VARIACIONES.

                                                                                             “La rutina ayuda”. 
                                                                                                                               John Berger.  De A para X.

Esta es la última oración  para exorcizar los rigores invernales y tararear, como una inútil y tosca cantinela,  las primeras nota de la flauta pánica:

Pronto el granito podrá amparar el calor del día, la luz atravesará los cristales para inundar la sala en la que no se acabará de sentir  el tiempo de la madera quemada durante meses.  Enciendo aún la lumbre alguna noche.

No da ya tanta pereza salir a la calle a  estirarse con Trotsky  y con los gatos del barrio – contrariado o  excitado por la persistencia de las nubes- mientras se calienta  el desayuno;  es el primer rito amable, irrenunciable.  ¿Estará la tierra de la huerta ya suficientemente aireada para sembrar la legumbre?

Va siendo ya el momento de cambiar la cabecera de la gaceta virtual.

***

Tengo especial talento y natural disposición para no hacer nada,  y de un tiempo a esta parte me inclino por la vida retirada,  de eremita descreído.

Aún así, desde bien temprano  me instalo en lo alto del andamio, enredo con las gallinas o frecuento la huerta esperando a que venga alguien de amable trato y me saque de esta rústica laboriosidad.

Hace mi cabeza recuento, al punto,  de todo lo que queda por hacer…   Un poco brabucón,  no abandono del todo ninguno de mis enredos, que no son más que  tretas para manejar los tiempos.

Puestas así las cosas apenas escucho ya las voces de la educación acostumbrada: que si es por tu bien,  que lo que tienes que haces es…,  que como mejor se está es trabajando, que si  los hombres hechos a sí mismos; la sobrevaloración del trabajo y  la exaltación  de la meritocracia.   Nada,  nada, ni caso.

Menos mal que los libros y la red (las más veces me pongo  desde bien temprano con el correo)  me recogen en casa para hacer aún menos de provecho, claro.

Tras las abluciones se calza uno las botas y sale.

7.45 h. Mayo.   Salud

                                                                                                                                                                           Para Deskarriados.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sorbitur ambulando.. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s