TOMATE MALA CARA EN MADRID.

 

Siempre ha hecho calor en Madrid,  mucho calor en julio y agosto,  pero no es óbice para que puedan salir adelante, por el momento,  algunas variedades de tomate  y con resultados más que aceptables. Se puede cultivar tomate malacara en la periferia sur madrileña..

Las plantas se agostan a ojos vista. Es el sudor, al rato, el protagonista de las primeras secuencias en el huerto , cuando además se tira desde el principio de hoz para despejar pasos y cultivos. Pero tampoco se dan las condiciones -sometido por la canícula y preso de la molicie- para dar la cara en la red.

IMG_20160818_184435514

Las plantas al límite por las altas temperaturas.

Estimulado, no obstante, por probar una nueva máquina fotográfica sigo dando cuenta de las variedades de tomate sembradas este año.  Unas pinceladas hay que ofrecer, al menos, procedentes de las observaciones sobre el terreno y sujeto como estoy  al compromiso adquirido en entradas precedentes.

Me pregunta un vecino sobre la procedencia de unos “albaricoques” que llevo en la cesta.  – ¿Dónde tienes el árbol?  Qué curioso aspecto ofrecen las bayas de un rojo mate, es cierto, con esa textura cerosa, pero no es fruta de hueso sino tomate.

IMG_20160815_185611881

Terminan de formarse aquellos  mala cara de los que ya hablara esta primavera con la perspectiva de que pudiera reproducirlos y estimulado por el interés de una “tomatista” argentina. Son cuatro pies, al fin,  que se manifiestan vegetativamente con un porte muy abierto y con poco ramaje. Muy agradecida, se deja querer la planta sin apenas más trabajo que limpiar algunas hojas secas y tutorar con acierto. Está más que contrastado que los insectos  los prefieren grandes y bellos  y estos más feotes salen prácticamente indemnes del huerto. Me refiero a los tomates,  claro. Siempre es de agradecer la relajación de prácticas encaminadas a alejar  la pequeña fauna.

El cultivo  de esta variedad no se debe exclusivamente al interés por recuperar semilla o a la pretensión de exhibir impúdicamente  una singularidad local. Más bien representa  una apuesta substancial, pragmática, encaminada a  disponer de tomates de temporada, frescos, para el auto-consumo familiar durante más tiempo.

El tomate mala cara no está listo a mediados de agosto, no madura de forma escalonada sino de forma intensiva al final del ciclo.  Es conveniente recordar que estos tomates, de  morfología tan alejada de otros comerciales, deben cosecharse antes de que lleguen a madurar para contribuir a la conservación pos-cosecha. Es, por tanto, una variedad tradicional cultivada en las comarcas de origen (Segarra,  Lleida) para colgar, muy apropiada para guardar y a ello contribuye,  además de la firmeza del fruto o las características de los sólidos solubles,  el  nivel de acidez  (en torno al 4.9 de ph) que va aumentando con la maduración. Ya sabemos que el nivel de ph es un factor esencial para inhibir la presencia de los hongos que degradan tanto frutos crudos como conservas.

IMG_20160813_111305775

Compadreando con la verdolaga.

Supongo  que es el intenso calor lo que  me permite recoger unas cuantas bayas, como adelanto de una previsible y gratificante cosecha al final del verano cuando apenas queden otros. Ahora puedo  mostrarlos  en la idea de poder catalogar el tipo con más rigor un poco más adelante.

No voy a insistir en los valores y niveles de licopeno  (más alto dicho sea de paso que en otros tipos más rojos),  o  el gusto que podremos ir valorando a resultas de frotar y restregar sobre el pan tostado algunos frutos, como mandan los cánones para el pan con tomate alguna mañana del otoño.

IMG_20160815_190040757

En  la sección longitudinal puede apreciarse el grosor del mesocarpo   en detrimento proporcional del  endocarpo interior. La pulpa no es muy firme y se deshace fácilmente.

Recuerdo que algunos tomates se mantuvieron firmes la primera vez que los sembré, olvidados en un plato,  hasta bien entrado el mes de noviembre. Pero eran otros tiempos y otras tierras. Veremos cómo se comportan por estos eriales.

El nuevo encargo que me hace el huerto supone una apuesta por conservar tomates sin procesar en un entorno poco propicio para estas costumbres de pueblo.

Salud.

 

 

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a TOMATE MALA CARA EN MADRID.

  1. Analia Dalvit dijo:

    Gracias por las semillas, ya los veras final de verano, tua semillas son excelentes, saludos desde Argentina!

  2. Paracelso dijo:

    Cuánto me alegro. Espero que ésta próxima temporada pueda publicar algunas fotos de los que enviaste. Ya te preguntaré por alguno de ellos de los que apenas tengo información. Siempre, salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s