LAS HERRAMIENTAS. I

   Voy a empezar esta serie de entradas, sobre algunas tareas básicas de la construcción, presentando una  galería de fotografías  y las correspondientes  anotaciones y descripciones de las herramientas más usuales.

Soy de la opinión de que la mejor herramienta  de que dispone el hombre es un par de manos.  Las manos se irán  endureciendo con estas tareas, a pesar del uso ineludible de guantes de cuero o de goma, en su caso. (Al igual que ocurre con las tareas del huerto , por ejemplo.)

Pero es  impensable desarrollar cualquier oficio sin las herramientas,  la maquinaria y los útiles específicos.  Se pasa muy mal, se trabaja mucho y los resultados no suelen ser satisfactorios.   En la albañilería y para lo que a nosotros nos interesa, es decir,  hacer pequeños trabajos o reformas podemos tener siempre a mano:

La gaveta se utiliza para amasar  yeso o pequeñas cantidades de mortero o cemento cola. Tras su uso debe quedar bien limpia de modo que los restos de materiales  secos no perjudiquen trabajos posteriores. Su forma cuadrada facilita la recogida de las “pellas”.  Normalmente se suele elevar ligeramente del lado en que se encuentra el operario cuando se amasa.  Explicaré esa dinámica en otro momento.

Esta es una paleta un poco especial. Está hecha a medida por unos herreros en Madrid.  No se suele encontrar en las ferreterías, aunque últimamente una marca de maquinaria para solados y alicatados está comercializando una muy semajante, incluso otro tipo un poco mayor. La utilizan los soladores para colocar azulejo y plaquetas sobre paramentos con mortero o cemento cola.

Su peculiaridad reside en el ángulo de la pala con el vástago que se inserta en la madera (es algo menor de 90º de modo que se es más cómodo verter la masa en el azulejo que se va a colocar),  en el tamaño del mango que es de roble y algo más grande para golpear con más eficacia los azulejos y, por fin,  en la forma redondeada de la punta. Es una paleta muy versátil, ligera y manejable.

Llana  pequeña dentada.  Se utiliza para extender y presentar un surco en las paredes o suelos en la fijación de  plaqueta, azulejos, mármol…  Se fabrican de varias medidas. El diente suele ser de 1 cm. El grueso de la chapa suele ser de dos mm

Esta es una llana clásica que lleva algún tiempo sin usarse. (En general, para evitar que se oxiden las herramientas  si no se van a usar en algún tiempo, es recomendable secar bien el metal y luego aplicar un poco de aceite de motor.

Esta llana  se utiliza para extender los morteros o yesos en las paredes u otras superficies.  Hay albañiles que la utilizan como “talocha” o esparabel, para colocar cantidades mas generosas de material y desde ella coger “pellas” para su aplicación.   Es como una mano muy grande.

Esta es la más común y conocida de las paletas.  Tiene un ángulo de 90º.   La paleta “catalana” se utiliza para casi todo: poner ladrillos (permite  golpearlos con seguridad y  recortar los sobrantes de mortero), enfoscar o enlucir, repartir morteros y hormigones en el suelo, recoger escombros ….  Es muy resistente y permite partir ladrillos, rasillas , tejas, etc, con facilidad.

Plomada o “perpendículo”, como la llamaban los romanos. Es “la madre de todas la herramientas” si queremos levantar cualquier cosa y que se realice de forma perfectamente vertical.  Su estructura es evidente: un trozo de metal en punta, un cordel y una pieza de madera o metálica del mismo grueso, que suele llamarse “nuez”; suele tener un canal para recoger la cuerda. Veremos en otro momento sus utilidades concretas.

Esto no sé lo que es. No lo he usado nunca. Me lo regaló un vecino que me comentó que estaban pensando en ponerle un motor.  Yo, entre tanto, uso un percutor eléctrico.

La  pala cuadrada  de la foto está recortada unos 8 cms. A mi me resulta más cómoda. Carga menos y se realiza menos esfuerzo. Es más manejable para recoger y amasar los morteros cuando se hacen en el suelo a mano.   Hay que tener siempre, también, una pala de punta redondeada, convencional.

La “maceta” y el “cortafríos” Son esenciales para hacer rozas en las paredes, clavar maderas, romper piedras, asentar losas y terrazos en los suelos, etc ;  habitualmente, para este último caso,” se suele poner un mango más grueso y de maderas más resistentes.  No obstante,  con la introducción  de los mazos de goma, estos mangos van quedando en desuso.

Otros tipos de paletas. La más próxima es un “paletón “muy difundido para la colocación de ladrillo, etc. Carga más que la “catalana” y cumple más o menos las mismas funciones.  La de detrás es una paleta de punta, de “lengua de vaca”o “a la española”   Su uso está más restringido a los trabajos con  morteros en el suelo;  el vástago -más corto- hace que sea más incómoda para coger porciones de material de los cubos y gavetas.  Se repasan con ella bien las llagas de la piedra o el ladrillo y los soladores o marmolistas la utilizan para tender las masas con precisión.

Hay otros tipos de paletas pero atienden fundamentalmente a diferencias de tamaño, a la calidad de los materiales con que están fabricadas o a las puntas.   Cada tarea suele precisar su paleta, a pesar de que -como ya hemos comentado- haya algunas más versátiles.

Hay en el mercado muchos “hierros”, paletas con formas y hechuras muy extrañas.  Éstas que muestro son las más importantes  y debemos atender únicamente al tamaño y a la calidad a la hora de comprar.  Es importante fijarse en que la soldadura del vástago esté bien hecha y que la chapa o pletina que forma la paleta tenga un grosor suficiente. (2 mm)

Todas las herramientas de mano  tienen que sujetarse con firmeza y se debe doblar la muñeca lo imprescindible para evitar luxaciones o lesiones más importantes. Cuando no se ha utilizado nunca las molestias están aseguradas.

Cada albañil tiene “su paleta” y es con la que suele trabajar siempre hasta que la pierde, se desgasta o se la quitan. De forma que debemos acostumbrarnos a trabajar con la que nos resulte más cómoda, casi como una extensión de la propia mano.  Puede parecer una manía sin importancia pero del uso de una herramienta adecuada y con la que estemos familiarizados dependen las buenas maneras,  la eficacia al trabajar y  los mejores acabados.   Es como si pretendiéramos escribir en el teclado de un portátil con guantes de cuero.

 Estos pequeños ángulos de latón están imantados y se utilizan para atirantar las cuerdas y fijarlas con comodidad sobre las reglas verticales a la hora de levantar muros, paredes o tabiques.   Las bolas, a rosca, atrapan la cuerda.  
Un albañil experimentado no los necesita; tiene la pericia suficiente para atar la cuerda sin mayores problemas pero a los que ese inician en esta lides les pueden resultar muy cómodos. Yo, como los tengo, los uso.
  
Podrá comentar el experimentado lector: este tío es tonto.  Todos sabemos lo que es un cubo. Pero muestro esta foto para incidir en que no es una cuestión banal.  Debemos trabajar con cubos de goma resistentes, de poco fondo y que no carguen demasiado.  (Somos nosotros los que vamos a transportar un número indeterminado de cubos.)  Son deformables,  no se rompen en caídas desde el andamio  y además aguantan bien la intemperie y el roce por el uso.   Duran toda la vida, se lo aseguro.

      Sobre los protectores  de los oídos no hay mucho que decir, que los atentos  lectores no sepan, salvo insistir  en que son fundamentales para nuestra salud. Las máquinas que se utilizan en la construcción hacen  mucho ruido y puede dañar las células de los oídos y éstas ya no se recuperan.

Estas son  algunas herramientas importantes, pero no  están todas, ni mucho menos. Dedicaré otras entradas a esta cuestión. Para terminar, la primera regla nunca escrita de la albañilería: la herramienta debe quedar, al terminar la tarea, lo más limpia que nos sea posible.

En próximas intervenciones comentaré las utilidades del nivel, las miras y reglas, las maquinas de cortar azulejo y las radiales…   Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La manobra. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s