CORTAR SOBRE QUEMADO.

                                                  Obduración. (Del lat. obduratĭo, -ōnis). 1. f. Porfía en resistir lo que conviene.…
                                                                                                                                                                                     Del DRAE.

Este verano han vuelto a pegar fuego al monte.  Cada tres o cuatro años repiten la operación por no sé en qué medida  espurios,  pecuniarios o lunáticos motivos.

Provoca una cierta amargura  ver todo carbonizado. ¿Cuanto tiempo tardarán musgos y líquenes en trazar sus nuevos mapas? Este bosque mediterráneo  al pie del Sistema Central aunque enfermo y dejado nos va a sobrevivir, como muchas otras plantas.   Las lluvias otoñales van facilitando ya la tarea y nuestra el campo quemado una  verde y fresca estera.  La escala temporal de los árboles nos supera con creces y eso deja una vaga  emoción, pero reconfortante.

kr

Esta no es una estampa otoñal. Los robles están tocados.

krLas bellotas  de los quercus y semillas de retamas, rosales silvestres, escaramujos y otros arbustos   y herbáceas que no se comen los animales y las aves duermen entre las hojas,  bajo tierra junto a los canchos, o en las grietas y germinan en cuanto las condiciones climáticas lo permiten.  Muchos animales entierran  las semillas y luego no recuerdan dónde, dando lugar  nuevas plantas en lugares alejados de la planta de origen. Pero según me advierte oportunamente Viñalarga los brotes que aparecen en la imagen se originan a partir de las raices.

kr

Una buena franja de monte poco arbolada ha vuelto a quemarse. En unos años volverá a estar todo verde pero se mantendrán las cicatrices del incendio en las afiladas y ennegrecidas ramas, en las piedras.  El  monte tardará  decenios en volver a mostrar el aspecto de hace sólo unos meses.

Soy escéptico.  En la zona no se le da mucha importancia, al margen de las perdidas de grandes almiares y almacenamientos de bolos de heno.   En tiempos eran tierras de secano, pequeñas tierras de labor abandonadas y no había arbolado más que en los linderos. La vegetación autóctona  en los últimos cuarenta años le había ganado el terreno a la tierra de labor. Hoy día apenas las pastan unos cientos de vacas.

Me comentan  los guardas forestales  que las intervenciones en las fincas y en los comunes deben ir encaminadas  a  adehesar el monte para protegerlo,  intentar atajar la seca y mejorar su aprovechamiento.  El riesgo de incendio es permanente  y cada año se acercan peligrosamente  a los pueblos pueblo.   Muchas construcciones  anejas a las casas son bombas de relojería. Existe un peligro añadido al estar los pajares, las tenadas,  las zahúrdas  y casillas  a reventar de leña y si ardieran supondría un verdadero desastre.  La vegetación llega hasta los mismos umbrales de la aldea.  No hay cortafuegos preventivos. Algunos caminos,  por la vegetación  acumulada  tras años sin limpiar son mechas en dirección  a las casas.

Me acerco a  ver  el lote que me adjudica la municipalidad para retirar las  carrascas quemadas.   Hay alguna encina de pequeño tamaño y escobas… Los recursos de los pueblos están para ser explotados con racionalidad y la leña es un bien muy preciado en el medio rural.  Hay que interesarse por ello  y hacer buen uso.  Se barajó la posibilidad de vender los derechos  de corte a una empresa pero algunos vecinos, sabedores del capital que supone, abogaron por hacer un reparto entre los interesados.   De aquí no sale ni una piedra.

Hay para todos, pero hay lotes y lotes.   Prefiero la leña no demasiado gruesa, que se  corte y se maneje con comodidad y sin grandes esfuerzos.   L a resistencia  del hortelano y la precariedad  de medios para trasportarla es notoria.     Es muy deseable la madera gruesa, claro, pero hay que rajarla en trozos más pequeños de no mas de 35 cms de largo  y abrirla con cuñas y almaina, luego, al pié del lugar de almacenamiento.  No es nada barata.  Aún con ayuda y disponiendo de  medios es imprescindible  la colaboración con otros interesados. Favor por favor.

Tendré que sacar la leña en buena comandita, sin prisas. Aún  no tengo bien aprendido el oficio de cortador.   Se precisa, claro está,  una   motosierra  en condiciones y un buen par de cadenas  afiladas.  Es buena época para  hacerlo porque las plantas se secan al quemarse el pasto pero  la madera permanece húmeda y  no hay riesgo de causar un nuevo fuego.   Incluso  habrá que dejar algún ejemplar que mantenga las puntas de las ramas verdes.  Se corta con mucho menos esfuerzo y aprovechando mejor los afilados de las cadenas.

Si pasa un verano por  la leña  mejor, pero ya he empezado a meter algunos palos en la estufa atizándola con madera vieja derribo.

Todo arde. Saludi

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El paisaje. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CORTAR SOBRE QUEMADO.

  1. viña lagarita dijo:

    No creo que sean semillas germinadas. Los robles y encinas son muy propensos a brotar por las raices, tras un fuego, propiciando el nuevo chaparral.

    • Paracelso dijo:

      Claro, ahora lo entiendo, Por que en otoño en la meseta no germina casi nada. Esa es la palabra precisa que no encontraba para describir esas formaciones vegetales: chaparral. Me extrañaba que estuvieran los brotes tiernos tan vigorosos después de quemarse todo. Entonces las raíces resisten y las plantas al perder la parte aérea, repuntan con mas vigor si cabe. ¿No¿ Puras supervivientes. Verdad¿ Agradezco que saques a este campesino principiante de un error tan manifiesto. Lo arreglo en cuanto tenga un rato. Salud.

      • viña lagarita dijo:

        No puedo estar totalmente seguro sin verlo in situ, pero es lo lógico. Me atrevería a recomendar que los vecinos que se hacen cargo de la madera quemada tuviesen que compensar con la poda y reconducción del chaparral en sus primeros años (obteniendo más madera) para conseguir el arbolado perfecto a la mayor brevedad. Cuando voy de senderismo por la sierra, me gusta llevar unas tijeras de podar en el bolsillo y, si me encuentro algún arbolillo demasiado “achaparrado” o castigado por el ganado, intento podarlo para que gane porte y se ponga a salvo pronto de los animales. Seo sí, nunca tocar los árboles ya formados.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s