SOLERÍA III. REMATE Y UMBRAL

Ya va siendo hora de terminar esta serie de entradas.  Comienzo a valorar la necesidad de reorganizar  y unificar todos estos documentos para hacerlos mas accesibles y claros.

image

Lo ven: sigo poniendo losas  escogiendo entre el poco material que queda pero en ocasiones, como creo haber comentado ya, rebosa la pasta y hay que rectificar.

Tradicionalmente no se utilizaba cemento para este tipo de trabajos pero no se qué nube toxica nos ha metido el miedo en el cuerpo respecto a la durabilidad o la resistencia.

El caso es que la proporción de aglomerantes industriales que vengo usando es cada vez menor.   Por aquí hay casas e instalaciones anejas que si se construyeron a conciencia y con tiempo, continúan haciéndose mas que doblemente centenarias.

image

Verán, mejor así, como en esta pieza que ha quedado en medio.

image

O como mandan los cánones, con  limpieza, como  en esta.

image

Bien repartida la pasta después de tener que sacar alguna losa por que haya quedado la llaga muy ancha.

image

image

Completo la tanda. Y si me dejan los primeros vecinos…

image

Concluyo en la zona más próxima a la entrada. Se tiende el mortero.

image

Se colocan otras tantas piezas de gres Aragón.

Se hacen los remates.

wpid-CIMG4394.JPG

Y pongo la pieza maestra que había reservado para el umbral de la entrada, con algo de prisa que viene lloviendo.  Queda un  hueco de un metro  para colocar una puerta de cuarterones de madera maciza y un fijo de cristal sobre un nudillo o precerco de 11 cm.  He dejado ya hecho el cajeado en la peana de pizarra.

wpid-CIMG4396.JPG

En unos días en cuanto deje de llover y seque el tajo cubriré las juntas con un mortero ideal para el caso, color grafito, permanece inalterablemente negro cuando se seca. Ya lo iremos viendo. Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SOLERÍA III. REMATE Y UMBRAL

  1. Cemento, agua, grava, arena, ladrillo, yeso, nivel, regle, colado, gravilla, pizarra, viga, borada y… huellas de gato. Siempre en una obra recién acabada, aparecen huellas de gato. Tengo una casa en el desierto, llena de huellas, huellas de gato, es su casa yo su obrero. Aunque en silencio sigo tus avances. Felicidades

    • Paracelso dijo:

      Vosotros supongo que currando mucho este verano. Yo aprovecho la mas mínima ocasión para dar rienda suelta a mi verborrea.
      Es curioso el efecto que producen esas huellas. Empiezo a pensar que colecciono estos bienes intangibles. Recuerdo la pisada de algún obrero en los muros de una villa romana. Los arañazos del pico en la arenisca para labrar un túnel. Los dedos del tejero al pasar la mano por un ladrillo o hundidos en una teja y, claro, huellas de gato que suelo dejar a la vista cuando puedo. Salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s