EL TEJADO: CUBIERTA DE MADERA Y CORNISA.

  “El serano. En las noches estivales se hacía un corro en los  portales de ciertas casas y en la calle adjunta con sillas, tajos y tajuelas. Se hablaba de todos y hablaban todos. Era una especie de correo oral sin censura ni suscripción”.
Marciano Sánchez. En: Las relaciones interpersonales en la vivienda.

La idea primera que está en la génesis de esta obra es el modelo mediterráneo del  espacio único cubierto  y que se remonta a periodos trogloditas, una construcción que gira en tono al fuego,  en la tradición del portal castellano y del megaron clásico, pero humilde, funcional y abierto al patio.

Otro tramo de techunbre.   He valorado para cerrar este espacio la posibilidad de hacer un forjado y poder transitarlo como azotea  y romper la monotonía del tejado pero al final  me he decantado una vez más por una cubierta inclinada de madera impermeabilizada con uralita bajo teja de onda ancha, un aislante en capas para la regulación térmica y acústica y teja árabe vieja recuperada de los distintos derribos a los que acudo. No le veo yo mucha utilidad en lugares donde el clima mete a las personas buena parte del día en casa.

En principio la inclinación debiera ser superior al 35% en función de los parámetros climatológicos y la orientación norte.  No obstante la opción impermeabilizante de las placas de uralita me permiten tumbar un poco el faldón. Es la caída que traigo desde que comencé esta parte de la casa a partir de una simple zahúrda y hasta ahora no he tenido problema alguno de filtraciones o goteras.  Busco una ejecución rápida y adecuada a los medios humanos de que dispongo, esto es, mi propio atrevimiento y la ayuda contingente de algún amigo o vecino para los elementos más pesados o que no puedo manejar solo por su volumen. En todo caso  prefiero los acabados más cálidos  y estéticamente  mas próximos de la madera a los de obra de cemento y aluminio.

image

Esta es la zona que voy a cubrir. Detalle del encuentro de cubiertas.

Después de replantear la crujía, la luz entre cargas, he presentado viguetas de pino cepillado, derechas  y bien curadas que no presentan apenas nudos ni grietas. Palos de 4 metros de longitud y una sección de 14,50X 9,50, repartidos a razón de tres  por metro. (separados  aproximadamente 50 cms entre sí).   Los palos se apoyan  sobre el muro exterior y un  cargadero de madera laminada y encolada de tres metros de largo y una sección de  20X 10 cms.    Valoré la posibilidad de hacer pasar los cuartones por el muro y que sobresalieran 40 cms a modo de alero –como es habitual por estas latitudes- y  por lo cómodo que resulta, pero prefiero no dejar la madera a la intemperie aún cuando eso suponga que me entretenga alguna jornada más.

El tratamiento preventivo de carcomas y demás xilófagos es ineludible.   De modo que he procedido a tratar los elementos estructurales y/o de carga con productos específicos.  Pero el entablado  lo he impregnado de gas-oil con un poco de aceite de moto-sierra -que actua también como fungicida- dado el alto coste que implica el tratamiento completo.

Es considerable la durabilidad que se confiere a la parte de la madera que se inserta en los muros si se protege con un impermeabilizante, cloro-caucho o alguna simple mano de pintura acrílica.   En principio los muros no tienen porqué estar en contacto con el agua, pero por la índole y la factura de la obra que nos ocupa, (piedra y ladrillo) siempre podrá absorber la humedad ambiental,  puede llegar a la madera y degradarla.  (Se han reconocido en algunas construcciones románicas madera sin especiales medidas de conservación, salvo quizás la orientación,  la ausencia de humedad o su naturaleza de la misma). Esta técnica evita también la proliferación de hongos y microorganismos que pudren la madera.  En el caso de que las vigas vayan al aire se pueden apoyar sobre unas cachas o tableros durmientes.

En algunas zonas de  Guadalajara es proverbial el uso de madera de tejo para la construcción de casas y espacios complementarios, como tenadas y pajares. Esta madera es venenosa y resiste muy eficazmente  la intemperie. En Los pueblos de la arquitectura negra se resuelve casi todo con pizarra, incluida la cubierta.

El reparto de madera para esta pequeña estructura cobertora es perfectamente apto para  soportar su propio peso, el tránsito y las cargas sobrevenidas.

image

Buscando un efecto decorativo sencillo, como un simple contraste de color, he optado por aplicar un poco de nogalina al agua para oscurecer la madera. Lo he dejado secar bien y luego le he dado un par de manos de  anti-carcoma. Es posible que no haga mas que limpiarla una vez terminada la obra o en todo caso le aplicaría aceite de linaza, que tiene cierta capacidad secante.

imageDetalle del apoyo del cargadero en el muro de la derecha.

image

He colocado sobre el muro terminado y nivelado , entonces, los palos  a escuadra con la trama ya construida en otras fases,  he procedido a rellenar los intersticios con ladrillo y mortero y a completar una cornisa  de fábrica sencilla. Las ideas originarias que uno se plantea están en la mayoría de las ocasiones condicionadas por la necesidad de acabar con cierta eficacia y rapidez  al margen de otras fórmulas más rotundas desde el punto de vista estructural y decorativo, pero también más entretenidas. Algunos casos :

DIGITAL CAMERA

En un lugar de La Mancha… Fuente: archivo lahuertadelosrobles.

En toda Castilla se pueden ver ejemplos como este  que muestra la foto de aleros realizados con teja. La primera hilada de teja  fijadas con mortero haría las funciones de cornisa y la siguiente de alero.

O como éste de la alcarria madrileña, una verdadera obra maestra en la mejor tradición mudejar.  Ladrillo y teja mixta.  Perdurable elegante…

Invierno 2011 047

Fuente: archivo lahuertadelosrobles.

Pero en este caso que me ocupa con unos rasillones de 0.80  puede quedar  bien.   Existen en el mercado piezas de cemento y canecillos  pero este procedimiento es más barato y suficientemente eficaz. seguramente cubriré el rincón que quedará para utilizarlo de lañera o para hacer un pequeño invernadero.

He recibido las piezas con mortero por debajo,  guiándome con una regla que he colocado a lo largo del muro y de forma equidistante. He puesto unos retales de malla no muy  gruesa pasante hacia el muro y lo he rematado con una capa de mortero de arena de río para que haga las funciones  de capa de compresión.  Cuando esté terminada la cubierta se puede enlucir la bandeja y el perfil resultantes o aplicarle monocapa que se da  mejor. Ya me detendré en este detalle en otra entrada.

image

Aquí se muestra la guía  bien nivelada y el vuelo de la cornisa. He aprovechado para terminar de rejuntar las llagas superiores de la piedra que quedó pendiente.  En cuanto seque un poco las raspo con la paleta o un trozo de madera y las cepilllo.

image

La principal ventaja de este tipo de  estructuras continuas  es que  permiten la ampliación de la contrucción de forma uniforme en cualquier dirección. Es un sistema mucho más libre.

image

Con unas pequeña regla se puede maestrear el mortero, esto es, continuar la caída que  presentan las vigas para que el apoyo de  las placas impermeabilizantes sea regular y uniforme.

image

Al final no me he podido resistir a poner algún ladrillo tosco que quedará visto hacia el interior a modo de remate.

image

image

image

Una vez que ha fraguado el cemento  se puede proceder a la colocación de las tablas machihembradas que terminan de formar la estructura.  El machiembrado además de evitar que se abran grietas consigue que la madera trabaje de forma conjunta y no se doble como la ripia.

Como es lógico hay que buscar la escuadra con las viguetas  para que no se vean  atravesadas e  independientemente de la orientación del muro si la planta no es  cuadrada y buscar la mejor vista desde el interior  que sea posible. En este caso vengo obligado por la escuadra con la que inicié esta parte de la casa.

He optado por una madera ligera de abeto blanco que es  porosa, barata y no llega  a la pulgada de grosor.  En el caso de que la madera fuese el piso o forjado de una planta superior habría que utilizar otros grosores, otras maderas  o incluso doble tablero. Pero esa es ya otra cuestión.

En cuanto he desempaquetado las tablas (se presentan en tiras de cuatro metros y entre doce o quince cms de ancho)  les he aplicado unas manos de gas-oil  para protegerlas un poco y las he dejado en crudo, sin colorear.  La madera es estas condiciones de humedad y calor suele retorcerse y luego es más complicado colocarla,  hay que partirla…  Si se humedece enseguida coge el color caractirístico del moho.  Hay que ponerla rápido.

No creo que vaya a levantar en breve este invento, pero pueden producirse errores o  surgir rectificaciones  imposibles de realizar si se fijan con clavos. Suelo utilizar tornillos para poder desmontarla con facilidad y sin romper la madera. Como las tablas son un poco anchas es conveniente poner dos tornillos en cada punto de agarre para que queden bien pegadas a las viguetas.  Se coloca la tabla, se fija en la parte de atrás, se coloca la siguiente bien pegada (suelen llevar colocación)  ayudándose de un mazo de goma o un trozo de madera y se pone el segundo tornillo de la anterior. Y así sucesívamente. Si no se deja un poco suelta  en la parte delantera cuesta mucho machiembrar los siguientes segmentos.

image

Para comprobar que los cuartones están al mismo nivel (en ocasiones la madera sufre cierta torsión) puse  un regla  abarcándolo todo y así comprobar. Por eso anda aún por aquí arriba.

image

De puertas adentro. De puertas afuera.

image

Este es el aspecto que va tomando la parte afectada de la fachada, donde se abre hueco suficiente para la puerta y un elemento fijo de cristal.  He colocado un par de cargaderos de madera de unos 35 cms de ancho y unos maderos como remate del entramado  para intentar que entre la luz por este frente.   Como esta parte está más ostigada por el viento y la lluvia he tenido que pergeñar un pequeño avance que en el futuro debiera cerrar  o acristalar para que haga las funciones de cortavientos y evite las perdidas de calor en invierno al abrir la puerta.

Toda vez que está perfectamante sujeto el entramado de madera procedo a colocar la capa aislante y la uralita bajo teja, pero son cuestiones que abordaré en entradas sucesivas.

Es la hora de  comer. No doy para más. Y la huerta está a medio recoger….   Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a EL TEJADO: CUBIERTA DE MADERA Y CORNISA.

  1. Fernando dijo:

    Hola Paracelso.
    Las escuadrías que utilizastes, las has adquirido por la zona?
    Me podrías indicar donde?
    Hace dos días que te he descubierto, y me tienes enganchado!!!!
    Me encanta lo que haces.
    Fer

  2. Paracelso dijo:

    Con escuadrías te refieres a los palos o cuartones de madera de la cubierta ¿no?. Lahuertadelosrobles está a un paso de Barco de Ávila. Hay varios carpinteros por la zona, la madera suelo comprarla en una serrería muy conocida que llaman “Los Lumita”. tienen de todo -claro- bueno, regular, malo, y maera para construcciones más toscas.
    Todo depende de lo que uno se quiera gastar, las secciones, cepillados… y comprar cuando la madera esté perfectamante seca sin muchos nudos ni grietas visibles, bien cepillado etc. Yo me he gastado en torno a 12 euros metro lineal para los cuartones y unos 7 para la ripia o madera machiembrada. Con eso puedes hacer cálculos. De ahí para arriba.
    Si vas a transitar por encima te hace falta madera machiembrada de pulgada.
    Tienes dónde elegir…

    A mí me hubiera gustado poner los palos de castaño. Tiene unas características extraordinarias de flexión y durabilidad, pero es ligemente más caro que el pino.
    Por la zona de Béjar hacia Montemayor del Rio, hay varios almacenistas y serrerías que trabajan muy bien. El resultado estético es distinto también.
    Si te pilla lejos mira el tema de los gastos del porte.
    No soy carpintero, pero en lo que te pueda ayudar cuenta conmigo. Salud.

    • Fernando dijo:

      Hola de nuevo.
      De entrada muchas gracias por tu inmediata contestación!!!!
      Mi pueblo, donde pretendo realizar la restauración de la casa de mis abuelos, se llama San Miguel de Valero. Está en la Sierra de Francia. Asi que, la zona a la que te refieres no me pilla muy lejos. Preguntaré por la zona.
      Me ha gustado la solución que le has dado a la cubierta y pretendo realizar algo similar.
      Estamos en contacto.
      Gracias de nuevo y un saludo!!!!!!!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s