UN TRABAJO DE ALTURA.

 

“La Roja-Llama-es la Mañana

La Violeta- es Mediodía-

La Amarilla-El Día-en su caída-

Y después- ya no hay luz- “

De poema 469 E. Dickinson.

 

Unas cuantas mañanas de este inicio de otoño cálido subido a un tejado, buscando la solana, como los gatos.

Hay que hacer algunos arreglos en el tejado de un vecino.  Estas cubiertas de madera y teja árabe se revuelven. Se rompen piezas con el tiempo, otras las levantan los tordos o las degrada el hielo. Pero también en ocasiones los albañiles de turno dejan los tajos a medio terminar, ya sea por impericia, desconocimiento o por que se afina demasiado a la hora de presupuestar para conseguir las obras y luego el dinero no da para rematar como mandan las buenas prácticas.CIMG2546A este caballete le falta algo…

CIMG2540Las tejas adosadas en el testero que muestra la imagen se sujetaron con mortero y clavos, pero después de algún tiempo se han desprendido y hay que volver a colocarlas para que no se cuele el agua. Sobre la pasta ha crecido musgo. Hay que rasparlo y colocar una hilera de tejas que ate esa linea sinuosa.

Es un remate raro, fruto seguramente de las prisas o de lo penoso que resulta trabajar en altura, que hay de todo en la Viña del Señor.  La consecuencia  es que el agua, que tiene muchas patas, se filtra por las rendijas que aparecen entre las piedras o por simple capilaridad, de modo que el muro siempre está húmedo degradando los acabados de yeso y pintura del interior, acumulando moho, olores indeseados…

Es necesario comentar,  para no escamotear información, que este peto  levantado  “a matacaballo” sobre los restos de un antiguo pajar, con bolos y piedra de poca calidad está orientado al suroeste, precisamente por donde entran las borrascas y recibe todo el hostigo de viento y la lluvia. Lo mas práctico hubiera sido rematar bien el murete, subir un par de hiladas de piedra para poder después colocar el remate de teja, una albardilla o vierteaguas.

Ya se han repuesto las piezas caídas.

CIMG2539De  modo que otra vez haciendo pasta. Esta vez utilizo arena de río bien cribada, fina y algo de tierra arcillosa para darle plasticidad. He añadido a la mezcla unas bolsas de impermeabilizante liquido, un látex que cierra el poro y evita que se filtre el agua por las juntas y llagas. Alguna vez he comentado que los materiales de agarre no deben ser más fuertes que los elementos constructivos para evitar que se partan; más si cabe en el caso de estas tejas, seguramente centenarias y por naturaleza frágiles.

CIMG2545La mañana soleada anima a subirse al tejado y -sabedor de la buena luz que nos asila- se permite uno  echar con la paleta,  el martillo y  el cortafríos… la máquina fotográfica para documentar estas peripecias.

CIMG2543Estas cubiertas no se pueden transitar pisando las tejas;  con mucho cuidado se puede hacer por remates de faldones y caballetes. Es preciso abrir un paso de varias hiladas de teja para llegar al lugar deseado y  pisar con comodidad sobre la ripia,  la tarima o el cartón bituminoso si fuera el caso. Al mismo tiempo se pueden reponer o cambiar tejas deterioradas o limpiar los canales colindantes cuando se va cerrando el trabajo.

Es conveniente calar bien las tejas para que la pasta  agarre,  (suelen ser  piezas recuperadas de otras ruinas) sumergiéndolas un buen rato en un bidón con agua.    Se eliminan al mismo tiempo los restos de tierra e incrustaciones vegetales acumuladas durante años. Se raspan los musgos de la parte cóncava que va en contacto con el  mortero…CIMG2547La gracia está -al margen del propósito estético y del respeto al entorno arquitectónico- en mantener la posición de cada teja, en su condición de canal o cobija para mostrar las marcas del envejecimiento y de la intemperie formadas por líquenes y otras manchas y que participan en la impermeabilización.

CIMG2550No es preciso rellenar o macizar toda la teja con mortero.  Un cordón  sobre la parte estrecha de la teja precedente  y unos buenos pegotes preñados de  ripios o cascotes donde va a ir colocada la parte mas ancha de la siguiente son suficientes.

CIMG2553Esto ya es otra cosa. Hay que procurar, en la medida de lo posible,  darle un poco de inclinación a las tejas para que el agua no corra hacia la junta.  El patrón para solapar las piezas puede ser aproximadamente una cuarta parte  de su longitud.

Pero una vez arriba, abierta la brecha, compensa hacer otras mejoras. Forrar otro testero, sellar grietas, cambiar la antena de sitio…

Espero que el servidor, wordpress, me deje completar esta materia aquí iniciada con otra entrada. Acabo de completar el 100% de la capacidad de almacenamiento.

Siempre, salud.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arquitectura popular, La manobra y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s