AVANCE DE NOTAS PARA El PLAN GOJI.

Se trata de Lycium barbarum, una prima, del tomate -o la petunia- y que popularmente se conoce como goji.

Pero no se más, salvo que es una baya insípida una vez desecada y que se le atribuyen propiedades casi milagrosas desde el punto de vista nutritivo pero que parece sólo medianamente justificado, si establecemos una relación comparativa otros frutos o plantas que consumimos, procedentes de huertos ecologicos, de autoconsumo… Puede resolverse como una opción más para insistir en la diversidad y abundar en la estructura básica (regadío/secano) del espacio en la almunia

Me interesa estudiar la planta y confirmar su adaptación y viabilidad productiva.

El arbusto ha tenido ya una amplísima difusion en Europa y se cultiva merced a su adaptabilidad en casi todo el mundo. Procede de los valles del Himalaya y el Tibet. China es el amo de esta galaxia.

La información en la red no es tan precisa, abundante o fiable como para las plantas hortícolas u otros arbustos o subarbustos frutales. Es aún un exotismo, aunque hay alguna explotación puesta en marcha con éxito en España y proyectos, como cultivo alternativo a la cereza, en el Valle del Jerte.

Es manifiesta la campaña de marketing de países y corporaciones , a nivel global, para promocionar su consumo con la etiqueta, como en otros casos conocidos, de “superalimento”. Creo que la baya seca tendría un producto equiparable en la uva pasa u otros frutos desecados de la cultura mediterránea. He puesto éste invierno una vid de la variedad sultana y arándanos, grosellas, endrinos….

Algunas de la principales características que anima al cultivo es la baja exigencia respecto de los requerimientos edáficos e hídricos. Progresa en casi cualquier tipo de suelo y en condiciones de sequía severas.

Ya son aceptables las razones para integrar y acercar a la mesa este alimento. Calidad nutritiva, rusticidad, postcosecha y transformación asumibles, pero también, a priori, cultivo agradecido.

Hay que tener cuenta una cierta toxicidad a causa de la solanina, como en el tomate, que va desapareciendo en tanto va madurando el pequeño fruto. Una anécdota.

Por todo esto he preparado un pequeño cultivar con una docena de plantas. Van quedando documentadas algunas tareas culturales.

He instalado los plantones después de una cava profunda, a mano, sobre un suelo que no se ha tocado en algunos años, (suelto y poco agregado) en la parte alta de la huerta, donde se retiene menos el agua de lluvia.

Esta mano inaugural se presenta en un marco de plantación sencillo: en una sola fila y 90 cms entre plantas. Si el desarrollo es el adecuado para esta zona de clima continental no debería hacerse muy grande. En su caso podría ampliarse.

Para intentar que las plantas capten la mayor cantidad posible de luz y energía solar planteo la orientación de la hilera en dirección norte-sur.

No fertilización. Acolchado con mantillo.

No riego de asentamiento. La tierra está en tempero.

Tutor de bambú por el momento, para que las ramas, atadas, no toquen la tierra y a expensas de colocar postes y tirantes de alambre.

Preparo alcorques para que retengan el agua de los riegos esporádicos.

Algunas ramas del plantón comprado, de casi un metro de longitud, vienen dañadas a pesar del cuidado con que ha sido preparado el envío. Se cortan sin mayor problema. Traen algunas flores del vivero de origen y se han perdido de modo que, si agarran los plantones, no hay que esperar fruto este verano.

Antes de dejar la almunia por unas semanas observo indicios de hongos en algunas hojas.

La horticultura no tiene prisa.
Salud.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.