BROTES Y FLORES.

La dinámica de algunas mañanas plenamente estivales en el  Huerto de la oca va destinada a revisar los cultivares de tomate para comprobar que están sanos y proceder a quitar chupones  y podar algunas ramas mas bajas.  Las primeras tandas de frutos van engordando a la sombra y apenas se dejan ver.

20150627_120546

Racimo de tomate  tipo roma moteado o rayado.

Al mismo tiempo voy  sujetando a las cañas  las ramas más vivaces con trozos de cuerda del rollo que llevo en el bolsillo. Un repaso  preceptivo a todos los bancales es estimulante porque ya hay frutos. Las cosas van bien.

Las plantas de tomate negro japonés han prosperado sustancialmente y muestran más claramente  algunos de los elementos que las  distingue de otras variedades, como la forma redondeada de la hoja o el tamaño y el tipo de flor.   Tiene toda la pinta de que el grueso de la producción se va a desencadenar en septiembre. 20150627_131804 (1)

Cuando llego a los pies de berenjena quito hojas secas  y selecciono las flores que voy a dejar que cuajen  para intentar que los frutos sean un poco más grandes. Miro de reojo a los pepinos  -a mi espalda- y siguen amarilleando las hojas.

20150627_120407

Hay ya en El huerto de la Oca berenjenas moradas de pequeño tamaño.  Tengo especial interés en que llegue a buen fin la variedad blanca, que he sembrado este año por primera vez, para corroborar sus excelencias,  recuperar semilla y volver a enviarla a los vecinos hortelanos que no obtuvieron buenos resultados al reproducirla esta primavera pasada. Algunos la llaman “la trufa de las berenjenas” por la finura y suavidad de sus carnes.

Me gusta pasar las manos por las solanáceas revisando las axilas, la superposición de ramas, zarandearlas, pellizcar los brotes indeseados que puedan escamotear savia a los frutos  y revisar los siguientes niveles de grupos florales.   Los dedos se pringan de tierra. Se llenan las pequeñas llagas abiertas de las manos, de verde.

Siempre se escapan  del examen brotes que se hacen grandes en un par de días. Si están por debajo de los frutos no hay que dejar nunca que se desarrollen.  No van a dar nunca una flor que  interese.

20150627_120354 (1)

Restos de poda y flor de berenjena.

Mucho me temo que algunos rodales del  huerto donde no hice una limpieza en profundidad  y apenas pasé la moto-azada a toda prisa,  se me van de las manos y están  proliferando las adventicias  más especialmente vivaces.

20150627_131651

Bajo la maraña hay algunos pies de cebolla.  No debiera preocuparme porque  estas “manchas”  tan espesas están muy localizadas.  Es muy probable que intente controlar su crecimiento tapándolas con una lona para que se ahoguen con el calor  y la humedad procedente de los goteros.  Si  recupero y trasplanto las cebollas puedo segar todo más adelante con la hoz y levantar el suelo ya para el otoño.

20150627_123245

Va siendo tiempo ya de ir poniendo las especies de invierno.  Plantones de coliflor de Sicilia y berza gallega van a acompañar al brócoli presentado en la tierra la semana pasada.  Apenas queda nada en el vivero de casa. Pongo también  las cuatro últimas plantas de tomate negro francés con la idea de que fructifiquen más tardíamente.

El tupinambo no es exigente con el terreno y, como se aprecia en la foto inferior, lleva camino de que la inflorescencia final vaya a superar  los dos metros.  De vez en cuando le doy una cava a cierta distancia para facilitar el desarrollo  de los tubérculos. 20150627_131708He sembrado, de forma más bien testimonial para intentar sacar semilla, rábano blanco y portugués.  El terreno no tiene las mejores condiciones para este tipo de plantas.

Creo que la mostaza blanca ha florecido antes de tiempo.  La mostaza es una opción muy válida de abono verde y se utiliza  frecuentemente para mejorar el suelo, pero su ciclo vegetativo coincide con las hortalizas más codiciadas y no sobra terreno en el huerto como para dejar que sea una opción prioritaria.

F46bPilEQMuF7ERNRZVga_j0G8Tad_gp4o37sdgfi7wDespués de las tormentas el suelo aparece compactado. No cuesta mucho trabajo levantar la capa superficial endurecida.  Espero ir mejorando en sucesivas campañas la textura del suelo y deje de ser esta una tarea habitual.

Pero será ya otro día, que aprieta el calor en la meseta.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL HUERTO DE LA OCA, La huerta. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s