CIGÜEÑAS EN EL MATACÁN.

Me atrae la imagen de unas cigüeñas okupas. Conocen, lectores instruidos , las costumbres de estas aves porque viven durante unos meses con nosotros; son meridianamente dependientes de los trabajos de los hombres. Gustan de campanarios y espadañas para montar sus capillas con barro y vegetales caídos en los ribazos, en torres electrificadas, en los altos cebaderos, en los carriles arbolados de las carreteras… Algunas, con suerte, pillan torreón  o matacán con vistas a ribera célebre, como las de la fotos.…  Van acomodándose en  tan nobiliarias atalayas.

Llegaron la semana pasada, pero hasta hoy no he encontrado un momento para dedicarles unas líneas.  Enfilan una y otra vez hacia los prados cercanos. Airean con elegancia sus sayas de medio luto.
Se las espera. Sabemos que van a llegar; liminares de mejores tiempos, de sueños normales y felices. Promesas de verdor. La primavera está a la vuelta de la esquina.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El paisaje. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s