La huerta rebelde.


Los zapallitos apretados y turgentes.



Improbables visitantes, aunque todas las labores de la huerta son importantes no puedo dejar de reconocer que algunas son realmente poco gratas y penosas.  El tópico está servido: después  de unos pocos meses de trabajo empiezan a verse los resultados.

Los puerros ya tienen un tamaño considerable, las flores de las calabazas  de semanas atrás se han ido transformando en frutos apetecibles y carnosos,  las plantas de tomate de la experiencia en permacultura tienen buen aspecto, aunque me digan que tengo el huerto abandonado.  Los girasoles vuelven a ser un espectáculo de vigor  y, por ahora, de verticalidad; la zona de las patatas se ha convertido en un una masa verde impenetrable, a pesar del tamaño de los caballones.   He sacado una mata que me descolocaba  la tabla de azafrán y tienen ya un tamaño importante, limpias y sin taras. Creo que les queda unas semanas de buenos riegos.

Corre mansa el agua por los caños  y se detiene un tanto el pensamiento mientras acaban de llenarse.   Los riegos son duraderos y, siendo tan perezoso,  tengo tendencia a olvidarme de la limpieza  de adventicias del conjunto.  El fruto está ahí y no voy a martirizarme.

Va oscureciendo y tendré que dejar algo para mañana temprano.  Busco los verdes entre blancos, amarillos y ocres, en mis manos,  para hacer nuevas fotografías.

Steiner cree consustancial al hombre el sentido progresivo de su paso por la tierra, recordando y haciendo que se le recuerde.  Queremos perdurar. Y nos gusta pensar que vamos a estar siempre.  Por eso construimos, avivando escenas de nuestro aprendizaje o cultivamos pensando que estaremos en la mente de aquellos a los que lleguen los productos de  una huerta. “Esa huerta la cultivó Paco”. “Esta casa la pensó mi padre”.

La memoria es la diosa nutricia de este cuaderno. Y aunque ya se sabe que siempre escribo lo mismo en este inicio de siglo, no puedo dejar de observar, reflexionar, insinuar, matizar, rebelarme, agitar, e intentar arrumbar ese deseo oscuro, universal de largarse para nada, de dejarlo todo…para continuar.

Los frutos son exvotos, lo que extraemos de una promesa, pedacitos de algo sagrado, mágico, noble; son  presentes y trabajar para  obtenerlos está cuajado de actos enteros de libertad.  Salud.

Esto es lo que quedó de la  siembra de Judía Perona

El alazor, de la familia de los cardos, a punto de florecer.

El Judión “sin palo” en plena floración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La huerta. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La huerta rebelde.

  1. felixmaocho dijo:

    Gracias por incluirne en tu blog roll. Espero que el indice de horticultura te sea de utilidad. Un saludo

    • Francisco Haro dijo:

      Hace algún tiempo, Félix, que dí con él. me gusta el carácter interdisciplinar y reivindicativo que tiene. Recurro a algunas secciones de tu blog muy a menudo y se lo recomiendo a otros blogeros. Envidio el tiempo de que dispones.
      Ahora, como puedes suponer, estoy en plena actividad hortícola y sigo criando nuevos pollos con una enana. Veremos cómo les doy de comer luego sin que me sangren. A ver si podemos tomar alguna iniciativa juntos, por ejemplo con el tema del banco de semillas. Salud.

  2. robin dijo:

    Buenos días. He leído sólo un poquito… y me he enamorado. Tengo que esperar a la noche con el grupo electrógeno para navegar por tu blog. Pero…de momento te pido permiso para poner un enlace en el mío, porque…me gusta¡¡¡¡¡¡¡¡¡Saludos desde La Palma d´Ebre

  3. Francisco Haro dijo:

    ¡Tengo en estos meses tan poco tiempo para incorporar nuevos post!. Me gusta meditar bien lo que escribo y dejarlo reposar días, semanas o incluso meses para volver a retomar escritos y publicarlos Eso sí tomo notas, fotografías, sensaciones… Siempre digo que mi casa es un espacio abierto y el blog no lo va ser menos. Sabes, Robin, que estos espacios virtuales tienen sentido en la medida que existen otros y te puedes comunicar. Gracias por tu visita y salud.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s