EL CABECERO DE LA CAMA.

Con algo más  paciencia que tiempo he ido haciendo un cabecero para la cama con unos restos de madera machiembrada y unos palos . La verdad es que le da mucha enjundia a la habitación que está más vacía que la celda de un monje  trapense.

En realidad  puede hacerse con cualquier madera si se trata convenientemente. No se necesita ninguna habilidad especial, pero sí alguna maquinaria específica como una lijadora o una  radial con disco de madera -como la que se ve en alguna imágen- para desvastar y hacer ondas en la madera, una lamparilla o soplete de soldar para quemarla, amén de unos pocos tornillos, unas chinchetas decorativas para ocultar los tornillos y poco  más.

Mi idea era  que el cabecero  imitara una puerta rústica, de modo que le pondré un cerrojo antiguo  en la parte izquierda o algún adorno que tengo en el cajón de la herrramienta.

Es posible “sacar la veta” a la madera y  hacerla resaltar con un cepillo de alambre  pero yo me planto aquí y como mucho le aplicaré unas manos de aceite de  linaza.  Estoy haciendo unas pruebas en la parte posterior del panel y- si me gusta el resultado- lo terminaré con este barniz natural que además nutre y protege la madera de la humedad.

Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Maneras de hacer. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EL CABECERO DE LA CAMA.

  1. mensh dijo:

    Buenas tardes, Paracelso
    SI vas a aplicar aceite de linaza, seguro que ya lo sabes, pero por si acaso te lo comento, rebájalo con una pequeña cantidad de esencia de trementina, alcohol de quemar o incluso gasolina.
    Durante este verano quise nutrir algunas sillas y mesas de exterior con el aceite puro (muy prolijo y cuidadoso con la brocha para no formar goterones)
    Bueno, pues aparte de que tardaron mucho en secar al tacto, aún se adhieren pelos de animales y pelusas de tejidos.
    Cuando ya había acabado, y me proponía terminar la lata con unos marcos de puertas, alguien me indicó hacerlo de esta manera y el resultado ha sido mucho mejor.

    Eso si:
    igual, convendría hacerlo cuando te vayas a ausentar por un par de días, porque el olor es más penetrante.
    Suerte

    • Paracelso dijo:

      ¡Cómo lo sabes, mesh! Tiene un olor intenso. Mi experiencia con este aceite es en cuartones de madera vieja a los que previamente les había dado unas manos de gas-oil como protector para la carcoma y para limpiarlos.
      Gracias por la indicación; en efecto no sabía cómo rebajarlo. Además, compré este verano una lata -al parecer- de buena calidad y está especialmente denso. Supongo que rebajándolo “se estira” el producto y cunde más.
      Estos días está como la miel y no lo he dado porque se quedaba la brocha pegada.
      Y luego está el tema de la limpieza: se acumula el polvo y los trapos no corren por la superficie. (Ya me ocurrió lo que comentas con una mesa que me encontré en el vertedero y que restauré)
      Si se rebaja con trementina quizás sea viable, incluso, darle alguna que otra mano de vez en cuando. ¿no? . Salud

  2. mensh dijo:

    Hola otra vez,
    Si lo rebajas con trementina (entre 1/3 y 1/4) podrás darle una segunda mano al cabo de tres días, después de haber pasado un trapo seco de algodón.
    En esta ocasión el aceite cundirá más, porque la primera pasada habrá nutrido.
    SI todavía quieres, le podrás dar una tercera,(también a los dos o tres días), entonces te bastará con pasarle una muñequilla impregnada.

    Yo ya no alcanzo a arreglar esos muebles a los que le apliqué puro.
    Menos mal que son de exterior y no me preocupa tanto, pero sobre todo el roce de los gatos ha hecho que su pelo todavía se quede adherido.
    Es (exagerando algo) como la parte adhesiva de un post-it: al tacto no se pega, pero atrae la pelusa.
    Mucha suerte

    • Paracelso dijo:

      Vale. Así lo haré. También dependerá del tipo de madera de que estén hechos los muebles. Esta del cabecero es pino y traga batante. Buenas noches y salud.

  3. Juan Diego dijo:

    Pues debo decir que te ha quedado como una obra de arte xD

  4. Paracelso dijo:

    Hay un diseñador por ahí, del que no recuerdo ahora, el nombre que quema completamente los materiales y consigue unos acabazo muy curioso -negros- claro, para puertas etc.
    Esta técnica yo la he empleado para limbiar puertas y ventanas pintadas. Con los decapantes es difícil sacar toda la pintura. Tiene mucho curro, pero al final la madera parece mucho mas endurecida y con un color avejentado muy atractivo. Salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s