POLÍTICA DE SEMENTERAS.

                                   Sementera:   5f. Origen o principio del que nacen o se propagan algunas cosas. DRALE

Comienza uno de los periodos más estimulantes del año en la huerta, pero también de los más delicados y exigentes.

Es en febrero cuando muchos hortelanos comienzan a poner las semillas de solanáceas  y otras especies de plantas a germinar. Cada cual tiene su método pero hay algunos principios básicos esenciales que no se deben obviar para completar con éxito el proceso. Destinamos una zona resguardada en el huerto,  repartimos bandejas con recipientes reciclados por la casa, disponemos en solanas, balcones o terrazas cajones de madera.

Las cuatro reglas, ¡vaya!… en la idea previa de que se dispone de Simiente con capacidad germinativa contrastada.  Es habitual hacer un test de germinación si la semilla tiene algunos años o se desconoce su procedencia. Habitualmente se colocan dos o tres semillas en cada alveolo o contenedor y luego  se repican las que lleguen a brotar con más fuerza. O se distribuyen de forma homogénea sobre latas,  botes y botellas de plástico….   La finalidad última de toda esta actividad oculta es  adelantar lo más posible el desarrollo de las plantas para que lleguen fuertes, vigorosas y bien conformadas a la huerta.  Unas semillas surgen rápidamente, otras no tanto y es conveniente conocer estos tiempos para cada caso y no impacientarse.

20160213_102530_opt

Sustrato apropiado. Habitualmente utilizo humus de lombriz mezclado al cincuenta por ciento con fibra de coco, pero también  tengo reservado para estos apaños medio metro cúbico de compost muy curado que contiene algo de tierra del lugar (con la que sello las composteras) y  que aderezo también con fibra. Hay quien compra sustratos enriquecidos con la trinca N, P, K o realiza otras formulaciones orgánicas, quien emplea turbas, etc.

La fibra de coco tarda en absorber la humedad pero una vez empapada retiene el agua de forma muy eficaz. De ahí que  antes de echar las semillas haya que asegurarse de que el sustrato esté  bien calado.

20160213_101257_opt

Humedad. Los semilleros no permiten descuidos y una sobreexposición a los rayos del sol o el encharcamiento continuado puede  retrasar el proceso e incluso echar a perder el trabajo de semanas.   La combinación agua más calor es igual a hongos, por lo que es fundamental buscar el equilibrio entre estos factores. Si el sustrato está húmedo no se riega.

20160213_101719_opt

Temperatura. Casi todas las semillas germinan entre 16 y 21 grados. El ambiente templado se consigue por medio de pequeños invernaderos  o coberturas trasparentes caseras. Las semillas brotan  estimuladas por  camas calientes naturales o artificiales, pero también sobre el alfeizar de una ventana bien orientada…  No es día para que  el hortelano saque la  lata repleta de lechugas a la puerta de la calle, ni permite el tiempo abrir el invernadero casero…

20160213_102109_opt (4)

Luz.  Las semillas necesitan al germinar una intensidad distinta de luz, en función de la especie de que se trate. Hay incluso quien fuerza la germinación tapando  bandejas o recipiente con bolsas, papel o cartón durante algunos días. Es normal la verdina, ese primer color de las plantas nacientes; no tienen porqué  tener en los primeros estadios un intenso color de vivero intensivo; ya irá  verdeando con la luz sesgada de la mañana o la tarde.

2015-09-19 14_opt

Ventilación. Los semilleros aireados permanecen más asépticos.  Se tapan si es perentorio pero les beneficia más unas horas de sol al aire libre que la acción aislante de los plásticos durante semanas.

El vocablo castellano, en plural, con que arranca esta entrada es muy significante y se refiere al mismo tiempo a un lugar, a una acción y una  consecuencia,  a un tiempo, a la duración de los días,  al soporte físico que alberga al grano mismo.  Es una palabra extensa. Pero ya no es sólo un bucolismo,  una “cosa de campo”.  Habla con propiedad de una forma de hacer las cosas, de un ambiente o situación relacionada con las plantas que nacen  y de la modulación más acompasada del trabajo con las semillas. La sementera compone pequeños goces continuados -y decepciones- igual de relevantes en cada fase. Expectación, mirada  paciente en no importa ya qué lugar…en soledad o no.

Pronto levantarán los cotiledones dos milímetros de sustrato y se abrirán paso. Duda el hortelano entre mirar a cada momento que le deja libre el día o esperar para recrearse y complacerse con los avances de las plántulas,  tímidas, frágiles, esforzadas…

Las semillas sembradas serán pronto otro huerto.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a POLÍTICA DE SEMENTERAS.

  1. Impresionante final de artículo. Explicas perfectamente la sensaciones que genera esta tarea a los apasionados de las plantas.

    • Paracelso dijo:

      Eso trato de hacer con esta gacetilla, guerrillero.
      Sólo soy un hortelano “promesa” e intento explicar con cada entrada algunas cosas que me pasan cuando cultivo. Gracias y salud

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s