CONTRA LA RATTE.

Con viento fresco precisamente me voy, pero a sembrar otra tanda de patatas. El año pasado, a causa de la pandemia quedaron sin cosechar unas patatas La ratte y en otoño -cuando las condiciones fueron favorables- volvieron a brotar,; dejé que siguieran su ciclo natural. No les he prestado mayor atención. Y las plantas en buenos suelos van….

RATTE en Nov. de 2020

El suceso se ha resuelto como un apreciable método de conservación de material de siembra.

Entrado el invierno, a pesar de que se heló follaje de las plantas, hubo recorrido suficiente para que se produjera una nueva tuberización y pude cosechar un cubo de estas pequeñas patatas para, ahora si, poder consumir una parte y sembrar otra comme il faut.

Algo más de un kilo de pequeños tubérculos por planta en forma de riñón dorado -o alargada- es el resultado de un ciclo de 120 días, si no hay mayores problemas.

No parece el plan más codiciado ni rentable. Patata de ciclo tardío, pequeña, con una cuarta parte de la producción de tubérculos en comparación con las variedades comerciales más comunes y dependiente de un delicado trabajo respecto de las tareas culturales y de atenta vigilancia de las fases claves del crecimiento, la fertilización, de riegos ajustados en el momento preciso y cosecha manual…

Asumo por supuesto el riesgo de que, tratándose de un ecotipo, (una variedad, incluso, con denominación de origen y marca comercial) pueden sucederse con las campañas algunas variaciones fisiológicas o bastardeos, de rendimiento. Pero solo cabe seguir cultivando estas finas patatas.

Todos estos factores inciden en la variabilidad del calibre.

Soy consciente de que es muy susceptible a las deformaciones o fisiopatías si el en suelo hay piedras. Éste es un aspecto que no me atañe y que debe preocupar a los cocineros exigentes. Pero los bancales sobre los que trabajo no hay este tipo de materiales.

No desarrolla raíces profundas. En los niveles superiores del suelo lo a temperatura puede ser más alta en momentos puntuales y por ello puede sufrir estrés hídrico y las consecuencias del bloqueo de nutrientes. No obstante, como para otros casos, el problema puede ser controlado con el uso de acolchados de paja.

Aún así, con esta patata que estuvo a punto de desaparecer y fue elevada a los altares gastronómicos por mor de la nueva cocina francesa, puede establecerse un marco de plantación más cercano y representar un modelo ejemplar de cultivo cómodo, mas favorable y regalado para pequeños huertos de autoconsumo, familiares o para contenedores. No es preciso hacer grandes movimientos de suelo ni realizar tareas culturales agotadoras.

Bancal de seis m cuadrados para unas cincuenta plantas.

Pero no debo dejar de mencionar sus cualidades gastronómicas y culinarias. Me gustan también las variedades de pequeño tamaño y de carne firme. Se cocinan en menos tiempo. Puede ser muy agradecida su presencia en el plato, entera, con piel, en ensaladas, purés. Se ajusta adecuadamente a mis necesidades.

Por el momento se confirman las expectativas generadas por todo el proceso de documentación e investigación y me doy por satisfecho. Por eso repito. Para gustos, las patatas.

Créditos:

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s