SÓLO A MIRAR.

Al franquear la entrada de Lahuertadelosrobles, sobre la regadera, aparecen los circos periglaciares del Macizo Occidental de Gredos. Ya no hay neveros.

CIMG1757Al huerto no se puede acercar uno sólo a mirar. Discurre la temporada más agradecida que recuerdo pero cómo se comporte este sistema en adelante no es fácil de predecir. Aunque no destaca este hortelano por su carácter metódico hay una norma subyacente y es la de dejar hacer.
Esta es una escuela a ratos perdidos, pero son más que estimables los alimentos que se obtienen. El método de aprendizaje ensayo-error consustancial a las prácticas hortícolas es fundamental para conseguir la experiencia que permite que este verano haya, por ejemplo, modestos excedentes de judías de verdeo. Tras el fracaso del año precedente se disponen más semillas y más surcos en mayo y de distintas variedades y a esperar. Este hortelano investigador (menos intuitivo y más diestro) cuenta sus descubrimientos sin  demasiados alardes técnicos. .
Las leguminosas dan sentido a la huerta de los robles. Se imponen porque su cultivo es relativamente cómodo, el medio es inmejorable y se obtienen excelentes resultados. Las condiciones edáficas y climatológicas hacen que las labores culturales sean muy llevaderas.

Los tomates siempre aportan cierto exotismo cromático y formal en cualquier  huerto. Pero este año proliferan tagetes  gigantes y capuchinas también. Producen extrañamiento entre los paisanos. No entienden para qué pueda servir una planta, en principio ornamental y para más inri que no se coma.

Las plantas se han tutorado bien pero en general cargan pocos frutos. He probado este año con el afamado corazón de buey que sigue su carrera de fondo. Algunas matas tienen un único fruto y es algo decepcionante. La floración empezó pronto pero una tanda tras otra fue malográndose.
Las variedades más tempranas de tomateras empiezan a dar su mejor cara; apenas tienen semillas, o están muy menguadas: santián y ozu negro o cherry de mata enana. están muy prietas y llenas de carne estas piezas.   El verde cebra se resiste a madurar. La variedad cojón de fraile es con mucho la más precoz y productiva.
No me incomodan especialmente las semillas de los tomates como tampoco entiendo una sandía sin sus pipas. (Importantes cocineros  preparan las semillas del tomate con su correspondiente continente gelatinoso en platos sencillos, cuando otros las apartan para dotar de mas finura a las salsas. Nos han contado que el consumidor, esa entidad difusa que parece justificarlo todo, demanda ciertas cualidades (firmeza, homogeneidad de forma y color o calibre, ausencia de taras…) pero la industria agroalimentaria no consigue dar con la piedra de toque del sabor. Y algunos se preguntan estos días en los medios por qué las fresas no tienen sabor, pero lo más grave es que no parece que sea una pregunta retórica. Basta con darse una vuelta por los focos de producción.
Estos de las imágenes finales tienen la carne consistente, son frutos según los parámetros del gusto  muy apreciables pero no son comparables a las variedades que se han sembrado otras temporadas en Lahuertadelosrobles en cuanto al equilibrio entre acidez y dulzor o desde el punto de vista del  flavor. En la huerta, reinterpretando el lugar común, se puede confirmar que para gustos… los tomates. Tiro del montón de la cocina según van madurando y o c en función de cómo se vayan a consumir…

El hortelano acabará comprendiendo algún día la fuerza generadora de tanto verdor. Las plantas han perdido por completo la inocencia y se exhiben promiscuas y voraces.

En tanto que un pequeño movimiento le recuerda a uno el propio cuerpo un tanto quebrantado, apenas dan siquiera ganas algunos días de poner de luto a los girasoles para que no los devoren los grajos cuando empiece a cuajar la pipa o de quitar algunas hierbas. No se puede perdonar, no obstante, el riego cada cuatro o cinco días. El tabajo consiste en ser más selectivo con las zonas a inundar A partir de estas fechas muchas plantas aguantan muy bien con lo poco que les vaya cayendo. Se procuran su propia sombra e inhiben a las adventicias.
Hay ya vistosas cebollas moradas y blancas secándose al sol. La cebolla acabará convirtiéndose en el cultivo estrella. Ni un solo problema; de marzo a junio sembradas en tandas no plantean ningún problema y está claro que este clima les va de perlas. La cebolla, el pimiento el ajo y la cebolla son los ingredientes de nuestra salsa española, con estas hortalizas se aborda cualquier guiso o potaje que se precie.
Dice Miguel Pollán que comida es todo aquello que tu abuela reconocería como tal y tal como está el mercado de las viandas y la galaxia gastronómica es mucho más que una revolucionaria declaración de intenciones. Al menos durante unas semanas se olvida el hortelano de algunas mercaderías vegetales de masas. Es francamente complicado proveerse de hortalizas y verduras orgánicas todo el año. Por eso es grato y amoroso establecer, al menos durante un tiempo una modesta conexión con la naturaleza de los sabores y las texturas de los alimentos que uno mismo cultiva. O con lo que bebemos.
Empieza a tener predicamento la teoría antropológica de que el hombre se asentó en comunidades estables, relegando el nomadismo, por el alcohol, o más bien por la necesidad de embriagarse y no por la de comida, que tenía asegurada a cada paso.
Esta inspiradora especulación teórica que se debe a un biólogo evolutivo alemán puede completar la visión de una de las trasformaciones más importantes de la humanidad. No es fácil que un “animal de costumbres” modifique su querencia y más concretamente aquella que tienen que ver con lo que comen los pueblos, que son especialmente tercas.
No hay que ser reduccionistas y pensar que la necesidad de beber granos fermentados hizo que el hombre se pusiera a hacer casas el Mesoamérica, Oriente próximo o China a la vez. Entiendo no obstante que las tribus contuvieran su vagabundeo para preparar y almacenar sus elixires y cervezas. El catedrático Josef H. Reichholf explica que las drogas naturales como los hongos “trasmiten la sensación de trascendencia, de abandono del propio cuerpo” y la consecución de estas sustancias influyó sustancialmente en el proceso.
Pese a la feracidad de este labrantío parece esbozarse la otoñada y eso que queda un buen trecho que recorrer: el maíz, las calabazas, algunos pimientos… hasta los cultivos residuales de invierno atravesando la temporada del azafrán. Es cierto que entre los cultivos de Lahuertadelosrobles el azafrán goza de un delicado simbolismo ceremonial. Ya se va apañando un nuevo espacio, labrando la tierra y quitando algunas piedras.
La textura de la tierra puede cambiar cada 50 metros por eso es importante tener muy en cuenta qué se va a poner en qué lugar o la incidencia del sol directo sobre las plantas. La intensidad del brillo durante el día. Quien conozca bien el huerto que cultiva lo sabe. El hombre comparte con la tierra el yeso que le sustenta.
El terreno que se va a dejar para el azafrán está más suelto y con menos materia orgánica. Durante la siembra se puede enmendar incorporando algo de humus muy curado en el lecho del surco. Este año habrá que preparar caballones más altos para procurar que permanezcan moderadamente secos y no se encharquen si hubiese lluvias fuertes o persistentes.
Visto lo visto el hortelano tiene la impresión de que con la cosecha estival el huerto se precipita, planea hacia su fin, empieza a ser una ruina. Apenas llega al cenit aborda su declive. Se van agostando ramas, algunos animales mordisquean los frutos, se desmandan los ramajes. El viento y el peso de la fronda desarman algunos tutorados altos y ya no dan ganas de recomponerlos. Cuando los puerros parece que no van a engordar mucho más no se retiran las adventicias recalcitrantes. No perjudican ya.
Hay una naturaleza perecedera en forma de huerta familiar que nos alimenta y que nos avecina con un tiempo fugaz.
Salud.

 

CIMG1649

La planta de la judia de mata baja para seco hace unas semanas.

CIMG1759

Tomate cojón de fraile para salir al paso en tanto que maduran otras varedades.

CIMG1683

Cuajada de vainas amarillas.

CIMG1743

Este año me adelanto a los pájaros.

CIMG1760

Ozu negro. Muy duro. Aguanta bien una vez cosechado. Mas rico si está bien maduro.

CIMG1750

Maíz y judia de verdeo. Calabaza vasca. en el centro…

CIMG1746

Gran parte de estas cebollas y puerros estan recogidos. No me gustan demasiado grandes.

CIMG1754

Berzas aún escondidas, pimientos y al menos cuatro variedades de maíz. O mijo de escoba, que en sus primeras fases de creciemiento se parece mucho a la planta del maíz.

 

CIMG1749

Prefiero cebollas de distinto calibre para utilizar todas las piezas sin tener que guardar sobrantes cortados en la nevera. Ya se sabe que es muy recomendable airearlas y secarlas antes de guardar.

CIMG1769

Publicado en La huerta | Deja un comentario

UNA TRAMPA PARA TOPILLOS.

Por ahora lahuertadelosrobles se viene librando de las incursiones de la fauna local mas desfavorable, por decirlo sin acritud. Algunas mañanas se pueden apreciar los rastros y huellas de algunos animales, más silvestres que salvajes,habituales  en la zona. A ver qué me encuentro hoy.
Los zorros exhiben sus excrementos marcando los territorios saturados, los lagartos ocelados buscan el calor del asfalto agrietado de la carreterucha.  Los jabalíes son legión y no hay que descartar que puedan rebozarse en las cebollas por la noche.   Aunque prefieren las zonas más humedas de la regadera. Algún venado que baja de las zonas más fragosas de la sierra a beber al rio se introduce en el sembrado y retrocede a los pocos pasos como si le diera vergüenza derrumbar los caballones.

krMi vecino me muestra un artilugio emparentado con el asa de un cubo por su simplicidad pero de una eficacia contrastada.   Se trata de un tubo de chapa galvanizada con una embocadura ancha en un extremo que se enfila en la galería de los topillos y un tapón trasero para sacar vivo al intruso. Una trampa para topillos. No vemos la necesidad de usas rodenticidas. No parece que se sientan especialmente atraídos por las lombrices de las zonas cultivadas, pero me ha metido el miedo en el cuerpo porque el bulbo de azafrán es un bocado exquisito para ellos. Con tanto campo que acaben por estos linderos… No lo entiendo.

krEl mecanismo, si así puede llamarse, es sencillo ya que se coloca una lengüeta en el interior que se abate e impide al roedor salir una vez que la ha traspasado. Es el aspecto más complicado de mostrar. La tapa que puede ser de chapa o de una pletina fina de aluminio, plegada y adaptada al tubo, se inserta a través de una ranura. Sería fácil de construir uno con tubos de PVC o trazar algún esquema sencillo para publicar.  krEs preciso colocar bien el aparato, con la laminilla hacia abajo para que, por su propio peso, cierre el canal; un simple cordón que sobresalga de la tierra para localizar la trampa y tirar de ella sin romperla lo mejora.

kr Al parecer hay quien por la zona  aún fabrica estas  ingeniosas trampas. En algunos foros hablarían de reciclaje, pero yo prefiero llamarlo tecnología popular.

Salud.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en La huerta, Tecnología pero popular | Deja un comentario

UN REPASO A LA HUERTA Y PRIMERA FASE DE TUTORADO.

El huerto es un viejo maestro maniático pero predica, sutil, los fundamentos  de la tenacidad y de la paciencia. La costumbre es  la vida de algunos hortelanos y da sentido al pulso lento de sus días.

El vigor que manifiestan todas las variedades de tomate obliga a ir poniendo los tutores. En lahuertadelosrobles no hay regla fija pero tengo preferencia por hacer un pasillo con cañas y palos de fresno que son mas duraderos. Ato y anudo la estructura minuciosamente a lo largo de unas semanas.

En una primera instancia coloco los soportes justo por debajo de la primera tanda de flores para que puedan  descansar sobre ellos los frutos sin tocar la tierra.  No me apresuro y espero un par de semanas para realizar la siguiente intervención.

krPodas minuciosas de chupones y tallos secundarios en los tomates.  Despejar las plantas de broza contribuye a la maduración del fruto, mejora la aireación, previene enfermedades…Ya saben.

Busco  también en los pimientos la primera cruz para después definir dos y/o tres brazos para repartir la cantidad y el calibre de la  producción en el tiempo.

Procuro esta temporada utilizar cuerda de pita, porque se degrada sin problemas  y evito meter hilos de rafia en la tierra.  La pita cuando se humedece se hincha y aprieta los nudos. Ya van unos cuantos palos colocados a la legumbre con algunos pies de refuerzo para que las estilizadas estructuras encajen  las envestidas  del viento.

kr

krkrLa tierra se va calando por capilaridad y aguanta por el momento -y según se presenta el tiempo- al menos una semana aunque, como ya conocen los lectores,  no todas las familias de plantas tienen las mismas exigencias hídricas.

Por medio de varios caños paralelos orientados en la dirección de la delicada pendiente de la huerta, el agua va entrando en los canteros, en los largos surcos del maíz o de las judías de enrame; inunda los alcorques de las cucurbitáceas y cubre algunas pequeñas tablas de raíces tuberosas.

krLas distintas suertes de puerros se entierran progresivamente para conseguir  mas tallo blanco. Ya se puede ir cogiendo alguno.

 

kr

krEste año he sembrado unos gramos de pipas de girasol morado que me enviaron desde Galicia.

Las plantas de judía amarilla alcanzan un palmo, se pueden ir acollando y preparando para recibir el primer riego.

Salud.

 

 

 

 

Publicado en La huerta | Deja un comentario

FALSO INVENTARIO DE SEMILLAS.

De momento he podido inventariar las semillas que andan desordenadas en la estantería después del periodo de siembra   Son muchos los cambios porque he cedido gran parte de las que ya no figuran en el listado, pero hay otras incorporaciones,  aunque no en abundancia, no menos jugosas. La relación no puede ser mas que provisional a la espera de que las plantas que están en la huerta generen nuevas semillas de confianza o se incorporen otras nuevas procedentes de las adquisiciones y los trueques. He mencionado en otras ocasiones el puro goce de intercambiar  o trocar simiente que no es  viable en lahuertadelosrobles por las condiciones climáticas tan rigurosas las mas veces. Un mero transmisor de genes ajenos.  Hace poco me mandaron okra y no he llegado a sembrarla en  tiempo; aunque le gusta el calorcito no descarto probar la temporada que viene. Es previsible  que para el otoño, con mas tiempo, pueda reordenar y clarificar este discreto banco de semillas o recuperar algún extravío. Imágenes mejor no nuestro.  Puede  consultarse la pagina habilitada a tal efecto. Salud.

Publicado en La huerta | Deja un comentario

SOLILOQUIO CANINO.

Otra vez se ha liado este tío de la gallina con la paleta, el cemento, los ladrillos y las piedras.”El señor de las gallinas” le llaman en las redes sociales. No quiero ni mirar.

krTotal, para lo que le sirve. Aunque me pareció oír que el atrio que prepara evitaría que entre tanto frío el este eremitorio. Un cortavientos. Eso es. Si lo acaba acristalando quizá me deje dormir ahí y no me deje al raso, que con eso de que soy perro joven y puedo con todas las intemperies en cualquier sitio me deja. Y luego que si ladro, que si me escapo…

krNo tiene bastante con ese desastre de huerta que perpetra (a mayor gloria de los cenizos, las juncias y las correhuelas) tan anárquica e improvisada. ¿Hay quien pueda imaginar verduras de aspecto mas deprimente?

krSe trae al otro viejo can para que se eche por ahí la siesta en tanto  enreda con palos y cuerdas hasta que empiezan a comerle literalmente las moscas cojoneras. Se agarran a los ojos y a la piel, descubierta toda, atraídas por el sudor de este conmovedor hortelano. Yo me piro regadera arriba que se está más fresco. No me deja jugar con el perro pinto: que si el soplo del corazón, que si le chuperreteo…

Vuelve casi anochecido echando pestes de un tiempo indeciso y con las zapatillas llenas de tierra.  Y yo sin catar una croqueta de pienso desde el almuerzo.
Riega un poco el jardín de hortalizas en el corral. Cambia varias cosas de sitio inconsecuentemente. Huele hoy a lata de sardinas, gazpacho y queso para la cena.
Sale a coger una hierba de esas cada noche. A mí me caen unos huesos hervidos con arroz, cuatro magdalenas mohosas y unos chuscos de pan que me aprieto con fruición.

Voy, vengo. Ladro al viento y a las sombras de carrascos y saúcos en flor. Entro, salgo. Husmeo el rastro de algún zorro. Gruño a los fantasmas que rondan al otro lado del río. Gimo a los pocos que por aquí se acercan. Pero a la postre me doy la vuelta.
¿Que pretenden estos tipos erigiendo muros  nuevos y poniendo puertas con pallets y somieres viejos al monte, reparando ruinas? Por aquí ya no pueden con el si no es prendiéndole fuego. Apenas arañan unas parcelas para darle de comer a los bichos. ¿Que anhelan en estos despoblados?. Ni que fuera El Dorado.

  Pero este  del gorro de paja no se entera.  Del frío de cada primavera al verano penitencial, seco y desagradecido.  Todas las plantas se dan prisa. Tienen un ciclo breve. Intuyen el otoño que se les viene encima. ¿A quien se le ocurre poner  plantones de tomates en macetas? Será para currar aun menos.krEsta mañana le comenta un vecino que ha dado un ligero riego al perímetro de la huerta para, al menos, acertar a vislumbrar por donde se meten los topillos. Clava la mano hasta el dedo anular en los surcos atravesados por las galerías. Se hunden los talones sin remisión en los caños. Le ha metido el miedo en el cuerpo a este novicio  tan zafandeado. Ya no descansa. No vaya a ser que se metan en el azafranar y devoren tan jugoso bocado.

Definitivamente está pirado. Aún se atreve a ganarle a la vieja huerta otros pocos pasos de tierra para sembrar otra tanda de bulbos de azafrán en septiembre, cuando todo hijo de vecino va acabando de cosechar, y llegar a los trescientos y pico metros.
Qué manía, la de intentar perpetuar el primitivo mandato bíblico de la laboriosidad en un trozo de tierra. Qué vanidad leerle el pensamiento a este chucho para escribirlo y publicarlo en esa triste gaceta. Sabe bien que hay ilustres precedentes. Como si no me diera cuenta….

“Después de tanto todo para nada” como fijo el poeta con cabeza de casco prusiano.

Publicado en Monólogo interior | Etiquetado , | 2 comentarios

DOMINGO AL SOL.

…todo empieza a suceder antes de su comienzo y no se extingue del todo con su fin...

Andrés Trapiello.

 

Cultivar es una forma de reflexionar, de escrutar nuestra manera de ser y actuar. Se construye un organigrama efímero, se reparten en el espacio las manchas de verde. Las tierras que conoces bien se amontonan y allanan, se raspan, se penetran, se nutren y alimentan, se dejan dormir. Las tierras se olvidan. Es esta una instalación endiablada que se retoca meticulosamente y se concluye el ultimo día de la exposición.

Cultivar forma parte de lo que eres durante cada fugaz e impredecible temporada. Se resisten las simetrías, las planificaciones y a pesar de la torpeza quieres ser un hortelano tenaz. En tanto que se ocupa el terreno en la vega se recupera el vicio de asegurar un contexto donde poder observar y esperar.

La huerta permite conjurar los extravíos de la mente, establecer comparaciones y repensar el fracaso.

Resisten a duras penas las plantas mas tempranas en la huerta. El panorama es aún racano y triste. Acabando el mes de mayo llevo a su localización definitiva los plantones de tomate y algunos de pimientos.

kr

Engrosa, con este tiempo, el tallo de los tomates y las hojas, retenidas por el frío, aguantan para poder ofrecer todo su potencial.

Mas a mano, en el patio, ya he realizado las primeras podas a todas las plantas de los contenedores. El tomate necesita un poco mas de atención que otras hortalizas. Cada tres o cuatro días  echó un visitado mas detenidamente y eliminó los brotes de las axilas, podo las ramas mas deterioradas y aclareo el porte general de la planta.

Esta técnica mixta de macetohuerto y huerta común no siempre es viable. Hay que afinar en los cuidados y disponer de espacio resguardados, mejores sustratos, evitar que el contenedor se caliente con el sol, riegos mas frecuentes.

Algunas plantas ya no salen del corral.

Ha llovido bien y la tierra aguantará húmeda. Sigo realizando escardas y eludo, por ahora,  las cavas y labores que remueven la tierra para mantener la capa superficial compacta algún tiempo y reducir la evaporación del agua.

Si suben las temperaturas durante el día mejorará el porcentaje de nascencia de la legumbre respecto a otras temporadas. Este año he sembrado alubia amarilla de mata baja, en golpes de cuatro semillas para asegurar el número de pies. Ahí va.

kr

No faltan unos surcos de judía de enrame y judión de El Barco.

Es conveniente que los caballones estén preparados unos días antes de sembrar para ir retirando la primera capa más seca en busca de la humedad y colocar la simiente. Si la tierra esta seca en profundidad es muy probable que la semilla no germine como debiera. Es fundamental que la tierra esté en tempero.

En unos días es probable que ponga en los semilleros una variedad de lechuga que me mandan generosamente desde  Chiclana: aceitosa rizada. Continua, entrañable, el trueque de semillas. Llegan  en breve, pimientos de diversa índole, caparrones, sandía amarilla..

kr

La elección de las variedades de lechuga ha sido acertada. La textura y el sabor de estas compuestas cultivadas en orgánico es apreciable. Empiezo a cosecharlas pronto. Son de pequeño tamaño por ahora, pero se consumen prácticamente todas las hojas. No tienen desperdicio.  Lechugas de ración. La lechuga negra va adquiriendo su color oscuro luminoso característico y la reina del hielo se resuelve como una hierba perfectamente adaptada.

Es probable que ensaye otros procedimientos de cultivo y pruebe con una trama que proporcione sombra, una malla que deja pasar el 75% de la luz para proteger del sol directo y del relente nocturno a algunas plantas.  No descarto tampoco recurrir al plástico negro y poder dilatar, los riegos.  No conozco bien como pueda incidir en la textura del suelo en la presencia de fauna auxiliar u hongos, en las micorrizas…

kr

A mil metros de altitud las solanáceas llevan un paso cansino. Luego, avanzada la temporada, en el pleno estío castellano, el sol  hiere los frutos y gran parte se pudre.

En un ultimo instante de la jornada en lahuertadelosrobles, sentado al indeciso sol primaveral, preparo algunas cuerdas de pita para atar los tutores. Salud.

 

kr

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

LA PEREZOSA

Fue antes la idea que la necesidad. Necesitaba un lugar idóneo para instalar la mesa del perezoso. No habia  donde montarla hasta hace bien poco. Ganas son de enredar los ratos de asueto dominical. Imagen El mueble, tan humilde, ofrece un espacio para transitar en algunos momentos del día. Y montado es suficiente para dos comensales o un escribiente. Imagen He retenido durante mucho tiempo en la memoria los gestos de los personajes de Delibes atendiendo a un accesorio mas fruto de tecnología popular, uno de aquellos enseres de las viejas cocinas castellanas.

Poner la mesa es el ademán más intimo de la hospitalidad. Imagen “En las poyatas, a los lados de la chimenea, se apilaban cazuelas, sartenes, pucheros, platos y, colgados de alcayatas, cacillos, espumaderas y un gran tenedor de latón. Sobre la cabeza de Víctor, sentado en el escañil, sujeta al muro por una tarabilla, estaba una perezosa que medio ocultaba un calendario policromo…” Leyendo este pasaje de El disputado voto del señor Cayo se me metió en la cabeza la posibilidad de preparar una mesa plegable que dejara espacio libre, en un comedor inexistente aun, en tanto no se utilizara. Con algo mas que cuatro tablas…  Y tambien “Regresó el señor Cayo con su mujer. Ella traía un plato de barro con rajas de chorizo y trozos de queso y, en la otra mano, apretadas contra el pecho, media docena de rosquillas de palo. El señor Cayo llevaba una jarra de vino que depositó en la mesa, antes de soltar la taravilla y bajar la perezosa, que calzó, entre Laly y Víctor. Laly le miraba hacer, sorprendida: -¡Qué mesa tan divertida! -exclamó-: ¿De dónde la ha sacado usted? -¿Esto? -replicó el señor Cayo-: La perezosa. Va agarrada al muro para que no estorbe, por eso no la ha visto usted. Así se puede comer al abrigo de la lumbre sin necesidad de levantarse.”

No tiene mayor relevancia que la normalidad, pero matiza levemente los usos y costumbres cotidianos que se van a realizar en la estancia. En los intersticios de la cotidianeidad se localizan los eventos mas decisivos del movimiento humano. Partir una manzana , encender la lumbre, desperezarse, llevarse la comida a la boca, abrir una puerta, salir al amanecer, acariciar a los seres queridos, pasar las hojas de un libro buscando la luz, poner el anular en los caracteres de un teclado; los movimientos del rostro impredecibles y de las manos el busca de  los útiles de cocina. El hombre unido al paisaje privado,  intimo, familiar. Estos sucesos forman parte de una tradición invisible.

Ya esta colocada la  perezosa en  la cocina entre el austero mobiliario, con una pequeña variación sobre el patrón novelesco, plegándose hacia abajo. La mitad mas relevante de su funcionalidad es no estar y me satisface. Salud

 

“Esa vida intrahistórica, silenciosa y continua como el fondo mismo del mar, es la sustancia del progreso, la verdadera tradición, la tradición eterna, no la tradición mentira que se suele ir a buscar al pasado enterrado en libros y papeles, y monumentos, y piedras” En torno al casticismo. Unamuno.

Publicado en La casa | Deja un comentario

ALGO MAS QUE LEÑA.

Sigue leyendo

Publicado en El monte, Maneras de hacer | Etiquetado | 2 comentarios

TUNEANDO LA BiCICLETA

No voy a eludir en las estaciones mas benignas  algunos de los modos de transporte secular en las zonas rurales y vinculados a la huerta familiar.  Caminar y la bicicleta.

Identificamos el velocípedo moderno con la ciudad,  el deporte, con una ominosa infancia en libertad. La estampa del viejo ciclista cabalgando indolentemente  una BH o la Orbea,  las perneras de los pantalones recogidas con unas pinzas de la ropa y el cajón de fruta agarrado al transportin  va siendo infrecuente  por  caminos y  carreteras secundarias . Camino de la viña, de la huerta… por unas retamas para la lumbre.

Imagen

Para acercarme a La Huerta de los Robles he tuneado la bicicleta. Algo especial porque mandé montarla en función de mis necesidades y la disponibilidad de recursos de hace un decenio al menos; he recorrido algunos hermosos parajes peninsulares con ella.

Una buena inversión  en cuadro Macario de acero aligerado 4130 Chromoly pulido, trasmisión de ocho piñones  y tres platos, frenos Shimano,  potencia Tranz X, llantas de aluminio. Sillín “parteculos” con perentoria necesidad de ser sustituudo por otro para menesteres menos ociosos.  Un poco mas limpia y engrasada. Una bicicleta, simple y barata.

Imagen

Ahora toca incorporar el cajón de carga. Sería recomendable  adaptarle un manillar mas alto y ergonómico para no castigar el espinazo.  Imprescindible una cuerda y un pulpo para sujetar las hortalizas, alguna herramienta o la hierba segada para los pollos.

Tengo que ser honesto y reconocer que con el paso de los años  el esfuerzo deportivo o lúdico me resulta mas  inútil y carente de sentido . Pero la bicicleta,  en desuso por prescripción facultativa, se resuelve, como para otros,  en una herramienta de trabajo  y por otro lado cada  caminata por la media montaña sigue siendo una manera  de sorprenderse y  de habitar por estos pagos.

Las industrias caseras recomponen  las mañanas de domingo. Tanto como esta escritura que va tachando los trazos  mas turbios  de la soledad.

Salud

Publicado en Maneras de hacer | Etiquetado | Deja un comentario

ESCARDAR SIN GASTAR.

Ahora no recuerdo bien en qué revista o cuaderno sobre el huerto familiar encontré un artilugio semejante al que les muestro en esta entrada.

image

Cualquier sistema mecánico es pertinente para eliminar las adventicias. Desde echar rodilla a tierra para tirar de ellas con los dedos a escabuchar con un borrico (si se tiene un ejemplar bien entrenado  y la maña) o tirar de azada y darle a los planteles al mismo tiempo una cava. Hay quien, mas pragmático, empieza a utilizar plástico negro a imagen de hortelanos perspicaces, a semejanza de explotaciones grandes o huertos intensivos.
Cuanto mayores se hacen las hierbas no deseadas de mayores recursos las va dotando la naturaleza para resistir. Se alargan buscando el sol, rastrean o trepan por fustes y ramas y se anclan a la tierra con raíces mas profundas. Llega un momento en que de nada sirve tirar de la planta a mano.

Pudiera ser  esta una herramienta pergeñada por cualquier hortelano de la vieja Castilla para, sin dañar las hortalizas, arrancar las pequeñas herbáceas que aparecen en cuanto se dan los primeros riegos. Es esta, no obstante, una herramienta que necesita tiempo.

A mi me resulta útil porque le he colocado al chisme de marras un mango mas bien largo y llego con comodidad a todos los rincones de tablas y canteros, que tampoco suelo hacer muy grandes.(Cuando las plantas están entutoradas las labores de escarda se complican.) Esta herramienta sui generis evita tener que andar pisando entre las plantas sin necesidad.
La forma mas o menos redondeada y alargada de la cuchilla que he montado a partir del aro de un viejo tonel evita que se arrastre demasiada tierra. El trabajo es mas preciso.

image

He visto otras herramientas para escardar en las tiendas especializadas. Mediante un sencillo sistema de vaivén permiten actuar en ambos sentidos; la cuchilla es cuadrangular pero se maneja con mas dificultad entre los pies de las plantas.
Esta cuchilla casera se adapta mejor a los lomos y los caños. Se trabaja menos si tiramos del útil  hacia nosotros.

Claro que no es mas que una variante de escardador de fabricación casera, pero el coste, como se puede deducir, es insignificante y su eficacia esta contrastada cuando las adventicias empiezan a proliferar.  Viene bien cuando se realiza una falsa siembra en pequeños espacios y hay que eliminar las hierbas sin remover el terreno. No estaría de mas una variante de mango corto y cuchilla mas plana.

image

Es importante que la pletina metálica sea ligera pero resistente para que no se doble a las primeras de cambio y que no pese, pero también que ésta forme un ángulo suficiente con el vástago para que al tirar se lleve las plantas de raíz sin necesidad de apretar demasiado.  Se rebaja la madera en la punta para un mejor apoyo del metal.

Con la radial pequeña se practican unas ranuras para que se clave mejor en la tierra. No tiene mas misterio. Salud.

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios