EL ALFICOZ Y SU RABITO.

“Nuestros cuerpos son jardines/en los que hacen de jardineros nuestras voluntades”

                                                 Shakespeare 

Si me preguntan está noche cuál es mi palabra del castellano diría alficoz. Espero mantenerme firme para no divagar sobre Al-Andalus.

Ya que está suficientemente documentado su origen, distribución y características nutritivas  va de suyo abundar un poco en la voz, en la sonoridad de una palabra con que nos referimos a este melón alargado. (Cucumis melo flexuosus) y tampoco voy a privarme de hacer una coda gastronómica.

 Cohombro es el “sinónimo perfecto” y lo utilizamos para nombrar tanto al fruto que aparece en la foto superior, como a la planta que lo produce y tiene origen muy claro: Cucumis. Pero la voz hortense alficoz  parece un poco arábica, no?

Ya me dijeron en el cole que muchas voces que comienzan como ésta de que hablo proceden de la lengua árabe y  recuerdo que no es anecdótico ni  casual.

 Para estas vicisitudes e investigaciones están los diccionarios. De modo que transcribo literalmente la entrada de una enciclopedia digital que plantea una teoría romántica sobre el origen de alficoz. 

Dice el Diccionario de Autoridades, no obstante, que Alpicoz procede del  “dialecto de La Mancha” y que pasó a Valencia y Murcia  por simple vecindad.

alficoz: (Del ár. al-faqqus, especie de melón.)(¿del sup. ár. and. «alfiqqús», del arameo rabínico «pikkūsā», acción de preparar el cohombro para su consumo?) m. *Cohombro (planta cucurbitácea y su fruto).

alficoz. (Del ár. hisp. *alfiqqús, y este del arameo rabínico pikkūsā, acción de quitar el rabillo al cohombro para consumirlo). 


Vamos a quitarle el rabito al fruto, pues; quizá no debiera pelarlo. 

Ya que no es en absoluto dulce, (pero nunca amarga) cambio de dirección y sin pudor alguno preparo una sopa fría donde el protagonista puede llegar a perder plano en favor de la menta, de tanto valor condimentario. 

Un alficoz de pequeño tamaño, ajo, aceite, sal rosa, vinagre, con dos yogures griegos -para darle cuerpo y contribuir  a mejorar su textura –  más dos hojas de la  verde aromática son suficientes.

Salud.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL ALFICOZ Y SU RABITO.

  1. Viña Lagar dijo:

    ¡ Deblas …!, hubiese asegurado que se trata de un pepino enieblado …

    • Paracelso dijo:

      Yo creo que se siembran mucho en el Levante y Andalucía. Pero lo que no sé es cómo lo llaman por allí. Me pasó la semilla un chaval de Almería como pepino blanco.
      Me interesan las posibles variantes para poder reflejarlas….

  2. Paracelso dijo:

    Por cierto ¿ qué es enieblado? ¿Blanqueado?

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s