LAS ZAPATILLAS.

Semanas atrás el agua entraba en la huerta con fuerza e intentando hacer la tarea en poco tiempo se ha apoderado de  surcos y tablas rebosando incluso los caños que hacen de aliviadero para evitar inundar la huerta vecina.   Para poder cortar y dar paso entre tornas y canteros mal pergeñados, me he metido casi eufórico en las corrientes,  como cuando era un chaval y atravesaba los charcos que se formaban en la calle, en los otoños lluviosos y  en zapatillas, como en el mejor juego conocido.

Ya no había remedio, estaba embarrado hasta las rodillas; como ahora  y el calzado quedó   impracticable.

Me descalzo  a la puerta de casa  y lo pongo al sol. He recordado por un momento la escena de “La quimera del oro”  (Cena de acción de Gracias) en que Chaplin, sucumbiendo al hambre en una cabaña perdida en Canadá prepara y comparte con un asesino,  una de sus botas y rebaña hasta las puntas.

Pondré un fragmento de la cinta.

Nada ha cambiado. Seguimos disimulando sin responder a la brutalidad de los tiempos.  Van Gogh – el pintor del dolor- representó botas y zapatos campesinos.

En muchas ocasiones el calzado de trabajo  procede de los pares “más apañados” pero ya relegados por el roce.   Ya no hago distinciones y no consigo reservar algún  par en condiciones.

Las zapatillas que calcé en aquel riego cumplieron ya su último cometido y  ”me he agenciado” unas iguales.  Al secarse, el barro limoso de la huerta se agrieta  y las piezas parecen más suculentas.   Si las hubiera pillado el vagabundo de la película…  En todo caso es un humilde signo del trabajo manual, o mejor dicho, del trabajo que utiliza el cuerpo como herramienta,

Mirémoslo desde otro punto de vista (se enfada mi familia por dejarlas a la entrada de casa): una escultura hiperrealista de algún artista postmoderno expuesta en la vía pública.  Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Monólogo interior. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LAS ZAPATILLAS.

  1. robin dijo:

    ¡Ah! ¡Qué gracia! Son iguales que las que yo calzo…lo que pasa que aquí, como no llueve, no sufren avatares tan duros…se llenan de polvillo desértico.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s