UNA JARDINERA EN EL PATIO.

Ya me he preparado un buen escaño para sentarme al sol en días de asueto.  Una jardinera  hermosota con una piedra de gran tamaño que ya empezaba a molestar y otros retales.  Inauguro nuevos espacios para las plantas.

Primeros tanteos de la jardinera.

Antes de mover una piedra hay que pensar muy bien qué se va a hacer con ella y cómo. otras opciones eran hacer  un banco o  integrarla en el muro de la casa, pero no tiene una forma muy regular y pesa lo suyo; en ocasiones utilizo el gato de un coche para alzarlas, si tengo un buen punto de apollo.

Hay por todos lados varios tipos de piedra, losas de derribo,  ladrillos,  plantas de variada índole y condición, madera de roble centenaria que tengo que limpiar… Un desbarajuste.

Tengo que ir quitando cosas de en medio. He  acumulado mucho material y no se puede uno ni revolver. Ya saben, reputados lectores, que a mí todo me vale. Creo que si levanto el muro oeste en unos días, podré empezar a poner piedra y despejar un poco el patio.

  Por lo menos una regla en el suelo hay que poner para que se vea un poco alineado. 

Me parece que  va a quedar un poco mas equilibrado el conjunto si pongo  el dado de granito en la esquina, que siempre es más difícil sacar con piedras pequeñas.

He ido  rellenando el arriate con una base de grava, hojarasca, estiércol… y ahora completaré con una buena tierra que han sacado  por aquí para hacer los cimientos de un coral.

Quedan colocadas  dos camelias japónicas rosas que dentro de poco empezarán a florecer.  Son sorprendentes  estas plantas. ¡Cómo aguantan las  bajas  temperaturas!   Llevan algún tiempo en macetas y toca ponerlas en un sitio más definitivo.  Tengo que procurar hacer una selección de plantas  para tener flores la mayor parte del año y no sólo anuales.  espero que los lestores hortojardineriles hagan las oportunas sugerencias.  Seguro que intercalo un rosal  trepador para equilibrar un poco el conjunto.  La primavera  pasada ya quedó plantada una parra virgen o vid roja, para  ir tapizando algunas zonas de los muros;  es muy vivaz y cubre enseguida.   Aparte de su interés estético por el colorido otoñal, tiene  la ventaja de que no da fruto  y no atrae a los insectos.

En realidad ésta es una fase del conjunto; quiero ir terminando una rocalla con dos jardineras laterales en ángulo recto y quizá, con el tiempo, una pequeña fuente.   Las rocas  que sobresalen  al fondo en la base del muro son enormes, quedarán centradas  y no las voy a tocar. Tengo que integrarlas en el patio.

Creo que va a aflojar  la temperatura. Mañana  toca el muro oeste.   Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s