Escenas del gallinero en verano.

Los iones tiñen de azul la noche por un largo instante al suroeste, sobre la montaña; al norte, sobre los berrocales inflan de luz las nubes entre sus ramas eléctricas y descargan su furia silenciosa  hasta  quedar a oscuras.  Una y otra vez.

Por la mañana la actividad de las aves es frenética. Después de tantas horas sin alimento su necesidad primaria es comer. A excepción de Malgenius que después de la desaparición de Ocelón intenta tomar el mando del gallinero;   baja las alas mostrando su temperamento y arremete contra toda ave viviente.  Sus características anatómicas son ya muy claras. Tiene las patas claramente más cortas que  las otras castellanas y de color más claro.  La cresta y las barbillas no están tan desarrolladas como la de los gallos castellanos puros.

A pesar de las pérdidas ha sido providencial que sobreviviese Malgenius para que cumpla el fin para el que fue adquirido, esto es, mejorar las características de las castellanas y evitar la consanguinidad.

Las dos pollitas jóvenes van siempre en buena compaña  y  están desarrollándose con normalidad.  Una tiene el aspecto de un guerrero. Parece que tiene un yelmo en la cabeza.  Ya me ronda un nombre.

He soltado ya a los últimos pollos que han nacido, con el resto de las gallinas.  No parece que haya problemas,a pesar de lo pequeños que son. Federika se encarga de protegerlos y a los machos no parece interesarles.  No suponen competencia y hay suficiente espacio para todos.   En un principio pensé que serían negros en su totalidad, pero ya han empezado a mostrar indicios de plumas barradas.

Tengo a Leontina clueca con un sólo huevo (no sé qué proceso mental ha chisporroteado en mi cabeza para poner ese nombre de reloj a una gallina independientemente de su comportamiento leonino…)  Su firmeza a la hora de defenderlo me ha sorprendido.  Sus picotazos, cuando intento sacar el huevo para ver su estado, duelen y no te dan ganas de molestarla. No me he atrevido a forzar su ciclo natural quitándole el huevo o atándola para que no se acerque al nido, según hacen por aquí.

El gallinero recobra su ritmo,  mermado,  pero rejuvenecido. Sólo espero que las damnificadas empiecen a poner de nuevo. Aunque creo haber leído que algunas razas dejan de poner tras un primer ciclo de puesta durante el verano.  No sé. Lo mismo tengo que ponerles un psicólogo aviar. No quiero ser irrespetuoso con los psicólogos ni con las aves. Quizás se pueda hacer algo. O dejar pasar el tiempo que, como dicen para los humanos, todo lo cura.    Salud.

 

Las escapadas de casa, al mediodía, en pleno verano corriendo hacia las ruinas de la vaquería y las casas. Los mapas escolares y las partituras sobresalen de un baúl. Los senderos cálidos de los chavales en el herbazal próximo a las vías de tren. El humo negro de las locomotoras. 

  En verano no pueden hacerme daño.

Las acacias escuálidas, que tantas veces abrazara en mis juegos, no terminan de secarse.   Mi madre me llama a gritos al ponerse el sol. Es hora de cenar. Me espera una buena, o no.

Guardo en las siestas los güitos de los albaricoques para hacer silbatos. 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las gallinas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Escenas del gallinero en verano.

  1. robin dijo:

    Una frase me ha llamado la atención: -en verano no pueden hacerme daño-
    ¿Qué misterio debe encerrar?…

  2. Paracelsoo dijo:

    El verano era, en mi niñez, la estación de la libertad absoluta…………………………………………….
    Durante unos meses alejado del rigor y la crueldad impune del colegio. Se puede hacer tanto daño a un niño….. Salud.

  3. robin dijo:

    Malditos sean los que te lo hicieron a tí.

  4. Paracelso dijo:

    He leído en algún artículo de Elvira Lindo que siempre vivimos en la niñez. Salud.

  5. robin dijo:

    Luego deduzco que te lo siguen haciendo.

  6. Paracelso dijo:

    Por fortuna terminó, pero no hace mucho tiempo. Una conciencia renovada de las relaciones humanas y con el entorno ha dejado todo en un repertorio de sueños incómodos. Los espacios abiertos, la soledad y la naturaleza me han hecho levantar la mirada con otras perspectivas. Salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s