EL MURO, EL PERPENDÍCULO Y LA CUERDA.

  A pesar de la nieve y  las temperaturas bajo cero,  he podido continuar con el muro y está prácticamente acabado.   El hielo retrasa mucho el avance de cualquier obra.

Hacia la izquierda del muro.  Primeras hiladas.  Detalle de la malla y relleno de hormigón

Abajo. Esquema de arranque de pared de medio pie con ladrillo tosco.

El esquema es una presentación de los elementos utilizados,  pero lo habitual es empezar a colocar los ladrillos de derecha a izquierda. Yo, que soy diestro, cojo la paleta con la derecha y coloco los ladrillos con la izquierda.  De modo que empezaría en el lado contrario.  No obstante pueden darse casos en que haya que ejecutar determinados trabajos en una mano o dirección distinta por circunstancias del tajo.   No hay dos obras iguales.

He intercalado en la pared un paño de ladrillo macizo antiguo de derribo. Sobresale 2 cms del resto del paramento para que una vez enlucido quede enrasado.  Este adorno pretende romper la monotonía de las paredes. Cuando enfosque la pared rellenaré la junta con el mismo mortero.

Para  intercalar estos ladrillos he utilizado una regla corta de metro y medio y 2 cms de grueso para pañear,  alinear y sacar el resalte.   Algún  lector  atento habra observado que he rematado con un ladrillo más pequeño.  Así voy gastando material sobrante de otras intervenciones.

Plomada en la regla.

La plomada es, como se aprecia en la imagen,  un instrumento sencillo, elemental  pero imprescindible en una obra.  Lo integran un cilindro metálico que  puede terminar en punta,  una cuerda de longitud variable y un trozo de madera o metal (semejante a un carrete donde antiguamente se enrollaban los hilos)  del mismo grueso que la otra pieza  que se llama nuez o brújula   El plomo o cilindro está atado a un extremo de la cuerda que a su vez entra por un agujero que tiene la nuez en el centro. Haciendo correr la cuerda por el agujero de la nuez regulamos la altura necesaria.

La forma de colocar la plomada depende del albañil.  Cuando la regla o la nuez son de madera, hay quien utiliza una “C”  -que no es más que un trozo de varilla de acero con esa forma- para sujetar la plomada a la mira, o simplemente con un gato.   Yo conservo una plomada con la nuez de madera  y el cilindro de  plomo,  material  que da nombre al instrumento;  se ha utilizado  desde muy antiguo.    El plomo acababa por  deformarse si no se ponía cuidado en su manejo.

Hay  ya en el mercado  plomadas con la  nuez  metálica e imantada de modo que si se coloca sobre una regla también  de metal  se pueden  utilizar las dos manos para trabajar y llevar la regla a su sitio, recibirla con yeso etc.  El cilindro tiene que ir acercándose a la regla sin que llegue a “dormir” sobre ella para no falsear el plomo; cuanto más cerca “vuele” mejor aplomada estará  y, evidentemente, cuanta más cuerda demos a la plomada más precisa será verticalidad. Una vez en fijada  una cara (si es preciso por ser un encuentro, esquina, etc) se “aploma” la otra cara de la regla. Cuando estemos seguros  de su posición se fija la regla con yeso en varios puntos.  No es fácil al principio, pero estas acciones son fundamentales porque de ellas dependen los mejores acabados y la estabilidad de muros, pilares, columnas…

No hay que “racanear” -perdonen que insista- con la herramienta que llamamos de mano y menos  con las que son de precisión. Es conveniente comprar una buena plomada , si no se tiene.   Es para toda la vida si se cuida.

Hay quien utiliza el nivel de burbuja para “nivelar en vertical”.  Parece un instrumento muy fiable en estos casos, pero esta acción suele ser imprecisa si el nivel no es muy bueno y no “se clava” la burbuja entre las dos marcas; apenas un milímetro de variación pueden suponer centímetros de desplome.  Y si no, hagan “la prueba del 9”  utilizando primero el nivel y luego comprobando con la plomada.  Puede ser eficaz en aplomados cortos.  La clave  está en el límite de tolerancia a las imprecisiones en según qué casos. (Recuérdenme que amplíe la información sobre el nivel. Hay  muchos tipos y no todos son fiables).

He visto plomadas de varios pisos de altura -utilizadas por los albañiles especializados en ladrillo visto- a lo alto de toda una fachada, tan sencillas que están formadas por un bote de chapa redondo lleno de mortero y un alambre insertado.

.

El perpendículo -así lo llamaban los romanos- es un instrumento clave en todas las construcciones, a pesar de los avances técnicos. Sin este artilugio no se hubiesen podido levantar pirámides, templos, el Partenón o el Acueducto de Segovia, por ejemplo.

Puede parecer una perogrullada, pero la cuerda es un elemento también imprescincible.  Bebe ser lo suficientemente resistente para poder tirar de ella sin que se rompa, pero tampoco muy gruesa.  (En ocasiones cuando las distancias a enrasar o alinear son considerables utilizo sedales gruesos de nylon.)  Las cuerdas  atada a las reglas, miras o puntos  concretos para un  trabajo concreto, nos permiten  colocar los materiales (piedras, ladrillos bloques…) alineados tanto desde el punto de vista vertical como horizontal. Podemos alinear bordillos o borduras de piedra y madera, estacas, postes,  hacer replanteos de los terrenos o  sacar escuadras en  espacios de grandes dimensiones.

En muros gruesos de piedra a doble cara se utilizan dos cuerdas, una para cada uno de los paramentos  o paños. Normalmente cuando la cuerda ha de moverse con cada hilada  o muy a menudo,  se suele poner un clavo doblado en un ángulo menor a noventa grados en uno o los dos extremos  de la cuerda para facilitar la operación.  Ya han visto, discretos lectores,  en una entrada anterior las dos piezas o ángulos imantados que se pueden poner en los extremos para así evitar que la cuerda se suelte y agilizar el trabajo.

En lo alto del muro de piedra he fijado unos trozos de malla para después hormigonar y afirmar el cierre. En otra fase arrancaré sobre el muro de piedra para la planta alta y ganar la mitad del medianil. Aquí se puede ver el desplome del muro de piedra. He arrancado con medio ladrillo en la base y fíjensé en el relleno de hormigón en lo alto.

Cuando se hacen tendidos de pasta o mortero con regla para solados  o  empedrados,  puede ser un elemento muy útil  de nivelación. Con la cuerda bien atirantada se pueden sacar puntos de nivel en  los distintos largos,  pero ya se hablará de este y otros usos de la cuerda en las siguientes entradas.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a EL MURO, EL PERPENDÍCULO Y LA CUERDA.

  1. mensh dijo:

    Contra, Paracelso
    No quiero hacer la pelota, pero me encanta esta obra.
    El epéntesis del ladrillo antiguo: un punto.

    No sé cómo se puede ser tan disciplinado y seguir con la obra con ese frío.

    Gracias de nuevo por la molestia de trasladar el avance y sus fotos al blog.
    Me los guardo.
    Salut

    • Paracelso dijo:

      Dedico las horas centrales de la mañana a trabajar, si está despejado. Espero a que ceda un poco el hielo haciendo provisión de materiales, recogiendo leña para la insaciable chimenea; intento poner orden en el patio o documento las entradas. Necesito ayuda para trabajar en altura, de modo que voy a empezar el muro oeste que da al impluvio, con otras técnicas y materiales. Voy haciendo, ya, mediciones para repartir las síncopas.
      Estos días el viento del este aprieta.
      Ando pergeñando, al mismo tiempo, una rocalla con dos jardineas colindantes. Tengo algunas plantas en macetas hace tiempo y están pidiendo el trasplante.

      Por la tarde -si no me pierdo tras la estela de algún lanchón que remonta los ríos del trópico- cocino, adecento la casa, asisto a las gallinas, acabo visitando a los vecinos de la red y demás miserias. Salud.

  2. mensh dijo:

    Entonces sí: disciplinado.
    Yo por debajo de cinco grados de temperatura exterior (de frío húmedo, -en mi descargo-) me quedo completamente paralizado, incapaz de avanzar en nada emprendido, y a la espera de condiciones más oportunas.
    Hoy ha marcado dos grados, y esta noche se prevee más fría, de manera que, como los gatos, me he aparcado bajo techo (por cierto, inmerso también en aventuras ecuatoriales)

    De nuevo,
    Salut

  3. irvito dijo:

    interesante puedo usarlo para crear una caseta

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s