EN ESTO DE LOS TOMATES TODO ES UN TINO.

“Las plantas no se alimentan de materia orgánica, como sabemos. Sus raíces forman PARTE de un complejo vivo junto con los microorganismos de la rizosfera, la capa de humus estable del suelo fértil, capas de materiales en descomposición, microorganismos descomponedores de estos residuos, etc. Los microorganismos (bacterias, hongos, actinomicetos y levaduras) se encargan de digerir la materia orgánica, haciéndola asimilable, mediante procesos que tienen como final la incorporación de esos restos orgánicos frescos y de minerales, al humus y a la capa de suelo vegetal. Simplificando diremos que El mundo microbiano hace la digestión de sustancias demasiado complejas para ser asimiladas por el mundo “macrobiano”.

Mavi Arroyo. El vergel permanente.

 

Es una cuestión peliaguda describir y catalogar un tomate por el nombre genérico con que llegan a lahuertadelosrobles si no se han visto las plantas,  los frutos o no se facilita alguna noticia.

Tendría que hablar del tomate ananas negro o del tomate malacara. Pero no debo detenerme ya, por respeto ya a los visitantes, con muchas más fichas por el momento. Baste, para ir suspendiendo temporalmente esta serie de entradas sobre el tomate, algunas referencias e indicios que podrán recuperarse al final de  la temporada cuando se completen y mejoren las fichas.

Hay, por tanto, en el banco de semillas algunos de los denominados genéricamente tomate del país, esto es,  la variedad que se cultiva en una zona y que una vez se instalaron y adaptaron  funcionan y se plantan cada año.

En otras ocasiones  las siembras  de muchos agricultores familiares dependen del proveedor de plantones,  ya sean viveros, mercadillos, tiendas especializadas, etc.  Otros no se complican la vida y cultivan un tomate gordo,  otro cherry y  pera. Tomates comerciales clásicos. Mata alta y mata baja, sin más, procedentes de semillas industriales y desarrollados con fertilizantes de síntesis en condiciones de calor y humedad idóneas para que sea rentable.  Los  tallos aparecen ahilados con un profundo color verde, y al ponerlos en la tierra sin adaptación alguna, sufren un importante parón, se doblan o  acodan sobre el caballón.  Dan resultado si no se puede tener semillero propio, pero no es muy aconsejable sacar nuevas semillas de estos frutos.  Siempre abogo por preparar cada uno sus propios plantones.

Pero lo que nos interesa es la variedad local cultivada desde siempre en una comarca, un  pueblo o región, los tomates rústicos de polinización abierta que permiten incluso la hibridación natural para conseguir las mejores adaptaciones con el paso de los años y  fijar su genética, porque son los que funcionan.

Tomate de Cuenca, tomate rosa de Guijuelo. Tomate negro francés. Tomate pagès de Tarragona

Ya no da el tiempo, tampoco  hay espacio para poner algún surco más de las variedades que quedan en la alacena.  El inconveniente de algunas de estas semillas es que su viabilidad puede alcanzar -si las condiciones de conservación son rigurosas- no más de tres o cuatro años. No queda otra que ir rotando y sembrando junto a las que prefiero las que se van incorporando. Pero no siempre resulta fácil renunciar a lo que se ha probado y ha funcionado.  Me consuela pensar que hay hortelanos interesados en algunas de estas variedades locales, que las pondrán en sus huertos y algún día se podrán recuperar sus estilos y experiencias o semillas frescas. Estas prácticas  de trueque son una herramienta  fundamental de conservación y me mantienen en contacto con gente de regiones y comarcas muy dispares. A esto algunos lo llamarían perspectiva.

He puesto una docena de semillas de  tomate negro francés. Hay una buena cantidad de tomates así denominados y me ha vencido la curiosidad. No hay otra manera de saber de qué  cultivarse trata  e intentar completar la nómina de este año.  Negra, por ejemplo,  es la variedad Coseboeuf  o Charbonneuse, tomates clásicos en los  jardines de hortalizas  o potagères galos.

Hay también por aquí un paquetito de papel de estraza sin abrir con semillas de tomate gallego  que me trajo mi amigo David de uno de sus viajes de trabajo.  A juzgar por las primeras  referencias que aparecen en  los buscadores de internet -y la  propensión que tenemos en la Península a cultivar  y presumir de tomates gigantes- debe ser un fruto de gran tamaño.  Pero de esos ya voy servido este año, si se completa el ciclo.

tomate gallego_opt

A juzgar por el celo con que un labrador de la sub-meseta sur cuidaba de preservar para él sólo la semilla debe ser una variedad similar el tomate de Cuenca que engorda la nómina esta temporada: lustroso y gordo.  El tiempo lo dirá. Por el momento guarda su genética un humilde  frasco junto a legumbres, piñones, cucurbitáceas, gramíneas,  ornamentales…

También es grande un tomate del país que me envió otro David, un pequeño agricultor desde Almería.

Tengo que reconocer en este post de nuevo la generosidad  de todos los agronautas  y curiosos que visitan este blog, pero especialmente a  Jesús, el hortelano de Cadalso de los Vidrios que ha puesto en mis manos una parte de las semillas de que estamos hablando y tanto juego me ha dado para -como dirían los expertos- generar contenidos de cierto interés,  en este espacio hortelano.

Después de todas estas idas y venidas por la red y la bibliografía a la que he tenido acceso nada me ha resultado tan esclarecedor para comprender  la tradición  como  es este pasaje de Jiménez Lozano.

 

“-¿Y cómo es que usted tiene en abril tomates, señora Justa? – preguntó mi hermana.

-Pues porque sí, ya te lo he dicho otras veces. Porque fue la única herencia que nos dejó mi padre a mi hermano y a mí, y ahora a este sobrino mío. Tener tomates antes de que se acaben las lilas, decía mi padre que en Gloria esté. ¡Ya veis! Era un don y una gracia que tenía, un termeño y un saber. ¡Ya veis!

Y explicó que, en esto de los tomates, todo era un tino y comprender el calor que necesitaban, que era como cuando una madre sabía cuándo tenía que poner la chaquetilla al niño en abril mismo. Porque ¿cómo sabe una madre cuándo tiene que poner la chaquetilla al niño? Ni el niño mismo lo sabía, ni ninguna otra persona, pero la madre sí. Y que así sucedía con los tomates. Y de lo que menos necesitaban éstos era de un invernadero, sino del calorcito de una pared a la que hubiera dado el sol durante el día, y luego echarlos un periódico encima por la noche, y taparlos como con el embozo de  una sábana. Y que su padre decía siempre que no había nada como los periódicos para que el relente de la noche no mordiera los tomates, y, si se los echaba encima otra cosa, uno plástico e incluso unos cartones, ya no era lo mismo. Y eso se notaba luego en la piel, porque un tomate tenía que abandonar su piel entre las manos, no tenía que pelarse, porque entonces era como si se le despellejara y había que ser misericordiosos con las verduras y las frutas y las cosas. No sabía ella cómo tenía valor la gente para arrancar la piel a los tomates, porque un buen tomate ofrecía él mismo la piel con que se le hiciera una caricia, como podía decirlo aquel sobrino suyo cuando los comía. Aunque, desde luego, era un inocente, y a lo mejor por eso mismo sabía más de los tomates y de tratar a todas las plantas y los frutos de la huerta, porque estos frutos también eran cosas inocentes, y de inocente a inocente siempre tendrían un buen trato, mejor que con las demás personas corrientes.”

Del cuento La piel de los tomates, incluido en el libro del mismo nombre de José Jiménez Lozano.

Salud

 

Publicado en La huerta | Etiquetado , | Deja un comentario

LA ACOMETIDA DEL AGUA Y LOS PRIMEROS TOMATES DEL 2015

Al final son bancales de 15 metros de largo por algo más del metro de ancho.

20150511_133212_opt (1)

He realizado una prueba de presión y a pesar de que todo el poblado hortelano deja, ad eternum  las llaves abiertas,  llega suficiente agua por el momento para  abastecer el huerto.  Un descontrol que lleva a algunos a dejar corriendo el agua una semana y cerrar el paso al líquido elemento otra.

Es necesario  colocar de forma adecuada todos los goteros (esos pequeños adminículos que se pinchan en la goma y permiten regular el caudal de agua), comprobar su estado y hacer el  reparto considerando las distancias más usuales entre plantas,  que están en torno a los cincuenta centímetros.

El sistema  de riego por goteo distribuye el agua en profundidad, en detrimento de la superficie total regada, de modo que habrá que estar atento unos días para comprobar que el agua llega de forma homogénea  a todas las plantas.  Tampoco es necesario poner la gota al pié justo de la planta. El exceso de humedad puede propiciar la infección por hongos y ésta puede entrar a través del tallo.   Utilizar tuberías  de 16 mm  y con las paredes un poco más gruesas de lo habitual, facilita la circulación del agua hasta el final de los bancales.  Dos lineas de tubería por bancal que se cierran con tapones o se dobla y se sujeta con un trozo de alambre. Por ahora no voy a cerrar los  circuitos para poder limpiar las tuberías de las acumulaciones de cal o partículas que obstruyen los goteros.

Una vez hecha la instalación de riego y comprobada su eficacia se puede proceder a instalar las plantas. Prefiero dejar la tubería por fuera para poder intervenir con comodidad en caso de incidencias o poder retirarlas para poder cavar y  aporcar.

Es extraño.  No estoy  acostumbrado a sembrar en tierra sin tempero. Creo que será pertinente humedecer la tierra progresivamente antes de poner las plantas.   Desconozco cómo van a responder las judías de verdeo… No me atrevo a sembrar directamente las calabazas, los pepinos o los calabacines; algunas están por ahora en pequeñas macetas adaptándose a los rigores caniculares de esta primavera.

Cada mancha de agua  en la tierra se resuelve en barrizal y cualquier manejo me emparenta con los alfareros. Las herramientas de embazan. Se pega la arcilla a la hoja de la azada o de cualquier utensilio hasta tal punto que tengo que emplear las manos para sembrar las primeras plantas de tomate.   Si la tierra se compacta  por que se seca demasiado  muchas plantas pueden llegar a asfixiarse. Para otras tandas es posible que lo haga  ala inversa.

20150504_171627 (1)_opt

La tubería de polietileno tiene muchas ventajas para estos menesteres pero sobre todo se instala con facilidad. Se pueden presentar a mano todos los tramos con las piezas necesarias y luego apretar  todo con una llave de grifa.  A más presión  de agua mejor estanqueidad.

En un rato llevo a los cabeceros de  los bancales una linea  de tubo con sus correspondientes entronques en”T”, de los que salen  los tubos que llevan el agua a las plantas. Llevo otra linea de 25 mm a lo largo del lindero norte hasta el otro extremo de la huerta para utilizar en caso de que se siembren  plantas con distintas necesidades hídricas.  La instalación de una llave de paso en cada fase es importante para regular los riegos.

Hay que tener un plan. Un replanteo previo, con la disposición precisa de tubos, llaves de corte, derivaciones adecuadas  y sin improvisaciones nos regala  una buena cantidad de horas libres a posteriori.  Regar se lleva durante toda la estación parte del esfuerzo en el  huerto y el sistema  por goteo facilita mucho la tarea  y permite  acudir con menos frecuencia al tajo.

Hay que probar y probar para cerrar fugas de enlaces mal apretados o pinchazos accidentales con la horca de los tramos enterrados, cortes  o por deterioro -poco habitual es cierto- del polietileno.  Ya están revisadas todas las tuberías.

20150511_133137_opt

Por el momento esta temporada no es posible elebar y cerrar las tablas con madera u otros materiales.   No hay tiempo y la retención con elementos cerámicos,  madera, etc que recojan la tierra  -tan habituales en la horticultura urbana o de jardín-  no es prioritaria.

Un verdadero secarral. La ausencia de plantas crecidas o el advenimiento de las altas temperaturas han dejado la tierra con un aspecto desolador; pero está labrada en profundidad y tardarán en salir las hierbas.

20150511_133229_opt (1)

De nuevo hay que poner las cuerdas para alinear los plantones y poder colocar los tutores de forma más cómoda. Para los tomates,  por ejemplo, van  dos manos  separadas 80 cms entre sí. Las plantas puestas a 50 cms y  enfrentadas. Que corra el aire.

20150511_192228 (1)_opt (1)

Como he preparado al menos ocho variedades de tomate voy  distanciarlos en la medida de lo posible. No obstante los tomates, en mi humilde opinión,  no se hibridan con facilidad.  Habrá tiempo par analizar este factor en otro lugar.

20150511_190541_opt

Esta planta se entierra hasta la mitad del tallo para que se puedan generar nuevas raíces en la inserción de las hojas

 

 

Es mi costumbre aguantar las plantas en zonas de media sombra a la intemperie y en contenedores de un buen tamaño para que generen suficientes raíces y noten lo menos posible con el trasplante.

 

 

 

 

 

20150511_201536_opt (1)

Al tomate le gusta el sol, pero no cuesta trabajo proteger las pequeñas plantas un poco al principio. Utilizo para darles sombra unos ramos de retama o lo que tenga a más a mano.

20150511_133238_opt

Pero si de mimar a otras como las lechugas o las acelgas para no renunciar a ellas en verano no hay inconveniente en improvisar un tenderete para que una parte del día se mantengan a la sombra.

Todos,  plantas y hortelanos muy expuestos al sol. Muchos ratos por delante hasta poder cosechar el primer fruto.  Días de calor y “sudadas” de campeonato, pero ya está superado lo peor de este arranque del huerto y en mitad de esta realidad entro en velocidad de crucero.

Salud.

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Etiquetado , | Deja un comentario

EL HUERTO DE LA OCA.

Manzanares, Manzanares,
arroyo aprendiz de río,
platicante del Jarama,
buena pesca de maridos;
 De DESCUBRE MANZANARES SECRETOS DE LOS QUE EN ÉL SE BAÑAN. Quevedo.

«Sabes Paracelso, que no ha sido difícil elegir entre los  huertos que están libres en este pequeño poblado hortícola al sur de Madrid.  Muchos no se han sembrado nunca o están lejos de la zona donde llega mejor el agua. La maleza ha proliferado de forma descontrolada y cierra otros, pero la mayor parte han sido cuidados  y crece la hierba moderadamente; no tienes que pelearte en esta ocasión con las zarzas ni los cenizos tan frecuentes en las tierras ácidas del norte. Observa la orientación este oeste del terreno.

20150427_120206_opt

 No puedes ocultar las tribulaciones de un hortelano peregrino  como tú a los que visitan lahuertadelosrobles, porque recuerda que es –son tuyas las palabras- un estado de ánimo, un propósito más que un lugar en el mapa y estás  seguro de que se presenta una muy sugerente oportunidad  para seguir escribiendo, asimilando labores y procedimientos de cultivo intensivo, y mostrarlos.  Nadie te va a examinar a estas alturas.  Empiezas de nuevo en otra localización, con otros  estímulos,  inconvenientes y  aprietos. Cada tarde cuando cierras la portezuela sales con la idea de renunciar. ¿No es así?

 Te adelanto algunos detalles. En la zona predominan claramente los suelos calcáreos, pero estás en mi vega  y a primera vista el terreno parece arcilloso, muy cercano a la marga o el limo. Observa: los bioindicadores son claros.

20150427_120201 (1)_opt

El color de la tierra y la vegetación arvense parecen confirmar esta apreciación inicial. La estrella es el cardo mariano; en algunas zonas alcanza casi dos metros.  ¿Recuerdas las meriendas que te pegabas  en la infancia con las inflorescencias tiernas de esos cardos?  ¿Habías olvidado el dolor -permanente varios días- de los pinchazos de sus púas? Nuestra buena amiga la ortiga prolifera en los lugares de paso.

Las plantas que crecen espontáneamente, además, te dan pistas del nivel de nitrógeno.  Las tienes casi todas. Mira:  azotalenguas o amor del hortelano que se pega como una telaraña a tu ropa.

Galium_aparine Wikipedia.

Todas ellas tienen raíces superficiales y te permite empezar a trabajar la tierra, con esa vieja horca recortada después de segar todo “a tajo”.   Gustan de suelos compactados como la cañuela 

Cañuela. Foto

o el cardo cundidor    

Cirsium_arvense_Scop

Lo que más te va a costar es deshacerte de esas cañas finas, de los brotes de carrizo (Phragmites australis) atrincherados en las lindes y en algunos rodales.  Cada trozo de rizoma que dejes bajo la tierra es una nueva planta. Es muy recomendable sacarlas a mano antes de pasar la mula mecánica.

Cañuela. Foto

Como puedes ver también hay algunos pies de cicuta;  huele tan mal… No la quieren ni los animales. 

El suelo, muy profundo,  se encharca con facilidad en las zonas comunes con menos hierbas y te has llevado  a casa en las botas buenas losas de barro tras algún chaparrón.  

No tardarás en afinar  por tu cuenta el diagnóstico. Hazte un “churrito” con una muestra de tierra, mira el nivel de ph  con las tiras reactivas y  comprueba grosso modo la presencia de materia orgánica con un poco de agua oxigenada.  

 No puedes pasar por alto la salud de este suelo y su estructura inicial.   El pequeño huerto ha permanecido sin cultivar al menos tres años, margen suficiente para considerarlo limpio de intervenciones fitosanitarias convencionales.  Te va a costar preparar todo el terreno. Mira por  las solanáceas y unas judías de verdeo y las cucurbitáceas. En algunas semanas podrás preparar con vistas al otoño. 

Tienes que  hacer un ligero desfonde cambiando -en la medida que te permitan las herramientas y las fuerzas- la disposición de los niveles más superficiales  de la tierra, enterrando los restos vegetales que han quedado.  Ya sabes con lo que tienes que bregar.

20150430_114459

 Organiza algunos bancales y  la orientación de los mismos o  prepara caballones de un metro de ancho  y separados cincuenta centímetros entre si  y de no menos  8  metros de largo, para después allanar con un laboreo más superficial, intentando deshacerte sobre la marcha de los terrones que van saliendo.  No es apreciable la pendiente, como ves. Es la disposición más versátil y te permite plantar al menos los tomates sin pisar y disponer a ratos, pero  bien organizadas las tuberías del riego.  Pero si es que puedes, incluso, sembrar en pies sueltos a modo de alcorques,  calabaza  por los rincones  que vayan quedando. No va a dar la temporada estival para mucho más: lechugas,  condimentarias…

 No serán mis aguas las que rieguen El Huerto de la Oca.  Ahí tienes un pozo  y es de obligado cumplimiento regar por goteo. Auque, como ya habrás comprobado,  la norma se evidencia laxa.

 Se te presentan -y no acabas de tenerlo en cuenta- sucesos  y descubrimientos muy propicios.   Han aparecido entre la maleza bastantes metros de tubería negra para riego de 25 mm y marrón  de 16 mm compensada, con distintas secciones y varios tipos de goteros.

  No hay depósito, ya ves.  Hay que hacer una acometida directa hasta que puedas conseguir uno de segunda mano. Ya caerá.  Imagina tener que comprar  todo el material nuevo.    Lo vas  a necesitar  todo   para llevar el agua a las cabeceras de los bancales y disponer a lo largo de las plantas.  Recuerda que te han advertido  ya sobre el bajo índice de oxigeno del agua y el alto índice de cal.  Sólo cabe adidificar el suelo poco a poco con enmiendas de materia orgánica y -ojala pudieras- materiales  vegetales de sotobosque.  

Pero esto no ha hecho más que empezar.  Los hortelanos por estos pagos están nerviosos y ya tienen muy avanzada la temporada.  Directamente del vivero levantino a la solana castellana. Algún huerto vecino tiene ya tomateras con flor, sembrados pimientos y calabazas amontonadas y las habas alcanzan su más altas cotas vegetativas.

No vamos a enmendar por ahora la tradición de empezar a sembrar por S. Isidro.

 No tienes  más que echar un vistazo a los huertos colindantes para apreciar los problemas crónicos que tienen con las enfermedades viricas o por hongos… Las hojas abarquilladas,  grises..  Tristes plantas, tristes.  

 Poca compañía te va a hacer ese peral tan desfavorecido por los arañazos  que le ha causado en la base  algún animal doméstico y las podas poco acertadas. Pregunta.  Quizá se pueda apañar. Puedes poner dos frutales que no sean, por razones obvias, higueras. Tampoco están permitidos los emparrados.

20150430_114515_opt                                                                                                                Tienes todo el tiempo que perder. Ya sé que dejaste de echar carreras. Prepara una parte del suelo disponible, aún sin enmiendas… En función de la respuesta ya se aplicaran biofertilizantes líquidos sobre la marcha.  Con retirar las hierbas  y preparar algunos bancales ya hay  tarea para unos días.  

Veremos cuan suelta está la tierra, el grado de compactación de cada zona, la homogeneidad y la presencia de microfauna. (Hay pocas  lombrices y pequeñas, hormigas  pero  abundan los  caracoles y sus puestas de huevos.  Hay topos.   La actividad biológica del suelo parece escasa. 

Esta es  zona  tradicional de huertos. Si yo te contara… Pero las condiciones medioambientales  han cambiado mucho en unas décadas y habrá que estar muy atento a la evolución de los cultivos y la incidencia de las plagas y las enfermedades fúngicas  Puede que la temporada en esta zona de la meseta se haya ido  adelantando y/ o alargando hasta un mes. 

Tienes  que llegar a poner las pocas plantas que has preparado de berenjena blanca y algunas docenas de cebollas, pepinos, pimientos… A los labradores de esta zona los llamaban berenjeneros (algo querrían decir) y se daba muy bien la alcachofa.  Tienes semillas de  melones y sandías, frutos tan  complicados de cultivar en la ladera norte de Gredos.  A 650 metros de altitud y con este clima continental seco pueden cultivarse muchas hortalizas. Todo se andará. 

La dotación  esta vez se completa con un cierre metálico bajo y una caseta de chapa para guardar la herramienta.  Heredas también una desvencijada pérgola de jardín.»

 20150427_184504

Alzo la vista un momento. Algo se mueve entre los carrizos.  Una pequeña oca intenta regatearme.  Está gorda y sisea como una serpiente al verse amenazada.   Es habitual encontrar en el entorno animales fugados de las granjas y fincas vecinas o que aparezcan aves cruzadas con otras silvestres de paso, pero también aguiluchos laguneros, cigüeñas patos, fochas, conejos…

El viento no ha parado en toda la tarde.   Los álamos braman a rachas.  No sé qué rumor del río parece ponerme en antecedentes. Si estas tierras hablaran…

El Huerto de la Oca tiene que llamarse este espacio periurbano dedicado a la horticultura orgánica familiar.  Para simplificar,  no confundir a los que se presenten, ni embarullarme con otra página o blog he preferido crear una nueva sección dentro de lahuertadelosroblesEl Huerto de la Oca está siempre abierto.

Salud.

 

 

 

 

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | Deja un comentario

DE LA HUERTA AL HUERTO.

Es posible que los lectores más atentos hayan podido inferir algún incidente por la tardanza en mostrar el aspecto de lahuertadelosrobles. Esta temporada no se puede cultivar de forma generalizada.  Apenas unas cebollas que espero lleguen al mes de junio sin riegos o un medio surco de boniatos vegetan, sin atención alguna ya, junto al tapiz alzado de centeno. Los arbustos frutales no tienen mayor problema para sobrevivir con los chaparrones esporádicos y produciendo sus bayas.

No merece la pena segar integrarlo como abono verde. Ya está granado.

No merece la pena segar e integrar como abono verde. Ya está granado. Aunque no es cereal que guste a las gallinas complementará su dieta.

En la  zona se están realizando las obras de la concentración parcelaria para que los propietarios puedan disponer de huertas  de cierta envergadura  y que sean rentables.  No va a ser posible que el agua corra por la regadera este verano.

Ya me curo las heridas cuidando del plantel de azafrán que como ya he indicado alguna vez es de secano y no se resiente en absoluto.

CIMG3004_opt

En mayo completa el ciclo.  Ha llovido lo suficiente para que se reproduzca. Los topillos se han cebado con algún surco pero tras colocar algunas ramas de saúco no parece que estén ocupadas las galerías.

Un bulbo se sembró el septiembre  cuatro aparecen en mayo.

Se secarán las reservas de fresas si no se riegan algún que otro día.

Con esta tabla con cientos de plantones no hay problema para replantar en primavera.

Con esta tabla con cientos de plantones no hay problema para replantar en primavera.

Rescato algún plantón de tupinambo que creía perdido y lo trasplanto a macetas para ponerlos en otro lugar.

Los rizomas más profundos se salvan de las cuchillas del rotabator

Los rizomas más profundos se salvan de las cuchillas del rotabator.

No es por casualidad que aparezcan algunas espontáneas.  Lechuga negra que germina en cuanto sube la temperatura de la tierra.

CIMG3001

Otras pasan a macetas para trasplantar donde pueda regarlas.

CIMG3002

La misma operación con el semillero improvisado de caléndulas. 

CIMG3000

Otras en su segundo año florecen, como la berza.

CIMG2998

Es difícil manejar esta inquietud de disponer este año de algunos trechos de tierra muy equilibrada por fin, de un buen número de plantones  de solanáceas muy especiales  y no poder sembrar.

Pero esta sensación de orfandad transitoria se subsana colocando plantas en casi cualquier sitio: macetas, jardineras, parterres y sobre todo con el arranque de un huerto en la periferia de Madrid.

Todo está por hacer.  El pequeño terreno se integra en un proyecto vecinal que concede doscientos metros a cada interesado. No es cosa reciente. El Huerto de la Oca toma el relevo. Que los dioses me asistan.  Salud.

20150427_113103

 

 

Publicado en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta | 6 comentarios

POR UN PUÑADO DE HABAS. O RUIBARBOS Y LECHUGAS ACEITOSAS.

Cuatro plantas de habas en un macetón.

Cuatro plantas de habas en un macetón.

No es difícil adivinar lo que voy a preparar para comer si comienzo con esta foto. Un puñado de las primeras habas con huevos de castellana negra.  Las habas fritas en pequeños trozos con su vaina, si no son más grandes que las del guisante, son una delicia. El sabor amargo e intenso liberado en un revuelto con huevo, le encaja a uno  en lo más agreste del huerto.  En Asturias es comida de vacas, pero en Castilla  permite confortar al pequeño hortelano entusiasta, que se libera del ansia invernal de la siembra, con esta leguminosa.

Vainas más bien redondeadas.

Vainas más bien redondeadas.

Sigue leyendo

Publicado en La huerta, MACETOHUERTO | Deja un comentario

¿A QUÉ SUENA UN TOMATE? TOMATE UVA VERDE.

No son asuntos menores estos que llaman comúnmente cherrys porque solucionan muchas  ensaladas e ilustran muchos platos .

Durante tres años ha  permanecido  guardada una docena de semillas muy pequeñas de unos  tomates cherry verdes por las que no sentía especial interés, cuando además disponía de cherry asturiano, prolífico y resultón.  Pero hay que inventariarlo y probar sus cualidades,  Los comentaristas en la red han despertado mi curiosidad por este tipo con rango de gourmet.

¿A qué suena un tomate?, digo yo. A chupetón el pata negra, a dentellada  furiosa el pequeño ozu … a cacerola hirviendo todos y cada uno de los que echamos en un mojote con ajo. A carne cercenada cuando se clava la navaja en el corazón de buey.  A vacío que se llena en los tomates roma…  No recuerdo.   Me alcanzan antes sabores y colores.

Leo estos días que hacemos poco caso al sonido cuando comemos y que tiene una relevancia más que destacada en los eventos culturales más cotidianos  que representan la ingesta de comida. No nos vamos ahora a cebar con los efectos más escatológicos de algunos comensales poco respetuosos, pero tengo para mí  que cada día disfrutamos más de  crujientes, succiones, relamidas o chupeteos … Pinchar con el tenedor hasta tocar el plato, chapotear con pan en el jugo salado y especiado  del tomate,  paladear.

 

Foto Rutgers

Foto Rutgers

Nombre común: Tomate uva verde. Grenn grape.

Origen.  EEUU. Originalmente creado por el cruce de pera amarillo con Evergreen por Tom Wagner,  un especialista en estos temas, norteamericano.

Semillas cedidas por Huerta El Celemín

Color:   Verde lima. Tonos amarillos cuando está maduro

Forma/ tamaño.  Forma de uva moscatel ligeramente oblonga. Tipo cherry

Interior: Carne verde. Dos lóculos.

Maduración.  85 días.

Tipo genético.  Polinización abierta.

Tipo de hoja: Alargada.

Crecimiento. Indeterminado, pero la planta permanece compacta.

Rendimiento: Bueno. Los frutos  aparecen formando racimos.

Fisiopatías/ enfermedades.  No descritas en la documentación consultada.

Características organolépticas.   Sabor fresco y un poco picante.   Procurar comer bien maduro para no llevarse a la boca frutos amargos.  Llaman científicos y poetas sinestesia a la asimilación o interpretación de  varios tipos de sensaciones diferentes en un mismo acto perceptivo. Pongo por caso un bocado los cherrys que explotan en la boca al hincar el diente en tanto que oímos un leve chasquido y llega a las fosas nasales el aroma del tomate fresco. Espera, otro.

Foto Joiecrary

Foto Joiecrari

Información complementaria.En algunas ocasiones la representación de la naturaleza por medio del dibujo consigue altas cotas de perfección. Sabido es que las mejores guías de campo que  describen aves, hongos o plantas suelen ser las que utilizan dibujos de buenos artistas. Las fotografías no siempre retratan ni reproducen  con precisión un brillo un matiz, un color… y pueden llevarnos a engaño.

Es el caso, por ejemplo, de la obra de Jessie, artista nómada que  ilustra las  humildes hortalizas  con las que convive utilizando lapiceros de colores.

Imágen: Jessie´s Art.

Imágen: Jessie´s Art.

Pero tenía que haber encontrado antes este  dibujo de hermosos Cherokee.

imágen Jessie´s Art.

imágen Jessie´s Art.

O estos Brandiwine:

Imágen Jessie´s Art.

Imágen Jessie´s Art.

para ilustrar estas entradas-inventario. ¡Qué claros y significantes… !

No dejen de darse una vuelta por esta huerta de colores.

Siempre Salud.

Publicado en La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

TOMATE MARMANDE CUARENTENO. UN TOMATE DE ESTE MUNDO.

Tanto tomate rojo, cárdeno,  redondeado, con su ombligo perfumado. Tanto   tomate que pesa y desencadena cierto escalofrío entre la euforia y el sanitario deleite. Mas tomate de subsistencia, jugoso y exuberante, turgente.

lynn-pollock-marsh-super-marmande_

lynn-pollock-marsh-super-marmande_

Apenas estamos en el primer estadio del cultivo del tomate.  Tras alcanzar 6 u 8 cms en los alvéolos cambio las plántulas a contenedores  más grandes y las separo, si han nacido más de una en el  mismo hueco. Ya empieza a fijarse en las manos el aroma tan característico de las tomateras y muestran algunas  de sus características, color, vigor…  Hay que mimar  las plantas, procurando una adecuada aclimatación, ventilando y aireando el vivero, exponiendo las bandejas tímidamente a la luz y al sol.  Suelo mezclar, al cincuenta por ciento, tierra rica en materia orgánica  suelta, con fibra de coco para mantener la humedad en el sustrato de los nuevos contenedores  y que  no sufran estrés hídrico si me descuido con el riego.

Sigue leyendo

Publicado en La huerta | Etiquetado | Deja un comentario

TOMATE ROMA MOTEADO.

La apuesta por el tomate en detrimento de las leguminosas va a suponer  esta temporada un exhaustivo repaso a las técnicas y un cambio  de procedimientos en el cultivo.

Es imprescindible ampliar el marco de plantación en caballones anchos de al menos un metro de ancho con dos filas de plantas en los lados, separadas cincuenta cms entre sí y dejando un caño de unos 80 cms para poder regar por inundación y manejarse con comodidad entre las matas y entre la luz.

El tamaño de los bancales implica consecuentemente acolchar las tablas con paja o taparlas con cartones.  Ésta cubierta es una fuente importante de lignina que se incorpora al suelo cuando se degrada  (y si no tiene tintas) para reducir la evaporación y mantener a raya las hierbas indeseadas.   La lignina cumple una función esencial en la formación del tallo y confiere rigidez a las paredes celulares.  Es curioso que este polímero orgánico en interacción con la glucosa nos  regale ese aroma avainillado tan característico de los libros viejos.

No tengo suficientes datos para emplear el socorrido  plástico negro, pero tengo la impresión de que puede afectar a la fauna del suelo, hongos y otros microorganismos a los que llevo mimando unos años.    Es muy probable que pueda producir un efecto de solarización y supone un coste añadido al cultivo que no es necesario asumir.

La mayor parte de las variedades elegidas  esta temporada precisan un tutorado más alto encaminado a dejar una guía principal y otra secundaria debajo del primer grupo floral. Una caña resistente como poste guía y otras horizontales.

Al tomate no le gustan  los suelos muy ácidos. Incide entre otros aspectos en la cantidad de flores que genera la planta.

Dos son desde hace algunos meses las mejores intenciones destinadas a equilibrar algunas tablas del terreno: siembras de abonos verdes y discretas enmiendas calizas a expensas de terminar de realizar una analítica exhaustiva del terreno. Las correcciones para subir algún punto en ph no son prioritarias en la huertadelosrobles.  Se pueden modificar algunas características de los sustratos fácilmente cuando se cultiva en contenedores, pero las enmiendas en una huerta  de cierta extensión son más delicadas y requieren, inversión, esfuerzo y tiempo. Las correcciones a base de sulfato cálcico en forma de yesos o cal actúan más rápido pero si se emplean dolomitas el proceso se  alarga en sucesivas campañas porque se integra más lentamente en la tierra, pero al mismo tiempo se aportan otros elementos como el potasio.  No descuido en el ínterin la incorporación de cenizas.

Esta temporada voy a apostar  por un tomate para procesar -tipo roma- un tanto vistoso.

Foto:anoregoncottage

Foto:anoregoncottage

Nombre común. Tomate roma manchado o moteado.

Origen. EEUU. Creado por John Swenson, un miembro de la Organización  Semilla-Savers Exchange  en la década de los ochenta.

Semilla procedente de frutos comprados en puestos callejeros en la ciudad de Nueva York.

Color: Rojo brillante con estrías de color amarillo. Moteados anaranjados  o jaspeados amarillos.

Interior. Rojo uniforme. Carne  con pocas semillas y no mucho gel.

Forma/Tamaño  Cilíndrica.  Alargada. Tipo roma.

Tipo de planta: Indeterminado.

Maduración.   85 días

Tipo genético.  Rústico. Polinización abierta.

Tipo de hoja.  Larga y puntiaguda

Crecimiento.  Exuberante pero sano. La planta parece lánguida y enfermiza en algunas fases.

Rendimiento: Productivo.

Enfermedades. Tendencia a necrosis apical.

Características organolépticas.  Carnoso y de sabor fuerte.  Contenido en agua moderado.  Núcleo espeso. Textura harinosa  por lo que es menos apetecible para fresco. Muy recomendado para  cocinar, conservar o la preparación de gazpachos.

Información complementaria.  La documentación  sobre este tomate es escasa.  Los datos se repiten en los distintos sitios consultados  sin aportar información relevante sobre su cultivo.  Tomate de polinización abierta, rustico, pero de reciente creación.   Al parecer se consigue como resultado del cruce entre un tomate roma antiguo y el llamado  plátano piernas en el ámbito anglosajón, una variedad  de color  amarillo. Puede tener un interés especial en lahuertadelosrobles  si se desarrolla, como parecen confirmar algunas fuentes, mejor con climas un poco más fríos.

Las variedades con frutos piriformes tienden a presentar la cavidad locular vacía. Aparecen con pericarpos  o paredes más consistentes lo que  le permite al fruto conservar la forma, pero en este cultivar que nos ocupa no parece confirmarse.

 

Foto  sev.lternet.edu.

Foto sev.lternet.edu.

Salud.

 

Publicado en La huerta | Etiquetado | 1 comentario

PARA UNA TECNOLOGÍA FEBRIL DEL AGUA.

Hay maneras de hacerse con el agua si las nubes apenas lagrimean y pasan de largo.  Con poco más que unos metros de cuerda y el tabardo salgo a esperarlas cuando los partes meteorológicos son propicios. Es más una cuestión de pulso y tino que de ímpetu o aguante.

parkeharrison_10 Sigue leyendo

Publicado en La huerta | Etiquetado | 1 comentario

TOMATE NEGRO JAPONÉS.

Ese corazón de tomate  apretado y carnoso hará las delicias de mucha gente en verano. Si las cosas no se tuercen.

¡Qué atención precisa el tomate! ¡Cuántos factores inciden en su cultivo!.  Son, desde el almacigo a la mesa (desyemes, conducción de la rama, marcos de plantación, poda, luz, agrietado, diagnóstico del crecimiento) prácticas culturales adaptadas y contrastadas -y del  mismo modo que las semillas- heredadas a lo largo de los años en cada zona y que se concretan con cada hortelano. Sigue leyendo

Publicado en La huerta | Etiquetado | Deja un comentario