La alimentación

     Cuando uno inicia un proyecto y tiene modos y maneras de novato suelen abrumarte con recomendaciones, consejos  sobre la cuestión y te intentan  transmitir experiencias ancestrales  o fruto de las más avanzadas técnicas.

Estoy ocupándome estos días en recopilar información, entre las distintas fuentes, para hacerme una idea de qué mezcla de granos es la más equilibrada para las aves  y a la vez  intentar desmitificar o corroborar algunos aspectos de la alimentación aviar en general y biológica en particular.

Los expertos tienen muy claras las necesidades nutritivas de las gallinas para un desarrollo correcto y que posteriormente puedan ofrecer un buen nivel de puesta y  -cuando acaban su ciclo- carne sabrosa.  Pero la mayoría de los criadores tienen las gallinas a base de maíz y cebada caballar, mas lo que “pillan por ahí”.

Las gallinas necesitan en grandes cantidades  carbohidratos.  Éstos se obtienen de los cereales y otros granos. Trigo>avena>cebada molidos en las primeras semanas de vida y progresivamente mezclados con granos enteros según vayan creciendo.  Suelen coincidir los autores en cantidades  entre el 60 y 70 % del total de la dieta.   El centeno se cita de manera testimonial.  Algunos de mis vecinos me comentan que nunca han echado centeno a las gallinas.       

Carbón triturado

La avena, aunque incluida en menor proporción, es una fuente importante de fibra junto con la patata. Muy poca gente incorpora avena a la mezcla; el comentario general es que eso es sólo paja.  Hasta que pueda disponer de cosecha propia  periódicamente le pido al frutero que me prepare las patatas con menos vista o fuera del calibre comercialmente admisible.  Resulta económico; a unos 0.20 ctmos /kilo.  Las patatas (cocidas con piel) pueden sustituir 1/3 de la partida de cereales.

Por ahora mis gallinas  no están comiendo maíz.  En el cuadro informativo de los sacos de harina para gallinas que se comercializan, siempre aparece el maíz modificado genéticamente.  Con seguridad proceden de estados Unidos o Sudamérica donde las grandes corporaciones han implantado, desde hace tiempo, sus sistemas de producción.

En realidad el gesto puede ser contradictorio porque es difícil que entre los alimentos destinados a la alimentación humana no haya presencia de transgénicos y acabamos comiéndolos. Pero, a falta de información no sesgada, normalmente suelo evitarlos. El plan alternativo que me planteo,  es cultivarlo en la finca que me han cedido e intentar sacar suficiente para incorporarlo a la dieta durante todo el año, si acaso se me da bien.  El problema que se plantea es el molino, porque ese grano hay que molerlo y  los modelos que he visto son caros.   

Ortigas

Es importante el aporte de proteínas de origen vegetal  y animal. Del 20 al 25 % del total. Se recomiendan harinas de pescado, sangre y huesos o leche en polvo. No estoy incorporándoles estos alimentos procesados tampoco.  Además es muy común echarles restos de comida de la casa.  En la medida de lo posible es deseable que ellas mismas se procuren las proteínas animales escarbando en espacios más o menos abiertos: insectos, gusanos, mariposas. Etc. Hay que aprovechar los recursos silvestres.   Pero la proporción más importante del aporte de proteínas debe ser de origen vegetal y son las leguminosas las plantas que proporcionan el grano más eficiente.  En el establecimiento donde compro el cereal me dicen que van a explotar, pero estamos hablando de una quinta parte del total de lo que comen.

Comencé incorporando yeros y, ante la dificultad de conseguirlos, he ido sustituyéndolos por algarrobas. Progresivamente y en función de los costes debería introducir guisante y soja pero suelen ser de origen transgénicos también. Por ahora, los granos de producción ecológica pueden triplicar el precio respecto de los convencionales, a lo que hay que añadir los costes de ponerlos en la puerta del gallinero.

Tengo que reconocer que son gestos resultantes de mi querencia  inconformista y  van encaminados a conseguir huevos de calidad.

La mayor parte de los granos y piensos comercializados con complementos  vitamínicos son cómodos, pero pueden sustituirse por otros sin demasiada dificultad, de manera que su  origen sea más claro y, en principio, estén más “limpios.”  Igual que se  hace la trazabilidad de un filete o un “huevo industrial” se puede hacer con la alimentación de las gallinas.

Las leguminosas necesitan complementarse con grasas para la asimilación de un amplio espectro de aminoácidos.

Aproximadamente un 2% del total.  El lino, la pipa de girasol, el alazor o los cacahuetes y el maíz  pueden cubrir estas necesidades, siempre  en función de los precios y las posibilidades de encontrarlos.

La falta de vitaminas puede producir carencias importantes y  repercutirán en la calidad del huevo y en la salud de las gallinas.  Son muy importantes para la formación de un huevo de calidad e intervienen en la coloración vistosa.

Ante el “no te preocupes, este pienso lo lleva todo”  que como una letanía me sueltan en los establecimientos especializados, tengo la posibilidad de poner a su alcance “pienso verde.”    Sabemos que una  las fuentes naturales más importantes  de vitaminas  está en el mundo vegetal y más concretamente, para las gallinas, en las verduras y hortalizas o hierbas muy  tiernas.  Además no se cocinan y mantienen todas las propiedades.   Si no pueden salir a pastar  es conveniente distribuirles por el corral gran cantidad de hierbas de toda índole, restos de hortalizas,  (mejor si va todo muy picado)            Dos o tres días a la semana salgo a los prados cercanos o a los caminos más umbríos en busca de un pequeño saco de hierbas frescas. Evidentemente estas tareas llevan su tiempo, pero creo que compensan.   En primavera son abundantes  y puede ser un elemento importante de ahorro en alimentación.

Las plantas forrajeras que se utilizan como abono verde son ricas en vitaminas. Si se dispone de un huerto o un espacio donde cultivarlas, puede resultar muy  cómodo. Además la forma de consumirlas  fomenta los hábitos naturales de las aves.

Siempre que puedo pico muy menudas ortigas. Se pueden conseguir incluso en zonas periféricas de las ciudades, pero vigilando  que los lugares no estén contaminados  y en espacios ricos en materia orgánica, ganaderías etc.  Las ortigas son  una parte esencial de la salud aviar.  “El verde” se les puede dar a discreción.

Algunos criadores incorporan a los piensos levaduras para evitar carencias en vitamina B.

Titarros

Otros elementos no menos importantes son las sales minerales. (Alrededor de un 6 u 8 % de la alimentación)  Harinas de huesos, cáscaras de huevo trituradas, sales ya preparadas para animales…  Existen correctores que se emplean cuando la salud de las gallinas está seriamente amenazada o se aprecian carencias importantes.  El calcio es capítulo aparte y no debe faltar  durante el periodo de crecimiento para fortalecer los huesos y mucho menos durante la puesta.  Deben disponer de este complemento también a discreción. Las populares escamas de concha de ostras  suelen tener una presentación  muy gruesa y dudo que las gallinas las ingieran;  para asegurarse es conveniente triturarlas hasta obtener una textura  óptima.  También se comercializa “piedra cálcica” a granel  muy molida.  Es viable diluir el calcio en el agua de los bebederos que tengan algún sistema de dosificación para no desperdiciarlo.  Hay presentaciones de calcio soluble que venden en farmacias  o en tiendas especializadas en productos homeopáticos.

Y luego está “la lata del granjero”, esto es, los restos de comida, preferentemente hervidos y atentamente preparados y  no sobras de todo y de  cualquier manera.   Todos sabemos que les encantas las hortalizas de modo que, por ahora, tengo la paciencia de picar todos los restos de frutas y verduras que consigo. No dejan ni rastro y el corral no parece un basurero

Habitualmente se suele  pedir pan atrasado a todo hijo de vecino para dárselo a las gallinas.  Se tritura o se les echa en recipientes con agua.    Como no supone un gasto,  se suele abusar  y empobrece la dieta.

Me gusta probar con todo lo que se me ocurre: anises, cañamones, negrillo, mijo, nabina, pimienta blanca, semillas de hinojo y cardo, nabo… siempre en cantidades  casi medicinales.  

Patata y grano

Aunque no puede considerarse un alimento, hay quien les echa, en recipientes aparte, carbón de encina muy triturado.   Al parecer ejerce un efecto depurativo y ayuda a eliminar las toxinas.  Otras fuentes veterinarias desconfían de este suplemento  y aseguran que bloquea la asimilación de otros nutrientes.    Me da la impresión de que debemos actuar con prudencia y ofrecérselo en cantidades mínimas y ocasionales, (del mismo modo  que pueden  ingerir  arena para contribuir en la digestión)  de manera que se mantenga un equilibrio entre sus beneficios y el  grado de toxicidad.

Tradicionalmente se han ofrecido a las gallinas en los pueblos de Castilla almortas, titarros y otros granos con un índice de toxicidad importante,  pero su cultivo era muy común hasta hace poco y suponía una fuente de proteínas complementaria.

La consecuencia más clara de este breve viaje , una vez consultadas distintas fuentes a mi alcance  y valorados  los comentarios de criadores sobre la alimentación de de las gallinas es, que si comen de forma variada y en función de esta especial pirámide alimenticia  que he presentado en esta reseña, las aves vivirán sanas y los productos derivados de su cría serán de calidad.  Salud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Las gallinas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La alimentación

  1. Manolo dijo:

    Hola, me llamo Manolo y el tema sobre la alimentacion de las gallinas es algo sobre el que llevo tiempo analizando, mas que nada por conseguir una mezcla lo mas ecologica posible, aunque es dificil. y lo ultimo que creo haber descubierto para suplir algunos productos transgenicos es la quinoa, eso si con dificultad para conseguir cantidad y buen precio.
    un saludo a todos

  2. Paracelso dijo:

    Francamente complicado alimentar a las aves en eco,. Manolo. Cuesta para las personas…. Yo sé de centros y criadores que consiguen grano ecológico a granel y hacen sus propios balanceados pero no es precisamente barato.
    Yo creo que es fundamental que las gallinas cuenten con verde, una pradera de libre disposición que no agoten, donde puedan encontrar además insectos etc. fuente fundamental de proteínas. pero no siempre es posible. Tengo oportunidad de sembrar algo de maíz rosetero muy pequeño, que no hay que moler y tb mijo rojo pero no me da para todo el año. claro. ¿A quién compras la quinoa y a qué precio?. Salud.

    • Manolo dijo:

      bueno, lo que hice fue comprar en una tienda online 1 kg para mezclarlo con el cereal de las gallinas ( trigo y cebada ) . No obstante tengo semilla de quinoa para sembrar esta primavera ( 600 gms ) que compre en ebay. Estoy intentando conseguir mas cantidad y a mejor precio. Los 600 grms me costaron unos 5€ creo .
      si alguien supiera de donde conseguirlo seria genial.

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s