HACIENDO SUELO.

“Cuando veo algo tan sumamente perfecto que solo podría convertirse  en una foto (o un cuadro, un poema, un relato, o una canción…) de belleza total, me revuelvo y me vuelvo hacia la ruina, lo roto o  quemado, en resumidas cuentas, lo vivido.
          Laura Caneda.

 

Los hongos y las plantas vienen compadreando desde hace más de cuatrocientos millones de años. Parece que les va bien.

Hace algún tiempo un hortelano amigo me obsequió con una muestra de micorrizas. Era la finalidad primera esperar a que los tomates estuvieran bien acomodados en los bancales para incorporar cerca del tallo, una vez diluido en agua,  el contenido del sobre. Pero me he adelantado y -aprovechando que están creciendo con buen tono unas manos de arvejas- he planeado probar si es posible infestar la leguminosa, una de las familias de plantas que mejor asume la simbiosis.  De modo que el destino inicial de esta pizca de esporas,  vinculadas recientemente en horticultura a mejorar el rendimiento de las tomateras y otras plantas como si de un abono se tratase, va camino de resolverse dando prioridad a la reproducción del hongo para contribuir a la vivificación del suelo. Aun así, no deberían verse afectadas todas las plantas de guisantes porque han quedado algunas en otra tabla, al margen de la aplicación, para observar las evoluciones de unas y otras.IMG_20170513_102708764

Comentan los que saben que Glomus intrarradices es uno de los hongos endomicorrícicos más comunes por estos andurriales hispanos y estos últimos años algunos agricultores lo vienen utilizando como “fertilizante biológico”.  Atendiendo a las presentaciones comerciales, el inóculo está formado por esporas, partículas de micelio y arcillas inertes…  En puridad esta mixtura no es un fertilizante; más bien el uso más recto se derivaría de una técnica, un procedimiento integrado en un conjunto de trabajos destinados  reintroducir organismos vivos en el medio y que actúan directamente, en comandita con las raíces, para incrementarlos agregados del suelo y  la salud de la planta, la resistencia a los ataques de enfermedades y plagas y, por consiguiente, el rendimiento. (No olvido nunca la finalidad primera y cabal de este huerto: producir alimentos limpios y saludables.) Estas experiencias son, hoy por hoy, alternativas desarrolladas, con rigor científico, a la fertilización convencional de NPK, mas biocidas  y que tan aciagas consecuencias está generando en las últimas décadas para el agro a nivel mundial.

En esencia el hongo de marras, pionero en suelos pobres en nutrientes, estimula el desarrollo de las diferentes especies de plantas con las que se hermana; sus hifas penetran las células de la raíz donde forman unos órganos característicos, organizados para el intercambio de azúcares y nutrientes con la planta huésped.   La mayoría de ellos también forman pequeños nódulos en y entre las células de la raíz. Desde las raíces colonizadas los micelios crecen en la tierra hacia fuera y actúan a modo de extensión del sistema radicular.Se empieza a conocer mejor el proceso por el cual las plantas avisan al cultivar, a través de este íntimo vínculo, de la amenaza de una plaga o una enfermedad.

Muchas especies Glomus pueden producir esporas dentro de la raíz, (como por ejemplo, el organismo al que vengo haciendo referencia) y generalmente se propagan a través de los animales del subsuelo. Las micorrizas arbusculares  no pueden sobrevivir ni reproducirse fuera de la raíz viva de una planta huésped;  rápidamente coloniza especies importantes como maíz, trigo, alfalfa, vicia faba… u otras y eso puede ser determinante para lo que me interesa a la hora de planificar “cultivos” específicos del hongo con cereales u otras leguminosas y  ampliar su presencia.

wp-1494449749078.

En otras ocasiones cuando el entorno, el tiempo y los recursos me lo han permitido, he buscado hongos y otros microorganismos en el sotobosque de media montaña, al pie de Gredos, bajo encinas centenarias o campas arbustivas.  No era complicado para lo que pretendía en ese momento, bastaba recoger en zonas umbrías esa primera capa de suelo fértil, incluyendo hojas, raicillas e hilos claros, excrementos, materia orgánica e inorgánica y que funciona como precursor del humus.  Estas operaciones repetidas con asiduidad pueden conseguir mejoras sustanciales en la estructura  de los suelos empobrecidos o sin apenas vida microbiana, como es el caso del huerto periurbano en el que estoy metido.

Es ésta una actitud encaminada a mejorar los procesos que se organizan en la pila de compost y, sin ser del todo desatinada esta tendencia, el proceso de aproximación a las micorrizas me ha permitido abordar estas nuevas prácticas culturales de forma más meticulosa.

La pretensión de esta entrada es, por tanto, dar cuenta de un paso, más allá de la discreta y proverbial incorporación de estiércol,  en el  proceso que inicié al levantar los bancales para generar suelo  y mostrar las primeras actuaciones, pero sin descuidar ningún procedimiento contrastado que contribuya a obtener un soporte vivo,  fértil, para las hortalizas.

Son diversas las fuentes  consultadas, de mayor o menor rigor y  extensión, que pueden consultarse para acercarse a este sorprendente mundo tan espectacular regido por la colaboración, el trueque o el intercambio.

De a aquí para allá  tengo  que  adaptarme  a escenarios diferentes y por ello  organizo este ensayo sin mayores expectativas, por ahora, que introducir el hongo en un cultivo, pero también la multiplicación de esporas en un contexto de modales orgánicos incipiente. Léase: laboreo proporcionado,  cuidado de la vida macro y micro-orgánica, abonados, humificación continua, siembra cercana y superposición de cultivos, rotaciones, cultivos mixtos y otras conductas destinadas a generar con más tino y de forma integrada materia orgánica y agregados que sujeten la humedad en los primeros veinticinco cms de tierra.

Ratifico, según ligo  la solución, esta idea de ir  plantando intercaladas en los próximos días  las solanáceas, (no arrancar las plantas de guisantes) y esperar el contagio a través del contacto de las raíces o animales. La tierra a estas alturas del año  va tomando  la temperatura apropiada para trasplantar.  En todo caso, cuando las primeras plantas hospederas se fueran agostando (si tuviera éxito la simbiosis), podría ser viable cosechar esporas sacando las raíces, para después procesarlas y  convertirlas en un nuevo soporte que se pueda guardar, o sencillamente segar las plantas y dejarlas en el terreno.

IMG_20170422_111508690

Es habitual  en este procedimiento mezclar el polvo con el agua que se utiliza para regar si está libre de cloro o, en su defecto, agua destilada o de lluvia.  Una vez aplicado el jugo al pie de las plantas he abierto el sistema de riego para facilitar el proceso.

 

IMG_20170422_111209385

No debiera perder de vista el sembrador curtido este proceder mutualista de algunos organismos que tan importante papel desempeña  en el ecosistema de las huertas. Para los más no son más que monsergas.

Queda pendiente ilustrarse y  forjarse un criterio sobre las condiciones en que mejor se desarrollan estos conspicuos organismos -que tanto darán que hablar por estos pagos- y sus ciclos… temperaturas, estaciones más propicias para su activación. Estoy medianamente convencido de los resultados, pero tampoco será un drama si en el próximo semestre no hay evidencias de su propagación, porque nunca se parte del absoluto cero.

Completados, grosso modo, los trabajos  de diseño  y organización del huerto es probable que, abundando en estas resoluciones orgánicas, pueda dedicar algunos ratos a capturar los microorganismos con  más presencia en el entorno y conocer, siquiera de forma genérica, aquellos que más van a dar la cara.

IMG_20170426_122937069

Es este huerto hirsuto cada día un poco más amable y comestible.  Todo suma: una pequeña acumulación de hojas, un brote descartado, los meteoros… (El viento también cultiva). Para su buena marcha de los cultivos debe seguir el hortelano el mismo protocolo sobre y bajo tierra aunque las velocidades sean bien distintas.   La memoria de un huerto habita en el suelo.

Salud

micorriza

Algunas referencias:

http://lacienciadeamara.blogspot.com.es/2013/05/raices-y-algo-mas.html?m=1
http://www.monografias.com/trabajos-pdf2/tipos-micorrizas/tipos-micorrizas.pdf

rjb.revistas.csic.es/index.php/rjb/article/download/334/328

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

INCENTIDUBRES y QUEBRANTOS.

Una cosa es la información,  el saber que ha helado y mucho, …  y otra muy distinta llegar al huerto  y  ver el daño que el hielo ha hecho. 

                        Encarnación en El Huerto 2.0

Intercambio argumentos y comento situaciones con algunos vecinos de la red que trabajan en muy distintos lugares de la Península y en otros países del Subcontinente Americano. 
Queremos plantar de todo, tener de todo. Anhelamos adelantarnos cada año unos días a las diembras y cosechas del año anterior. Nos confabulamos con el cambio climático para cultivar sandias donde, hasta hace bien poco, era impensable.  Nos ponemos con los semilleros para los cultivos de invierno al terminar de colocar los plantones del verano. Plantamos árboles como mandan los cánones. Hay hortelanos que tienen la posibilidad de cultivar en varios lugares a la vez, incluso, con climas bien distintos y es una buena oportunidad para tomar perspectiva.

Comento en algún hilo que siempre hay que mirar por el rabillo del ojo  a lo que hacen los demás en el campo. La tradicion. Pero no hay que perder de vista la hoja de ruta de la tecnología, las certezas de la ciencia agronómica o las experiencias contrastadas en proyectos concretos  y según escuelas.

Los semilleros sembrados en la montaña pueden viajar sin problemas a la meseta y colocarse por ejemplo en un huerto urbano, escolar… Hay huertas  familiares o de autoconsumo en Siberia y en el Sáhara produciendo más y mejor.

Foto: Bengt Andven. En algun lugar de Noruega

Por lo demás, es muy interesante conocer lo que le ocurre a una hortaliza de invierno cuando se suceden los días de temperaturas bajo cero y el suelo está congelado en sus cinco o diez primeros cms y  otros muchos no se superan los ocho. No puedes ni clavar una azadilla. Hielo sobre hielo.

 Se siembran frutales conociendo los riesgos y en la idea, por supuesto, de  que si cuajan se van a obtener unos frutos sin parangón.El hortelano aprende a cogerle el punto a las hortalizas con el tiempo y asume los retos y las pruebas más sugerentes con estas o con los árboles. Siempre hay incidentes, situaciones que se llevan por delante el trabajo y las espectativas de todo un año, o varios.

Es horticultura de montaña, mesetaria. Una buena escuela.
Sabemos que con acolchados, mantas térmicas, invernaderos, etc,  se puede regatear  a la naturaleza, pero en un descuido te “trinca” y se lleva por delante alimentos e ilusiones.

Estos días se lamenta la artífice de El Huerto 2.0  de los estragos de una helada    -no por previsible menos dolorosa- que ha quemado casi toda la flor de los frutales, brotes; las imágenes son sangrantes pero no va a dejar de cultivar su huerta.  Dollus de fatiga, afliccion, trabajo.

Legumbre en Lahuertadelosrobles.

 Témporas y cabañuelas, calendarios zaragozanos, paseos al Santo. A cada uno le gusta su método de predicción metereológica y se fía y lo observa porque se ha hecho siempre.  

Siempre desde el respeto mas sincero me resulta pintoresco, pero no menos descriptivo, entiendo, valerse de referencias religiosas y litúrgicas, astronomicas, mágicas o sobrenaturales para facilitar cálculos o el día de una siembra. 

Otros agricultores humildes  observan los indicios y señales de la naturaleza en su entorno. Los hay más perspicaces, pacientes y seguro que un puñado con más suerte o buen tino. 

Debe saber el hortelano dónde cultiva, los tempos de su entorno, el paso de los vientos dominantes, estar  al tanto de los ciclos circadianos para afinar en los márgenes  de error. Pero sobretodo, en los tiempos modernos, echarle un ojo al último tramo del telediario.

No debiéramos minusvalorar a los hortelanos que siembran y cultivan observando poco más que el suelo de los bancales, cuando disponen de  unos ratos y obtienen respetables cosechas.
Pero incluso a pesar de disponer de una prestigiosa agencia metereológica que nos ofrece con bastante exactitud tendencias, imágenes por satélite, estadísticas, datos y predicciones suficientemente fiables con una semana de antelación, es muy complicado eludir los daños de una tormenta o un frente frío.

Me temo que todas las herramientas nos valen.

Seguimos cometiendo errores, (hablamos poco de ellos) pero lo fundamental siempre es que siempre habrá imponderables.

No puedo por menos que apoyar a Encarnación  comentando estás incidencias y recordardo que  en algunas zonas el huerto vive por la tenacidad de sus operadores, y a pesar de las observaciones  de los gurús o los dioses del ramo.

El hortelano pasa el duelo (dollus: aflicción, pero fatiga, trabajo) en la idea de que el azar o la ley de la naturaleza pueden volver a liarla, sin compasión, pero fortalecido y otorgando a la fatalidad…a los destrozos la importancia justa y  relativa que sólo enseñan las sucesivas campañas en el tajo.

Salud.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

PRELUDIO.

 “Sólo hay dos cosas que el dinero no puede comprar: el verdadero amor, y los tomates cultivados en casa.” .

                                  Un hortelano.

No voy a perdonar, siempre que atienda un huerto, la oportunidad de solazarme con alguna planta ornamental, pero tampoco la ocasión de deleitarme cuidando de aromáticas y condimentarias. 

A la espera de que se asiente el tiempo y temple el suelo para sembrar, saco los plantones a que les de un poco el aire y se vayan endureciendo, a la intemperie.

Las acelgas arco iris  de segundo año se espigan pero aún pueden aprovecharse algunas hojas.

 La borrasca, nada infrecuente en estas fechas, no va ser un problema para las arvejas que quieren empezar a florecer…

…ni para las lechugas que en cuatro días alguna se podrá cosechar.

Los rabanitos sembrados apenas hace veinticinco días en una tierra francamente propicia para las plantas de raíz pueden ir pasando a la endalada. Se escarba un poco al pié del tallo antes de tirar. El tamaño de las hojas no es siempre directamente proporcional al tamaño del rabanito.

Voy repasando los chupetes de las gomas de riego para compensar el flujo, abriendo nuevos puntos de goteo, colocando un trozo de rafia para dar sombra al hortelano, repicando y entresacado los brotes de girasol, replanteando las tablas, (todas disponibles ya), para tomates, pimientos y berenjenas. Mas pepinos y otras cucurbitáceas, en las verjas. 

Salud.

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

DE PANES Y LETRAS.

Tenía estos días la firme convicción de afear todo lo que fuera posible la decisión política  de acabar con la literatura en el bachillerato, resolviendo cada una de las apariciones de este agronauta en las redes sociales de forma manifiesta y descaradamente  pedante, quería revelarme y citar, por ejemplo, a Lupercio Leonardo de Argensola a cuento de una nueva variedad de solanáceas o a Stasiuk   -tan poco propenso a contar sucesos- en tanto me interesaba por las previsiones meteorológicas; al menos por manifestar dudas severas  respecto a que se deba erradicar,  y con tan afinando tino, la tradición escrita y a sus protagonistas de los planes de estudio, en esas fases de formación de los ciudadanos tan importantes. Siempre pierde la lectura.
 No sé si se entendiera unos días después.

Pero los tiempos cambian y no se debería sacralizar este mundo de las letras olvidando otros que andan también en el disparadero.

Recuerda  Eduardo Mendoza la mañana en que recoge el premio Cervantes que “la vanidad es una forma de llegar a necio dando un rodeo.”
Corre el agronauta peligro de ser siempre el protagonista de esta gaceta sin conocer a ciencia cierta si lo pretende. Valen más las cosas que pasan en este cultivar.

De modo que voy a deslindarme un tanto (y escribir con brevedad) para dar cuenta de un gesto cotidiano, lo necesario para comentar que tengo pan para unos días; un ‘pan negro”, con una tercera parte de harina  de espelta y una cucharada de azúcar de caña, para más señas.

Ahora solo faltan los tomates…

Habrá que esperar y hornear algún que otro pan antes de poder cruzar harinas cocidas y hortaliza en un plato, con sal y un chorrito de aceite.

Ya quisiera yo hacer buenos panes o intuir un suspiro de la sintaxis limpia que Eduardo Mendoza aprendió de Cervantes…

Salud.

Publicado en BREVES, Bueno para comer., Uncategorized | Deja un comentario

TAN CAMPANTE.

Van por delante estas fotos de algunos momentos en el huerto y la mención  de otras tantas plantas que están tomando algún protagonismo ya, con casi todo por hacer y antes de mostrar planos generales.

No sólo con verde se construye el huerto. Mas que sucesos azarosos,  estos repartos  premeditados de siembras, estrategias de riego, planificación de  tablas o la intermediación incipiente de los colores y los aromas  podrían animar en breve este ministerio hortelano en el que me desenvuelvo.

Parece que, como estratega indolente, llegaré a poner las bases de un espacio para cultivar. He puesto en marcha el huerto de Los Molinos en un lapso de tiempo más que aceptable.

IMG_20170417_190814

Las condiciones previas del terreno han sido favorables y he logrado acomodar casi toda la impedimenta. Bidones y otros cacharros para el agua y los sustratos, quince metros de verja en módulos, herramienta de diversos palos, mangueras del sistema de riego y dos cajones de piezas y utensilios varios; cuatro brazadas de cañas, hierros, estacas y madera para alzar los bancales o los elementos  para instalar una estructura donde protegerse del sol…

Las pipas negras de girasol  cayeron de tres en tres a lo largo de la linde con el huerto vecino y apenas en una semana  empujan rompiendo la superficie endurecida de la tierra;  un riego a tiempo facilita sobre manera este proceso.
Desde hace unos días vienen brotando algunas plantas que no he podido dejar de poner en cuanto los primeros replanteos lo han permitido. Ya están dispuestas las semillas de maíz rojo, amarillo rosetero y negro de los indios Hopi para recuperar simiente, entre otras cosas. El verano pasado comencé a plantearme la posibilidad de embotar maíz a sabiendas de que estos granos son poco agradecidos para la conseva, esencialmente  por el bajo nivel de acidez, pero también por los costes del proceso.

IMG_20170412_115842499

Rábanos y rabanitos, bulbos ornamentales, orégano,  un pie de consuelda y medio contenedor de cuarto litro con unos hilos apretados de manzanilla dulce toman la iniciativa.

La semana que viene podré  a cosechar alguna lechuga negra o aceitosa. Están bien agarradas las cebollas babosas en los bordes de los bancales más grandes y tienen buen tono las jóvenes plantas de arvejas fuera ya, me temo, de su periodo más benigno de crecimiento; lo más probable es que no lleguen a dar vainas si continúan estás temperaturas casi veraniegas, pero tengo confianza de que con la ayuda de unos tutores puedan formar pantalla para dar sombra a tomates y berenjenas hasta que arraiguen, cojan fuerza y se adapten al emplazamiento donde completarán su ciclo.
  Las leguminosas pueden ir haciendo otras tareas en el suelo. En unos dias podré incorporar una disolución con el inoculo del hongo que junto a las raíces dan formas  a esa simbiosis milenaria llamada micorriza. Los guisantes son excelentes hospederos para la proliferación de los hongos y más adelante, a partir de las raíces  infestadas, pueden recuperase otras tandas de microorganismos.

Tajetes, capuchinas enanas -cedidas por un vecino- pero también aromáticas como un pie de hierba luisa  o la planta del curri  (Helichrysum italicum) No confundir con el árbol del que se extrae la especia) o un pie de tomillo salsero, silvestre.

Las patatas azules guardadas en una caja de zapatos para reproducir echaron brotes muy largos desde primeros de año  y, tras poner bajo tierra in extremis unas pocas, las menos desatadas, solo han aparecido tres hermosas plantas. A duras penas podría reproducir está vistosa, aunque poco productiva, solanácea.

No hay rastro de adventicias y en unos días se puede hacer una primera labor de aporcado sobre estas patateras solitarias.

He preparado un bidón de cien litros para hacer purín de estiércol; en unos días puedo empezar a repartir el caldo sobre la paja de cobertura. Tengo para mi  que va a ser  éste el procedimiento de fertilización preferente, sin perjuicio de darle a las plantas  algún  riego con diatomea u otros caldos, si detectara alguna carencia.

Ha quedado montado el sistema de riego, a falta de apretar algunos codos y testar el programador….  Qué ingratas son las tareas de fontanería -u otras- si  no se dispone en el momento  de todas las piezas y  la herramienta necesarias.   Rebuscando en los  desarreglados cajones entre juntas, entronques, llaves, manguitos, reducciones, mordazas, racores de distintas medidas, goteros compensados o regulables,  llaves de paso…y otras cosas inútiles, que se guardan durante años por si acaso, he completado el circuito básico con tubo de veinticinco y las derivaciones de dieciocho, con llave de paso individual, como es costumbre- en la cabecera de cada bancal. Habrá tiempo de intercambiar goteros y hacer las correcciones necesarias para que el agua llegue a todas las plantas.

No van a ser pocos los problemas derivados de un suelo poco estructurado, donde el complejo húmico-arcilloso es menos que incipiente.  El viento y el sol endurecen muy rápidamente las zonas del terreno sin cobertura de paja y cualquier resquicio entre las tablas que sujetan el bancal  permite que se vierta a los pasillos este aluvión, arrastrado por el agua, en el que hay que cultivar.   

Siempre es posible intervenir para mejorar esta situación que vengo describiendo. Espero poder trasladar al huerto en dos o tres semanas,  si las predicciones meteorológicas son favorables,  los plantones de tomate y demás especies hortícolas  de verano. 

Planta joven de tomate pera de Girona

Alficoz, calabacín redondominimelancia y kiwano…  tendrán que pasar el verano vegetando a costa de la valla perimetral.

Plantones de clavel chino gigante.

Soy más que optimista y continuo, (atendiendo al manco que  exhortaba a confiar en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades) en trámites con la tierra, tan campante.

Siempre salud.

Fotos: lahuertadelosrobles. 

 

 

 

 

Publicado en El comienzo, HUERTO DE LOS MOLINOS | Deja un comentario

UN GUSANO GORDO. IPOMEAS BATATA

Continúo plantando  algunas hortalizas que toleran de forma meridiana las temperaturas alternantes de este inicio de primavera. Esta vez una de las distintas plantas elevadas a los altares de las hortalizas milagro.

Plantón en lahuertadelosrobles

En efecto nutricionistas, herboristas  de pro indican que la batata es una hortaliza con “propiedades funcionales” y milagrosas, de modo y manera que contiene compuestos y principios activos de vital importancia para prevenir y curar enfermedades, como otras cuantas docenas de hortalizas, pongamos por caso.

Arduo trabajo  éste, el  del consumidor aplicado y sensibilizado,  de atender a las excelencias de todas y cada una de  plantas y alimentos imprescindibles en la mesa para cada uno de los sistemas y órganos corpóreos.

El  factor primario para la prevención de las dolencias y de la salud humanas es comer; es interesante, a la postre, comer bien. Si además, comer tres veces al día batata redunda en la deflación de las inflamaciones prostáticas, tanto mejor.

Foto: lahuertadelosrobles

La batata y sus cultivares, junto con los tubérculos cumplen un papel esencial en sustento de la humanidad y representa en algunos países un alimento tan importante como el pan en Europa… el arroz en  Asía o  el camote y la patata del sub-continente americano.

Tengo la impresión de que en los últimos años no ha sido  frecuente en algunos mercados urbanos; más bien una rareza en algunos puestos de verdura, (desprestigiada, quizás, por ser cosa de pobres) en beneficio de otras hortalizas con más enjundia y también, cómo no, más funcionales.  Quiero deducir, no obstante, que no ha dejado de ser un referente en algunas comarcas españolas donde su cultivo en huertos familiares ha sido y es frecuente.

La batata representa, junto con otras convolvuláceas o la legumbre, una hortaliza saciante  y redentora en los difíciles años de la posguerra Española, cuando acceder a las verduras, la carne o el pan en no importa qué regiones  era una quimera ¡Cuántos boniatos y castañas se habrán asado en el rescoldo del hogar! ¡Cuántos homenajes  de barata dulce!…  Guardo el testimonio de mi madre, pero hay  otros  bien documentados. En Andalucía   era común cocinarla con unos palitos de canela  y azúcar.

He descubierto al intentar documentar esta entrada que en África se conoce como Cilera abana, esto es,  protector de los niños, incidiendo en el papel que cumple en el intento de erradicar del hambre.

Es paradójico, al mismo tiempo, que un engrosamiento de raíz tan humilde y de tan bajo coste de producción pueda alcanzar, hoy por hoy, precios tan sensibles para los bolsillos en algunas épocas del año  y para el común de los consumidores; su cultivo es, por otro lado, proverbialmente sencillo. El boniato no ha sido ajeno, es de suponer,  a los manejos de la agroindustria.

En los comercios del ramo es más frecuente la batata de California, normalmente de mayor tamaño, de aspecto rugoso, acostillado, pero de carne manifiestamente más dura y basta, menos aromática y de inferior gusto.

Los ejemplares que tan liberalmente me cediera el Huerto 2.0,  plantados en tierras abulenses y después de alguna peripecia de tipo logístico,  fueron presa de alguna bacteria, nematodos u otros accidentes desencadenados por las prisas, la tosquedad del hortelano (que no conocía, o no supo ver bien, qué ni cómo los maltrataban) o la siembra directa temprana quizás, de modo que hubo que intentar de nuevo su cultivo a partir de unas piezas procedentes de unos productores insulares.

La batatera es una planta que no solía presentar problemas fitosanitarios, sin embargo en los  últimos años las plagas introducidas en la península desde los  años setenta, y que afectan a las hortícolas más comunes, han infestado también este cultivo por lo que no será raro encontrar pulgones en los tallos tiernos o  la mosca que trasmite algunos virus…

Me interesa sobre manera, cuando pretendo conocer una planta para cultivarla -por delante de anécdotas o curiosidades- toda la información que pueda recabar referida a las tareas culturales, a lo que hacen los horticultores para llevar a buen fin todo su ciclo vegetativo y poder cosecharla y consumirla.   En Lanzarote, por ejemplo, se suele hacer la labor a mano. Se realizan hoyos de 50 cm de largo,  30 cms de ancho y 50 de fondo, donde se colocan unos puñados de estiércol o compost y se tapa con tierra hasta formar un pequeño caballón; en éstos  se colocará un esqueje de batata  largo sin arraigar acodado.  Para proteger el cultivo de los vientos dominantes suelen los hortelanos establecer bandas de cereales. Una técnica de bordura que asumiría cualquier permacultor  u hortelano que trabaje en eco.

Aunque la batatera aguanta bien la escasez de agua, dosificarla con tino  es fundamental porque puede duplicar el rendimiento de la planta. Al final del ciclo, cerca ya de la cosecha, es muy recomendable retirar el riego para evitar que la calidad de las raíces pueda verse afectada con la aparición de pudriciones y una mayor presencia de fibra.

Estas plantas gustan de la materia orgánica aun estando fresca. Es un cultivo anual  que tiende a echar largas ramas y deben cortarse, en beneficio de los grandes nódulos. Este falso tubérculo, tan dulce y aromático como  poco exigente,  puede ser toda una conquista en este terreno de la Cañada de los Molinos -en principio poco preparado- en el que se reconfigura la huerta familiar. No parece que vaya a ser un problema asociarla, en esta ocasión, con los tomates.

Sólo poniendo la batata en el terreno con buena industria podrá confirmar su rusticidad de rendimiento.

 Batatatera en el Jable de Lanzarote. Foto: Agrolanzarote.

 

Durante este lapso invernal he mimado la progresión de dos batatas, atesoradas durante algunos meses en una caja de zapatos. En un recipiente trasparente, con unos puñados de compost he podido examinar la aparición de las raíces o fiscalizar el avance de unos brotes, que  se estiraban  hacia un verde bermejo muy  llamativo.

La batata dulce, conservada en condiciones apropiadas, tiene una larga post-cosecha y soluciona muchas cenas con poco más que un golpe de horno, endulza y suaviza alguna crema o ennoblece algún postre.  Voy a continuar  poniendo esta comida de pobres en el lugar que le corresponde, entre las preferencias de las bocas más cercanas, acaso  porque no siembro apenas patatas, pero sobre todo por su excelente sabor. Debería recordar hacer alguna cata con las hojas más tiernas, un tanto suculentas , escaldadas, como se hace con espinacas o acelgas

Procuro averiguar el  nombre del tipo o variedad de las plantas que empiezo a cultivar, pero no quiero aburrir a los lectores, ni equivocarme aventurando descripciones de las que no estoy seguro se ajusten a la realidad.  Lo que me interesa es comprobar en otoño que los frutos se puedan comer, estén tiernos y tengan ese color característico  que proporcionan los pigmentos anaranjados y rojos,  pero también las formas que caracterizan a este cultivar de carne muy fina, piel lisa y menos fibrosa que otras; tampoco tiene  arrugas o irregularidades importantes y se aprovechará mejor.

En la cabecera de un bancal anejo al de las  patatas azules he practicado un hoyo detrás de otro para después mezclar con la tierra extraída un cubo de compost y poder tapar, hasta casi en gollete, los dos plantones.

Acurela Rosa Prat.

Estos tubérculos necesitan suelos frescos y profundos. He colocado los dos ejemplares con brotes e incipientes raíces separados sesenta cms y rehundidos, procurando que las hojas no superen, por ahora, el nivel del suelo. En unas semanas  se pueden acabar de arropar o aporcar las plantas y evitar tener que levantar los caballones triangulares del cultivo convencional. Las hojas tiernas están más protegidas del viento seco de estos días en el fondo del alcorque, en tanto que se van arreglando con la intemperie. Las batatas van a vegetar en un suelo arenoso muy favorable.

No es, con seguridad , la forma canónica de sembrar la batata, pero quisiera asegurar la reproducción utilizando los métodos de otros tubérculos para en otras campañas atender con más experiencia la siembra por medio de esquejes. No me he atrevido a trocear estos falsos tubérculos  para conseguir más pies. Al  a fin y al  cabo van a permanecer bajo tierra un buen número de yemas u ojuelos de donde, necesariamente, surgirán las raíces susceptibles de engrosar.

No debería olvidar el despunte o la poda del ramaje más alto, cuando la planta se acerque al metro y medio de altitud, para evitar mermas en la tuberización.

Es ésta una opción más de diversificar los cultivos,  otra alternativa en las rotaciones a las liliáceas, y solanáceas, pero también en los acompañamientos.

Flores como un suspiro. Foto ros prt.

Seguiré dando cuenta de las evoluciones de este gusano gordo. Unos puñados de paja mantienen el suelo cercano más freso. Esprermos que no esté entre las preferencias alimenticias de las aves.

 

Algunas fuentes de interés.

http://www.agrolanzarote.com/actualidad/publicacion/que-beneficios-para-salud-tienen-batatas

http://www.cabildodelanzarote.com/areas/agricultura/tripticos/batatas.pdf

http://m.siembra.webnode.es/news/informacion-general-de-el-boniato/

http://eraseunblogrecetario.blogspot.com.es/2011/12/erase-un-boniato.html?m=1

http://historiacasasviejas.blogspot.com.es/2012/05/los-boniatos-de-la-postguerra-1.html

http://losfogonesdemimemoria.blogspot.com.es/2011/02/dulce-de-boniato.html

https://historiasypinturas.blogspot.com.es/2012/09/boniato-bonito.html

Fotos Rosa Prat.

 

Publicado en Los cultivos | Deja un comentario

 PLANTONES A CUCHARDAS. Breves.

Es improbable que llegue a tener la paciencia de la naturaleza.

 Estas semanas de ajetreo  a este editor de sucesos hortelanos no le queda mucho tiempo para generar contenidos virtuales que atrapen  al lector mas de tres minutos; andarán todos mas atentos a sus propias tribulaciones y a sus trasiegos veraniegos.
Algunas entradas andan aún en construcción e irán cayendo, como fruta madura, cuando acaben de ser pertinentes.

Planta joven de tomate negro de Crimea

En ocasiones una noticia, un gesto,  un cabreo, un acto premeditado, una palabra, serán suficientes para dar cuerpo  a una pequeña nota. Entiende para esto el que escribe  una discrera llamada de atención, no por breve menos reflexiva,  sobre este espacio y lo que ocurre en el entorno cuando mira, como es habitual. 

Es un formato  con el que está muy familiarizado por en trasteo en el Caralibro pero se encuentra en esta  gaceta de lahuertadelosrobles menos expuesto y disponge de  más y  mejores herramientas para editar. No parece que vaya a ser un prurito pasajero.

Podrán ofrecerse  a partir de ahora una perspectiva, un plano secuencia, un ordenamiento, una sensacion, una sorpresa, un recuerdo, lo que hace un vecino de la red, una dirección, el penúltimo acto de resistencia…

Unas cucharadas de caléndula

O, por ejemplo, un  gesto muy consciente de coger una cuchara vieja para hacer trasplantes, reorganizar planteles…separar plantas procurando no desarraigarlas en los traspasos. Los dedos no son suficientemente precisos para colocar unas briznas en los alvéolos y siempre se pueden tener  a mano unas pinzas. Pero además pueden  utilizarse otros adminiculos menores y caseros.

Valdrá un momento capturado por el terminal móvil.

Pimientos manzana.

Las plantas auxiliares y solanáceas, esta mañana, salen de los contenedores primeros  como  porciones  de un nutritivo pastel humico para colocarse en tiestos de cuarto litro individualizados; la progresión con luz es vertiginosa en este nuevo estadio.

Plantas del maloliente clavel chino gigante.

Tímidas minimelancias

Publicado en Uncategorized | 3 comentarios

UNA DERIVA PERIURBANA DE LAHUERTADELOSROBLES. EL TERRENO.

Así dijo Montaigne: “Que la muerte me halle sembrando coles…, y yo tan indiferente a ella como a mi imperfecto jardín”.  Citando la cita de Santiago Beruete
Es siempre estimulante echarse al camino. Una leve inquietud agita al huertero que inaugura un nuevo espacio para seguir  cultivando sus propios alimentos.

En esta ocasión el huertecillo está situado en la periferia de la metrópoli, en unos terrenos que recuperan unas huertas tradicionales que no han sido del todo olvidadas y que se han mantenido   -alternando maíz y cereales- a un paso ya de nuevos barrios…

El conjunto de pequeños huertos está delimitado por una valla perimetral. El agua procede de un pozo que se nutre de un  acuífero, a decir de algún  ciudadano, procedente de la cercana Sierra de Guadarrama.  Se han instalado placas solares que alimentarán la bomba del agua. El reparto del agua en las horas centrales del día de mayor insolación  puede convertirse en un reto. No es muy práctico ni  recomendable regar en las horas centrales del día. Habrá que trabajar con más detenimiento las programaciones de las electroválvulas y los acolchados.

No se ha sembrado en los últimos tres años, de modo que en el caso de que se hubieran empleado abonos de síntesis el trabajo  inicial  y de conversión a eco estaría muy avanzado.

Se entrega un terreno al que se le ha pasado un cultivador y aún no muestra indicios de las adventicias predominantes. Hay, no obstante, en zonas cercanas al pozo algunas ortigas.

Coge el hortelano un puñado de tierra ligeramente humedecida, aprieta la mano y lo disgrega​ con la ayuda del anular. Puede observar ya los primeros indicios de la  estructura del suelo. No va a ser precisamente pesada. Es ésta una tierra más bien arenosa, ocre, que se aclara cuando se seca.  En la zanja de las tuberías se puede apreciar que no hay cambios en el perfil de suelo al menos en los primeros ochenta cms. Parece la huerta un gran banco de arena.

La elección del huerto está condicionada por la distribución de las parcelas en función de los modelos​ que se vayan a emplear. Ante la duda o por desconocimiento algunos protohuerteros pensando en la horticultura eco es un arcano optan por las prácticas​ convencionales.

Existen claras diferencias entre los huertos más cercanos al pozo, probablemente con tierra más trabajada en tiempos como huerta y muy mejoradas, y los que están más alejados, que apenas habrán recibido aportes orgánicos. Hay que intentar  evitar las zonas  más oscuras que puedan, con seguridad, encharcarse en invierno.

Los hortelanos, en general, prefieren los suelos francoarenosos porque se trabajan con comodidad, admiten labores sin que se formen “chuletas”, y se desmoronan con facilidad los terrones; pueden por otro lado encajar mejor las enmiendas orgánicas y con el tiempo transformarse en humus, arcilla, sin riesgo de que se hagan más pesadas. Las plantas encuentran en los terrenos sueltos menos resistencias en la búsqueda  de alimento.

No deja la muestra formar ni un triste churrito. No se va a quedar la arcilla pegada a las botas…No.

Algún vecino se presenta  con un medidor digital del ph y comenta que el terreno está en torno al siete y medio en profundidad; algo más en superficie. A pesar de que no se puede comprobar la fiabilidad del instrumento, muestra una tendencia, indicios de las características del terreno en que se va a empezar a cultivar. No siempre se puede elegir.

Quizá en la verja lateral puedan colgar cucurbitáceas…

El color de la tierra ya da pistas de la composición.  Todo se andará y  a ratos de podrán hacer algunas pruebas caseras que muy probablemente confirmen, por ejemplo, el déficit de materia orgánica -eventualidad que no debe inquietar en estos primeros estadios para este huerto en ciernes- y un apreciable nivel de caliza.  A las plantas no les van a faltar nutrientes a tenor de estas primeras observaciones y  los antecedentes; las raíces van a prosperar con comodidad en un suelo ligero que no ha conocido hortaliza en el pasado más cercano.

Al intentar sacar una carretilla de sierle aparece  algún que otro poblador. No supone ninguna ventaja incorporar  el estiércol disponible a medio compostar, Por muy necesitado que estuviera el suelo, el montón puesto a disposición de los hortelanos por los promotores del proyecto es broza seca.

No es deseable en absoluto sembrar con adventicias foráneas un terreno, en principio limpio, ni infectarlo de huevos, larvas de insectos o gusanos. Ya habrá tiempo para el descontrol con la paulatina ocupación de los demás huertos. Siempre se puede compensar el presunto déficit de minerales con purines, diatomea o ayudar a las raíces en sus tareas con hongos especializados.

Saca la cuerda, mide, clava estacas y varillas metálicas para sujetar los bancales alzados con tableros.

No se va a tardar en colocar una docena de lechugas negras,  otras tantas aceitosas, más de un centenar de pies de cebolla babosa y unas hileras, casi al límite de tiempo, de arvejas.

Ya está trasplantada una mata de orégano y se ha colocado, con poca convicción  sobre la idoneidad del rincón, consuelda. Una fila de tupinambos taparán para el otoño una parte de la valla.

Pronto se oirá al huerto respirar…

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | 8 comentarios

TOMATE ROSA DE GUIJUELO.

                                                                                             “¡Oh ensalada de tomates de coloradas mejillas, dulces y aun tiempo picantes!
                                                                                                                                                                         Amor Médico. Tirso de Molina.

Cultivar tomates de gran tamaño, aquellos  que en el mundo anglosajón denominan tomates bistec, es siempre arriesgado. A las dificultades habituales se suman algunos escenarios y circunstancias agronómicas que ponen en un brete al hortelano.

Parece pertinente, ahora que quedan algunas semanas más relajadas antes de las tareas más intensas de los semilleros y la preparación el terreno, hacer algunos comentarios  en relación al cultivo del tomate rosado,  en tanto aprovecho para completar una ficha más del modesto inventario de tomates de lahuertadelosrobles.  Un tomate de altura cultivado en las dos  Mesetas Castellanas.

Desde hace algunos años vienen apareciendo en los mercados algunos tomates “de marca” y muy recientemente -en la dinámica de la supuesta recuperación de variedades autóctonas en peligro de desaparecer-  tomates rosados con propiedad intelectual.   Es el caso del tomate rosa de Huesca, mejorado desde hace apenas hace diez años para la distribución comercial a gran escala, pero también  el de otros en la Sierra de Aracena, en Sevilla o Valencia y con mayor o menor ascendencia local.  Hay noticias de tomates rosados en Zamora y  de similares características en Cataluña o el País Vasco.

img_20160913_114319096

Siempre habrá algún hortelano  en cada una de las comarcas a las que se alude más arriba que ponga en cuestión con facilidad los tomates híbridos y pueda desbaratar todas las mejoras que tienen que ver con la calidad impúdicamente industrial.   Todos estos tomates son primos hermanos y, para el caso que me ocupa ahora, se trata de una  variedad de buen tamaño, de aspecto efectivamente rosado y con las mejores cualidades organolépticas de las bayas autóctonas, acaso antiguas.   En puridad la mayor parte de estos tomates locales apenas salen de las comarcas donde son cultivados en campaña, a lo largo de todo el verano.

3260599569_9017ac5d90_z

Mujeres trabajando los tomates para embotar en la Sierra de Aroche. Foto: Junta de Andalucía.

 

Nombre común: Tomate rosa de Guijuelo. Rosa de montaña. Piel de doncella

Origen: Guijuelo. Salamanca. España

Lugar de cultivo: Madrid. A la intemperie.

Tipo genético: Polinización abierta. Variedad local.

Semilla: de cultivo orgánico cedida por Machaco. Cadalso de los Vidrios.

Color: Rosado, poco homogéneo. Pueden aparecer  amarillos y verdes en los hombros o coronas. Colores siempre vivos y luminosos.

Forma/ tamaño:  Achatado.  Grande  De entre 7 y 12 cms de diámetro. Ligeramente lobulado o acostillado. Formas irregulares de los frutos al comienzo de la temporada que van adquiriendo uniformidad y  regularidad conforme va transcurriendo el verano. Cicatriz estilar  mediana, estrellada. Cicatriz del pedúnculo grande. Inserción peduncular ligeramente hundida.

Interior: Pulpa consistente y rosada, de gran finura. Fruto con celdas pequeñas. (En torno a una docena)   Núcleo muy compacto, carnoso y con semillas  (pocas en relación al volumen del fruto) repartidas por los extremos exteriores del lóculo.  Importante contenido de agua.

Maduración.   Al ser una variedad  de gran tamaño necesita más tiempo de maduración. Tomate muy de verano que se cosecha entre agosto y septiembre.

Planta: 150 cms.  Vigorosa. Alta densidad follaje. Porte alto. Necesita tutores en función de su desarrollo. El número de frutos por piso floral  oscila entre  tres y seis.

Tipo de hoja: Pinnada, es decir con foliolos  anchos a lo largo del raquis o eje principal y de color verde intenso,  recubiertas de vellosidades como es común en otras tantas variedades.

Crecimiento: Indeterminado.  La planta a la intemperie en zonas calurosas no alcanza mucho más de 150 cms de altura.

Rendimiento:   Bajo. Entre seis y ocho k. por mata.

Fisiopatías/ enfermedades:  Rajado.  Quemaduras por el sol. No detectado virus de la cuchara.

Características organolépticas. Carne rosada muy vistosa y  suculenta.  Sabor dulce que dura en boca y de muy baja acidez.  Pulpa sedosa que mantiene siempre el aroma característico, muy  intenso, de  los tomates cultivados en  orgánico,  autóctonos o de polinización abierta.  Mejor para crudo por su carne jugosa, bocatas, ensaladas…  Quiero pensar que ideales para mermelada, a pesar de que tendrían que estar mucho tiempo en el fuego para que se evapore el agua.

Información complementaria.   Ecotipo que prefiere climas frescos de lugares con altitud superior a la media para este tipo de plantas. Aunque se desarrolla bien en zonas de veranos calurosos. El tomate rosa de Guijuelo, como otros tomates grandes con alto contenido en agua y piel fina, tiene una post-cosecha corta. En torno a seis días y si  o están dañados.  Es conveniente evitar golpes a los frutos o una manipulación descuidada.  Todas las características señaladas en esta descripción corroboran que se trata de un tomate destinado al consumo familiar y de proximidad.   Hay diferencias sustanciales entre la variedad tradicional o local y la “recuperación” industrial o mejorada.   Es siempre deseable  el tomate rosao, más libidinoso, del propio huerto o de los huerteros de la comarca.

Aunque para los pequeños hortelanos que trabajan las variedades locales puede resultar un dato completamente inútil o irrelevante, recientemente se ha descubierto el gen que interviene en la mutación del color en el tomate rosado. Este gen que llaman SIMYB12 funciona, según los ingenieros, “como un interruptor maestro que regula las actividades de toda una red de otros genes como los que controlan la cantidad de flavonoide y licopeno que expresa ese tipo de tomate” de color más apagado. También se ha observado que la expresión o manifestación de este gen altera la composición de ácidos grasos de la capa exterior, de modo que esa cutícula es más fina y menos flexible que la de otros; una peculiaridad ésta que favorece el rajado.

Referencias históricas y de cultivo.

Hay referencias a tomates rosados en todo el mundo: Europa, Sudamérica y Estados Unidos.  Es muy probable que este género de tomate rosado se cultivara ya en  América.  En España existen tomates con características morfológicas similares: Bajo Aragón, Levante, Castilla en menor medida, y Huelva. Este último tomate del sur parece un poco más globular.

Estas plantas  cultivadas en lahuertadelosrobles con frutos de gran tamaño, de porte indeterminado suelen, de facto  no superar el metro de altura y producen dos tandas de flores; por los ensayos realizados más abundante la primera que la segunda. Las condiciones ambientales son inexorables.

Parece necesario hacer un pequeño apunte en relación a las  contingencias siempre presentes de las temperaturas y la altitud. Gracias a las descripciones del artífice de Tomates del Mundo he podido comprender cómo algunas plantas de tomate de gran tamaño expuestas a temperaturas inferiores a trece grados en su primera fase de crecimiento vegetativo, producen florones o flores fusionadas que tras la polinización dan lugar a frutos  grandes muy irregulares, con  muchas nervaduras, agrietados y por consiguiente de crecimiento incierto. Estas flores grandes, cuando no caen, acaparan gran parte de los nutrientes en detrimento de las siguientes, dando lugar a la larga a piezas más pequeñas. Ya he podido describirlo para el tomate corazón de buey, en las estribaciones de la Sierra de Gredos, hasta el punto de pensarme mucho repetir. Por otro lado la exposición a altas temperaturas con sequía prolongada propia del clima continental hace estragos en la producción.

Pero como hasta en el más miserable secarral de no importa qué lugar de la Península cualquiera con un poco de paciencia puede tener un tomatal, no seré yo quien desista del empeño y pueda seguir cosechando unos cuantos cajones de frutos bermejos.

Es muy recomendable -porque ya vengo sufriendo el excesivo aprovechamiento del terreno- sembrar este tipo de tomates en golpes de un metro y siempre con buenos  tutores que soporten la carga  del follaje -siempre muy denso-  y el peso los frutos. En la zona de Aracena refiere algún  agricultor-  “se planta en surcos. Los cultivos se intercalan -maíz y hortalizas- para que interactúen positivamente. Posteriormente, se techan los surcos con tablas, que se cubren con una cama de helechos, para que los frutos se reclinen sin dañarse, y se vuelven a cubrir con otra tapa, para protegerlos del sol. Y es que la piel finísima del tomate rosado requiere todos los cuidados”.

Es muy conveniente, así mismo, cosechar los tomates un poco pintones para que acaben madurando en la cocina y evitar un deterioro muy prematuro. En la Sierra onubense, como es  habitual también en otros lugares para todo tipo de verduras y hortalizas,  suelen guardar semilla de los primeros tomates, seleccionando los más gordos y lisos cuando maduran, y cruzándolos en años sucesivos “para que no se bastardeen”.

Se pueden,  claro está, quitar brotes axilares y podar a dos guías para que produzcan más frutos y no eliminar demasiadas hojas  para que el follaje proteja los frutos de las quemaduras del sol.   No ha sido preciso despuntar.

Con esta mano de tomates rosa parece que he acabado de entender que no se debe abusar del agua cuando, además, el suelo es muy arcilloso.  Recuerdo una vez más  las recomendaciones de una de las jardineras del Botánico de Valencia y otros hortelanos experimentados de no regar en exceso las solanáceas tras cuajar el fruto, aunque las temperaturas sean  muy altas.  Dejaré en próximas ediciones (soslayando el temor siempre presente de que las plantas lo pasen mal a más de cuarenta grados algunos días) que las plantas pasen un poco de sed para forzar la floración y evitar así la excesiva aparición de tallos no fructíferos o frutos literalmente reventados.   La consecuencia más relevante del exceso de agua a disposición de la planta es, en efecto, el rajado y la pudrición en muy poco tiempo, a mayores en este género que estamos comentando, de piel casi inexistente.

2016-09-21-16-44-00

Hermoso fruto literalmente reventado por el agua sobre una cama de Negro de Crimea.

En la búsqueda de información es siempre gratificante descubrir las observaciones antropológicas  de los especialistas o la descripción de las  labores culturales, pero también las  sencillas combinaciones gastronómicas que ofrece la cocina popular. En la idea de cuanto mejor es el tomate  menos aliños necesita para disfrutar de sus cualidades terminaré esta ficha sui generis haciendo alguna referencia al consumo.

Gastronomía.

-Aperitivo, cena o postre que lo mismo da: tomate rosao con jamón, parmesano y crema de pepino al estilo onubense.

-Rosa tibio con queso en polvo.  Variaciones sobre una propuesta de la Sierra de Aracena.

Cortar el tomate en dos mitades eliminando la parte más dura y blanca del corazón del tomate  si la tuviese.   Pero también cortar en rodajas circulares y horizontales, tres o cuatro rodajas (nunca gajos) y disponerlas bien distribuidas en un plato. Aliñar con el aceite de buena calidad   con sal, también rosa, del Himalaya, queso de Parma o Manchego ¿porqué no? y albahaca. Puede, por supuesto, añadirse una cebolleta tierna. Un golpe de calor en el horno o microondas puede hacer que despunten los matices que aportan todos los ingredientes.

img_20160913_114441632-1

Todo corazón blando y jugoso.

 

img_20160913_114254109

Tomate. Del rosa al amarillo.

Fuentes y créditos:

http://quetequieroverde.es/el-tomate-rosa-de-montana/

http://www.slowfoodsevillaysur.es/?p=233

http://www.vanitatis.elconfidencial.com/gastronomia/2014-07-08/el-magnifico-tomate-rosao-de-la-sierra-de-aracena_158172/

http://www.besana.es/es/web/201309/tomate-ese-fruto-libidinoso

https://entretenimiento.terra.es/famosos/agricultores-chileno-rescatan-el-tomate-con-sabor-a-infancia,b975a9f9cf4363dbd40f58730adbcce1agcyz4ze.html

Rosado de Aretxabaleta

Jardín botánico de valencia.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

INVENTARIO DE SEMILLAS 2017.

“Los libros son como semillas. Pueden estar siglos aletargados y luego florecer en el suelo menos prometedor”.  –Carl Sagan

No sin apuros he realizado un primer escrutinio de las semillas que se conservan en lahuertadelosrobles con la intención de consolidar un nuevo inventario al comenzar el año 2017.

Se registran esta vez  semillas de las plantas y sus variedades que han pasado por mis manos  para ceder o trocar, independientemente de la cantidad disponible.

En algunos casos la recolección de semillas ha dado para llenar una caja de zapatos,  en otros se guardan en una bolsita hermética -tan familiar para muchos- tres o cuatro  pistas de lo que pudieran ser -con suelo, maña y buenos alimentos- unas matas de tomate; pizcas que no tengo inconveniente en ceder para reproducir y que puedan retornar, para no perder variedades, continuar la guarda y poder seguir cediendo   a otros hortelanos interesados.  Es muy conveniente consultar para adecuar el reparto.

20160625_094014.jpg

Semilla de arveja obtenida a partir de las proporcionadas por Nevenka. Lanzarote.

Es probable que puedan aparecer algunas semillas más. No obstante están aquellas con mayor relevancia hortícola. He sido especialmente cuidadoso en esta ocasión con el trabajo de inventariar los tomates.

Deben disculpar esta primera clasificación en la que he tenido en cuenta la familia botánica, quizás en la idea de partir con cierto rigor. Es una manera, también, de hacer algunos deberes botánicos que siempre vienen bien.   El  propósito final es hacer varias enumeraciones  de la misma materia, pero  menos pedagógica (por orden alfabético, nombre común,  finalidad en el huerto, hortalizas/ verduras, auxiliares, arbustos,  aromáticas,  flores…) para que las búsquedas no sean tan latosas.

Tengo la convicción, en otro orden de cosas, de que no existen en los tiempos que corren variedades  exóticas, porque  el acceso a la información y las comunicaciones  permiten adquirir casi cualquier semilla que se haga visible en la red de redes.  Hay un concepto muy anglosajón que se llama pragmatismo al que hay que apuntarse en  algunas ocasiones  a la hora de decidir qué se siembra, a mayores cuando  los objetivos con cosechar hortalizas  saludables  y con cualidades organolépticas  apreciables, pero también en cantidad.

img-20161206-wa0017.jpeg

Zanahoria morada.

Es necesario, a la par, dejar anotado aquí  que una buena parte de las variedades presentadas  no han sido cultivadas en lahuertadelosrobles, de modo y manera que no tengo información sobre sus características específicas,  su cultivo, manejo,  rendimientos, etc. Pero eso no es óbice para estar siempre dispuesto a facilitar toda la información y experiencia que sobre otra buena parte pudiera acumular.     Hay también alguna falta de concreción y quedan pendientes algunas referencias que se irán detallando  en la medida que pueda ponerme en contacto con aquellos que enviaron las semillas y tienen información o pueda acceder a la documentación pertinente.

Éste no es un catálogo comercial. En todas las actualizaciones insisto en que el propósito del banco no es la venta. Es por eso que me dejo llevar por la comodidad de no incorporar fotos o descripciones que, por otra parte, pueden aparecer dispersas  por  este mismo blog.  Tampoco quisiera renunciar a conformar en el futuro tablas más atractivas para los visitantes.

2

Costoluto de faroleco.blogspot.es.  Portugal

Sería inexcusable que dejara de citar a algunos de los horticultores, vecinos de la red o aficionados que a lo largo de estos años han ido nutriendo este banco de semillas, de modo que el mejor homenaje que puedo hacerles es hacer visibles sus aportaciones ene este listado.  Tengan la seguridad amables dadores de que soy absolutamente impúdico en este sentido  y que  las semillas van seguir teniendo recorrido y vida por otros pagos.

img_20160824_210101059

Cualesquiera que fuesen los  asuntos o razones que desearan  plantear los que por aquí se pasen -y más concretamente para el caso que hoy ocupa esta entrada- pueden hacerlas llegar a lahuertadelosrobles a través del correo electrónico fhmsolerias@hotmail.com.

Les dejo aquí un atajo.

Salud.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario