ALGO MAS QUE LEÑA.

Mientras que llenándoos

va el hacha de calvijares,

¿nadie cantaros sabrá, encinares?

(Campos, 84) Machado.   kr Veinticuatro grados son suficientes para sacarme algún sudor al menor esfuerzo y a pesar del vientecillo frío con que me he presentado esta mañana en el corte.

Van quedando pocos días para recoger algo mas de leña. Me esta costando sacar madera quemada del monte porque el camino de acceso esta muy deteriorado por el paso de los tractores en invierno. Las rodadas tienen medio metro. Pero me he agenciado una lanzadera para llevar las cargas hasta el coche.kr El cuerpo no da para mucho. Cortar leña no es fácil, ni cómodo, ni estimulante. Hoy un par de viajes con el coche hasta el pueblo. No se puede dejar nada cortado porque se lo llevan.

Suelo desbrozar el entorno mas cercano de malezas y carrascos . Voy cortando las ramas de los negros y endurecidos fustes, hasta que alcanzo. Despejar el lugar de trabajo es ineludible para no tropezar con la tronzadora en las manos. Planeó la caída natural de las encinas mas grandes para poder desmocharlas y retiro la broza. Corto las partes mas gruesas en trozos de 35 cms y las ramas mas finas un poco mas grandes para terminar el trabajo a la puerta de casa; desde la copa al pie del árbol, siempre las partes mas libres y sin apoyo en el suelo.

No es nada gratificante cortar madera de encina seca, una de las mas duras y con poder calorífico.  La cadenas  se queman, se desafilan con mas celeridad y esto repercute en el trabajo.

Son, en puridad, carrascas de cierto tamaño.  Los brotes mas grandes que nacen al pie enmarañados también se cortan. Todo arde y vienen bien para avivar los troncos mas gruesos que me da tanta pereza rajar. kr Cuento con que muchos de estos trozos suponen un día de calor en invierno.

Un sentimiento contradictorio me incomoda al tumbar los arboles. Va cayendo limpiamente la viruta sobre la bota. Algunos con más de un decenio instalados en estos parajes ya. Pero hay que limpiar la zona y aprovechar los recursos que nos ofrece el monte para calentarse. kr Carrascales y berruecos, peñas caballeras. Un gran trecho visible a ambos lados de la carretera, calcinado, sobre el limpio manto herbáceo, intensamente primaveral.

Ahora cuando lagrimean las candelas se aprecian mejor los ejemplares ennegrecidos que han conseguido resistir al paso del fuego. El episodio queda registrado en las entrañas del quercus si sobrevive muchos años mas. En ocasiones al cortar ejemplares secos¡ mas longevos, en los tocones se dibujan anillos mas negros, cicatrices por la caída de un rayo o las nevadas; se marcan amplios o estrechos los periodos de bonanza climática o las sequías. Las encinas con copas brillantes y buen porte se libran de la tala.kr

Las hojas son menos coriáceas en esta época y abren los estomas buscando alimento en el ambiente. Con el calor se cerraran a cal y canto para evitar la transpiración. Hay que respetar algunos pies aquí y allá.

El querus  es un árbol totémico en la península y no voy yo a desvelar nada nuevo. Se parte la cadena en una desafortunada y peligrosa maniobra. Se suspende la sesión. Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El monte, Maneras de hacer y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ALGO MAS QUE LEÑA.

  1. Y que bien que huele la madera recién cortada..Especialmente los Quercus.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s