ARTEMISA Y LOS GIRASOLONES

No es un cuento infantil, más bien una comedia bufa… Verán.

Pero atiendan, ocupados lectores, un momento al preámbulo.

Voy recogiendo plantas  después de casi diez  días sin aparecer por la huertadelosrobles. El estiaje este año es especialmente duro y la presa del río apenas retiene agua para paliar tanta sed de última hora.  He intentado dar un último riego pero otros hortelanos más atentos y espabilados -que tienen mucho terreno cultivado- van “atajando” con piedras  y plástico la regadera y no llega a la cola del valle.  Si caen estos días unas gotas puede que aguanten algunas plantas, se recuperen las de invierno y no perjudique a la legumbre.

Bien granada la gigantea,( palabra eficacísima arrimada a mi vocabulario por mor de Huerto 2.0)

Este año tengo que talar los  girasoles que nacieron de forma espontanea  porque no llego casi a las piñas, disculpen, giganteas. Para que vean  cómo las semillas necesitan poco de la mano del nombre.

Judía “de no se qué de dragón” prosperando entre las matas de judión. Algún grano que cayó en bote ajeno.

Las judías de enrame han quedado como “pipos” para las gallinas.  Alguna vez las he comido  desecadas y cocinadas como el resto de la  legumbre.  Las variaciones térmicas y la irregularidad de los riegos retuerce el fruto como ganchos y se ponen muy duras, de modo que así me hago con proteína para las gallinas y más nitrógeno para la tierra. No creo que vuelva a echalas. Lo mismo me animo para S. José con el garbanzo.

Aspecto del judión granado, aún verde. Queda al menos un par de semanas para terminar de recolectar las vainas.

Los puerros a la sombra del maíz, por la tarde.

Al final se me dan mejor las forrajeras que otra cosa. El maíz rosetero sigue su ritmo pero se ha ido desarrollando en progresión decreciente en función de la profundidad del terreno y la concentración de humus.  Este otoño tengo la tarea fundamental de proveer la huerta de materia orgánica para fertilizar y equilibrar más zonas  de la huerta.  Salud

(…)

Pero esto no era sólo un post  sobre el girasol gigante de Aragón o la legumbre.

Artemisa  sigue por sus fueros acosando y dando caza  a los humanos. Ahora va a resultar que soy alérgico a la artemisia, género de plantas que ha proliferado en estos últimos años en amplias zonas de Europa a raíz del cambio climático. Mil y nosecuantas especies -de las cuales viven  a mí alrededor unos pocos cientos-  me hacen honores desde las cunetas y caminos; incluso las cultivo, dada mi experiencia en hacer crecer adventicias en la huerta.  Es entre julio y septiembre cuando polinizan, meses en los  estoy peor.  Síntomas asmáticos,  ahogo… la capacidad pulmonar al límite. Cuando salgo del huerto parece que me he revolcado por una manta de cristales.

Me dice una anodina e indiferente funcionaria de la salud, que no doctora, ante mi curiosidad por la localización y distribución de la planta, que es ¡una gramínea! y punto, para cortar por lo sano y mal atender al siguiente número de la lista.  ¿Por qué piensan  algunos galenos arrogantes que los pacientes  son imbéciles?

Realmente tiene un sesgo patético. Pero nada de dar pena; llevo así muchos años y no voy ahora  a modificar mis costumbres,  ni a despejar mis manías en relación a las plantas.  Ni a dejar de sembrar pipas para las gallinas tampoco, ni a dejar de comer melón o sandía ( al parecer pueden propiciar reacciones alérgicas también) cuando hay tardes que me meriendo a gusto  no pocas tajadas de sendos frutos.  Al menos  sacaré todos los girasoles que se están acabando de secar de casa,  si no quiero fenecer ahogado.

Son las plantas de los baldíos y zonas cultivables abandonadas y de los “terceros lugares”, (dedicaré una  entada algún día al término) a los que no va nadie,  que han quedado encerrados en las autopistas o en los aparcamientos o interbloques, las plantas de las cunetas y pueblos abandonados

¿Y la miel?   La tomo con relativa frecuencia por las mañanas con  un poco de aceite de oliva y en infusiones  y resulta  que tengo al enemigo  en la despensa en botes de kilo.  ¡Joder con las bendiciones melíficas!.  En ocasiones aquello que más nos gusta nos envenena.

Pero no tengan estos desparrames muy en cuenta, lectores perplejos,  esta tara o sensibilidad al género artemisa, al olivo o la arizónica, al ballico, esto es  al lolium multiflorum, multileches o como sea, un tipo de césped silvestre, vamos (avena fatua o  plantago major o…que varias son las plantas que con ese nombre se conocen) no es diferente a la  urticaria  mental que me vienen  provocando desde hace tiempo las clases políticas, legas,  periodísticas, financieras o en algunos casos profesionales.  Hacen daño de verdad.

O  me cambio de región, dejo la huerta o”me piro” del planeta.

Agreste y tumultuosa, Ártemis,  me expulsa del “vedeger”, de mi jardín pagano,  hace valer su cruenta mala leche ante este indolente y perezoso mortal.   Diana, vengativa y matagigantes, errante por las montañas, impone su naturaleza cerril y espartana.  Qué poco propicia me viene siendo…  Salud.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La huerta. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ARTEMISA Y LOS GIRASOLONES

  1. Viñalarga dijo:

    Pues vas a tener que comprarte un invernadero en Almería y cultivar sólo pimientos. Total vas a disfrutar lo mismo de la tierra, pero no sacarás mucha más …. rentabilidad.

    • Paracelso dijo:

      Total, que bien deslucido es esto de la huerta, Vialarga. Voy a insistir, no te creas. Tenacidad ante todo, caa a las adventicias y cuando tenga algo ya aprendido o hayan descartado patologas seguro que ya no tengo edad para beneficiarme como es debido.

      A Almera tengo que volver pero A Gata darme un bao en las Calas del Barronal o similar, (Puf! no deb decirlo) que an me dura la impresin que me caus hace unos aos ese mar de plstico separado por una carretera de “el mar, la mar, slo la mar…” Salud.

      > Date: Mon, 10 Sep 2012 19:01:48 +0000 > To: fhmsolerias@hotmail.com >

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s