EL LIQUEN GEOGRÁFICO.

Musgos y líquenes. Es siempre sorprendente  observar lo que hace el hielo sobre las rocas. No importa el tamaño o la dureza, todas abren.

Tenía que justificar de alguna manera el cambio en la cabecera del blog. Ha sido una adecuación visual a la estación en marcha. Observar y fijarse en estos seres vivos es una forma de escapar al tiempo.

El rhizocarpon geograficum  está por todas partes, es un liquen crustáceo de un color verde muy característico ribeteado por una franja  negra  intensa que facilita la simbiosis. ¡Cuántos territorios y marcas incógnitas pueden descubrirse sobre la superficie de una sola roca!

Liquen squamulose: escamoso, vamos.

Tapiza  paredes, roquedos y canchales compuestos por esquistos y granitos de estas montañas.  En otoño, con la humedad, parece que vuelven a respirar y toman tonos más vivos.

Otros líquenes sobre la vieja puerta. Creo que es el Xanthoria parietina

Para los  botánicos y naturalistas el liquen es un bioindicador,  un ser vivo -más bien dos- que da información  muy valiosa sobre la calidad del aire o el nivel de contaminación.   (Aprovecho para agradecer a los autores de sitio “El medi natural del  Bajes”   http://ichn.iec.cat/bages/cprincipal.htm  – y a los de la web Asturnatura  http://www.asturnatura.com/index.php por los datos y el agradable rato que me han hecho pasar en la búsqueda de información.)

Su progresión es fascinante: crece a un ritmo de 0.2 mm de media al año.   Esto ha permitido establecer métodos de datación en la naturaleza.   Es toda una ciencia, la liquenometría que permite, entre otras cosas, conocer el tiempo de exposición de las rocas u otros soportes  al medio.

En mis habituales paseos por el monte me he preguntado  muchas veces cuánto tiempo pueden llevar algunas rocas en determinados lugares.

Forma parte de las llamadas rupícolas, es decir que se asientan aprovechando  las fisuras, la porosidad; se sirven del  polvo o la arena que cubre las rocas.   He leído que se han llegado a ver instalados en plásticos.

Yo, por ahora me  acomodo, a su tempo, al ritmo de crecimiento de los musgos y las herbáceas del frío.   El ritmo cardíaco se acompasa a esta mirada  y  me facilita integrar la belleza  que me rodea y la vida cotidiana.

Tiempo para pergeñar nuevos proyectos, trazados y combinaciones  y para charlar.    Salud.

El verde

a diferencia del plata o el rojo

te lo digo yo Nella

nunca está quieto

el verde que esperó

edades minerales

por la hoja

tiene el color de sus almas

y llega como un regalo.

J.B

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El monte. Guarda el enlace permanente.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s