CONEXIÓN PARÍS.

“Pasa el tiempo, dice, y nueve de cada diez veces, el paso del tiempo empeora las cosas. No es así en el caso de las civilizaciones o del conocimiento, pero sí lo es para los cuerpos que están solos. Incluso para el cuerpo de una lombriz. Cuando el tiempo cura, cura para hacer durar el dolor, para hacerlo más largo. No  hay vuelta atrás.  Esto es lo que pienso cuando salgo a mear por la mañana. ”   JB.

El viajero escuchó hace unos días comentar a alguien, con cierto conocimiento de causa  sobre las derivas económicas, que el problema vertebral de la crisis que nos lleva, es la falta de alimentos para dar de comer a todo el mundo.  Sabe el caminante que en Europa más menos come, aunque algunos de sus cituayens  tengan que buscar la comida entre los restos de los que  están hartos o acudir a comedores sociales desbordados. Imágenes para una crisis.

La justificación primera y visible de los cultivos de plantas modificadas  entre otras barbaridades,  pues,  es la necesidad de producir alimentos al coste que sea y en cantidad.  ¿Cómo se puede sostener un sistema de producción, comercialización y consumo cuando  los costes  desangran el planeta? En Europa es una práctica cada vez más habitual cultivar en las ciudades, en los terceros lugares, en macetas… Mientras, las zonas tradicionales de cultivo en el campo,, en el entorno más cercano a los núcleos de población, se siguen abandonando.

Hay quien por estos lares lo hace muy bien y  no es un mercadillo de fin de semana.

El hortelano viajero quiere enseñar a cultivar a sus hijos.   Autosuficiencia alimentaria. Soberanía.  ¿Nos suena…?

En otras ciudades de la  gris y confundida Europa, dice, ocurren cosas semejantes.

Y siguen durmiendo familias enteras ante  los escaparates de los comercios más céntricos en cuanto cae la noche .  No los fotografía por vergüenza.  No sabe hacerlo.    Madrid, París, da igual.  Megalópolis  primas hermanas.

Un grupo de personas esperan  el sábado con cierto nerviosismo en Montmatre a que viertan un camión de ropa sobre mesas y cajones antes de que lleguen los turistas.

Hay quien ya da las primeras instrucciones a las empleadas.

Las aguas del Sena garabatean la palabra RUINA.  Salud.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sorbitur ambulando.. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s