CON LO QUE TENGAMOS POR AHÍ. Un bancal en ojo de cerradura.

Venimos observando con interés el trasiego de nociones y recursos, las idas y venidas de métodos, corrientes de pensamiento permacultural,  prácticas orgánicas, ecológicas, metodologías  arquitectónicas y artes constructivas que dan lugar a modelos de huertos o jardines adaptados a unas necesidades específicas y ligados, a su vez, a la disponibilidad de medios humanos y materiales,  a la situación social de sus usuarios; en estos términos las redes sociales son esenciales  para su  promoción o difusión, para su mejor valoración entre los ciudadanos cada día más interesados por los temas ecológicos de sostenibilidad o auto-consumo.

Estos días de cálido otoño he participado en la construcción de una estructura hortelana muy socorrida y popularizada en el África Subsahariana, en países y regiones con el tejido social muy degradado o afectados por enfermedades o hambrunas. Se trata del keyhole.

Conocen los lectores mi escasa predisposición a repetir argumentos, conceptos o modelos que ya explican otros con mayor detalle, cercanía y rigor, pero no voy a dejar pasar la oportunidad de hacer una propuesta concreta con cosas que había por ahí.

Los huertos en ojo de cerradura posiblemente ya fueran utilizados con distintas manifestaciones en el sur de Inglaterra mucho antes de que tomaran tanto predicamento o quizá en Centro Europa (y desde la EM quizá), para obtener verduras frescas al pie de las casas.

Hay por tanto versiones africanas muy destacables y con altísimo grado de eficiencia y permanencia en el tiempo, otras europeas y americanas…

Los fundamentos de su construcción y uso están ligados al aprovechamiento o al reciclaje -decimos hoy- de materiales de desecho o que están presentes de forma natural en el entorno: piedra, adobe, ladrillo tosco, madera, paja tierra vegetal, estiércol…

La ejecución es muy básica y cualquier persona o grupo interesado puede llevar a buen puerto el proyecto sin grandes derroches energéticos; está ideado para perdurar y no tiene apenas mantenimiento.

La estructura del suelo cultivable en este modo de cultivo de auto-consumo o familiar se conforma en el lugar, teniendo muy presente los fundamentos del compostaje. Se trata de que este huerto elevado se mantenga unos años sin apenas labranza, haciendo aportes periódicos de humus en la cesta central e insistiendo en las prácticas y siembras intensivas, en cultivos múltiples ( principalmente de hoja y raíz) adecuadamente asociados y de cosecha continua, en función de las necesidades diarias.

Pueden los lectores interesados aventurarse con plantas de portes altos, más  frondosos pero los huertos  en ojo de cerradura no están pensados para solanáceas o panizos. No obstante es  indudable su función complementaria para huertos pequeños y de mediano tamaño, escolares o con una finalidad netamente ornamental; el pequeño recinto de las hortalizas a la puerta de casa en grandes fincas donde la huerta queda lejos.

Con un trozo de malla gallinera o similar, con una “cesta”  fabricada con ramas o cañas se monta un cilindro entramado de poco más de un metro de alto y de diámetro variable (entre treinta y sesenta cms pongamos por caso) que va a retener la materia orgánica y el humus que alimentarán a las plantas.

Una circunferencia de metro y medio de radio trazada en el suelo con una estaca y una cuerda será la referencia para ir colocando los elementos constructivos que a modo de zócalo de no mas de cincuenta cms de alto, van a retener la tierra y los distintos materiales vegetales sobre los que se cultivarán las hortalizas.

Es sencillo y común, por ejemplo, situar piedras (colocadas con mortero o en seco) o troncos, piezas de bloques de cemento, celosía sobrantes de alguna obra como en el caso que nos ocupa, para dar forma al recinto practicando un pequeño mordisco, vaciando una porción de un imaginario queso, que facilita al hortelano el acceso a la columna central del humus para hacer nuevas incorporaciones. El terreno quedará, pues, en pendiente desde lo alto de la cesta equidistante al borde perimetral.

Las dimensiones permiten realizar las tareas culturales de desherbados, cosecha, etc, sin necesidad de pisar el bancal y a una altura muy cómoda, para llegar con la mano a las zonas mas alta.

He podido ver en alguna ocasión variantes adaptadas a personas de movilidad reducida o discapacitados, en entornos urbanos, realizadas con otros materiales más sofisticados y distintos acabados.

El rendimiento puede ser sorprendente y algunos promotores hablan de que puede producir verdura fresca durante gran parte del año a una familia practicando sucesiones sencillas.

Pongamos en la base ramas de mediano tamaño, restos gruesos de cultivos más leñosos, como maíz o girasol.

Utilizando una técnica tipo lasaña se van incorporando alternativamente y bien repartidas capas de materia vegetal verde y seca de no más de diez cms: paja, restos menudos de poda, madera podrida pero también humus o tierra vegetal, hasta colmar el recipiente.

Este perfil obtenido con los materiales más arriba citados permite, con la hidratación adecuada, un compostaje lento y a la postre obtener un reservorio que podrá poner a disposición de las raíces de las plantas suficientes nutrientes, durante años.

No es de menor importancia comentar que la estructura aireada y ligera, la adecuada textura que se genera con la degradación progresiva y el  acomodo continuo de la materia orgánica son muy pertinentes para el cultivo de hortalizas.

Estas humildes estructuras son muy eficientes  en entornos húmedos o de lluvias regulares para que las necesidades hídricas estén cubiertas sin necesidad de regar, regiones donde no es complicado acceder a las materias vegetales que interesan, con el fin de no tener que pagar por ellas. Aún así, nada impide complementar el conjunto o hacer una nueva adaptación con un sistema de riego con tuberías de exudación o similar.  No obstante también han tenido un rendimiento destacado en regiones áridas muy desfavorables para el cultivo,  situando los bancales elevados  en el entorno de las aldeas, junto a las casas donde se tiene acceso a los materiales que aportan fertilidad y al agua.

Los hortelanos también dan puntadas. La aguja ha sido preparada a tal efecto con un trozo de caña de bambú. 

Los sucesivos aportes de materia orgánica procedente, por ejemplo, de los residuos domésticos permite mantener, a mayores, la pila perfectamente alimentada, por descomposición y mineralización, primero, y lixiviación progresiva o filtración  de los minerales hacia los bordes. Puede corresponderse ¿porqué no? con el patrón de una pequeña granja de lombrices.

Es viable colocar una malla fina en la base de la estructura para impedir el paso de ratones de campo o topillos, pero no de la fauna menor más beneficiosa.

No es reglamentario pero conviene dotar al conjuro de un sistema o entramado de madera para sombrear o de una caperuza o tejadillo para el elemento  central construido con caña ramas, madera también u otros materiales que tengamos a mano. De este modo se puede paliar la  degradación prematura sin aprovechamiento  del núcleo nutricio por acción del sol o la lluvia. La pérdida de estos elementos constructivos  no es irreparable y puede ser incorporada a su vez la compostera o restaurados  Es notorio su efecto ornamental y para el caso que nos ha ocupado estos días se ha recurrido a unas cañas de bambú, entrelazadas con cuerdas y a una caperuza que puede concretarse en forma de pirámide o cúpula.

 

En las imágenes  pueden observarse el poste centrar (que no es imprescindible) sobre el que se han ido apoyando en forma de cubierta recíproca  las cañas que quedarán cubiertas por tela de saco, bien atada y cosida para que no se la lleve el viento.

Son numerosas las perspectivas que se pueden adoptar para los propósitos o motivaciones más dispares en estos asuntos relacionados con el acceso a verduras y hortalizas limpias y saludables o con  el auto-consumo.

Si de algo puede hablarse de forma certera y con prodigalidad en relación a estos temas, es de la multitud de métodos y procedimientos  populares que, con la ayuda de una tecnología que hoy llamaríamos de perfil bajo y el ingenio de las gentes,  de qué modo permiten obtener alimentos frescos y, tengo para mi,  desde el principio de los tiempos en que los hombres decidieron cultivar. No parece que vaya a tener fin.

 

 

 

 

Referencias:   Las imágenes fueron tomadas por el autor del post  en la finca de Helechos Leganés

La información sobre este tema es abundante pero me permito hacer referencia a estas dos direcciones para empezar el recorrido.

Keyhole-garden Niftyhomestead

Jardín keyhole

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CON LO QUE TENGAMOS POR AHÍ. Un bancal en ojo de cerradura.

  1. viña dijo:

    Resultará chocante, para la gente que ha nacido agricultor y que no necesita poner “nombres” a la agricultura, observar tanto trabajo para sembrar unas lechugas entre tanto abandono alrededor …

    • Paracelso dijo:

      Es ya mercadotecnia. Tendemos a hacer ‘escuelas” y juntarnos en pandas o apuntarnos tantos. Luego le sirve a la gente para “venderlo”, haciendo cursos…
      Cosas que se vienen haciendo desde hace mucho tiempo pero qué deslocalizadas toman una nueva dimensión. Algunas sacan del hambre a mucha gente…

  2. Milagros Perez Pavon dijo:

    Hola buenas.

    Soy de Miguelturra (Ciudad Real) y últimamente me he topado con una APP en Google Play que tiene mucha información sobre Jardinería y huertos llamada Calendario del Hortelano.

    Mi intención es compartirla con ustedes pues a mi me gusta y me esta ayudando mucho a planificar y cultivar mi huerto y mi jardín.

    La URL de descarga es esta https://goo.gl/Vw1y4J para el que la quiera probar o le interese. Es mi gran descubrimiento junto con el de este foro que también es fantástico.

    Gracias a todos los que colaboráis en este foro pues aunque no lo creáis ayudais a personas como yo que no tienen experiencia.

    Un saludo.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s