UNA ROSA.

Todos los días me acerco a recoger la cosecha. No  puedo esperar a que la rosa se marchite.  Son un puñado de cormos de  este año, vigorosos.   Aparto ligeramente la flor del incipiente espartillo y la corto con la uña, sin tirar.   Vermos cómo pasa el invierno.  Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La huerta. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a UNA ROSA.

  1. Viñalarga dijo:

    Se utiliza directamente o necesita de algún proceso, como tueste, antes de echar a las comidas?

    • Paracelso dijo:

      Tradicionalmente eran las mujeres las que -después de “mondar” la rosa recolectada en el día, separar los tres hilitos y formar un buen montón en torno a una mesa camilla- lo tostaban con sumo cuidado al fuego. Es muy fácil quemarlo, de modo que yo las pocas hebras que voy sacando las pongo en papel de plata sobre la estufa de leña un instante o simplemente lo dejo cerca del calor para que se seque con rapidez. Adquiere ese color característico de la especia nacional. A mi me parece que sale muy bueno. Salud.

      Ah, seguiremos hablando de un tal Diógenes de Sinope.

  2. A1 dijo:

    Que preciosidad!!!! Nombre nombre nombre!!

  3. Paracelso dijo:

    Crocus sativus. O azafrán a secas. Hay alguna entrada en el blog relacionada y muchos comentarios. Salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s