas.   Los márgenes  temporales son imprecisos, cuando no difusos y los ciclos vegetativos desbordan  habitualmente el calendario canónico:  que si  esto temprano, que  si algo más tardío…

La actividad  del  huerto va tomando otro ritmo; tiene ahora  autonomía y apenas hace falta inmiscuirse salvo para sembrar o retirar adventicias un poco más pintonas.  Algo más claros los aspectos fundamentales de  las distintas labores, adquiere cierta relevancia  aquella asunción programática del policultivo, pero sin renunciar a seguir trabajando para  aumentar el nivel de carbono orgánico en el suelo de que dispongo,  que sea más fértil y retenga el agua necesaria sin encharcarse.

He podido cercar algunos bancales con madera para retener los acolchados e intentar elevar  el suelo con sucesivas incorporaciones de materia orgánica y, de forma eventual, caliza para que pueda ser asimilada por las plantas  este verano. Las enmiendas calizas contribuirán  a mejorar las propiedades mecánicas y físicas de esta tierra ligeramente ácida y arcillosa.

Tengo problemas con la compactación y el drenaje.  El ph bajo dificulta la descomposición e integración de la materia orgánica. El verano pasado  -con la incidencia también de las altas temperaturas-las hojas  de los tomates se retorcían como ganchos.  Vendrá bien  una somera capa de hidróxido de cal  -y sólo en algunos  bancales-  para no modificar de forma drástica  la estructura del suelo.

20160219_161244

Es vivificante seguir el delicado proceso de los semilleros de solanáceas. A pesar de la severidad del final de invierno castellano no debieran tener problemas al resguardo de la casa  u ocasionalmente  al sol, en el alféizar de una ventana bien orientada.

Han germinado normalmente las todas variedades de tomate y unos días después las de berenjena. Las plantas a lo largo de todo el ciclo vegetativo (son casi seis meses) están expuestas a múltiples incidencias y accidentes.

Sigo teniendo problemas -como es tradicional- con los pimientos.   He probado con una variedad  “blanca”,  pero después de dos semanas parece poco probable que asomen los cotiledones. No consigo en estas fechas el equilibrio pertinente entre la humedad del sustrato y la temperatura.  En unos días  pondré otra tanda. No obstante  intentaré hacer un test de germinado “entre algodones” para comprobar la viabilidad de las semillas.

Sosiegan  el paso otras especies como lechugas aceitosas, cebollas,  rúcula y achicoria roja. Ya he sembrado armuelle y pack choi o acelga china.  Aguantan otras -a cubierto o no-  las bajas temperaturas de finales de febrero. Acelgas y zanahorias de distintos colores…

Creo haber completado la nómina de tomates para el período más explosivo y espectacular – es justo reconocerlo- del huerto.

Santiam buscando la uniformidad del fruto y trabajar menos con los tutores; de porte bajo y robusto dan menos sombra a los otros bancales.

CIMG2345

Foto: lahuertadelosrobles

Tomate  verde cebra  un clásico ya inexcusable.  Equilibrado y versátil en la cocina.

CIMG2336

Foto: lahuertadelosrobles.

Tomate ozu negro.  Resistente a las enfermedades y las plagas.  Fructifica arracimado. Duradero  tras la recolección y turgente siempre.

1409960693883_opt

Foto: lahuertadelosrobles

Tomate “pata negra” de Béjar. Un oscuro capricho para los sentidos.

1409960692284_opt

Tomates de Béjar, ligeramente acostillados, entre verde cebra. Foto: lahuertadelosrobles

Cojón de fraile. El tomate de batalla para la ensalada nuestra de cada día, en combinación con cherry pera amarillo, mas que agradecido y de más que aceptable productividad.    Caramelos para conserva.

1409960688167_opt

Cojón de fraile Foto: lahuertadelosrobles

2015-08-05 20_opt (1)

Tomatillo lágrimas de oro. Foto: lahuertadelosrobles

Campari, para intentar  confirmar si es viable en el centro peninsular, sembrando algo más que las dos matas del verano pasado; golosina con forma de ciruela perfecta.

20150818_112449 (1)_opt

Tomate campari o magic mountain fructifica en racimos. Foto: lahuertadelosrobles.

Y por fin Negro trifele o japonés porque no se merece las malas condiciones en que ha sido cultivado y peor atendido. Debo darme una oportunidad para restituir esta hortaliza al lugar que se merece  y recuperar semillas.

1409571101080

 Tomate negro japonés Imagen: Google.

Pero esa es otra cuestión: la semilla e iniciar adaptaciones. Termino de acomodar unas docenas de Pera de Girona, Liguria y Sugar argentino que me llegan, siempre cordialmente, desde tierras zamoranas.

tomate pera de Girona_opt

Pera de Girona. Foto: El huerto 2.0

tomate sugary_opt

Sugary. Un cherry ovalado.  Foto: El huerto 2.0

Al parecer este pequeño tomate que muestra la imágen superior, es muy común en Sudamérica (Argentina y Brasil) y  lo cultivan como Cherry grappe

tomates liguria3

Tomate liguria. Foto. El huerto 2.0

Van muy bien las berenjenas listadas procedentes de un vergel en la alcarria y la siempre especial variedad blanca.

Todo se andará y anotará. Salud.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario