PROTOCOLOS DE GERMINADO.

El dilema está servido. Cada nuevo periodo de huerta de verano viene precedido por intensos debates e intercambio de prácticas y sesudas convicciones entre aficionados o agronautas para fijar un protocolo óptimo de germinación.

Las técnicas para reproducir plantas hortícolas de forma casera a través de las semillas son de lo más variopintas y no renuncio a las propias.

Ayer cuando rellenaba contenedores podía escuchar música a través del terminal telefónico. Lo mismo le doy la vidilla a estos orgánulos de reproducción sexual con sesiones adecuadas a tal evento.
La sabiduría popular sugiere que a las plantas les gusta la música o que les hablen. Me da la impresión que debieran concurrir, además, otros factores como la intensidad y los tiempos.

E. Mancuso, conocido neuro-biólogo, explica que, específicamente, las frecuencias bajas favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido y que podrían equipararse a frecuencias naturales como la del agua que corre.

Cabe sospechar que el semillado y la consecución de planta propia para el huerto, es uno de los palos más complejos y de difícil resolución en el horticultura de autoconsumo; en muchos casos son trabajos de forzado e implican conseguir que las plantas hagan cosas fuera de su periodos naturales de germinación para conseguir mejores rendimientos, para cultivos des-localizados, o la prolongación en el tiempo de las cosechas.

¿Cuál es el momento óptimo y más oportuno para poner en los contenedores, las bandejas de alveolos o almácigos las distintas especies de plantas?

Tengo la impresión de que tendemos a precipitarnos, porque aunque podemos contar con materiales y medios muy sofisticados para caldear o iluminar las estancias y se pueda conseguir la germinación de la semilla, no hay certeza de que sean suficientes las horas de luz en los primeros día de febrero y que las plantas se desarrollen con relativa normalidad. A la postre si las situaciones no tienen continuidad -es evidente el elevado coste energético de estos procesos si no se dispone de instalaciones que reciban luz y calor natural- las plantas permanecen latentes, paradas, durante muchas semanas, con los importantes riesgos de que enfermen o incluso acaben por perderse; no voy a insistir en la dedicación que requiere este proceso.

Un test de germinación con garbanzo negro es siempre una práctica entrañable. Plumilla y radícula despiertan toda la fascinación por la potencia de la naturaleza vegetal.

Son las solanaceas las principales protagonistas en estos periodos invernales de semillado y en función de qué especie se trate (entendido para la zona centro peninsular) inicio las tareas en casa no antes del veinte de febrero.

Unos días antes, si la finalidad no es estrictamente comercial, y si se dispone de medios profesionales que conciernen a invernaderos y umbráculos o incluso si se dispone de un sistema de cama caliente, pueden empezar a entrar en contacto con los sustratos una buena parte de semillas de hortalizas de hoja y el triunvirato de estío, llámense tomate, pimiento y berenjena en sus distintas advocaciones, más aliaceas o algunas plantas plurianuales y plantas auxiliares.

Cada reproductor tiene sus preferencias en cuanto a la composición del sustrato, pero suele haber coincidencia en el empleo de humus, fibra de coco y arena con variaciones a base de perlita o vermiculita y dependen de la interpretación que cada uno haga de las características o prestaciones de este tipo de materiales inertes o de los costes previstos.

Salvo excepciones mi formulación básica es sencilla: 1:1:1, como para realizar esquejes, esto es, una parte de buen humus, una de fibra de coco y otra de arena de río. Pero como para otras tareas siempre depende y pueden hacerse modificaciones compositivas en función de la frecuencia de riego, las necesidades de drenaje de la especie, de la humedad mínima, la temperatura o de los requerimientos nutritivos -siempre exigentes en estos primeros estadios- de las plantas.

Están muy bien descritos algunos fenómenos relacionados con el escaso índice de germinación no imputable al índice natural de brotación de cada planta o a la “caducidad”. Hay que tener muy presente para algunos casos determinados que un desajuste de riego puede rompen ese proceso iniciado al entrar la semilla en contacto con el agua y el sustrato (en condiciones idóneas de temperatura) hasta el punto de que -truncado el ritmo- ya no es capaz de retomar y completar ese camino iniciado que debiera terminar cuando aparecen los cotiledones.

Más de una vez las marras, superan la media. Pongo por caso, ahora, las siembras directas de planta con semillas minúsculas. En ocasiones el éxito de estas operaciones en los bancales (directas, muy superficiales) está condicionado del mismo modo, por la viabilidad de la semilla, el grado de germinación inherente o la forma de regar. A veces es una buena práctica, precisamente, no hacer nada y esperar, por ejemplo, a poner los chorrillos de zanahorias, nabos, rúculas… en la tierra en vísperas de lluvias moderadas en lugar de remover la simiente con el agua, torrencial para el caso, de la regadera.

Me gusta hacer el primer riego de los semilleros en profundidad y que el sustrato tome toda el agua que necesite, introduciendo los almacigos en bandejas con agua. La fibra de coco tarda en absorber esa húmedad tan necesaria para la hidratación de las simientes, pero también tarda más en soltarla que otros materiales floculantes. Basta verificar, al peso, que están saturados. Los riegos con atomizadores suelen humectar la capa superficial escasamente si no se hace a conciencia o se repiten las tandas.

La actividad discreta de estos días, sin visibilidad en el campo pero febril, condicionará en gran medida el rendimiento de la huerta de verano, aunque no renuncio a repartir tandas de lechugas, espinacas o acelgas por los rincones, al voleo, a la intemperie, para que germinen cuando les toque y luego repicar a pie del tajo.

Es siempre tan placentero empezar cosas, estrenar, echarse al camino…. Y esto no ha hecho más que empezar, de nuevo.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s