ALICATADO: UNA INTRODUCCIÓN.

Como el muro de piedra noda para mucho más desde el punto de vista informativo he pensado en aportar unas notas preliminares sobre la colocación de azulejo: el alicatado. Tendré que tirar de archivo par ilustrar la entrada.

Panorámica del patio con el muro a falta de unas piedras y el fajeado final de ladrillo macizo.

Este invierno terminé de alicatar un frente de la cocina. No tiene mucha altura y tuve que adaptarme a las irregularidades del muro de piedra, de ahí la presencia de la repisa con el palo en horizontal que se aprecia en la foto. Pero una vez terminado me percaté de que se podía aprovechar un poco más el espacio y decidí incorporar para la parte más alta unos trozos de losa de barro; se me había acabado el material cerámico.

En realidad  las piezas cerámicas que he colocado no han sido compradas con esas dimensiones, son rodapiés que tuve que mandar cortar para rematar unos solados en una reforma; unos pocos metros que no iba a tirar. Al final encontraron su lugar. Las piezas originales eran de 30X60 de modo que pude sacar tres rodapiés de 9 X 60 cms, aproximadamente, una vez descontada la merma del disco.
Esto se puede hacer cuando se corta el material con un disco de agua en al almacén de construcción o proveedor y las piezas no tienen aguas o dibujos, porque los cortes quedan limpios y homogéneos. Las máquinas manuales de cortar azulejo no hacen un corte fino, se refleja en la llaga y en el acabado final; no es en absoluto deseable desde el punto de vista estético.
Las piezas son manifiestamente poco usuales y además para darle un poco de gracia a lo que no podía tenerlo corté algunas medias para que no quedaran simplemente alineadas o a matajunta. Con un azulejo o con cerámica vidriada se puede hacer casi de todo y como muestra no tienen más que apreciar los alicatados de la Alhambra. Desgraciadamente todos aquellos procedimientos están prácticamente perdidos y, aunque los materiales ya vienen preparados para hacer cosas semejantes y hay algunas empresas que los fabrican de forma artesanal, se tiende a hacer imitaciones con piezas de tamaños más manejables. Lo que más valor tiene, en muchas ocasiones y en determinados trabajos, es la mano de obra.
De modo y manera que alternando en cada hilada una entera y una media y trabando las piezas en la siguiente se obtienen acabados como este que se vislumbra en las fotos. Para realzar uno poco el conjunto decidí colocar este rodapié con llaga de 1 cm y la rellené con un mortero de rejuntar de color terracota especial para materiales porcelánicos para que no se desprendiera la lechada a las primeras de cambio y conservase el color sin problemas.
No lo he dicho: el material es porcelánico de modo que tiene un índice de porosidad muy bajo y se precisan materiales de agarre adecuados para que la adherencia sea óptima; no es necesario humedecer el material previamente para colocarlo. En muchas ocasiones se fijan estas plaquetas con cemento-cola o pegamentos convencionales para ahorrar unos euros y todo suele acabar en el suelo o ahuecado.

Existen un buen número de tipos de cemento-cola  y se fabrican en función de la resistencia, la porosidad, la exposición a la humedad o a la intemperie de lo que se va a colocar. Hay algunos que por su alto contenido en resinas y ligantes mixtos pegan en el cristal. Pero no es nuestro caso.
Normalmente los contenedores exponen las características físico-químicas de estos materiales, de modo que se puede optar por un pegamento u otro. El mercado del azulejo en España no tiene parangón, si acaso ensombrecido por los materiales italianos de altas prestaciones y diseños modernos, pero también considerablemente mas caros.
Se puede humedecer ligeramente la cara posterior de una pieza con unas gotas de agua para observar el grado de absorción: desde la arcilla cocida de los azulejos tradicionales, pasando por el gres o en se-migres, el gres Aragón a los azulejos porcelánicos y sus diferentes formatos, sin olvidar gresites, porcelanas y piedra con trama en la parte posterior para, así,  evaluar el tipo de cemento que se necesita.

Cada uno de estos apuntes daría para un capítulo más pormenorizado y preciso.  Dejemos de hablar de este pequeño remate.
Aún no he hecho ninguna referencia a los procedimientos tradicionales de colocación de azulejos con mortero de arena de miga y cemento. La técnicas es radicalmente distinta y se requiere mucha mas experiencia. Los resultados, si se hacen bien las cosas, son impecables.  Los avances técnicos, el trabajo a destajo y el imperio de los plazos en la construcción han llevado a construir -digamos- de otra forma, para no hacer juicios de valor, de ahí que se hayan ido introduciendoen los últimos años nuevas formas de alicatar.
Ahora, por fortuna, cualquiera puede poner azulejos como si fueran cromos si tiene un poco de pericia. Se suelen asentar echando unos pegotes en la parte posterior y llevando los azulejos o plaquetas a su sitio presionando un poco o golpeando con la paleta o también extendiendo el mortero en la pared con una llana dentada para colocar a continuación las piezas. En este último caso hay poco margen de rectificación, los paramentos tienen que estar muy bien aplomados y necesariamente lisos. Es muy común, cuando se emplea esta técnica “a pegotes”, dejar las piezas muy ahuecadas y sin rellenar con mortero, lo que en principio no causaría ningún problema, a no ser que vayan a colgarse muebles las pareds no reciban golpes accidentales,  etc
Si no pegamos bien los azulejos o plaquetas a la pared y pañeamos con una regla para que queden igualadas las hiladas, si no se subsanan las irregularidades del paramento recreciendo la zona o aquellos no está bien aplomados, los fallos se trasmite al acabado final.
Cualquiera que sea la técnica que se emplee debe ajustarse a un  tajo en concreto, a las superficies, al presupuesto, a las calidades y características de los materiales…

Cuando se han puesto varias piezas se puede presentar una regla para pañear e igualar la hilada.

Es esencial colocar las reglas de nivel horizontal – y en su caso vertical- perfectas porque cualquier mínima variación repercutirá en el plomo de todo un paño de azulejos y se apreciará en los encuentros y en los rincones. Uno milímetros de desnivel en la base se trasmiten al eje vertical de forma evidente  a nos ser que se vaya rectificando en las lagas horizontales con cuñas, etc.
Un buen alicatador necesita tiempo y obras para formarse. Como ya he comentado anteriormente en otras entradas, no hay dos tajos iguales y siempre se generan nuevos desafíos en los replanteos o en las exigencias de colocación. Listeles, cenefas, alicatado a cartabón, piezas de tamaños especiales, llagueados…Un aprendiz tarda al menos dos años en empezar a dominar la técnica trabajando en todos los palos del oficio y todas las fases del proceso, desde preparar el mortero y enlechar o rejuntar, preparar cortes y cajeados de los mecanismos de electricidad y fontanería, hasta hacer los altos, o limpiar a conciencia la herramienta y poder empezar a levantar los primeros paños. Hacen falta muy buenas manos y buenos maestros para poder llegar a dejar las cosas bien.

Detalle de la traba y presentación de crucetas para establecer una llaga homogénea en horizontal y vertical para todo el paño.

Hasta hace bien poco había soladores especializados u oficiales que únicamente colocaban azulejo. Con el pegamento esto ha cambiado un poco. Las paredes de cuartos de baño y cocinas quedan cubiertas, pero con resultados en muchos casos manifiestamente decepcionantes.

Una nueva fase con las crucetas retiradas. La parte inferior ya está terminada.   Solo queda tapar la junta con un mortero especial para juntas de más de 3 mm. Con este material no se abren grietas al tener el grano más grueso.

No tengo tajos abiertos por el momento para mostrar estas técnicas. Puedo hacer, no obstante -procurando no aburrir al lector- algunas observaciones sobre la maquinaria específica.
De las paletas ya he hablado en otra entrada, pero no hay que complicarse. La que se tenga más a mano de punta redondeada y permita coger el pegamento con comodidad valdrá.
Es imprescindible tener cerca unas tenacillas (a mi me gustan las que utilizan los “ferrallas” con el mango más alargado)
La radial con un juego de discos es fundamental. Un disco para arcilla cocida, por ejemplo, es inútil para materiales más duros. Hay que utilizar discos con diamante y con diferentes dientes de corte.
El mazo de goma puede venir bien si las piezas son de gran tamaño (en alguna ocasión he colocado piezas de 1 metro de longitud.)
Con la radial se hacen los cajeados de los mecanismos de electricidad, los cortes en escuadra y los agujeros de la fontanería de forma muy sencilla. Cuando las cajas de las instalaciones eléctricas eran redondas y no habían aparecido las radiales se usaba un arciche (una especie de piqueta más fina con distintos ángulos para abrir un pequeño orificio y poder introducir las tenacillas y acoplar la caja.)
La cortadora de azulejos es una máquina sencilla, como se aprecia en la fotografía, pero de precisión. Lo más importante al cortar es no apretar demasiado porque la pieza que se desliza sobre las barras puede ir cogiendo holgura y los cortes salen descuadrados. Si esto ocurre al colocar las piezas cortadas en los paramentos se aprecian dientes de sierra muy poco estéticos. Lo que corta es la widia (un material de elevada dureza con el que se fabrican las ruleta y las brocas) del mismo modo que un diamante en el cristal. No por apretar más saldrá mejor. Luego, con la simple acción del separador el corte queda hecho.
Cuando la pieza que se va a cortar es muy fina se utilizan unas tenacillas haciendo palanca pero con mucho cuidado para no cortarse. Cada nueva pieza es un cuchillo y suelen saltar esquirlas. Aunque la máquina lleva una escala graduada, para cortar piezas del mismo tamaño, incorpora una plantilla que se fija con un tornillo o palomilla. Una buena manera de reconocer la calidad del material es precisamente la posibilidad de hacer cortes muy finos y que salgan de una pieza, claro.
La maquina debe estar siempre limpia y engrasada a conciencia a la hora de empezar a cortar. Se fabrican en distintos tamaños para azulejos o plaquetas de diferentes medidas.

Paletas  y llana dentada pequeña.

En otro momento supongo que tendré oportunidad de hablar de los materiales y sus características, de la manera de hacer las escuadras y los cajeados de los replanteos, de la colocación de azulejos a cartabón, de los procedimientos de nivelación y de los solados que, en verdad, es otro mundo. Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ALICATADO: UNA INTRODUCCIÓN.

  1. Cada vez que veo lo que pones me dan ganas de ir a trabajar y hacer algo de esto. Lo malo (o bueno) es que no tengo casi nada en que meter las manos. A ver si acabo el pozo en verano… ya veremos como queda..

    • Paracelso dijo:

      Me pregunto, Ramón, si algún día no quedará nada por hacer y podré sentarme a ver cómo crecen los rosales. Pero pienso otras casas, otras iluminaciones, nuevas combinaciones de suelos, otros arriates con nuevas plantas.Mire donde mire se puede hacer algo… y no me refiero sólo a las chapucillas. Salud.

  2. mensh dijo:

    Paracelso: ya puedes sentirte ufano.
    Precisamente estaba pensando que cada vez que veo el desarrollo de esta empresa, a mí, de lo que me dan ganas es de quitarme el imaginario sombrero y no volver a tocar una herramienta por los restos.
    La cosa es que levantar con ese decoro lo que ya fue dicho antes tiene un valor extraordinario, y
    esta construcción se me presenta como una herencia recibida en mil pedazos, rescatada del olvido, reunida con cuidado y paciencia, y amalgamada con sabiduría.
    … Y pensaba también en la fortuna, además, de poder seguir el proceso de la fábrica: de haber sabido del rescate del dintel de ese vano, de conocer el porqué de la poesía de esas losas de barro añadidas con acierto.
    Hubiera sido fácil, como en cátedra de maestro albañil, levantar un muro cabal, pero hay que tener no solo pericia sino también determinada sensibilidad para responder a los contratiempos.
    Gracias de nuevo por compartir.
    Salut

    • Paracelso dijo:

      Siempre me pasa lo mismo: se me queda pequeño el formato del comentario. Está visto que lo que más le cuesta los humanos mondos y lirondos es permanecer en silencio. Pero es domingo; me voy a quedar sentado frente al ordenador un rato.
      Es pura obcecación esto de enredarme con los materiales y los deshechos, pringarme la ropa, pergeñar, disponer, organizar, elegir y procurar no cometer errores. Es cierto, ahora que me lo planteas y me detengo a pensarlo, el legado de una habilidad y pensada como práctica, observación o experiencia, empieza a tener su utilidad sin a penas ser consciente de ello. Todo esto es fruto de la memoria. Hago refritos.
      Lo que más me sujeta de todos modos no una postiza minuciosidad, sino el vil metal. El hierro estructural y los materiales para la cubierta son caros, la madera y los cristales para los muros de luz no van a la zaga.
      El otro día me encontré con un reportaje de un panadero realmente provocativo: http://www.lamemoriadelpan.com/yerai-el-panadero-de-carracedo-de-compludo/
      Vi las fotografías de un horno y se me ha metido en el caletre hacer uno pequeñito para cocer un par de panes y algo dulce de vez en cuando. Mira que por aquí cada familia tenía uno pero de mayores dimensiones, con tiro y más chatos. La mayoría están caídos. (En cuanto las cubiertas de las casas o las tenadas donde se construyeron se pierden, acaban por hundirse también los hornos). Me pirria empezar algo nuevo.
      Tenía el asunto del horno ahí, en lista de espera. Pensé pedirle a un vecino portugués que me trajera uno de baro cocido de su tierra, pero éste que muestran en La Memoria del pan me ha dado una envidia feroz.
      Ya me han comentado dónde encontrar el barro con que se hacían y con un poco de paja no habrá –supongo- problemas, para hacer los adobes cuando apriete en calor y se puedan secar bien. Tengo ya bien mirada y documentada su estructura pero tendría que encontrar algunos otros materiales. Salud

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s