SOLERÍA. I

“El trabajo del solador está reducido a tan poca cosa que la mayor parte de los albañiles lo hacen con tanta destreza como los soladores profesionales.” 
                                                                                                      Tesoro de Albañiles.   Madrid.   1853

Por fin he podido madrugar y recuperar progresivamente un ritmo mas temperado de trabajo y descanso, después de las peonadas estivales para terceros.  Comienza una nueva etapa constructiva en el corral. Muestro los  primeros pasos del suelo de la cocina.

krHe amasado un buen montón de pasta con dos sacos de cemento y arena de río fina (no tiene porqué ir muy cargado para colocar piso)  con tres partes de arena y una de cemento aproximadamente en función, ya saben,  del grano del árido.  Le doy un par de vueltas para integrar componentes,  lo extiendo para ir incorporando agua poco a poco,   lo arropo o amontono y lo vuelvo a extender rectificando con el agua hasta conseguir la textura semi-seca óptima, ni muy húmeda ni muy seca. Lo recojo de nuevo y ya tenemos la pasta hecha.

Me gusta dejar reposar un rato esta mezcla para que el agua acabe de distribuirse  sola.  Este tipo de mortero no se puede hacer en la hormigonera; no cunde nada y se pega  a las paredes del tambor.

krYa están terminadas todas las instalaciones que van por el suelo y he colocado una capa de tela asfáltica -aunque la casa está sobre una lancha de piedra- para mejorar el aislamiento.

kr Preparada, pues, una buena pastera para  empezar a sacar las lineas de nivel.

En esta ocasión he sacado las maestras con una mira larga de casi cuatro metros arrastrando el mortero,  empujando hacia delante  y tirando hacia atrás, guiándome por los puntos de nivel de los extremos…

krDispuestas las dos maestras se puede ir rellenando el tramo con mortero, extendiendo progresivamente con la llana o la paleta para luego afinar y dar el acabado deseado con una regla escogida a tal efecto. Debe quedar la pasta homogéneamente apretada para evitar que se hundan las plaquetas de forma desigual al colocarlas golpeándolas con un mazo o al repasar después de cuajar todo el paño . No está demás ir comprobando en cada momento los niveles para que no haya sorpresas.

kr Este procedimiento es un poco avanzado, ya que no se precisan reglas como guías (ya lo expliqué en otro lugar) para extender la pasta; se procede sobre la misma extendida y ayudándose de forma ineludible de un buen nivel. Yo utilizo uno imantado para que no se me caiga a cada momento Prefiero realizar estos trabajos con reglas de cuatro por cuatro  cms, de un lonjitud ajustada al tramo que se va a extender o de madera pero bien derechas.  Se requiere un poco más de tacto, por decirlo de alguna manera, para no llevarse el mortero de los extremos que forman las maestras ni  hacer barrancos.  Se trata, en definitiva, de ir retirando o arrastrando capas progresivamente hacia sí mismo hasta dejar el tramo homogéneo y, repito, suficientemente apretado.  Requiere un poco de práctica, es verdad, pero es muy práctico cuando no se dispone de un buen grueso para el mortero y no entran las guías.  Trucos de destajista, al fin y al cabo.

kr Una vez extendido el mortero (nunca menos de 3 cms) he procedido a replantear  el tramo que se va a solar y a concretar el punto de arranque. Como norma general se debe empezar por la puerta o acceso a la estancia con piezas enteras y buscando las lineas más largas, atendiendo a dibujos, escudrías, procurando ocultar las piezas cortadas, a la mejor vista  posible en definitiva.

Para no pisar, lógicamante, por el mortero fresco he procedido de la siguiente manera: se colocan dos o tres piezas en los extremos sobre la pared más larga y derecha y a continuación sobre ellas – y preferentemente-  una regla larga y fiable.  Se puede hacer con una cuerda cuando el espacio a solar es muy grande. Sujeto esa mira con algunas plaquetas  que tenga a mano y  arranco a colocar plaquetas sobre la guía.

Una vez puestas las primeras filas se recomienda, cuando no se tiene mucha experiencia utilizar tableros para pisar -bien derechos, sin clavos o tornilllos- para no dejar el solado como un patatar.  Téngase en cuenta que  aun cuando las salas  no sean  muy grandes hay que acarrear el material, el cemento y el agua por encima. Esto nos evitará tener que hacer rectificaciones quitando piezas hundidas, etc. Se trata de trabajar con comodidad y dejar la superficie lo más llana y nivelada que sea posible, claro.   Si hacemos esto que muestra la imágen superior con una sola plaqueta y pegados a la pared  nos cuesta mas trabajo. Se debe buscar la comodidad y hacer el arranque, incluso, a la mitad del tendido de mortero y luego de retirar la guía cuajar hacia los dos lados hasta completar.  En ocasiones de puede   trabajar, con mucho cuidado, colocando los tableros sobre el  mortero.   No  hay que olvidar sujetar bien la regla,  perdonen que insista,  para que no se mueva y se nos vaya todo el trabajo de línea. Si las primeras hiladas van derechas tendremos menos problemas.

Estos procesos están sujetos a infinidad de variaciones en función de cómo se  presenten los espacios  que se van a solar y la pericia a la hora de extender la pasta, las condiciones del tajo, el acceso…  Hay tantos casos como tajos.

Debe tenerse en cuenta la calidad del material que se va a colocar y concretar por lineas acabadas de derecha a izquierda o viceversa pero también arrancando en el medio de la mano  o fila  para evitar desviarnos,  que  vayamos “muy apretados” o  que se presenten dientes, que afeen el resultado final.   En la imagen inferior se muestra este diente tan difícil de corregir por la variación de tamaño de cada uno de los lados en este tipo de material. Estas plaquetas son rústicas y hay que llevar a un lado y a otro los fallos, girar las piezas ligeramente… siempre buscando la mejor vista.CIMG4371Me gusta, pues,  dejar un cierto márgen entre las plaquetas, sea cual fuere el modelo y clase,  para evitar ir muy apretado y tener la posibilidad de  hacer pequeñas rectificaciones.  Siempre hay que trabajar estos materiales con un poco de holgura.

Cuando se coloca este tipo de plaqueta con llaga  y si se presentan defectos de tamaño o forma debemos  procurar dejar las piezas alineadas por la parte de delante y dejar el fallo, si lo hubiera, detrás para no arrastrarlo en el cuajado. Pero en otra entrada supongo que podré explicar cómo se hacen los solados con llaga.

krEs el momento de empolvar, es decir extender una capa curiosa de cemento para que la plaqueta se fije bien  al mortero; en ocasiones éste, si no se ha regado el soporte o es muy poroso, se seca y es bueno rectificar ahora con un riego cuidadoso.  Yo lo hago con un cubo y vierto el agua con la mano, como regaba mi abuela la puerta de casa.  En el caso de que se vayan a poner materiales porcelánicos es ineludible emplear cemento cola especial. krEn realidad  voy a solar la mitad de la sala aproximadamente haciendo una forma de “L”,  con esta  plaqueta que aprecian,   gres Aragón -de un tamaño  un poco raro  ya, es cierto, 25X25.  Este material – ya lo he mencionado- es un poco irregular  y presenta rebabas . Lo habitual es colocarlo con llaga en exteriores, pero por sus características me interesa para un estancia muy expuesta a la acción del agua y la tierra del patio.  Colocándolo a matajunta o trabado se “juega” con las imperfecciones y el acabado final.  No me gustan las llagas para mi casa.   Incluso bien cubiertas las juntas son un incordio cuando se tienen que limpiar  estas superficies.  No siempre son prácticos algunos efectos estéticos.

krEs muy recomendable fijarse en el dibujo -normalmente ranuras o rallas- de la parte posterior de la plaqueta y colocarlas todas en el mismo sentido para evitar que se nos vaya de linea rápidamante o queden muchas llagas anchas no deseadas.  Así sabemos por dónde tenemos el fallo y controlarlo ajustando la pieza.   Estas estrías facilitan lógicamante los cortes en la dirección concreta.kr

Me gusta ajustar bien los cortes.

krSolo queda en este estadio después de barrer, repasar y limpiar, recortar bien  la pasta sobrante con una paleta.

kr Cuando aprieta el  calor es necesario regar el tajo por la tarde y al día siguiente, si fuera preciso, para enfriarlo y controlar el fraguado.  Y en invierno, si se trabaja en exteriores y se prevén heladas, se puede tapar con una lona o un plástico.

*******

Voy a terminar con  el otro tramo de la “L”

CIMG4368Saco una maestra a partir del tramo anterior ya terminado y a falta de enlechar o rejuntar la llaga.

Y para conseguir la nivelación  más ajustada coloco una plaqueta. Hay que dejarlo siempre un poco por encima (como en este encuentro que muestra la foto con otra habitación  solada con  pizarra) porque al golpear las piezas para fijarlas ceden siempre un poco y se hunden. CIMG4367Pueden ceder unos milímetros a voluntad.

CIMG4365Termino las maestras y tiendo el tramo.

CIMG4369A continuación saco la escuadra con una plaqueta de material  porcelánico que tengo por aquí;  está rectificada y es fiable.

CIMG4370Se empolva…

CIMG4372Voy completando con piezas enteras y luego hago los cortes bien ajustados.

CIMG4373En ocasiones los cortes son muy estrechos y a cartabón pero hay que hacerlos lo mejor que sea posible.

CIMG4374Sobre la regla que establece la escuadra sigo cortando; ahora las medias.   El ferrogres es un material de al menos 1 cms de grosor y los cortes  no suelen salir perfectos de modo que los hago con la radial. CIMG4375 Tal que así, después de machacarlo, que no es destrozarlo, sino fijar definitivamente las plaquetas y tras repasar y limpiar.

En el paramento del fondo he tenido que hacer algunas rectificaciones para ampliar instalaciones de agua y electricidad. Estos remates siempre me envenenan…

En el resto de la cocina colocaré  pizarra cortada de forma más o menos cuadrangular. Es la zona donde va la estufa  y la piedra siempre es más sufrida para estos espacios donde se maneja leña,  se produce ceniza, etc.  Voy buscando así mismo romper la monotonía de los materiales.

Pero este es el  pretexto para una nueva entrada donde podré explicar otro procedimiento de solado que suelen llamar “a punta de paleta”.

Tan poca cosa,  pues,  este oficio tan tirado de solador… Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SOLERÍA. I

  1. Germán Tortosa dijo:

    Vaya!!
    Solo viendo las fotos me doy cuenta de trabajazo que te has pegado.
    Parece que se ha quedado muy bien.
    Te felicito.

    Un saludo
    Germán

    • Paracelso dijo:

      Con cierto relajo me lo tomo, pero se acusa el esfuerzo si no se dispone de ayuda. An queda terminar con unas losas de pizarra, poner la peana de la puerta, tapar las juntas… En una proxima entrada mostrar estos trabajos. Gracias Germn y salud.

      > Date: Wed, 25 Sep 2013 17:40:37 +0000 > To: fhmsolerias@hotmail.com >

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s