PESTOSA.

Frente al sentido canónigo en mi casa se decía que éstos que atravesamos eran “días de perros”, desde el punto de vista meteorológico, claro, y no por el calor calor extremo, sino por desapacibles; esos en que cae de todo, el viento nos barre de la calle y -al menos hace años- sólo deambulan los canes por todos los pueblos.

Los hablantes olvidan el origen de las expresiones, pero no por ello dejan de ser significantes.

Poco se puede hacer a la intemperie en algunos días de invierno, pero cunden las horas si se emplean, pongamos por caso, en preparar al resguardo los semilleros de algunas plantas auxiliares o aromáticas con vistas a garantizar la diversidad alimentaria de la huerta. Aún espero dos o tres semanas para la germinación de solanaceas y demás plantas del huerto de verano.

Hay pocos cogollos de Tudela. Voy dando cuenta de coles y demás brassicas.

A los rábanos murcianos, al daikon se les han helado los hombros pero -bien anclados en la tierra- siguen siendo muy aprovechables. Cebolletas, escarolas… Ya no quedan calçots.

Me gusta apuntar lo que le ocurre a las hortalizas. En estos días, después de un generoso desarrollo vegetativo, la rúcula sube a flor.

No puedo dar yo respuesta o explicación a muchos sucesos. Desconozco si éste que me ocupa tendrá relación causal con la moderación de las temperaturas medias que se vienen registrando por todo el planeta. Pero la rúcula, en efecto, florece en pleno invierno. No descarto que las plantas, sometidas a repetidos cortes -vislumbrado su fin- se estresen y tomen el camino de la propagación para perpetuarse.

He mantenido, desde que entró hace años en la huerta, una inocente prevención con esta planta. Quizá debido a la intensidad del gusto tan peculiar que pudiera ocultar matices respecto a otros ingredientes cuando se combina. Lo más probable: un prejuicio alimentario. Una planta nueva presente en los lineales de los comercios del ramo.

Una de las resistencias a cambios mas severas del ser humano tiene que ver con lo que se come y la manera de comer. (No es inoportuno comentar que en algunas zonas la planta de marras en su advocación silvestre es conocida como “pestosa”).La mejor terapéutica quizá venga de la necesidad, o de la curiosidad.

Pero ese tránsito es historia y la rúcula forma parte ya de las verduras habituales en casa.

La temporada de rúcula es larga y de buenos rendimientos. Cuatro meses de libre disposición en una primera fase desde el final del verano hasta febrero, en el centro peninsular.

Poco puedo estirar el relato más allá de la descripción del movimiento de las manos escogiendo los mejores tallos entre la abigarrada maraña.

¿Puede situarse al nivel de la lechuga o el canónigo en la mesa, sumando matices, oportunidades nutritivas, diversificación en el campo, (y en el plato) esta interesante apuesta entre las opciones que ofrece la paleta de verdes comestibles?

Algo más que hierbas. Valerianella locusta

Aunque está documentado su consumo en época romana y en culturas anteriores hasta finales del siglo pasado no tomó relevancia comercial. Para algunos era poco más que un apunte entre las plantas silvestres comestibles en buena parte de España y del resto del Mediterráneo.

“La rúcula excita el deseo sexual de la gente soñolienta” reconocía un clásico. Algo tendrá que ver el estimulante picor sulfuroso.

Me he acostumbrado en el ínterin a cosechar y consumir, entre otras, también las flores blancas que desarrollan sus pétalos en cruz y que da nombre a la familia de plantas a la que pertenece.

Foto: Flora y fauna de Malpica de Tajo.

Visto lo visto, he puesto a germinar otra tanda de semillas de eruca vesicaria a sabiendas de que el ciclo esta vez, mirando a la primavera, puede ser más corto.

Lo mismo vale, a este respecto, para algunas verduras asiáticas.

Salud.

Referencias:

ttps://www.botanical-online.com/alimentos/rucula-propiedades

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s