APROVECHA TU MORTALIDAD.

Recuerdo las barbas floridas de alguna imagen de  WALT WHITMAN. Estos  textos que me envían los amigos a modo de felicitación navideña me sitúan en la buena dirección .  Siempre es de agradecer que te faciliten un nuevo tema.

Me  viene bien el tono litúrgico y sentencioso de Carpe diem, su seductora añagaza humanista. Lo pongo entero de nuevo para no cometer la osadía de citarlo o sólo  enlazarlo. No debiéramos quedarnos en las parcialidades que nos vienen más al pelo; las compartimos sin cuestionar su génesis. Es toda una desenfrenada práctica  la de mencionar lo citado en internet. Los post y las notas en el tablón cuentan  historias propias, definen al llamador,  lo piensan.  El medio sigue siendo el mensaje a la postre.

Me interesa más ahora lo que dice el intuitivo y trascendente  Whitman que lo que escribo yo.

 CARPE DIEM
Aprovecha el día.
No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz,
sin haber alimentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite
el derecho de expresarte, que es casi un deber.
No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras y la poesía, sí pueden cambiar el
mundo; porque, pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.
Somos seres humanos llenos de pasión; la vida es desierto y es
oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en protagonistas de nuestra
propia historia.
Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa. Y tú
puedes aportar una estrofa…
No dejes nunca de soñar, porque sólo en sueños puede ser libre el
hombre.
No caigas en el peor de los errores: el silencio. La mayoría vive en
un silencio espantoso. No te resignes, huye…
‘Yo emito mi alarido por los tejados de este mundo’, dice el poeta;
valora la belleza de las cosas simples, se puede hacer poesía sobre las
pequeñas cosas.
No traiciones tus creencias, todos merecemos ser aceptados.
No podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la vida
en un infierno.
Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridades.
Piensa que en ti está el futuro, y asume la tarea con orgullo y sin
miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte. Las experiencias de quienes se
alimentaron de nuestros ‘Poetas Muertos’, te ayudarán a caminar en la
vida.
La sociedad de hoy somos nosotros, los ‘Poetas Vivos’.
No permitas que la vida te pase a ti, sin que tú la vivas.

Tengo por casa una selección de poemas de  Hojas de hierba en formato folio que me vendieron sin encuadernar.   Durante algún tiempo  el ejemplar permaneció intonso, sin rasgar los pliegos  que lo conforman, hasta que precisaba de un poema.  Pero recuerdo que debe haber otros con las hojas en octavo aún por abrir; vetas de un sustrato profundo aún por rastrear. Puesto en el tajo el paseante, prefiere el sendero no transitado y la playa despejada por la marea.

Un libro es siempre un territorio inexplorado, ignoto, por más que se abra, pero esta presentación es, era especial, única. Era lectura. Un libro no lo hace sólo el que lo escribe. Se diseña, se corrige,  se encuaderna, se corta, se vende… y lo estrenamos seducidos,  como  aquellos pantalones de domingo en la infancia.

Pocas veces pude resistirme a pasar y desgarrar las hojas con un lapicero para empezar a leer de camino a casa dejando más que deshilachados los bordes.

Ya saben -retirados lectores- que me interesa más la antropología cultural que los alegatos de telediario, que presto más atención a una lombriz o al empuje del agua que al  fetichismo de la imagen; rondo -como un gato los tejados-  la corrala digital…  Prefiero la plaza  casi sola.

Pero el tema propuesto  -como como el de la fugacidad del tiempo- tiene vocación ecuménica. He aquí algunos ejemplos de la tradición occidental para entretenerse un rato:

Horacio, Odas, I, 11, 7-8

dum loquimur, fugerit invida
aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.
Mientras hablamos, huye el envidioso tiempo.
Aprovecha el día, y no confíes lo más mínimo en el mañana.

y Catulo

Catulo, 5, 1-6

Vivamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum severiorum
omnes unius aestimemus assis.
soles occidere et redire possunt:
nobis, cum semel occidit brevis lux,
nox est perpetua una dormienda.
Vivamos, querida Lesbia, y amemos,
y las habladurías de los viejos puritanos
nos importen todas un bledo.
Los soles pueden salir y ponerse
nosotros, tan pronto acabe nuestra efímera luz,
tendremos que dormir una noche eterna.

fueron de los primeros con  rastro escrito. Pero no todos son viejos verdes con cierta gracia escribiendo.

Lo desmitifica Felipe Benítez Reyes, citando a A. Mutis.

Inesperadamente, Mutis nos soltó el discurso más largo de su vida: “Collige,, virgo, rosas significa: chingad cuanto podáis, chavalitas menores de edad. Chingad con nosotros, los astutos latinos. Coged las rosas carnales, porque luego sólo podréis coger las flores de papel y de cera. Coged la rosa flácida de nuestros músculos varoniles, la rosa fermentada de nuestra vejez, porque dentro de poco sólo podréis aspirar el perfume de esas rosas polvorientas que son los pompones de maquillaje. ¿Entendido? Eso es lo que los romanos les recomendaban a las chavalitas, que chingaran ocho o nueve veces diarias con los senadores y con los poetas épicos. Porque mucho latín y mucha hostia, pero todos andaban majaras por el sexo gratuito (…)”.
El pensamiento de los monstruos, Felipe Benítez Reyes, Barcelona, Tusquets, 2002. Pp. 85-86Mutis:

Algunos toman una deriva emocional, vital:

¿Qué pretendes con tu abatimiento y tu agonía gratuitas? No le añadas fuego al fuego para aumentar la locura. Ésta es la vida. Esto es lo que hay. Cenizas y confusión. Pero también prodigios y grandeza. Napoleón sabía que vivimos y morimos entre maravillas. Tú también deberías saberlo, deberías saber que del barro nacen flores, y de tu tristeza puedes obtener fuerza en lugar de depresión. Somos carne mortal, pero lo mortal es para los mortales, como decía Píndaro. Aprovecha tu mortalidad, apura tu tiempo hasta las heces. Somos ciegos que pretenden comprender el arco iris, pero, Luz, ¿qué más da?, ¿qué más da?, ¿es que no notas cómo bulle la vida a tu alrededor?
Los estados carenciales, Á. Vallvey, Madrid, Destino, 2002. Pp. 37-38.

No les canso, que esto no lleva estampitas..

Pero esperen: podemos,  también escuchar al maestro Serrat, aunque la canción esté un poco desvirtuada por la publicidad:

Hoy puede ser un gran día.

o recurrir a otro clásico más cercano:

Se amontonan los estados mentales, se me olvida leer y no escucho: desaliento sobre deber, del agradecimiento al pánico, desde el silencio al alarido,  de la creencia  a la mediocridad, pasando por la impostura… Del requerimiento a la aceptación.   De las flores a las heces. Asentir y dejarme tocar. La impaciencia machamartilla la discreción y el discernimiento.

Parece como si  esta confianza de aprovechar el día te eximiera del dolor;  no es tan fácil. Nos lo recuerda Pasolini.

(…)La luz del futuro
no cesa un instante de herirnos:
aquí arde cada uno de nuestros actos
cotidianos, angustiando incluso en la fe
que nos da la vida.(…)

En pocas ocasiones me sujeto y me aguanto a tajar  una a una,  sólo la página siguiente que voy a leer.

Felices Fiestas de Invierno. Salud

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cajón de citas. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a APROVECHA TU MORTALIDAD.

  1. Isa dijo:

    Orgullosa tendrá que estar mi amiga de lo que ha inspirado Walt Whitman.

  2. VIÑALARGA dijo:

    El estado emocional es el que manda, tanto para aprovechar como para dejar pasar e incluso para inspirarse y dejar frases bonitas para la posteritas, y eso es una cosa que no siempre es fácil de controlar, casi nunca depende de uno mismo.

  3. oliva gonzalez dijo:

    INMESO…como tu.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s