DE PULSOS NEGROS Y GARZONES.

Se quedan los dedos un poco aceitosos cuando se manipulan las vainas y los garzones. No se puede sujetar el prurito de cascar y liberar los pulsos negros. Una y otra vez.

Las palomas estaban empezando a expoliar el pequeño cultivar.Es momento de recoger las matas secas de garbanzo negro.

Tenía cierta prevención respecto del garbanzo negro y su cultivo, algunas ideas preconcebidas que, a la postre, no se han confirmado cuando, incluso, todas las referencias insisten en la resistencia proverbial a la intemperie y la facilidad del manejo.

Tras sembrar he realizado dos entrecavas y binas para retirar algunas adventicias. Después nada, salvo observar su marcha en una primavera benefactora por la temperatura media y las abundantes lluvias.

La planta se muestra suficientemente empinada a lo largo de algo más de cien días. Las cápsulas aparecen bajo las hojas en lo alto y no tocan el suelo; libre de cualquier asomo de enfermedades.

Las dos tablas sembradas este fin de invierno pueden dar indicios sobre el rendimiento de la leguminosa. En algunos foros especializados se habla de conseguir 450 g de garbanzo limpio -que pase el corte comercial de calibre y homogeneidad- por cada kilo que se haya cosechado. En casa no obstante todo vale y las mejores se guardarán para simiente.

Ya han recorrido los pasillos aves y conejos.

Ordeñando separo los cascabeles dorados de sus tallos y los echo en un esportón para, en breve, “quebrantar la mies tendida en una era” improvisada.

Una primera criba en el terreno discriminando el garzón de las vainas bivalvas.

Se trata de separar la cáscara del grano, claro, de trillar empleando los procedimientos que el caletre nos de a entender. Queda quizá otra entrada para coplerar una trilogía que se inició con un post hace unas cuantas borrascas.

Hay que volver a la rebusca aunque no es sencilla…

Esperamos la brisa -y la mañana- para terminar con estas vainas.

Salud.

Notas:

Llaman en algunas regiones como las Alpujaras (y cita algún Tratadillo de agricultura) garzón al tallo principal de la planta del garbanzo.

Para hablar con propiedad en este marco es útil y necesario recurrir a la terminología más precisa.

Llaman del mismo modo, en ámbitos restringidos al cultivo, pulsos a las semillas de las leguminosas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s